Noticias


Control automatizado de la temperatura en el transporte de alimentos

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad de Bremen (Alemania) trabajan conjuntamente en la supervisión y control de transportes frigoríficos y así poder asegurar la trazabilidad de los productos alimentarios hasta los consumidores.


FUENTE | UPM - mi+d
21/09/2009
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Cuando de hablamos de alimentos frescos o congelados es imprescindible una refrigeración adecuada en todos los pasos de la cadena agroalimentaria. Este sistema de conservación y manejo se conoce como cadena de frío y engloba tanto el almacenamiento como el transporte y distribución desde el productor hasta el consumidor final.


Fig. 1:(Izq.) Contenedor de transporte internacional. (Der.) Equipo de refrigeración. Fuente: LPFTAG-UPM

En este contexto, investigadores del Laboratorio de Propiedades Físicas y Tecnologías Avanzadas en Agroalimentación (LPFTAG), de la Universidad Politécnica de Madrid, que trabajan en el desarrollo de sensores para la medida y el control de propiedades de calidad de productos hortofrutícolas, han desarrollado un sistema para la supervisión y control de transportes frigoríficos a través del desarrollo de sistemas automatizados de monitorización. El sistema implementado permite la detección de anomalías como, por ejemplo, la ruptura de la cadena de frío producida por descontroles en la temperatura. De esta manera, se puede asegurar la trazabilidad de los productos, generando confianza para y por los consumidores Los productos alimentarios perecederos: frutas, verduras, carne, pescado, congelados, etc., deben mantenerse a bajas temperaturas para que lleguen al consumidor con la mayor calidad posible. Dichas condiciones de frío evitan el deterioro del producto ya que su exposición a elevadas temperaturas durante su vida comercial puede provocar daños tales como pudriciones, maduraciones incontroladas y otras.

Por otro lado, los recientes avances en diversas tecnologías emergentes permiten nuevas aplicaciones en el ámbito de la frigoconservación. Dentro de estas nuevas tecnologías destacan los sistemas de Identificación por Radio Frecuencia (RFID), desarrollados para identificar de forma inalámbrica todo tipo de elementos, desde libros en los centros comerciales hasta vehículos o contenedores de transporte intermodal.

Actualmente, se dispone de nuevos dispositivos RFID, del tamaño de una tarjeta de crédito, que integran un sensor de temperatura y una memoria de manera que es posible registrar temperaturas a lo largo de toda la cadena de frio sin necesidad de cablear o realizar instalaciones adicionales.

Como primer paso del trabajo experimental se realizó un estudio comparativo de tres sistemas RFID lo cual permitió seleccionar aquél que tenia las mejores prestaciones. A continuación, se instalaron 48 de estos dispositivos en un pallet, para estudiar la distribución de temperaturas, simulando condiciones normales en la cadena de frio. Finalmente, se monitorizaron 15 camiones frigoríficos compartimentados, a diferentes temperaturas de consigna o recomendadas, incluyendo transportes de productos ultracongelados.


Ampliar Ver imagen ampliada

Fig. 2: Distribución de temperaturas en el interior de un camión frigorífico durante el transporte de productos ultracongelados (izq.) y en el interior de un pallet durante un periodo de ruptura de la cadena de frío (der.)

A partir de los datos obtenidos (Fig. 2) fue posible detectar las diferencias de temperatura en función de la distancia al equipo de frio, cuantificar las desviaciones de hasta 12 ºC respecto de la temperatura de consigna y estimar el número mínimo de sensores que son necesarios para una monitorización fiable en camiones frigoríficos, reduciendo en un 30% el número de sensores iniciales.

La utilización de un modelo de predicción de la calidad que tiene en cuenta las variaciones de temperatura durante el transporte y distribución permitió estimar la vida útil de los productos, en distintas condiciones de la cadena de frío, consiguiéndose incrementos de dicha vida útil de hasta el 20 %.

De esta manera, se puede optimizar de la distribución de alimentos en el interior de los medios de transporte, detectando los puntos débiles, y suministrar información muy valiosa para las empresas implicadas en la cadena de frio.

Este proyecto de investigación ha sido realizado conjuntamente por el LPFTAG-UPM y por investigadores del Centro de Microsistemas (MCB-IMSAS), de la Universidad de Bremen. La parte española ha sido financiada por el Ministerio de Innovación y Ciencia y la Comunidad de Madrid, a través del programa TAGRALIA-CM.




   Enlaces de interés
 
IMDEA Alimentación
Weblog madri+d: Salud Pública y algo más
Weblog madri+d: Seguridad Alimentaria y Alimentación
Weblog madri+d: El reto empresarial de la innovación, incluso la tecnológica


   Noticias relacionadas
 
Del laboratorio a la mesa



1 comentario



  1
   igarzabal juan jose | 17/11/2009   buenos aires, argentina
 
soy veterinario del servicio nacional de sanidad y calidad agroalimentaria (senasa)y me interesa el tema, porque no tengo informacion de la variacion de temperatura en las cargas de productos congelados transportados en camiones y contenedores. muchas gracias
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------