Identificación de usuarios

Noticias


Bacterias y plantas transgénicas, el futuro para limpiar los contaminantes vertidos por el hombre

En el ideario popular, las bacterias no suelen aparecer como amigas de la limpieza. Sin embargo, una breve conversación con un microbiólogo puede cambiar esa forma de pensar. «Las bacterias y los microorganismos tienen muy mala reputación, pero lo cierto es que el 99,9 por ciento de todas las especies bacterianas son beneficiosas», señaló Víctor de Lorenzo del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC.


FUENTE | ABC Periódico Electrónico
31/07/2006
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


De Lorenzo es especialista en biorremediación, uno de los grandes beneficios producidos por las bacterias, que consiste básicamente en limpiar lo que los humanos ensuciamos. Quizá el ejemplo más conocido de esta labor sea su empleo contra los vertidos de petróleo, aunque debido a la humildad del trabajo bacteriano, que produce efectos sin hacerse notar, sólo conocemos la parte de su tarea que cubren los medios. «Los grandes derrames de petróleo como el Prestige, Erika o Exxon Valdez son los que más atención pública reciben porque salen en los medios. Sin embargo, esos desastres suponen sólo una mínima parte del crudo que se vierte al mar todos los años. Si no hubiera microorganismos capaces de degradar el petróleo, en lugar de mares tendríamos un medio pegajoso y ni siquiera seríamos capaces de nadar en el mar. Los océanos están razonablemente limpios únicamente por la acción de las bacterias que degradan el petróleo», explicó de Lorenzo. Por extraño que parezca, las bacterias no las coloca allí el hombre; para ellas el crudo es su hogar y su modo de vida. Más de cien especies de treinta géneros microbianos son capaces de usar hidrocarburos como método de subsistencia. «El petróleo es una fuente de carbono, es un nutriente -afirma Víctor de Lorenzo-. Lo que para nosotros es un elemento tóxico, para las bacterias es una fuente de alimento. Éstas tienen una capacidad metabólica enorme, mucho mayor que la nuestra; esa es la clave de la biorremediación y el motivo por el que nuestra actividad industrial no nos ha arruinado demasiado el medio ambiente».

Es cierto que para que las bacterias puedan realizar mejor su trabajo, reciben una ayuda humana. «Las bacterias tienen problemas nutricionales similares a los nuestros. Para estar funcionales, comen una fuente de carbono, una de nitrógeno y una de fósforo. El petróleo contiene un exceso de carbono, y lo mismo que nosotros no podemos alimentarnos sólo de aceite o azúcar, ellas necesitan un equilibrio. Para fomentar la degradación del crudo, nosotros suplementamos la mancha de petróleo con fósforo y nitrógeno; así las bacterias encuentran todos los nutrientes que necesitan, logran una dieta equilibrada, y ya pueden crecer y consumir el componente y quitarnos el problema».

Pero lo que es relativamente sencillo con el petróleo se complica con otros productos químicos como los pesticidas. «El petróleo es un compuesto natural. Estaba ahí mucho antes de que nosotros comenzáramos a emplearlo. Sin embargo, en los pesticidas hay muchas moléculas que hemos puesto nosotros en la naturaleza. Al no haber estado en la biosfera, las bacterias no los reconocen como nutrientes. Los microorganismos han tenido millones de años para adaptarse a comer petróleo, y tendrá que pasar tiempo hasta que aprendan a alimentarse de los componentes que nosotros hemos puesto en la biosfera».

PLANTAS QUE LIMPIAN

El proceso es lento, pero con ayuda de la biotecnología se puede acelerar la evolución de las bacterias de modo que sean capaces de degradar compuestos más resistentes. Una de las formas de hacerlo es el empleo de plantas a las que se les añade el gen de la bacteria que le permite metabolizar un elemento tóxico. Estas plantas transgénicas tienen más posibilidades para limpiar suelos contaminados porque sus raíces tienen un mayor alcance que las simples bacterias y, además, son más robustas. Un ejemplo de su uso fue presentado a principios de este año por un grupo de investigadores del CSIC y el INTA, dirigido por Víctor de Lorenzo. Se trataba de una planta transgénica capaz de degradar el lindano, un pesticida que comenzó a emplearse en España a finales de la década de los 50.

El lindano se utilizaba en la agricultura, en la ganadería, e incluso, en algunos casos, en el ámbito de la salud humana porque es un insecticida versátil, capaz de matar insectos que se alimentan de plantas y parásitos de animales por igual. Años después, se comprobó que era tóxico, y hoy su uso en la agricultura o la ganadería está prohibido.

Sin embargo, el problema del lindano no desapareció. Quedaron los vertederos con tierra contaminada procedente de las fábricas que producían el insecticida y los efectos de vertidos desastrosos como el que afectó al río Gállego en Aragón entre 1978 y 1988. Las soluciones que existían hasta ahora para limpiar esos suelos eran demasiado caras o sólo aplazaban el problema.

Ahora, el grupo de investigadores del CSIC y el INTA trabaja con plantas transgénicas capaces de absorber el lindano y degradarlo en otro compuesto menos tóxico. El método fue patentado a principios de año y ahora se trabaja para aplicarlo en entornos reales.

Para que la planta pudiese realizar una labor en principio tan desagradable para ella, los investigadores tuvieron que modificarla incorporándole un gen de otro ser que sí se encuentra a gusto en contacto con el lindano, la bacteria «Sphingonomas paucimobilis».

Los investigadores modificaron genéticamente la planta, mediante la incorporación del gen linA, procedente de la bacteria «Sphingomonas paucimobilis» que se encuentra en suelos contaminados con lindano. El gen linA codifica una enzima que actúa sobre el lindano y lo transforma en triclorobenceno, un producto de menor toxicidad y de más fácil degradación en el ambiente.

POCOS EFECTOS NEGATIVOS

Uno de los aspectos que provocan reticencias en la biorremediación es precisamente el uso de transgénicos. Los suelos deben estar en zonas confinadas para impedir que las plantas se dispersen y puedan competir e incluso generar híbridos con otros vegetales del entorno. Víctor de Lorenzo reconoce que puede haber ciertos efectos negativos. Sin embargo añade que «en biotecnología como en otros asuntos, hay que asumir riesgos y es necesario compararlos con los beneficios». «En la biorremediación, el balance entre los riesgos y los beneficios es muy favorable a los beneficios», sentenció.

Sobre la situación de la biorremediación en España, el investigador pinta un cuadro con claroscuros. «Nuestro país es científicamente uno de los líderes en los usos medioambientales de la microbiología, no tenemos nada que envidiar a nadie. Pero en aplicaciones reales vamos un poco por detrás de otros países. El motivo es que las aplicaciones ambientales de la tecnología van por detrás de la legislación. Los productos para la biorremediación no son como los nuevos medicamentos, que en cuanto los produces los puedes poner en venta. Aquí, sólo cuando la legislación se pone dura, el que contamina se ve en la necesidad de buscar soluciones a su problema, y eso se ve en EE.UU. y otros países donde el mercado de la biorremediación progresa de mano de las leyes. Lo que sucede ahora en España es que, como el propietario que tiene un terreno contaminado por pesticida no quiere que se haga público, no introduce biorremediación porque eso sería reconocer que algo está mal».

SISTEMA DE CONTROL DE SUSTANCIAS

Como hemos visto, los metabolismos bacterianos -a veces ayudados convenientemente por el hombre- son muy potentes. Existen bacterias incluso que viven en terrenos contaminados con uranio y son capaces de ayudar a limpiar aguas contaminadas por este elemento químico. Pero por fuerte que sea, ningún microorganismo rechaza una pequeña ayuda humana en la heroica tarea de dejar nuestro medioambiente como una patena. Y es que ya se sabe que no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. Para combatir la polución desde este ámbito se pretenden fabricar productos químicos más fáciles de biodegradar. Con este objetivo, la Comunidad Europea ha desarrollado un nuevo sistema de control de sustancias químicas a escala comunitaria conocido como REACH (siglas en inglés de Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas). «Según esta normativa, cualquier producto que salga al mercado debe contar con un estudio que diga cuál puede ser su toxicidad, su efecto en el medio ambiente... Como hay muchos compuestos, es muy difícil hacer experimentos biológicos con todos y, por lo tanto, nuestro esfuerzo en los últimos tiempos va encaminado a elaborar predicciones sobre el impacto de los productos», dijo de Lorenzo.

Si el Parlamento y el Consejo finalizan la segunda lectura de REACH llegando a un acuerdo sobre un texto conjunto el próximo otoño, el nuevo régimen de sustancias químicas podría entrar en vigor en la primavera de 2007. Hará falta alrededor de un año para poner en marcha la nueva agencia, por lo que el sistema REACH podría estar totalmente operativo en 2008. «Si controlamos el efecto contaminante de muchos productos en esta fase, nuestro trabajo puede tener un gran impacto sobre el medio ambiente», finalizó de Lorenzo.

Autor:   Daniel Mediavilla



   Enlaces de interés
 
Weblog madri+d: Conservación y Restauración de la Biodiversidad
Weblog madri+d: Medio Ambiente y Ciencia
Weblog madri+d: Industria Química, Ciencia y REACH


   Noticias relacionadas
 
Un trabajo del CSIC cuestiona la eficacia de las cianobacterias en la degradación de hidrocarburos
Cómo detectar vertidos contaminantes en el mar gracias a una bacteria

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de ABC Periódico Electrónico



3 comentarios



  3
   Ela | 17/02/2011   malaga
 
a mi hija le ayudó mucho para un trabajo de escuela
Inicio

  2
   Maria Padilla | 29/10/2010   Obregón, México
 
Exelente información... el futuro es la biorremediación.
Añadir un comentario

  1
   YAYI | 27/05/2009
 
ESPECTACULAR....................................................WAO
Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags


Therapeutic Potential of Vascular Growth Factors Therapeutic Potential of Vascular Growth Factors

CNIO-Centro Nacional de Investigaciones...




Boletín informativo 'diariodeSol'




sonda1@madrimasd.org sonda2@madrimasd.org