Hace casi 4.000 años ya existían trabajos especializados por sexos

Un nuevo estudio ha permitido obtener datos sobre la división del trabajo tanto por género como por edad y, en consecuencia, tener una mejor visión del estilo de vida y la organización social de la cultura de El Argar (Granada)

Entre el 2200 y el 1550 antes de nuestra era (a.n.e) se desarrolló la cultura de El Argar en el sudeste de la Península Ibérica, una sociedad compleja en la cual hubo una diferenciación social en base a género y edad y una especialización en la realización de trabajos artesanales relacionados con la cerámica, la lítica, el textil y la metalurgia. Este saber se refuerza ahora con nuevas aportaciones que publica la revista Journal of Archaeological Science.

En ella se da a conocer un estudio, encabezado por Marina Lozano, investigadora del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) y de la Universitat Rovira i Virgili (URV), que ha realizado en colaboración con científicos del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada, entre los que se encuentra Ángel Rubio Salvador, autor también del articulo que recoge la nueva investigación.

Concretamente, el análisis del desgaste dental de 106 individuos inhumados en el yacimiento de Castellón Alto (Granada) constata que las mujeres se ayudaban de los dientes, exactamente de su dentición anterior, para realizar tareas relacionadas con la elaboración de hilos y cordajes, en la Edad del Bronce (1900-1600 a.n.e).

El desgaste observado con diferentes tipos de microscopía se corresponde con muescas, lascados en el esmalte y surcos oclusales e interproximales producidos por la manipulación de fibras de origen vegetal y animal. Dichos materiales están relacionados con la producción textil y de cestería de la cual hay evidencias en la cultura material de El Argar, pero hasta este momento no se había podido establecer una relación tan directa sobre qué individuos fueron esos artesanos.

Así pues, una de las conclusiones más importantes de este estudio en el que participa la UGR es la evidencia de que ya a finales de la Edad del Bronce, es decir, hace casi 4000 años, habría una doble especialización en el trabajo, en el sentido de que solo un grupo reducido de personas se dedicaría a la artesanía relacionada con la confección de hilos, base de la manufactura textil y, además, lo llevan a cabo exclusivamente mujeres.

De otro lado, el hecho de que se haya registrado este comportamiento en los restos de individuos de distintas edades, con un desgaste más pronunciado a medida que son más mayores, permite inferir que esa especialización empezaba en su adolescencia y proseguían durante toda su vida realizando esa tarea.

Este estudio se enmarca en una de las líneas de investigación del IPHES que tiene por objetivo identificar el uso de los dientes como herramientas. Además, en este caso se han podido obtener datos sobre la división del trabajo tanto por género como por edad y, en consecuencia, tener una mejor visión del estilo de vida y la organización social de la cultura de El Argar.

Comentarios

Resultado nada sorprendente. La especialización hace que el conjunto sea más productivo. Cada uno hace aquello en lo que es comparativamente mejor. Los varones tienen (por biología) una ventaja comparativa para actividades en las que la fuerza física (ejemplos de la época: caza, extracción de minerales o rocas) fuesen necesarios. Conclusión: Como seres racionales que eran, los varones se dedicaban a unas cosas y las mujeres a otras. Argumentación: David Ricardo, siglo XVIII Recuérdese que la palabra "comparativa" es la clave.

La cultura Argárica tomó su nombre del yacimiento descubierto por Luis Siret en el municipio de ese nombre junto al pueblo de Antas, en la provincia de Almería. Decir en la entradilla de esta noticia El Argar (Granada) es faltar a la verdad. Es necesario cuidar los detalles. Gracias por la magnífica labor divulgativa que realizan.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..