Un paso más cerca del transporte eléctrico con emisiones cero

Tres ciudades europeas trabajan para mostrar cómo es posible disponer de vehículos eléctricos (VE) que funcionen con energía vede mediante nuevos modelos de negocio, tecnologías e infraestructuras de carga rentables

Debido al aumento del uso de la tecnología de VE en forma de motocicletas, automóviles, autobuses, tranvías y trenes, cada vez es más necesario preparar los sistemas de energía urbana y las infraestructuras de transporte para un nuevo futuro de la movilidad. El proyecto GreenCharge, financiado con fondos europeos, trabaja con este fin mediante el desarrollo de modelos de negocio que ofrezcan soluciones de carga sostenibles destinadas a VE basadas en energía verde generada de forma local. Estos «se centrarán en conseguir la mutualización del excedente de capacidad de fuentes de energía renovables privadas, instalaciones privadas de carga y baterías de VE estacionados, a través del aprovechamiento de un reparto justo de las ganancias que garantice un incentivo suficiente para fomentar la participación de todas las partes interesadas», tal como se describe en CORDIS.

En una noticia publicada en el sitio web de la iniciativa CIVITAS de la UE, se resumen el progreso de la tecnología del proyecto GreenCharge y los modelos de negocio que se prueban actualmente en las ciudades piloto (Barcelona, Bremen y Oslo). «En Oslo (Noruega), se instalaron paneles solares fotovoltaicos y puntos de carga en pisos propiedad de la cooperativa de viviendas Røverkollen, los cuales proporcionan acceso a instalaciones de carga rentables y renovables para sus habitantes. […] Con el fin de gestionar la capacidad de la red eléctrica y, a la vez, garantizar que los residentes puedan cargar sus VE en un período de tiempo determinado, se han instalado nuevas infraestructuras de carga en sus garajes que se ejecutan con una función de gestión de la demanda».

Ciudades piloto

El piloto de Barcelona (España) se centra en reemplazar motocicletas y ciclomotores propulsados por combustibles fósiles por sus equivalentes eléctricos. En la misma noticia se explica que «se están probando soluciones de movilidad eléctrica mediante tres casos de demostración que abarcan la reserva y la carga, la gestión inteligente de la carga para fomentar el autoconsumo de energía renovable y los servicios de uso compartido de movilidad eléctrica. Además, se probarán distintos perfiles de carga de baterías con el fin de estudiar sus efectos relativos sobre el estado de estas y la posibilidad de ampliar su vida útil. Los resultados de estas pruebas se incluirán en las estrategias de carga del sistema global de gestión de la carga».

Igual que sucede en el piloto de Bremen (Alemania), el objetivo es integrar los VE en los sistemas de uso compartido de vehículos y utilizar energías renovables y baterías estacionarias para compensar los picos de demanda relacionados con la carga. En la noticia se añade: «Ahora, hay automóviles eléctricos compartidos situados en barrios residenciales que se combinan con el transporte público en las estaciones “mobil.punkt” de Bremen. Respecto a las áreas de negocio, también se está probando la aplicación de las reservas para la carga prioritaria como forma de superar el temor a que el vehículo no tenga alcance suficiente para llegar al destino deseado».

En última instancia, el proyecto GreenCharge reducirá la congestión del tráfico, ayudará a atajar los problemas de aparcamiento y proporcionará soluciones energéticas fiables y limpias para satisfacer las necesidades de transporte de los ciudadanos. Teniendo en cuenta las motivaciones de todas las partes interesadas, incluidos los residentes, las autoridades locales y nacionales, los suministradores de electricidad y los generadores de energía renovable, GreenCharge está desarrollando un sistema de carga inteligente que permite a los usuarios reservar la carga con antelación para poder acceder fácilmente a la energía que necesitan. Los estudios de casos del proyecto en distintas ciudades están respaldados por simulaciones por ordenador que tienen en cuenta variables como la generación de energía, el uso de la carga y los ingresos. Unas doce ciudades adoptadoras aprenderán de las tres ciudades piloto del proyecto mediante visitas presenciales y un programa de seminarios web avanzados. 

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.