Las 19 facultades españolas que se codean con las mejores del mundo

España no se posiciona bien en los ‘rankings’ por universidades, pero despunta en algunas disciplinas en listados como el de QS

Cuando a los rectores de las 50 universidades públicas españolas se les echa en cara que no lideran las clasificaciones internacionales ―solo la de Barcelona se coló entre las 200 mejores en el prestigioso ranking de Shanghái de 2019, muy centrado en la faceta científica― culpan de ello a su deficiente financiación (reconocida por los partidos), y recuerdan que se posicionan mejor cuando la lista detalla las áreas de conocimiento. Y las cifras este miércoles les dan la razón. Diez universidades españolas ―que imparten estudios superiores (grados o posgrados)― han posicionado al menos una materia de conocimiento entre las 50 mejores del panorama internacional en el QS World University Rankings by Subjects que acaba de publicar la compañía británica Quacquarelli Symonds. Y la cifra sube a 17 instituciones si se amplía la mirada a las 200 mejores de cada especialidad.

La Universidad de Barcelona vuelve a ocupar el primer escalafón con cuatro saberes entre los 50 primeros (Anatomía y Fisiología, Biblioteconomía y Documentación, Filosofía y Arqueología), empatada con la Politécnica de Madrid (Aeronáutica, Minas, Arquitectura y Caminos), aunque está algo peor posicionada. Pero las instituciones españolas no tienen motivos para cantar victoria. “La última edición del QS World University Rankings por materias evidencia que Manuel Castells [ministro español de Universidades] va a encargarse de un sector que ya posee alto grado de excelencia, pero aún tiene más potencial de mejora”, opina el director de investigación de esta clasificación, Ben Sowter. Basta con comparar con los vecinos. Italia tiene ocho estudios en el top 10, mientras España no dispone de ninguno en la primera decena. Reino Unido prosigue en el pódium pese al Brexit y Estados Unidos pierde fuelle, mientras China continúa su carrera hacia la cúspide.

“En la Universidad de Barcelona hay una voluntad de buscar la excelencia en la investigación de todos los campos desde los años ochenta, cuando fue rector Josep Maria Bricall. Es nuestra política de Estado”, presume su rector Joan Elias. Los resultados de estas investigaciones se cuantifican en citas que puntúan en rankings como el QS. “Y además hay una encuesta a los empleadores y es importante cómo te ven”, sigue Elias.

“Estos rankings por disciplina se elaboran con parámetros de reputación académica y empleabilidad que se retroalimentan, y España tiene gente muy bien formada en las multinacionales de la que se habla muy bien”, opina Guillermo Cisneros, rector de la Politécnica de Madrid. “La Universidad y la empresa van de la mano por el mundo en las ingenierías, la moda o la arquitectura, es una bandera de España”, sostiene.

“Para asegurar que la educación superior española se hace más competitiva a nivel global, sería urgente y necesario que se compitiese de forma eficaz para lograr financiación y había que asegurarse de que las universidades colaboran todo el tiempo con los responsables de Ciencias e Innovación”, prosigue en su análisis Ben Sowter en alusión al ministro Pedro Duque. “Muchos países no separan universidad, investigación e innovación de una forma tan aguda como lo ha hecho la nueva Administración española, hay que observar cómo afectará esto en los próximos meses”, sostiene el director de investigación del QS. La división en dos ministerios de Universidades y Ciencia no convence a nadie, ni a quienes están al frente de ellos.

“Cuando ves que muchas universidades quedan detrás de nosotros en los rankings con mucho más presupuesto ―como mínimo con un cero más a la derecha― te das cuenta de todo lo que se hace en España sostenido con mucho menos. Los estudiantes, los profesores y los PAS (Personal de Administración y Servicio) hacen un gran esfuerzo, pero se necesita una inyección económica”, añade Cisneros. “Es como jugar en la Champions League con el presupuesto de tercera división”, ejemplifica Elias. Otro ejemplo lo pone Francesc Torres, el rector de la Politécnica de Cataluña, que tiene a Caminos y Arquitectura incluidos en el top 50. “Hemos estado en la Universidad de Aalto, en Finlandia, y no es comparable. Ellos tienen 10.000 estudiantes y 350 millones de presupuesto, nosotros 30.000 alumnos y 300 millones”. Torres sostiene que su éxito radica en que están presentes en alianzas internacionales de excelencia que dan grandes frutos.

En el top 50 entran también, en el área de Business & Management, tres universidades privadas (Ramón Llull, Navarra y IE) que cuentan con escuelas de negocios de enorme prestigio. Mientras la Escuela de Hostelería y Turismo de Sant Pol de Mar ―privada y adscrita a la Universidad de Girona― y la Ramón Llull entran también en el top 50 de Turismo. “Los rankings por materias, especializados, son más coherentes que los generalistas. Repiten resultados cada año, lo que da idea de que son bastante consistentes”, razona Torres. “Los generalistas priorizan a las universidades grandes y antiguas (por ejemplo con varios Nobel en su historia) y, sobre todo, que tengan muchos recursos en ciencias de la salud, que es el área que tiene mayor impacto científico. Probablemente, las 100 mejores cumplan estos requisitos”. Entre las grandes damnificadas de estas clasificaciones generalistas están las universidades Carlos III ―que sitúa su facultad de Economía en el top 50― y la Pompeu Fabra. Ambas son instituciones jóvenes, sin estudios sanitarios, deliberadamente pequeñas (tienen una enorme demanda) y con una gran reputación internacional.

Comentarios

El artículo dice textualmente en la tercera línea del primer párrafo: ".... y recuerdan que se posicionan mejor cuando la lista detalla las áreas de conocimiento". Seguro que se dieron cuenta que el QS World University Rankings no se realiza con Áreas de conocimiento sino con "Subjects". El término Área de conocimiento en la Universidad española tiene un significado especifico y concreto, con repercusiones muy importantes (a veces ninguneadas) y creo que no debería confundirse con "materias de conocimiento", "disciplina", "especialidad", "campos", "subjects", etc. , al menos, en aras a la tan reclamada y declarada transparencia

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..