Identificación de usuarios

Noticias


Descubren en Cuenca el primer dinosaurio Ampelosaurus de la península

Un equipo de científicos, entre los que se encuentran investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ha descubierto, en el yacimiento conquense de Lo Hueco, el cráneo de un dinosaurio saurópodo que podría ser el primer Ampelosaurus encontrado en la Península Ibérica. Los restos del animal, que vivió hace unos 70 millones de años, indican que era lento y poco ágil.


FUENTE | UNED - mi+d
28/01/2013
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


El yacimiento de Lo Hueco (Cuenca) ha proporcionado el cráneo de un dinosaurio saurópodo que sería el primer representante del género Ampelosaurus identificado en la Península Ibérica. Los restos fueron encontrados en 2007 y presentan muchas semejanzas con este género de dinosaurios titanosaurios que habitó el sur de Francia durante el Cretácico Superior, hace unos 70 millones de años.

Así se describe en un estudio publicado en el último número de la revista PLoS ONE y en el que, además de investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), participan científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y de la Universidad de Ohio (Estados Unidos).

“Encontrar el cráneo de un dinosaurio saurópodo en Europa es algo infrecuente y, en este caso, es aún más relevante porque se trata del primero que se describe en el yacimiento de Lo Hueco, en el que se han encontrado restos craneales asociados a esqueletos de estos animales”, explica Francisco Ortega, investigador de la UNED y uno de los autores del estudio.

Gracias a técnicas de tomografía computarizada, los científicos han creado una imagen 3D del cráneo del dinosaurio y han podido describir tanto su cerebro como su oído. El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, Fabien Knoll, que ha coordinado la investigación, considera que “otra de las características halladas en la reconstrucción cerebral del Ampelosaurus conquense es el pequeño tamaño de su oído interno”.

Según Knoll, “esto podría indicar que este animal no estaría adaptado a mover rápidamente ni los ojos, ni la cabeza, ni el cuello”, lo que revelaría que era un dinosaurio lento y poco ágil.

UN CRÁNEO APLASTADO POR NATURALEZA

Los saurópodos son animales herbívoros, con cuatro gruesas patas y un largo cuello. En el caso del hallado en Lo Hueco, pudo alcanzar unos 15 metros –un tamaño medio para tratarse de saurópodo–, y pesar alrededor de 8 toneladas. En este caso, tanto su cráneo como su cerebro son de muy pequeño tamaño.

 Representación del dinosaurio encontrado en Lo Hueco
Representación del dinosaurio encontrado en Lo Hueco.
Imagen: Oscar Sanisidro (MNCN-CISC)

Los científicos encontraron el cráneo del animal muy aplastado, algo que en un principio achacaron al peso de los sedimentos. Sin embargo, los análisis posteriores han demostrado que este aplastamiento es, en gran parte natural, como ocurre en otros saurópodos.

Además, los restos estaban incluidos en una costra de hierro, algo muy común en todos los huesos encontrados en el yacimiento. La presencia de estas costras dificulta en muchos casos su estudio, pero las técnicas de tomografía computerizada han permitido sortear el problema.

LA MANCHA, LLENA DE CANALES

Tanto la geología de la zona como la riqueza de fósiles encontrados en el yacimiento conquense, entre los que abundan decenas de especies de plantas, invertebrados y vertebrados, han permitido a los expertos dibujar el escenario en el que habitó el dinosaurio descubierto.

El viejo continente, en el Cretácico Superior, era un gran archipiélago, formado por numerosas islas. El nivel del mar era muy alto y existían muchos brazos de mar entre las diferentes islas, que se conectaban unas con otras en función del nivel de las aguas. “El paisaje en el que se generó el yacimiento consistía en una zona de canales, situada muy cerca de la costa en ese momento”, afirma Ortega.

Los investigadores creen que la existencia de eventos catastróficos, como riadas producidas por lluvias torrenciales, pudieron generar los sedimentos que constituyen el yacimiento. “Los animales fallecían y eran arrastrados por estos canales fluviales, acumulándose en su desembocadura, que hoy se sitúa en Lo Hueco”, apunta el paleontólogo de la UNED. Esto explica la abundancia de fósiles del yacimiento y apunta una de las posibles causas de la muerte del saurópodo descubierto.


Fabien Knoll, Ryan C. Ridgely, Francisco Ortega, José Luis Sanz y Lawrence M. Witmer. Neurocranial osteology and neuroanatomy of a Late Cretaceous titanosaurian sauropod from Spain (Ampelosaurus sp.). PLOS ONE, 23 de enero de 2013, . DOI: 10. 1371/journal.pone.0054991 .



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Conservación y Restauración de la Biodiversidad


   Noticias relacionadas
 
Encuentran los restos más antiguos de artrópodos fosilizados en ámbar
Descubren un dinosaurio enano herbívoro con afilados colmillos
Descubierta una nueva especie de tortuga mesozoica española



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------