Noticias


Detalles reveladores sobre las estructuras minerales a las que se enlaza el CO2

Las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) continúan subiendo. Se estima que solo en 2012, 35.700 millones de toneladas de este gas de efecto invernadero se incorporaron a la atmósfera.


FUENTE | Noticias de la Ciencia
06/02/2014
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Una parte de este CO2 es absorbido por los océanos, otra por los vegetales y otra por el suelo, de tal modo que representan algo así como almacenes de carbono, cada uno con sus características propias de funcionamiento, y donde el CO2 queda inmovilizado, mitigándose así un poco el incremento de las concentraciones atmosféricas de este gas.

Unos científicos han descubierto ahora cómo exactamente funciona este mecanismo de almacenamiento de carbono orgánico en el almacén del suelo. Básicamente, el carbono sólo se enlaza químicamente a ciertas estructuras moleculares existentes en el suelo, y no a otras que se creía que también lo permitían. Esto significa que la capacidad de los suelos para absorber CO2 necesita ser reevaluada e incorporada con su verdadera gama de características en los modelos climáticos empleados en la actualidad.

Algunos estudios anteriores establecieron que el carbono se enlaza a las partículas minerales de diminuto tamaño. En este último estudio, unos investigadores de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) y el Centro Helmholtz de Múnich, ambas instituciones en Alemania, han demostrado que la superficie de los minerales ejerce un papel tan importante como su tamaño. El carbono se enlaza a partículas minerales que tienen un tamaño del orden de las milésimas de milímetro, y se acumula allí solo en superficies rugosas y angulosas.

Se asume que las superficies minerales rugosas brindan un hábitat atractivo para los microbios. Éstos transforman el carbono y contribuyen a enlazarlo a los minerales. El equipo de la profesora Ingrid Kögel-Knabner, catedrática de ciencias del suelo en la Universidad Técnica de Múnich, descubrió concentraciones tan altas de carbono en puntos muy específicos de parcelas de suelo, que tales sitios merecen ser llamados 'puntos calientes'. Además, en dichos puntos sigue acumulándose más carbono.

Estos puntos calientes de carbono solo se pueden encontrar en cerca de un 20 por ciento de las superficies minerales. Antes se asumía que, aparte de por las características básicas que determinan la absorción de carbono en suelos, éste se distribuía de manera homogénea en el suelo.

Gracias al estudio realizado por el equipo de Kögel-Knabner y Cordula Vogel, ahora es posible identificar con total precisión y certeza el suelo que es especialmente bueno para almacenar en él, mediante procesos artificiales de inyección, CO2 que de otro modo podría acabar en la atmósfera. Esta estrategia de almacenar CO2 por vía artificial en un medio natural en el que se supone que permanecerá inmovilizado se conoce como secuestro de carbono. Es prometedora como forma bastante expeditiva para mitigar a corto plazo el problema de la creciente concentración de CO2 en la atmósfera, pero todavía hay muchas dudas con respecto a la seguridad y la eficacia de esa estrategia, por lo que existe en la comunidad científica y en la opinión pública un debate muy acalorado sobre el tema.

En el estudio también han intervenido Carsten W. Müller, Carmen Höschen, Franz Buegger, Katja Heister, Stefanie Schulz y Michael Schloter.



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Conservación y Restauración de la Biodiversidad


   Noticias relacionadas
 
Crean cosméticos a partir del gas de CO2 de las bebidas refrescantes
Aunque cesen hoy las emisiones de CO2, la Tierra seguirá calentándose durante varios siglos
Iberdrola crea un sistema que reduce casi todas las emisiones de CO2 en plantas industriales

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de Noticias de la Ciencia



1 comentario



  1
   jose manuel henriquez parada | 06/02/2014   Talca, chile
 
A vueltas con la imbecilidad consabida.
El CO2 es un compuesto (un gas),  el carbono es un elemento. Aquí se habla indistintamente de uno y otro como si fueran la misma cosa.
La consabida idiotez de querer retirar CO2 de la atmósfera, siendo que ese CO2 aporta todo el carbono (el mismo) que consumimos en forma de trigo, maíz, carne leche, algodón, lana, madera, etc.etc., y además todo el carbono del que estamos hechos nosotros mismos.
El 'problema' de la creciente concentración de CO2 en la atmósfera, en realidad es una bendición para toda la biota, y especialmente para la sociedad humana.
En definitiva el CO2 en la atmósfera es una riqueza (y la más importante) para la humanidad.
Y quieren que nos gastemos  un pastón en 'secuestrarlo' de la atmósfera.
Idiotez (¿o nó?)
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------