Identificación de usuarios

Noticias


Fidel González Rouco: No hay evidencias que puedan contradecir el calentamiento global

Entrevista a Fidel González Rouco, del Instituto de Geociencias (CSIC-UCM), experto en cambio climático que afirma que más de la mitad del calentamiento (global) desde 1950 se atribuye a las actividades humanas.


FUENTE | CSIC
30/10/2013
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Junto a otros 208 científicos procedentes de 39 países, este investigador del Instituto de Geociencias (CSIC-UCM) es autor del último informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas. El documento, que se presentó en Estocolmo aporta nuevos datos sobre el futuro del clima y corrobora el papel determinante de los humanos en el aumento de la temperatura del planeta. Aun así, las voces negacionistas en torno a este fenómeno persisten. González Rouco sostiene que estos mensajes nunca proceden del ámbito científico, y responsabiliza a medios de comunicación y políticos de cierta desinformación. Los primeros porque a menudo "consideran que todas las fuentes merecen la misma atención". "En un asunto relacionado con la salud pública no debería de tener el mismo valor la opinión de un curandero que la de un médico; en esto tampoco", argumenta. Con los segundos también es crítico: "Si vas a sacar una ley de costas te puede convenir decir que [el cambio climático] 'se debe sobre todo a causas naturales', aunque no sea cierto". Convencido de la necesidad de generar una opinión pública informada y de divulgar el conocimiento científico, el próximo 5 de noviembre González Rouco participará en el debate Ciencia y sociedad ante el cambio climático. ¿Nos entendemos?. El acto, que se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en el marco de la XIII Semana de la Ciencia, es una oportunidad para que la ciudadanía conozca opiniones contrastadas sobre el calentamiento global.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales conclusiones del último informe del IPCC?
Respuesta. Este informe es una evaluación de lo que se ha avanzado en el conocimiento del cambio climático desde el cuarto informe emitido en 2007. Ahora se dispone de más evidencias sobre la evolución del sistema climático en las últimas décadas y la influencia de las actividades humanas en el mismo. También se presentan proyecciones actualizadas sobre la evolución futura del clima.
Los niveles actuales de concentraciones de CO2 son superiores a los alcanzados en los últimos 800.000 años, probablemente más. Desde principios del siglo XX, y sobre todo a lo largo de las últimas décadas, se observa un claro aumento de la temperatura de la atmósfera y el océano, la disminución de la cubierta de nieve y volumen de hielo glaciar, la elevación del nivel del mar, etc. Estos y otros cambios individuales indican de forma consistente la evolución del sistema en conjunto. También se puede establecer con mayor certeza el papel de la influencia humana en estos cambios: más de la mitad del calentamiento desde 1950 se atribuye a las actividades humanas.

P. A pesar de las evidencias científicas acerca del calentamiento global, aún se siguen escuchando voces que niegan o minimizan su existencia. ¿A qué crees que responden estos mensajes?
R. En el contexto científico no ha habido ningún estudio 'revolucionario' que niegue la existencia de lo que las observaciones indican. No ha habido una hipótesis diferente ni evidencias que puedan contradecir el calentamiento global; esto es un hecho. Estas voces se escuchan fuera de los foros de discusión científica basados en la publicación con un sistema de revisión por pares. En este sistema es constructivo que aparezcan trabajos críticos que presenten evidencias e hipótesis diferentes. Esta discrepancia ocurre a niveles específicos. Aparecen controversias que normalmente contribuyen a que mejore el entendimiento del problema que se discute.
Los mensajes negacionistas vienen de otras fuentes que no son las científicas. Yo creo que a ello contribuyen también bastante los medios de comunicación y otros intereses, incluso los políticos. Los medios con frecuencia consideran que todas las fuentes merecen la misma atención. En esta actitud igualitaria se otorga la misma importancia a fuentes competentes que a fuentes que no lo son. Se trata el tema como si fuese una cuestión de opinión y como si todas las opiniones tuviesen el mismo valor. Por poner un ejemplo, en un asunto relacionado con la salud pública no debería de tener el mismo valor la opinión de un curandero que la de un médico; en esto tampoco. Esta aproximación igualitaria a la información contribuye a transmitir un mensaje confuso.
Pero hay otras fuentes de desinformación. El cambio climático tiene implicaciones importantes para distintos aspectos de la sociedad. Para el modelo energético, la construcción (por ejemplo, por la subida del nivel del mar), el mercado de emisiones de CO2, etc. Si vas a sacar una ley de costas te puede convenir decir que 'no se sabe qué va a pasar con el cambio climático' o que 'se debe sobre todo a causas naturales', aunque no sea cierto y sí se sepa.

P. ¿Consideras que la ciudadanía conoce y está suficientemente concienciada con el cambio climático?
R.Como comentaba, creo que hay diferentes fuentes que contribuyen a que el ciudadano tenga información de diversa calidad y a cómo forma su opinión sobre este tema. Una es evidentemente la científica, pero también contribuyen mucho en este proceso los medios de comunicación, gobernantes, blogs, etc. Es un tema muy interesante porque el propio lenguaje ofrece ventajas e inconvenientes. Todo el mundo tiene una experiencia intuitiva y un lenguaje para hablar sobre meteorología y clima; forma parte de nuestra vida cotidiana. Lo mismo ocurre con la situación económica, por ejemplo. El resultado es que todo el mundo tiene una opinión, más o menos personal, más o menos intuitiva. Esto puede contribuir a generar 'desinformación' y confusión. En ciencia, sin embargo, el debate se establece en base a evidencias, en base a matemáticas, a física, a química, a biología, y las opiniones se sustituyen por argumentos que hay que defender.
En cuanto a la concienciación, ésta ofrece dimensiones adicionales a las del conocimiento. El conocimiento contribuye a hacernos más conscientes. A la concienciación contribuyen además otros factores emocionales, morales, culturales. Tiene que ver con hacer juicios de valor y priorizar aquellos temas con los que nos sensibilizamos.

P.¿Cómo explicarías al ciudadano de a pie en qué consiste o para qué sirve tu trabajo?
R.Piensa qué aspectos de la sociedad son sensibles a las variaciones y cambios climáticos y cómo de importante es llegar a entender los mecanismos que los producen y poder anticiparse a ellos. Pensemos en los efectos de un aumento progresivo de la temperatura del planeta en la agricultura, en las especies y en los ecosistemas; en las implicaciones para la energía y en los efectos del modelo energético que se elija sobre la evolución del clima. Pensemos en las implicaciones de los cambios que se puedan dar en los extremos climáticos (sequías, inundaciones, olas de calor...) en infraestructuras, en la salud, en la gestión del agua, etc.

P. ¿Hasta qué punto consideras importante trasladar el conocimiento científico a la ciudadanía?
R. La ciencia nos proporciona información y datos sobre cómo es el mundo que nos rodea. Tener acceso a esa información y, sobre todo, aprender a manejarla de forma correcta nos proporciona una manera de mirar al mundo, de cómo razonar, de cómo asignar valor y priorizar en la toma decisiones. Tiene que ver con cómo pensamos como individuos, y esto tiene un reflejo en la sociedad.
Entender el papel que los avances científicos han tenido en el desarrollo de la sociedad, la tecnología, la salud, las fuentes de energía, las comunicaciones, etc. nos habla de la importancia de la educación y del conocimiento. Una sociedad de individuos que valoran la educación y el desarrollo del conocimiento y la cultura en general (no sólo las ciencias) es una sociedad mejor preparada para pensar y para tomar las decisiones adecuadas ante los retos de hoy en día. ¿Va la sociedad actual por ese camino?

P. ¿En qué medida deben asumir los científicos el papel de divulgadores de la ciencia?
R. Creo que es una responsabilidad y una oportunidad para contribuir socialmente.

P. ¿Está suficientemente valorada la divulgación científica?
R. Evidentemente las personas que organizan semanas de la ciencia y foros de discusión, o los lectores de revistas de divulgación confieren un alto valor a la divulgación. Las personas que trabajan en educación seguramente también. Los investigadores también, aunque en el reparto de su tiempo han de establecer prioridades y la divulgación suele competir con la elevada carga docente en muchas universidades y los requerimientos y dedicación de la propia actividad científica, sin olvidarnos de la nunca menguante, y con frecuencia carente de sentido, carga burocrática.
Por otro lado, si el valor de la divulgación científica estuviese relacionado con el valor que se le da a la ciencia y a la educación podemos tener otras perspectivas. Podemos pensar en los presupuestos del Estado y en la evolución del porcentaje que se dedica históricamente a ciencia (me refiero a universidades y centros de investigación) en comparación con otros países. Podemos pensar en los recursos que se dedican a I+D en el ámbito empresarial en España. Podemos pensar en la audiencia y las franjas horarias de los programas dedicados a divulgación científica (y a cultura en general) en los medios de comunicación.

P. De tu diagnóstico se deduce una crítica tanto a los dirigentes políticos como a los medios de comunicación. ¿Y respecto a los propios investigadores? Por ejemplo, ¿es frecuente la figura del científico aislado, que vive de espaldas a la sociedad o a otros campos del conocimiento?
R. Los medios de comunicación y los gobernantes tienen mayor capacidad de llegar a la sociedad. Lo que hacen, lo que dicen y cómo lo dicen tiene un gran impacto en la formación de opinión. Por eso su responsabilidad es mayor. En cuanto a los científicos, la mayoría de los que conozco participan en mayor o menor medida en actividades de divulgación y suelen interesarse por el conocimiento y la cultura en un sentido más amplio. Eso sí, todo el mundo va fatal de tiempo y hace lo que puede con eso. Creo que forma parte de nuestro trabajo intentar proporcionar, cuando tenemos la oportunidad, información objetiva y actualizada a la sociedad y los gobernantes de qué se sabe en ciencia, por ejemplo sobre cambio climático. Este es el objetivo del último informe del IPCC. Hacerlo de una forma eficaz conectando con el lenguaje del público es un reto en el que merece la pena esforzarse.

P. Algunas encuestas señalan que, en comparación con nuestros vecinos europeos, la sociedad española presenta un nivel inferior de cultura científica. ¿Cuáles crees que pueden ser las causas de ese déficit en ciencia y cómo podría revertirse esa situación?
R. No tengo los datos que permitan opinar objetivamente. Pero con seguridad se avanzaría hacia un mejor nivel educativo y cultural si existiesen programas educativos políticamente consensuados y duraderos; si se tomasen decisiones sobre ciencia y educación basadas en principios y no en intereses y entendiésemos que no son un negocio, aunque sí beneficiosas (económicamente también) para la sociedad; y si se diera una actitud responsable en el fomento de la cultura y el conocimiento tanto por parte de los responsables políticos como de los medios de comunicación.

P. ¿Cómo puede beneficiar a la vida cotidiana de las personas saber más de ciencia?
R. Brevemente... Sugeriría que mirásemos a nuestro alrededor y que pensásemos qué vemos que no esté relacionado en su ser o en la forma de entenderlo con avances en la ciencia, y en particular la ciencia básica.

P. ¿Resulta complicado compaginar la vida científica con la vida familiar?
R. A veces. Resulta más fácil si el entorno familiar entiende la dedicación que requiere. Normalmente resulta más complicado si tienes hijos.



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Sostenibilidad y Responsabilidad Social
Blog madri+d: Conservación y Restauración de la Biodiversidad


   Noticias relacionadas
 
El descenso del pH marino acelera el calentamiento
El calentamiento global nocturno limita la captura de CO2 de la flora boreal
Los efectos del cambio climático se acercan al punto de no retorno

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de CSIC



5 comentarios



  5
   José Manuel Echevarría | 04/11/2013   Majadahonda, Madrid
 
La cuestión tiene dos aristas difíciles de limar. La primera, el calificativo de 'global', que deja a un lado el hecho cierto de que el proceso es geográficamente muy desigual. El Ártico pierde hielo oceánico y los glaciares boreales retroceden, pero más del 90% de la Antártida está, en realidad, acumulando más hielo. La segunda es el deseo -comprensible, pero osado- de realizar predicciones sobre la base del modelo con el fin de provocar la toma de decisiones preventivas. Sólo una fe inquebrantable en los modelos predictivos puede justificar, por ejemplo, modificar la ley de costas española a día de hoy con vistas a un supuesto aumento futuro del nivel del mar. Tanto estas posturas de fe en los modelos -que ya son las oficiales- como el negacionismo radical desenfocan la cuestión, y no ayuda nada a evitarlo que expertos como el doctor González Rouco pongan tan poco cuidado en equilibrar sus mensajes. Por último, es mucho más adecuado presentarse -o ser presentado- ante la gente como experto en Climatología que como experto en Cambio Climático. Eso es ya, de por sí, inquietante para cualquier lego en la materia que ame y busque la verdad.
Inicio

  4
   Valentin Ivanov | 03/11/2013   Santander, España
 
Desde hace mucho tiempo 17 (años o más) la tendencia de las temperaturas se ha divorciado de la tendencia del CO2, y erre que erre...
20 millones de sondas de globo no han visto el calentamiento predicado por los modelos del IPCC en la troposfera, y erre que erre...
Las boyas ARGO no han encontrado el calor 'absorbido por el océano' ni a 700, ni a 2000 metros de profundidad, y erre que erre...
¿Cuánto dinero del contribuyente pretende gastar más este individuo para convencer al público que su teoría no es más que una mala teoría?
Añadir un comentario

  3
   Eduardo Ferreyra | 31/10/2013   Cordoba, Argentina
 
No hablan los científicos del calentamiento del trabajo de los astrónomos y astrofísicos porque no tienen material ni capacidad para refutar a una de las muy pocas ciencias exactas. Y es sintomático que el IPCC ignora en sus informes los estudios de astrónomos (con peer review, como les gusta llenarse la boca) de celebridades como Rhodes Fairbridge, Paul José, Theodore Landscheitd, o los actuales Penn y Livingstone, David Archibald, Willi Soon, Ivanka Charvávotvá o Abibullo Abdusamatov, que calcularon y predijeron la actual disminución de la actividad magnética del sol causada por la variación de los patrones que va trazando el baricentro del sistema solar y su innegable influencia demostrada sobre el clima de la Tierra.
En 2010 la comunidad autónoma de Madrid me invitó a exponer sobre este aspecto del cambio climático a través de Casa de América, durante su festival anual en octubre. Sobre lo que hable en esa ocasión lo pueden leer en “Lo que expliqué en Madrid en Octubre pasado: El Frío se Acerca” en:
http://www.mitosyfraudes.org/calen12/baricentro_sol_luna.html
donde podrán además ver los gráficos de las temperaturas y niveles de CO2 en las eras que van desde el Paleozoico, al Mezozoico y finalmente al Cenozoico y el Período Carbonífero, de los estudios (con peer review) del geólogo Joseph Scotese, con links a su sitio web.

Inicio

  2
   Eduardo Ferreyra | 31/10/2013   Cordoba, Argentina
 
El señor González Rouco está predicando para el coro de creyentes de la Religión del Calentamiento. Todo, desde el principio al fina es un dislate descomunal, que niega todos los avances hechos en materia de ciencias de la atmósfera, incluido el experimento del CERN que ratifica la validez de la teoría de Henrik Svensmark sobre la formación de núcleos de condensación por efecto de los rayos cósmicos. Y eso es ciencia dura y no los modelos climático tipo video juegos de PlayStation 3®. Dice el señor González Rouco:
* * * “También se presentan proyecciones actualizadas sobre la evolución futura del clima.”
Las proyecciones “actualizadas” le yerran a las observaciones en casi un orden de magnitud. Es increíble que todavía piensen que alguien con dos dedos de frente les pueda creer.
Los niveles actuales de concentraciones de CO2 son superiores a los alcanzados en los últimos 800.000 años, probablemente más. Pero son muy inferiores a los históricos niveles de entre 2600 y 7000 ppm de los períodos Cretácico, Jurásico, Devónico, Carbonífero, etc…, cuando las temperaturas eran apenas 3 grados más altas que hoy:
http://www.geocraft.com/WVFossils/Carboniferous_climate.html

Añadir un comentario

  1
   jose manuel henriquez parada | 31/10/2013   Talca, Chile
 
'No ha habido una hipótesis diferente ni evidencias que puedan contradecir el calentamiento global;',..... salvo, claro está, que el tal 'calentamiento' está detenido desde 1998, podríamos decir, al menos en lo que se refiere a las observaciones con satélite, porque según los 'modelos', nos estamos cocinando.
'más de la mitad del calentamiento desde 1950 se atribuye a las actividades humanas'. ....Y ¿Qué significa 'más de la mitad', para este Sr. científico?, ¿es acaso un 50,01 %?, ¿o será un 99%?, .... ¿Y no eran acaso 'científicos' los que en los 50`s 60`s y 70´s proclamaban el 'enfriamiento global? (Schneider, por poner un ejemplo).
'sobre todo a lo largo de las últimas décadas, se observa un claro aumento de la temperatura de la atmósfera y el océano'.
Esto, en lo que se refiere al océano,  es simplemente mentira. Al menos el proyecto ARGO, el único esfuerzo serio hasta la fecha  para determinar cambios de temperatura en los océanos, no muestra calentamiento alguno. En todo caso, no hay forma físicamente demostrable, de que el CO2 del aire pueda influir en las temperatura del océano.  La única fuente significativa de calor para la masa oceánica es la radiación solar (Clarcke: 'Elementos de Ecología').
Creo que toda la entrevista está llena de prejuicios, lugares comunes, y paja molida.

Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags


CONCORDi 2017 - Innovation and Industrial Dynamics: Challenges for the next decade CONCORDi 2017 - Innovation and Industrial Dynamics: Challenges...

European Commission - Joint...




Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------