Noticias


Demuestran fraude en el etiquetado del bonito del norte

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad CEU San Pablo en la Comunidad de Madrid, el 32,5% de las muestras sometidas a estudio estaban incorrectamente etiquetadas, no correspondiendo la especie declarada (bonito del norte) con la realidad.


FUENTE | CEU San Pablo - mi+d
11/07/2014
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


La seguridad alimentaria y las políticas de calidad han sido una de las prioridades de la Unión Europea en materia de legislación alimentaria. Una de las normativas más destacadas fue la aprobada en el año 2000 por el Consejo Europeo (Reglamento 104/2000) mediante la cual se obligó a incluir en todos los productos de la pesca un etiquetado adecuado que recogiera, entre otros datos, el método de producción, el origen geográfico y la identificación de la especie comercializada. Pero a pesar de estos esfuerzos, y aunque se han realizado importantes avances en esta materia, aún siguen existiendo productos alimenticios, sobre todo en el sector de la pesca, que incumplen estas normas y limitan los esfuerzos que, hasta la fecha, se han llevado a cabo.

La familia de los escómbridos, que incluye especies como melva, bacoreta y bonito es uno de los grupos alimenticios más populares entre los consumidores, gracias a su amplia presencia geográfica y a su valor comercial.

Placa con 96 pocillos situada sobre un lector espectrofotométrico de placas que se utilizó durante la investigación para hacer las lecturas del ELISA
Placa con 96 pocillos situada sobre un lector espectrofotométrico de placas que se utilizó durante la investigación para hacer las lecturas del ELISA

Investigadores de la Universidad CEU San Pablo, liderados por Esther Carrera, profesora del departamento de Ciencias Farmaceúticas y de la Salud, han realizado una investigación para determinar el posible fraude por sustitución del bonito del norte o atún blanco, Thunnus alalunga, con especies de menor valor comercial como el rabil, Thunnus albacares, la bacoreta, Euthynnus alletteratus, la melva, Auxis rochei, el listado Katsuwonus pelamis, el patudo, Thunnus obesus o el bonito, Sarda sarda.

Para llevar a cabo esta detección, Carrera y su equipo, en el que también participaron profesores de otras universidades como Rosario Martín, Teresa García e Isabel González, del Departamento de Nutrición, Bromatología y Tecnología de los Alimentos de la Universidad Complutense de Madrid,así como investigadoras de la Universidad CEU San Pablo, Ana Montero y Marina Terni, partieron de una técnica inmunoenzimática conocida como ELISA, considerada como uno de los métodos alternativos a los ensayos de ADN más efectivos para la autentificación de especies gracias a su especificidad, sencillez y sensibilidad.

A través de la obtención de anticuerpos policlonales se procedió a la identificación del bonito del norte y su diferenciación de otras especies de escómbridos de menor valor comercial, analizandocuarenta muestras fileteadas (veinte frescas y veinte congeladas), todas ellas marcadas y vendidas como bonito del norte. Los anticuerpos no mostraron reactividad ELISA en aquellas especies (32,5%) que no se correspondían con lo expuesto en el etiquetado, mientras que el resto de la muestra analizada (67,5%) debería ser sometida a un análisis de ADN como técnica discriminatoria para diferenciar entre el bonito del norte y el rabil, ya que los anticuerpos policlonales obtenidos no diferenciaron estas dos especies.

Carrera y su equipo también pudieron determinar que todaslas muestras incorrectamente etiquetadas correspondían a muestras congeladas.

Este estudio muestra que, a pesar de las nuevas medidas comunitarias, en el mercado se siguen produciendo casos de fraude por mal etiquetado que son un engaño al consumidor y un descrédito de muchos fabricantes.

Esther Carrera manifiesta la importancia de los resultados de esta investigacióncomo evidencia del fraudealimentario al que se ve sometidoel consumidor, así como resalta la importancia de la existencia de técnicas de identificación de especies como herramienta para proteger al consumidor, no solo del fraude económico sino de potenciales riesgos para su salud.





   Enlaces de interés
 
IMDEA Alimentación
Blog madri+d: Seguridad Alimentaria y Alimentación
Blog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)


   Noticias relacionadas
 
Tintas imborrables en envases alimentarios para evitar fraudes
Los envases verdes, más ligeros y capaces de alargar la vida de alimentos
La etiqueta biorreactiva que quiere sustituir a la fecha de caducidad de los alimentos



1 comentario



  1
   Xubilin | 14/07/2014   Vilagarcia de Arousa, PO, España
 
Estimados amigos, estoy perplejo, sin lugar a dudas perplejo, con esta noticia. Relativamente técnico y políticamente como exige su cargo ya contestó a este trabajo el secretario general de ANFACO (Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescado) según vi en algún diario.
Con toda modestia y como hombre de la calle me parece un despilfarro de conocimiento, y de recursos económicos también, que para denunciar un mal etiquetado y para distinguir entre un mirlo y una paloma se recurra a semejantes recursos 'Placa con 96 pocillos situada sobre un lector espectrofotométrico de placas que se utilizó durante la investigación para hacer las lecturas del ELISA'. Cualquier iniciado en la pescadería puede distinguir especies frescas o sus piezas troceadas, yo diría que también un consumidor habitual de Bonito del Norte y no digamos un inspector de mercados y no voy a entrar en detalles porque ya lo dije al principio nadie confunde aquellos dos pájaros cualquiera puede distinguir una Melva o un Skipjack, etc. desde luego de rasgos bien diferenciable, carne de obscuro intenso frente al rosadito claro apetecible del dicho bonito y una vez cocido ni dudas y cuando lo testamos el paladar no nos engaña.
Una cosa diría a la doctora, que centre sus determinaciones para decirnos la zona de pesca porque hay bonitos que merecen la pena como los que se pescan de las Azores al Cantábrico en determinada época del año, los que se pescan en el Índico o tan lejos de allí como en el Mediterráneo, etc. Que todos por norma se comercializan como Bonito del Norte y no, ni por precio o frescura, textura, edad (cuidado con los individuos grandes y viejos con alto contenido de mercurio cuyos máximos están legislados) y para nada es lo mismo ni el valor económico ni el culinario del  BONITO DEL NORTE (ATLANTICO NORTE) DE LAS AZORES, COSTAS GALLEGAS O CANTABRICAS ETC. Si se pretende educar al consumidor por aquí iríamos bien, si es para publicar sobre las bondades del sistema de analisis, supongo que también pero de la manera que se presenta, me parece una aberración/confusión periodística, es decir una mala información que pone en guardia al consumidor y le mete un miedo, desconfianza, que no está bien explicado.
Definitivamente, sería un método para matar pulgas a cañonazos o transgresión periodística al hacer el artículo.
Yo en su lugar volvería a escribir sobre el tema y poniendo las cosas en su lugar.

Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------