Noticias


El número de células grasas permanece constante en el cuerpo desde la niñez

¿El gordo nace o se hace? El Instituto Karolinska de Suecia acaba de dar una vuelta de tuerca al estudio de la obesidad al descubrir que las células del cuerpo donde se deposita la grasa, los adipocitos, experimentan una constante renovación. Cada año mueren y vuelven a nacer aproximadamente un diez por ciento, tendiendo a un misterioso equilibrio tenaz, decidido en los primeros compases de la vida. Su totalidad se renueva cada diez años y su número permanece constante a lo largo de la vida.


FUENTE | ABC Periódico Electrónico
06/05/2008
 
Comenarios Enviar a alguien Imprimir
Imprimir en blanco y negro
Compartir noticia

Delicious  Digg  Yahoo meneame


Este estudio sueco ha causado un enorme impacto en los Estados Unidos, donde la obesidad es una plaga nacional y se dedican enormes esfuerzos a comprenderla y a combatirla. Hasta ahora, con escaso éxito más allá de la constatación de algunas obviedades: que los niños obesos tienden a ser adultos obesos, sin que eso libre a muchos niños y jóvenes delgados de acumular grasas indeseadas a partir de cierto umbral de edad. Ahora se sabe que la obesidad depende del número de adipocitos y de la cantidad de grasa acumulada en estas células almacén.

Para la Ciencia siempre ha sido un frustrante misterio el por qué es tan difícil perder peso a largo plazo. Por qué la grasa perdida se reproduce tan fácilmente. Cuando se extrae un tumor graso éste no vuelve a crecer, ¿por qué tras una liposucción el número de adipocitos sí vuelve a aumentar a su nivel original tras dos años como mucho?, se preguntaba «The New York Times».

Como suele suceder en los tiempos de la ciencia hiperespecializada, lo que a veces falla es la visión global de cómo funciona realmente el cuerpo. No es casualidad que entre los autores del revolucionario estudio del Instituto Karolinska figure Jonas Frisén, biólogo e investigador de la renovación celular que hace tres años ya impactó con su obra «La edad de nuestro cuerpo». Allí Frisén revelaba nada menos que la mayor parte de usted es usted desde hace mucho menos tiempo de lo que usted se imagina. La inmensa mayoría de sus células no existían hace menos de diez años. Algunas, menos de diez días. Renovarse o morir.

Frisén descubrió el verdadero reloj biológico, un método muy ingenioso y certero para medir la edad corporal, por lo menos en esta generación. Hasta 1963 se probaron armas nucleares a cielo abierto. Eso inyectó en la atmósfera carbono 14 radiactivo que ha penetrado en la composición de todos los organismos, seres humanos incluidos. El carbono 14 va directo al ADN, que es lo único que no se modifica cuando una célula se divide: midiendo entonces los incrementos de carbono 14 en el ADN, Frisén estableció una regla de cálculo extraordinariamente precisa de la edad de las células.

Se descubrió así que casi todas ellas están en constante renovación, excluyendo parte de las de la corteza cerebral, las de la lente interna del ojo y algunas del músculo cardíaco. Para algunas modalidades celulares, las más expuestas al desgaste -por ejemplo las de la epidermis, que es la barrera frente al mundo, o las del hígado, que es la aduana de los tóxicos-, el ritmo de muerte y regeneración es casi vertiginoso.

CÉLULAS MADRE DE CONFIANZA

Si uno lo piensa despacio se comprende que el cuerpo cambie deprisa. ¿Cómo si no iba a sobrevivir tanto tiempo, soportando toda clase de pruebas, peligros e infortunios? El vértigo de verse de repente a uno mismo como un caleidoscopio celular en constante recomposición queda matizado por la existencia de algunas «células madre» de confianza, que son las que fijan el rumbo biológico de la identidad. El lento desgaste de estas últimas sería lo que quizá explicaría la claudicación final ante la vejez.

Y en medio de este ir y venir molecular, ¿qué pasa con los adipocitos? No es fácil estudiar su comportamiento sin liarse con otras ráfagas de ADN o sin incurrir en riesgos tóxicos. Pero Frisén y sus colegas han logrado sacar algo en limpio del estudio de las células grasas obtenidas de 35 adultos que se habían sometido a una liposucción o a una reconstrucción abdominal.

Las conclusiones son que el número de células grasas queda determinado muy precozmente, en la infancia y primera juventud, y ya no se modifica nunca. Por lo menos no para «bien». Es más fácil que una persona delgada que de repente ingiere muchísimas grasas rompa el techo de sus adipocitos y les obligue a multiplicarse, que una persona obesa logre su disminución, por mucho que se prive de comer. Podrá bajar de peso, podrá hacer descender la carga grasienta de sus células, pero no el porcentaje de estas últimas en su cuerpo. Esto explica por qué es tan difícil no volver a engordar.

Autor:   Anna Grau



   Enlaces de interés
 
Círculo de Innovación de Biotecnología madri+d
Marketplace Tecnológico madri+d
Weblog madri+d: Bio (Ciencia+Tecnología)
Weblog madri+d: Salud Pública y algo más
Weblog madri+d: Biología y Sociedad


   Noticias relacionadas
 
De las bolsas de hambre a la obesidad
Hallan seis nuevos genes relacionados con la aparición de la diabetes tipo 2
Cómo salir de un infarto a los 40

Prohibida la reproducción de los contenidos de esta noticia sin la autorización de ABC Periódico Electrónico



1 comentario



  1
   J. Santacreu, UAM | 08/05/2008
 
SOMETER A DIETA FRECUENTEMENTE AUMENTA EL PESO DE LOS ANIMALES CUANDO, SE LES DEJA, finalmente, LA COMIDA LIBRE.
Que el número de celulas grasa se establecÍa en la infancia y permanecÍa estable es algo conocido desde hace mas de 40 años. Pero los adipocitos pueden contener mas o menos grasa cada uno. Lo que es sorprendente es que después de la liposucción, en dos años se recupere el número de celulas grasas.
Las personas engordan porque ingieren mas energia de la que gastan. A partir de los 20 años aún comiendo menos, se gasta muchisimo menos y, engordando tan solo 1K por año,  a los 40 años pude estar OBESO. Las ratas de laboratorio no engordan aún con comida libre a lo largo de su vida, ni siquera si se le ofrece una dieta mas energética.
Para que estén motivadas en los laboratorios de aprendizje se les hace perder un 20% de peso. Hector Martinez de la UdG, México ha mostrado que después de ésta operación la rata recupera el peso y lo mantiene levemente mas alto. Después de someterse sucesivas veces a este procedimiento (10), al pasar a la situación de comida libre, la rata llega a alcanza el doble de su peso original.

Inicio


Añada un comentario a esta noticia


Los comentarios de esta noticia han sido cerrados.


 




Texto a buscar:
Tema:
Desde:
Hasta:


 


Nube de tags







Boletín informativo 'diariodeSol'
------- ------------