¿Es capaz un robot de intuir lo que hará otro robot?

Investigadores estadounidenses han creado un robot que aprende a predecir visualmente cómo se comportará su compañero robot, mostrando así un atisbo de intuición

Cuando dos primates pasan juntos el suficiente tiempo, aprenden rápidamente a predecir las acciones a corto plazo del otro. Eso se aplica también a los humanos, en casos como miembros de la familia, amigos o compañeros de trabajo o de estudios. Nuestra capacidad de anticipar las acciones de los demás nos facilita el vivir y trabajar juntos con éxito. En cambio, incluso los robots más inteligentes y avanzados han venido siendo notoriamente ineptos en este tipo de comunicación social, experimentando grandes dificultades o incluso una total imposibilidad para intuir qué está a punto de hacer otro robot con el que han pasado mucho tiempo juntos. Esto puede estar comenzando a cambiar.

Boyuan Chen, Carl Vondrick y Hod Lipson, de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), han creado un robot que aprende a predecir visualmente cómo se comportará su compañero robot, mostrando así un atisbo de intuición. Al igual que una pareja con un largo tiempo de convivencia a cuestas, en la que cada miembro puede predecir cada uno de los movimientos del otro ante situacines típicas, el robot mencionado ha aprendido a predecir las acciones y objetivos futuros de su compañero robot mirando fugazmente la situación en la que se encuentra.

Esta capacidad del Ser Humano y algunos animales complejos de suponer estados mentales a otros individuos se conoce como Teoría de la Mente. En la versión robótica de dicha capacidad, esos estados mentales abarcan intenciones, conocimientos y creencias. En la versión humana, también abarcan emociones y deseos. En humanos, esta habilidad se desarrolla durante los primeros cuatro o cinco años de vida.

La versión robótica de esta habilidad podría ayudar a los robots a interactuar con mayor eficiencia y seguridad con otros robots y con humanos.

El avance ahora logrado, descrito por sus autores en un informe titulado "Visual Behavior Modelling for Robotic Theory of Mind" y publicado en la revista académica Nature Scientific Reports, es parte de un esfuerzo más amplio para dotar a los robots de la capacidad de comprender y anticiparse a los objetivos de otros robots, puramente a partir de observaciones visuales.

Primeramente, los investigadores colocaron en un tablero el robot a ser observado. Programaron el robot para que buscara con su sistema óptico manchas verdes y se desplazase hacia cualquier mancha verde que pudiera ver. Sin embargo, debía afrontar un problema: aunque a veces podía ver una mancha verde y moverse directamente hacia ella, en otras ocasiones su línea de visión entre él y una mancha verde quedaba bloqueda por una caja de cartón roja alta, lo que hacía que el robot se moviera hacia una mancha verde diferente, o hacia ninguna si no veía otra.

Luego entró en escena el robot observador. Este, después de observar a su compañero dando vueltas por el tablero durante dos horas, comenzó a anticipar el objetivo de su compañero y el camino que tomaría. El robot observador fue capaz de predecir el objetivo y el camino de su compañero 98 de cada 100 veces, en diferentes situaciones.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..