Noticias


El hormigón romano era mejor que el actual (y menos contaminante)

Los restos de un antiguo dique romano sumergido en el mar Mediterráneo, en la bahía de Pozzuoli, cerca de Nápoles, han proporcionado al equipo científico de la Universidad de Berkeley liderado por el profesor Paulo Monteiro las muestras que han permitido a los investigadores analizar, por primera vez, la composición del hormigón que usaba la extinta civilización en sus construcciones, un material que han comparado con el actual para extraer conclusiones significativas.


FUENTE | El Confidencial
07/06/2013
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


La primera, que se trataba de una mezcla mucho más resistente, con altas condiciones para durar en el tiempo. Además, la forma en que los romanos fabricaban su hormigón es mucho más ecológica que los procesos mediante los cuales se fabrica en la actualidad el material, cuya base principal es el cemento Portland. Más allá de la curiosidad histórica del hallazgo, la investigación supone un avance notable. La aplicación real del estudio podría mejorar de forma significativa la calidad de uno de los materiales de construcción por excelencia en la actualidad, y no sólo en términos de su composición sino también en el ámbito ecológico. Según los datos ofrecidos por los científicos en el comunicado mediante la que han difundido su investigación, el 7% de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera provienen de la fabricación de este tipo de cemento.

UNA COMPOSICIÓN PERFECTA

El problema del cemento Portland, según los investigadores, es que en su proceso de fabricación se libera una gran cantidad de dióxido de carbono al calentarse, a más de 1.400 grados centígrados -a través de la quema de combustibles fósiles en la mayoría de los casos, aunque las organizaciones ecologistas tratan de evitarlo- uno de los principales componentes químicos de la mezcla, el carbonato de calcio.

Las principales diferencias del hormigón romano, en cuanto se refiere al proceso de combustión, es que su mezcla incluye una cantidad menor de cal y requiere una menor cantidad de combustible, además a una temperatura también inferior, rondando los 900 grados centígrados. En lo referente a la mezcla, su ingrediente estrella -no secreto-, que ya se utiliza hoy en día, aunque hasta ahora no se había podido conocer su comportamiento a largo plazo, como en las estructuras romanas, son las rocas y cenizas volcánicas, cuyos resultados en las obras de ingeniería en contacto con el agua marina han sorprendido a los investigadores. De hecho, ésa es la parte más relevante de su estudio: la reacción química del hormigón romano en contacto con el mar crea una estructura de enlaces de una gran resistencia.

En ese sentido, los científicos han destacado que las construcciones modernas basadas en hormigón comienzan a dar señales de desgaste a partir de los 50 años, y que están concebidas para durar alrededor de un siglo y medio, un periodo que resulta ridículo en comparación con algunas obras de ingeniería levantadas durante el Imperio Romano, que han resistido miles de años de agresiones químicas, en entornos "tan agresivos como los marinos", ha explicado la profesora Marie Jackson, parte integrante de la investigación.

PUZOLANA, EL SUSTITUTO DEL CEMENTO PORTLAND

Históricamente, se considera a Marcus Vitruvius Pollio, autor del tratado sobre arquitectura De architectura libri decem, como el padre del hormigón sobre el que se construyó el Imperio Romano. Las obras de ingeniería civil de la civilización que dominó Occidente han trascendido la historia, convirtiéndose en ejemplo de admiración para las generaciones posteriores. El hormigón también forma parte de esa leyenda dorada. "Se trata de uno de los materiales de construcción más duraderos, y no nació por accidente. El transporte era básico para la estabilidad política, económica y militar para el Imperio Romano, por lo que la construcción de puertos duraderos era fundamental", añade la profesora Jackson. En las recetas del propio Vitruvius, y también de Plinio el Viejo, para fabricar el mejor hormigón, existen referencias a las cenizas volcánicas abundantes en la región del golfo de Nápoles, cerca de la localidad de Pozzuoli. El hecho de que no se trata de un componente misterioso lo demuestra que se está utilizando en algunas mezclas actuales, en sustitución parcial del cemento Portland.

El problema es que las cenizas volcánicas no abundan en el planeta, por lo que la vía romana no sería efectiva, simplemente por la escasez de la materia prima, para sustituir la exigente, en términos cuantitativos producción actual de cemento Portland. No obstante, los científicos han comprobado que el mineral de nombre puzolana, en este caso muy abundante en el mundo, posee propiedades similares a las cenizas volcánicas. Según las estimaciones de los investigadores, su utilización en los procesos de fabricación del hormigón podría cubrir el 40% de la demanda de cemento Portland en el mundo. No es casualidad que la principal fuente de financiación de esta investigación proceda de Arabia Saudita, donde existen grandes excedente de puzolana.

Autor:   David Pérez



   Enlaces de interés
 
IMDEA Materiales
Blog madri+d: Materiales al día - Blog sobre novedades en Ingeniería de Materiales


   Noticias relacionadas
 
Investigadores demuestran que el hormigón puede autorrepararse gracias a la energía solar
Fabrican un hormigón barato con cenizas de la combustión de biomasa de olivo

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de El Confidencial



4 comentarios



  4
   Miguel Menéndez | 15/06/2013   Zaragoza, España
 
Tal vez habría que pensar la causa por la que la noticia de un equipo americano sale en Nature(o Science) y nadie se acuerda de lo que se sabía en un centro de investigación español.
Añadir un comentario

  3
   carmen andrade | 07/06/2013
 
Siento tener qe decirle que lo que nos comenta sobre el hormigon romano es sobradamente conocido. tanto su composicion como sus componentes de puzolana y cal. No hay novedad en lo encontrado por el equipo americano ya que el hormigon romano se ha analizado sobradamente por diversios cientificos. Igualmente es conocida su durabilidad en medios marinos.
Su uso actual no seria posible ya que como dice el articulo no habria suficiente materia prima para suplir la demanda. Pero lo que hay que añadir ademas es que el hormigon de puzolana y cal  desarrolla muy despacio la reistencia mecanica y por ello haria mucho mas prolongado el proceso constructivo. Finalmente el hormigon actual es lo que es, porque esta armado y no solo es en masa  como el romano, y es la armadura lo que resulta sensible a la corrosion. No es el hormigon moderno, que tambien se puede fabricar con puzolana,  el que resulta menos duradero sino la armadura. Por ello dejemos el hormigon romano como un material de su tiempo y demosle al hormigon moderno el merito de habernos permitido las infraestructuras y viviendas que ahora disfrutamos.
Inicio

  2
   Pedro Soria | 07/06/2013   Madrid, España
 
Aunque no tan precoz como los romanos, ya hubo quien hace más de 44 años intuía algo de esto.
http://books.google.es/books/about/Panorama_de_los_cementos_puzol%C3%A1nicos_en.html?id=zkMqQwAACAAJ&redir_esc=y
In memoriam
Añadir un comentario

  1
   Helios | 07/06/2013
 
Para que veas...
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------