Quercus rotundifolia. / Kevin T. (WIKIPEDIA)

Quercus rotundifolia. / Kevin T. (WIKIPEDIA)


La falta de gestión forestal acelera la sustitución de pinos por encinas

La colonización de encinas, y otros árboles de hoja ancha en la península ibérica es mucho más rápida de lo esperado. Según un nuevo estudio, las causas principales son el abandono de la gestión forestal y el cambio climático. Los bosques del norte y de las montañas medias de la Península son los más perjudicados por esta sustitución, ya que podrían no resistir las sequías previstas para un futuro.

Los árboles de hoja ancha (frondosas) de la península ibérica (encinas y robles principalmente) se han mantenido normalmente en segundo plano bajo las copas de diferentes especies de pinos. Pese a esto, las sequías repetidas y el aumento del número de incendios –consecuencias del cambio climático– han hecho que las frondosas cogieran protagonismo frente los pinares, porque se adaptan mejor a estas perturbaciones.

Ahora, un estudio publicado en la revista Global Change Biology y liderado por el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) advierte que el abandono de la gestión de los bosques mediterráneos también decanta la balanza hacia los frondosas, especialmente los encinares, que están colonizando los bosques más rápido de lo previsto. El estudio se ha llevado a cabo con los datos de unas 33.000 parcelas de los Inventarios Forestales Nacionales (IFNs).

Esta sustitución podría ser considerada, de hecho, una reocupación: "La encina es una especie típicamente mediterránea que ya hace años que podría haber ocupado grandes extensiones de la Península, pero con la gestión forestal y por razones económicas han favorecido a los pinos -en detrimento de las alzines-, porque la madera se pagaba mejor", recuerda el autor principal del artículo, Jordi Vayreda.

Queda por demostrar si estos cambios en la gestión podrían derivar en un problema para la estabilidad de los bosques, sobre todo en el norte de España. En esta región predominan especies típicas del centro de Europa y, por tanto, menos adaptadas al clima mediterráneo, como es el caso de los pinares de pino silvestre. En esta zona también se está produciendo la sustitución y los pinares están desapareciendo en favor del haya. Los hayedos no están adaptados a las sequías acusadas y, si se cumplen las predicciones de aridez generada por el cambio climático, podrían tener graves problemas para sobrevivir.

LA RESISTENCIA A LA SOMBRA TAMBIÉN FAVORECE A LOS ENCINARES

El estudio destaca al menos dos motivos más, aparte del abandono forestal, por los que se está dando la sustitución de los pinos por hayas, robles y encinas. El primero es que las semillas de las frondosas se dispersan gracias a animales, por lo tanto tienen un alcance de colonización más grande y más rápido. Y el segundo es que la mayoría de frondosas pueden germinar y crecer en condiciones de sombra, mientras que la mayor parte de pinos solo pueden hacerlo bajo condiciones de mucha luz.

La temperatura también tiene relación. Se ha visto que a más altura, donde el clima es más frío, el ritmo de colonización de las frondosas es más rápido y, en cambio, los pinos desaparecen más velozmente de las altitudes bajas.

En definitiva, sin el calentamiento global también se produciría esta sustitución de especies, aunque probablemente no tan rápido como ahora. "Este estudio pone de relieve, una vez más, la importancia de la gestión forestal para adaptar nuestros bosques al cambio climático", concluye Vayreda.

Comentarios

Los Pinos son árboles invasivos utilizados en las repoblaciones de forma masiva en el siglo pasado, muy propicios a los incendias por su alto contenido en resina altamente inflamable. La sustitución natural por encinas, y otros árboles autóctonos de la península Ibérica es una excelente noticia, ya que son árboles de crecimiento más lento y poco propicios a los incendios. Sin duda es una mala noticia para los piromanos y para los bichitos de la procesionaria.8WX4H

Los pinos no son especies invasoras. En España tenemos 7 especies distintas, cada una adaptada a un ambiente diferente. En ocasiones son el único recurso para reforestar un terreno muy deteriorado, donde no pueden crecer otros árboles de temperamento más delicado, como las encinas

al menos en el bosque mediterráneo, la encina es precisamente el árbol de resistencia a las condiciones de estres hídrico del verano, no entiendo el artículo, el pino es una especie que permite la regeneración del bosque cuando éste sufre un incendio forestal, repoblando así rápidamente las nuevas áreas calcinadas evitando la erosión del terreno y gracias a la insolación directa. Bajo las sombras de éstos pinares rebrotan las encinas, más resistentes de crecimiento lento y perfectamente adaptadas al bosque mediterráneo como especie predominante autóctona. Mientras tanto, las semillas de aquellos pinos resisten durante décadas hasta que un nuevo incendio (habituales en verano de manera natural debido al estrés hídrico estival y a las altas temperaturas) permita de nuevo la insolación directa para volver a regenerar el bosque calcinado. La falta de intervención humana permite, por tanto, que el equilibrio natural de los bosques mediterráneos sea reestablecido. La intencionalidad de éste artículo es presionar a las administración a contratar personal innecesario a cargo de los sufridos contribuyentes.

Bochornosa noticia. Pero efectivamente muchos de los “denominados investigadores del calentamiento climático” no tienen ni la más remota idea de los conocimientos más básicos de ecología de los ecosistemas mediterráneos. Coincido plenamente con los dos comentarios precedentes. Todo esto es lamentable. Hace unos meses otros denominados investigadores proponían reemplazar ciertos usos de la tierra por brezos y otras ericáceas ya que acumulan más carbono en el suelo. Pues nada quitemos encinas y cuando sea posible repoblemos con brezos etc. Y en Latinoamérica intentan ahora vender eucaliptos monoclonales soslayando sus efectos, bien conocidos desde hace décadas.…. En fin. Hoy en día muchos denominados expertos en cambios climáticos deberían volver al parvulario. Qué triste. Que mal va esto……

Muy buen noticia para los que creemos en los bosques de verdad y no en las plantaciones que este señor llama bosques. Pero muy mala para las administraciones y para los que quieren seguir retocando bosques falsos creados por las administraciones publicas a base de pinos. Al señor Vayreda, le han debido dar su titulo en la rifa o su sueldo se lo paga el estado y las madereras. Parece mentira que diga que la regeneracion natural perjudica a los bosques. Mas bien perjudicara las ganancias de quienes le pagan. Recemos para que la falta de gestion forestal rancia del siglo pasado siga asi duramte los proximos 100 años, porque asi la naturaleza volvera a su curso sin que señores con intereses dudosos que se creen expertos (en nada, diria yo) sigan diciendo barbaridades.

Estoy absolutamente de acuerdo con los comentarios anteriores y no entiendo muy bien el sentido del artículo a favor del pino. La encina es autóctona y uno de los árboles de mayor recorrido en la península, una especie absolutamente nuestra y de crecimiento salvaje. El que esté aumentando es una noticia fantástica que no hace si no demostrar que solo hay que dejar a la naturaleza trabajar, la intervención humana se ha demostrado infinitas veces contraria a los efectos conservacionistas (véase el caso de los lobos en Yellowstone USA). La reforestación con pinos no es más que, en primer lugar, una muestra de falsa preocupación política por la ecología o, en segundo lugar, una preocupación mayor por la economía que por la propia naturaleza. Brindo para que los políticos de turno sigan dejando a la naturaleza brotar y que solo se preocupen de que no haya pirómanos ni resto de gentuza parecida.

Se trata de una excelente noticia aunque, por la forma de expresarlo, da la sensación de que no lo fuera. No conozco al Sr. Vayreda, pero no hay especies mejor adaptadas a nuestro clima, y al efecto del cambio climático hacia un aumento térmico, que las mediterráneas, de crecimiento lento, resistentes al estrés hídrico y a las altas temperaturas. La función de las plantaciones de pino ha sido fundamentalmente comercial o de recuperación de suelos, y siempre he estudiado que debían evolucionar hacia el estado maduro que las precedía.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Le informamos que de acuerdo a la normativa de Protección de Datos Personales, 15/99 y 8/2001, sus datos pasarán a formar parte de un fichero automatizado de acuerdo a la Política de Privacidad.