¿Hay relación entre inmigración e infecciones por COVID?

Un trabajo de la Cátedra de Catástrofes y del IUEM desmiente la relación entre ambas cosas

La pandemia provocada por la COVID-19 ha provocado un terremoto mundial a todos los niveles, también en cuestiones migratorias. Por eso, y para conocer de manera más profunda las consecuencias del virus, se ha dado a conocer el informe “Migraciones y pandemias. Las amenazas infecciosas en un mundo globalizado. Las amenazas infecciosas en un mundo globalizado”, que ha sido elaborado por la Cátedra de Catástrofes de la Universidad Pontificia Comillas –apoyada por la Fundación AON y el Instituto de Estudios sobre Migraciones (IUEM), también de Comillas. 

El informe se presentó en el Simposium COVID 19, donde se analizó la actuación de los “firstresponders” y el impacto de la pandemia desde diferentes visiones: ético-sanitaria, de la resiliencia psicológica, social-migratoria, industrial, económica, aseguradora y jurídico-regulatoria. 

Allí se reveló que “las personas inmigrantes no tienen una influencia significativa sobre la propagación internacional de enfermedades con riesgo pandémico. Los inmigrantes y refugiados no suponen un riesgo para la salud pública ni ponen en riesgo los sistemas sanitarios”, según Raquel Caro, una de las investigadoras de este trabajo, quien recuerda que “quienes optan por dejar sus países de origen en busca de una vida mejor gozan de buena salud, si bien se enfrentan a un mayor riesgo de enfermar durante el trayecto, y a su llegada, debido a las malas condiciones y a la pobreza”. 

En este sentido, Antonio Rúa, otro de los investigadores del IUEM, reconoce que la pobreza supone un campo fértil para la proliferación de enfermedades infecciosas. “El vertiginoso desequilibrio en la economía mundial se relaciona con la importante desigualdad en el estado de salud de la población. Los flujos migratorios están fuertemente influidos por las condiciones económicas dadas en el territorio, luego las enfermedades infecciosas repercuten de un modo indirecto sobre el fenómeno de la inmigración”.

Los investigadores de Comillas admiten que el proceso pandémico ha desencadenado una respuesta xenófoba simultanea alrededor de todo el mundo generada por el miedo a la enfermedad que ha repercutido negativamente sobre las personas inmigrantes y el bienestar público general. Además, son ellos quienes copan los trabajos más vulnerables a la enfermedad “y eso repercute sobre una peor disposición de recursos económicos y materiales como el tamaño de la vivienda, su dotación y el acceso a recursos de higiénico sanitarios”, reconocen.

Así, tal y como afirma Víctor Segura, el tercero de los investigadores que ha participado en este trabajo, “para reducir el contagio y frenar una pandemia es preciso salvaguardar la salud de todas las personas sin dejar a nadie atrás. Trabajar por la integración y fomentar la cohesión social, contribuirá a rebajar la tensión y el miedo durante los episodios pandémicos, además de fomentar la consolidación de sociedades más fuertes, unidas y comprometidas con los intereses generales de la comunidad”.

Comentarios

Faltan en la crónica dos elementos de reflexión que aportaré yo: 1. Si la incidencia de una enfermedad infecciosa es alta en un territorio, el sentido de cerrar el territorio al exterior será que el agente no salga, no que no entre; 2. Considerando que la mayoría de la inmigración ilegal que nos llega viene de África, basta con mirar los datos para concluir que, en todo caso, quienes arriesgan su salud viniendo aquí son los inmigrantes.

Desde el punto de vista cuantitativo la inmigración ilegal es muy inferior en número al flujo de turistas internacionales, por lo que porcentualmente su aportación a la expansión del virus debería se proporcional. No obstante las condiciones sanitarias de los países de origen son objetivamente inferiores a las de los países de la población de la UE. Como las fronteras comunes de la UE son un cuestión que compete a las autoridades Europeas, son ellas las que tienen que determinar las condiciones para regular las condiciones sanitarias en las que se puede regular los flujos migratorios. No obstante las tasas de desempleo superiores dos dígitos en la UE, y en especial en los denominados « PIGS » con tasas de desempleo de más del 20% e incluso del 50% entre los más jóvenes dificulta la integración de los flujos migratorios ilegales y crea tensiones xenófobas. En la actualidad creciente divergencia del nivel de renta entre los países del norte y del sur de la UE en lugar de la prometida convergencia tras la creación del EURO, genera un problema añadido a la integración de los flujos migratorios incontrolados que no se producirían en periodos de expansión económica.

El articulo que analiza la relación entre la Covid 19 y migraciones me ha resultado muy interesante pero mi comentario se refiere a mi sorpresa ante la utilización de IUEM como siglas de instituto universitario que studia las migraciones cuando la Universidad de Comillas conoce desde hace hace mucho tiempo, porque ha colaborado con él al IUEM (Instituto Universitario de Estudios de la Mujer) de la UAM. Éste instituto tiene sus raices en el Centro de estudios de la mujer creado en 1979 fijó su nombre como Instituto cuando los Estatutos de la UAM lo permitiron a principios de los noventa y en 1993 la Conferencia de Rectores en una reunión nacional tuvo a bien oficializar su reconicimiento. El consejo de Ministros lo aprobó y fue publicado en el BOE ese mismo año como IUEM. Es conocido nacional e internacionacionalmente, siendo, además, el decano en nuestro país en su area de conociimiento. Mi comentario es a título personal fui Directora del IUEM y en estos momentos soy Profesora Emérita de la UAM de la que he sido catedrática de Historia Moderna y sigo siendo miembro del mismo.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..