Ir al sumario de este número
Ir al índice general de revistas
Ir a la página principal de Madrimasd
Página anterior

Con Otro Aire

C como Creatividad: ¡Hay gente "pa´ tóo"!

 

Patricio Morcillo Ortega

 

Recuerdo el día en el que me tocó disertar en torno al concepto de "creatividad en los negocios". Empecé, como recomienda el manual del perfecto investigador, por efectuar el sacrosanto "estado del arte". Las obras y contribuciones de De Bono, Buzan, Majaro, Kanter, Von Oech, Weisberg..., así como los descubrimientos de Roger Sperry acerca de cómo funciona el cerebro me fueron de gran ayuda pero, al final, opté por recurrir a un análisis mucho más trivial y fui identificando los rasgos y características de algunos destacados emprendedores cuyas dotes de creatividad habían sido ampliamente elogiadas por unos y otros observadores. De esta manera, pensaba dar con el perfil ideal del directivo creativo. En un primer intento, procuré descubrir lo que tenían de común y de tan especial los Bill Gates, Akio Morita o el mismísimo Ramón Areces, pero en seguida me asaltaron la memoria los Belmonte, "Lagartijo", "El Gallo", "Frascuelo", "Machaquito", "Guerrita", Mazzantini, "Manolete", "Joselito", "Cagancho", "Bombita" que tanto aportaron a la fiesta y se distinguieron por su original manera de hacer las cosas. Suscitada mi fuente de inspiración preferida, llegué a la conclusión de que ser creativo consistía en ver lo que todo el mundo ve, leer lo que todo el mundo lee, oír lo que todo el mundo oye y realizar lo que nadie ha imaginado, todavía.

Dicho esto, la empresa, a pesar de todo lo que se diga, no suele apostar mucho por la creatividad porque las ideas nuevas implican cambio, con todo lo que ello supone en términos de reestructuración, inversión, riesgo y reorientación estratégica. Tanto es así, que, llevada a su máxima expresión, la escasa predisposición al cambio mostrada por los directivos y empresarios, contrae el "campo de los posibles" que tienen ante sí las organizaciones, empeñadas en convivir con sus viejas reglas. La aversión por la creatividad llega a ser tan fuerte que algunos dirigentes ni siquiera conciben que puedan existir otras opciones que no sean las que ellos han elegido de acuerdo a sus paradigmas.

La creatividad, que permite convertir, de manera original, una idea en innovación, no se improvisa ni se decreta, sino que es fruto de un proceso de desarrollo reflexivo lógico y estructurado. En este sentido, la creatividad depende de las actitudes directivas frente a las ideas, sabiendo que la mente de los decisores sólo verá aquello para lo que está preparada. En relación a los procesos de desarrollo, el matemático Poincaré hablaba de los procesos inconscientes en la actividad creadora del pensamiento. Aunque uno no trabaje conscientemente en un problema, sí lo está haciendo inconscientemente. Para Poincaré, cuando una persona se encuentra atascada en la resolución de un problema, ésta se debe ir a hacer otra cosa y seguro que le sobreviene la solución sin que haya trabajado conscientemente en él. Poincaré indica que la súbita aparición de la solución, o la súbita "iluminación", es signo manifiesto de un largo trabajo previo, inconsciente. En este mismo sentido, Weisberg señala que Mozart explicaba que la música le llegaba a la conciencia sin hacer, por su parte, ningún trabajo especial. La creación de una melodía quedaba hecha antes de que Mozart llegara a tener conciencia de nada. Hoy, ya se sabe, que las melodías completas fueron elaboradas y trabajadas por la mente inconsciente de Mozart.

Rafael "El Gallo" respondía a ese estereotipo de profesional que, fuera de su expresión y manifestación artística, mostraba una escasa, por no decir nula, capacidad de imaginación y se cerraba en banda ante cualquier nueva propuesta. Inmerso en su mundo, era incapaz de abstraerse de todo lo que sonaba a Tauromaquia. Para poder comprobarlo, contamos dos anécdotas que le ocurrieron en presencia de José María de Cossío.

"El Gallo", gran aficionado a las tertulias, conoció en una de ellas a José Ortega y Gasset y este es el relato que tenemos del encuentro:

 

-Oye, José María ¿quién es este señor?

-Es don José Ortega y Gasset, Rafael.

-Eso ya lo sé, pero ¿qué es lo que hace?

-Es filósofo. Es el filósofo más grande de España.

-Sí, ¿pero de qué vive?

- De pensar

Y "El Gallo" contestó con una de sus frases sentenciadoras que ha hecho historia:

 

- ¡Qué barbaridá! ¡Hay gente "pa´ tóo"!

 

Y es que no podía pasar por la imaginación de "El Gallo" que existiesen personas con una actividad profesional tan sui géneris como ésta. Para él sólo había toreros, picadores, banderilleros, monosabios, empresarios, apoderados, areneros, honderos... Algunos sospechamos que no sólo de toros puede vivir el hombre y que, tal vez, son muchos los mundos no taurinos, pero que de existir, no parece que interesen a "El Gallo".

 

En otra ocasión, "El Gallo" le preguntó a José María de Cossío:

 

-¿A ti te importaría venir conmigo al museo del Prado?

-Naturalmente que no, pero, ¿se puede saber cuándo se ha despertado en ti ese interés por la pintura?

-No, no es eso, verás: un amigo me ha ofresío un cuadro que dise que e de Murillo y que le venden mu barato. Ya lo ha visto er Mojino, que e mu entendío. Después de mirarlo mucho, se mojó un deo con la lengua, lo restregó en una esquina del cuadro y me dijo: "Puedes comprarlo con toa confiansa; e Murillo to él". Pero para estar más tranquilo, quiero ir ar museo pa compará.

Fueron al museo y pudieron hacer las oportunas comparaciones. Con el fin de aprovechar la visita, José María Cossío enseñó a "El Gallo" otras salas. Al llegar frente al "Retrato de un Cardenal desconocido", "El Gallo" exclamó:

 

-¡A ese señó lo conozco yo!

-Pues no sabes la alegría que se van a llevar los expertos e investigadores cuando se lo digas porque no tienen ni idea de quién puede tratarse.

-Pues así, de pronto, no caigo, pero no te preocupe, que ya me acordaré. Oye, ¿Quién lo ha pintao?

-Rafael -replicó José María de Cossío.

 

"El Gallo" se quedó perplejo. Tuvo que pensar que en la pintura, como en los toros, los Rafaeles proliferaban y preguntó tan seguro de sí mismo:

 

-¿Qué Rafaé?

 

© P. Morcillo. Moransal Asociados

 

Ir a la página anterior  Ir al sumario de este número