Noticias


El estrés oxidativo del gorrión como bioindicador de la calidad del aire

Los gorriones comunes, Passer domesticus L., que habitan en nuestras ciudades podrían ser utilizados como bioindicadores de la calidad del aire. Un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha comprobado que un sencillo análisis de sangre muestra diferencias significativas entre distintas poblaciones del centro peninsular, que parecen relacionarse con los niveles de contaminantes presentes en su entorno.


FUENTE | UCM - mi+d
03/03/2014
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


La contaminación atmosférica constituye un serio problema de salud ambiental, especialmente para los habitantes de grandes ciudades o zonas industrializadas. La presencia de ciertos contaminantes en atmósfera o el incremento de sus concentraciones se han relacionado con una mayor incidencia de cáncer, enfermedades respiratorias y cardiovasculares y trastornos autoinmunes como las alergias.


Momento de la extracción de sangre a un macho de gorrión común. Autor: Alexander García

Actualmente, la sociedad se encuentra cada vez más concienciada y demanda información acerca de la calidad de su entorno, por ello, en los últimos años se han desarrollado multitud de herramientas destinadas a la monitorización de la contaminación de la atmósfera. La mayoría de estos sistemas se basan en la cuantificación de las sustancias contaminantes y la elaboración de modelos predictivos cada vez más precisos sobre su comportamiento en atmósfera: interacciones, vida útil, desplazamientos... Sin embargo, uno de los aspectos más interesantes de estos contaminantes desde el punto de vista de la salud ambiental es su interacción con los organismos vivos, el estudio de las alteraciones fisiológicas que se producen cuando se encuentran expuestos a la contaminación ambiental.

En este sentido, el gorrión común constituye una herramienta muy útil para el estudio de la calidad del aire en las ciudades, ya que se trata de una especie urbanita, con distribución mundial y muy sedentaria. Además, en las últimas décadas se ha observado una disminución de sus poblaciones en algunas de las principales ciudades europeas, por lo que parece que se trata de una especie que aunque muy antropófila, es sensible a ciertas alteraciones ambientales como la contaminación del aire.

Para este estudio llevado a cabo por miembros del Grupo de Investigación Biología y Conservación de Vertebrados Terrestres de la UCM, se tomaron muestras de sangre de 73 individuos pertenecientes a cuatro localidades del centro peninsular: dos de ellas de carácter urbano y dos de carácter rural. Las muestras fueron analizadas y los resultados obtenidos mostraban diferencias significativas en los niveles de hemoglobina y la capacidad antioxidante total de los individuos. Los gorriones que residían en las áreas urbanas mostraban niveles de hemoglobina más bajos, así como una menor capacidad antioxidante en sus células sanguíneas.


Hembra de gorrión común, marcada con anillas de color tras su participación en el estudio. Autora: Elena Tena

El mecanismo de toxicidad de la mayoría de los contaminantes atmosféricos cursa a través del incremento del estrés oxidativo de las células, entre ellas, los glóbulos rojos, los cuales junto con las células del epitelio respiratorio se encuentran entre los más expuestos a los tóxicos atmosféricos y por tanto, más susceptibles a sufrir daños por la acción de los contaminantes. De modo que los resultados obtenidos permiten establecer una cierta relación entre el aumento de la contaminación atmosférica y la pérdida de capacidad antioxidante de las células sanguíneas del gorrión.

Por tanto, la determinación del estrés oxidativo en estas aves podría ser utilizado como un estándar de calidad del aire en las ciudades especialmente interesante para la evaluación de riesgos para la salud.

El estudio ha sido publicado recientemente en la revista Ecological Indicators. Pero las investigaciones continúan, con el objetivo de establecer relaciones causa-efecto más específicas, así como resultados todavía más concluyentes.



Autor:   Amparo Herrera, Javier Pineda, María Teresa Antonio y José Ignacio Aguirre



   Enlaces de interés
 
Blog madri+d: Conservación y Restauración de la Biodiversidad


   Noticias relacionadas
 
Unos 40 científicos prepararan un nuevo atlas de pájaros de Europa
Los efectos más graves del cambio climático se sentirán primero en los trópicos
La contaminación es más peligrosa de lo que se creía



Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------