Número 16, abril - mayo 2003
LA INVESTIGACIÓN EN GESTIÓN DE LA INNOVACIÓN>> La I+D en cifras.
 
  Encuentro con el futuro: algunas conclusiones del foro de biotecnología Biospain 2003

Tras presentar las ideas fuertes que se expusieron en el primer foro científico empresarial de biotecnología (Biospain 2003) que se celebró en Madrid durante los días 26, 27 y 28 de febrero, el autor de este artículo realiza unas aportaciones de gran interés que permiten identificar con claridad cuales son las posibilidades que reúnen las empresas del sector de la biotecnología en España de cara a las oportunidades y retos que tienen ante sí.

     
Antonio Mora Guanche
Investigador de la Universidad Politécnica de Madrid
Ex-Director General de Industria del Gobierno de Canarias

a_mora_guanche@hotmail.com
     
 

1. Introducción.

Durante los pasados días 26, 27 y 28 de Febrero se celebró el primer foro científico empresarial de biotecnología Biospain 2003, organizado por Asebio (Asociación Española de Bioempresas), en las instalaciones del Parque Científico de Madrid.

El Objetivo de Biospain es crear un foro periódico de encuentro de todos los actores del sector que facilite la colaboración entre los mismos y sirva para impulsar y mejorar la situación del sector biotecnológico español de forma que constituya un auténtico vector de crecimiento económico y social.

En el encuentro se dieron cita expertos de primer nivel nacional e internacional de todos los ámbitos de la biotecnología: profesores universitarios, investigadores, responsables de empresas del sector, gestores de la administración pública y representantes políticos. Asimismo el ámbito del foro abarcó los diversos subsectores de la Biotecnología: Salud, Agroalimentación y Medio Ambiente.

Las fechas de celebración del citado foro no pasan inadvertidas para los especialistas del mundo de la biotecnología, pues precisamente, hace 50 años, el 28 de Febrero de 1953, James Watson y Francis Crick descubrieron la estructura de doble hélice del ADN en el Cavendish Laboratory de la Universidad de Cambridge, en paralelo a los trabajos realizados por Rosalind Franklin en el King College.

El 50º aniversario del singular descubrimiento está dando lugar a una infinidad de celebraciones en todo el mundo y este evento de Biospain 2003 constituye en sí mismo un reconocimiento al citado descubrimiento.

A continuación se exponen de forma estructurada algunas de las reflexiones, ideas y conclusiones relativas al sector de la biotecnología expuestas en el citado foro.

 

 

2. Presentación del Informe Asebio 2002.

Uno de los apartados más relevantes del evento fue la presentación del Informe anual Asebio 2002, cuyo objetivo es ofrecer una visión panorámica de la situación del sector de la biotecnología en España así como de las tendencias más importantes.

El Informe recoge un análisis y diagnóstico de la situación de los principales agentes o componentes del sector, y presenta una serie de propuestas orientadas al crecimiento y desarrollo del sector biotecnológico en España.

El Informe incluye la presentación del denominado Indice Asebio, indicador de la evolución general del sector de la biotecnología en España y de las principales tendencias relativas al mismo, obtenido a partir de una consulta prospectiva a 50 expertos del sector.

Un valor del citado índice biotecnológico superior a 1 es indicador de la existencia de un entorno favorable para el desarrollo del sector, mientras que un valor inferior a 1 muestra lo contrario.

En este sentido, a partir de la evolución del citado indicador en los últimos tres años se observa una mejoría del sector en el año 2002, donde el índice alcanzó un valor de 0,99, con relación al año 2001 (0,98) pero sin alcanzar la posición del año 2000 (1,02), lo cual es reflejo, según lo expuesto en el encuentro, de una evolución positiva del sector aunque todavía se aprecien factores que retrasan su desarrollo.

 

 

3. Empresas del sector.

En el terreno empresarial, el sector se encuentra en un proceso de consolidación, en el que las empresas estarán sometidas cada vez más a una mayor competencia, donde factores tales como la orientación estratégica hacia el mercado, la estrategia de alianzas y fusiones o la financiación jugarán un papel clave.

La estructura empresarial del sector biotecnológico español, de acuerdo a la nomenclatura de Asebio, está constituida por tres tipos de empresas, según el grado de dedicación a la biotecnología:

  1. Empresas completamente dedicadas a la biotecnología (ECDB): todas las empresas en las que el desarrollo y comercialización de tecnologías, productos y servicios biotecnológicos supone más del 50 % de su facturación.
  2. Empresas parcialmente dedicadas a la biotecnología (EPDB): aquellas empresas en las que la actividad de la biotecnología representa menos del 50 % de su facturación.
    En este grupo se encuentran numerosas empresas de los sectores alimentario, químico y farmacéutico.
  3. Empresas usuarias de la biotecnología (EUB)

Según datos de Asebio, el número de empresas total o parcialmente dedicadas a la biotecnología en España en el año 2002 superó las 300, las cuales alcanzaron una facturación total en biotecnología de 4.900 millones de euros y una cifra de 24.200 empleos.

Del total de empresas, 119 están completamente dedicadas a la biotecnología, y presentan una facturación de 1650 millones de euros (es decir, un 33,6 % de la facturación total en biotecnología en España) y una cifra de 8.928 empleos (que supone un 37 % del empleo total del sector).

Por otra parte, a nivel general, las empresas biotecnológicas españolas son pequeñas, están localizadas principalmente en Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana, y son intensivas en capital intelectual y en innovación. Asimismo, la mayoría de las empresas están presentes en varios subsectores de la biotecnología, hecho que está motivado en gran parte por la naturaleza horizontal de las aplicaciones biotecnológicas.

Por último, se muestra a continuación un Cuadro esquemático con la estructura del sector biotecnológico en cuanto a subsectores de actividad, con el peso específico de cada subsector y algunas de las líneas de productos y servicios de las empresas así como algunas empresas representativas de cada subsector.

 

Subsector de la Biotecnología % de empresas Productos y Servicios Empresas representativas
Salud Humana y Animal
49 %
  • Sistemas de diagnóstico
  • Desarrollo de nuevas terapias
  • Desarrollo de nuevos fármacos
  • Sistemas y técnicas de producción animal
Zeltia
Advancell
Genetrix
Laboratorios Esteve
Ebiotec
Agroalimentario
37 %
  • Técnicas de cultivo y mejora de la producción
  • Detección y diagnóstico de enfermedades y plagas
  • Desarrollo de nuevas variedades de productos agrícolas
  • Desarrollo de nuevos productos alimentarios y mejora de los existentes
  • Desarrollo de productos no alimentarios a partir de productos agrícolas
  • Calidad y seguridad alimentaria
Puleva Biotech

Natraceutical

Era Plantech
Medio Ambiente
y Bioprocesos
14 %
  • Biocarburantes
  • Detección de agentes contaminantes
  • Tratamiento de residuos
  • Técnicas de recuperación de suelos y acuíferos
  • Soluciones biotecnológicas orientadas a la mejora ambiental de procesos industriales de diversos sectores (químico, papel, textil, calzado, ...)
Abengoa
(división de biocombustibles)

Bosques Naturales

 

4. I+D Biotecnológica.

Con respecto a la I+D biotecnológica se puede afirmar que existe un capital humano de gran valor en todo el sistema nacional de I+D, tanto en universidades como en centros públicos y privados de investigación. No obstante, el potencial de este capital humano no se traduce en resultados tecnológicos del sistema productivo, tales como patentes, lo cual se debe a diversas razones entre las que cabe destacar las de índole cultural y de entorno regulatorio.

Asimismo, existen centros de investigación especializados en las diversas áreas de la biotecnología a lo largo de toda la geografía nacional, si bien las Comunidades Autónomas de Madrid y Cataluña representan un alto porcentaje de la I+D biotecnológica.

Por otra parte, más de la mitad de la I+D biotecnológica realizada por las empresas se lleva a cabo internamente.

 

5. Políticas públicas orientadas a la Biotecnología.

El desarrollo de la biotecnología está siendo objeto cada vez más de un mayor interés por parte de las Administraciones Públicas.

A nivel de España, cabe resaltar la resolución aprobada por el Congreso de Diputados en el transcurso del Debate sobre el Estado de la Nación del año 2002 por la que se insta al Gobierno a impulsar la biotecnología a nivel nacional.

Y, a nivel de la Unión Europea, el VI Programa Marco de I+D ha aumentado el presupuesto dedicado a la biotecnología con respecto al programa anterior. En este sentido, de un presupuesto total de 17.500 millones de euros, se destinan 5060 millones de euros a las áreas prioritarias relacionadas directamente con la biotecnología, a lo que habría que sumar la parte correspondiente a otras áreas que pueden incidir en la actividad biotecnológica. Todo ello hace que la biotecnología pueda representar alrededor del 30 % del presupuesto del VI Programa Marco.

Sin embargo, este mayor interés por la materia de la biotecnología no va unido a un aprovechamiento óptimo de las capacidades existentes, debido fundamentalmente a la descoordinación de las diversas iniciativas puestas en marcha así como a la complejidad del funcionamiento de las instituciones europeas, lo que conlleva un alto grado de incertidumbre con respecto al futuro de alguna propuesta concreta. Así, cualquier Directiva o Reglamento necesita de años para aplicarse, como por ejemplo, la Directiva sobre Patentes en Biotecnología.

Ante esta situación se plantea la necesidad de un fuerte liderazgo europeo y nacional apoyado en un marco simple, estable y transparente que reduzca la incertidumbre, y un mayor apoyo a la actividad biotecnológica a través de ayudas, incentivos y promoción de la actividad.

 

6. Financiación privada de la Biotecnología.

Los proyectos biotecnológicos se caracterizan por presentar largos periodos de maduración, por lo que es clave garantizar la sostenibilidad económica de los mismos a largo plazo, que en definitiva es la razón de ser del capital-riesgo.

A nivel mundial, destaca Estados Unidos donde las empresas biotecnológicas han creado valor durante los últimos diez años, situación que contrasta con la de Europa donde en ese mismo periodo se ha destruido valor.

El capital-riesgo en España ha experimentado una evolución positiva durante los últimos años,

pero aún existe una apreciable distancia con respecto a los países líderes en biotecnología.

A nivel de España, destaca la existencia de un personal altamente cualificado en la actividad biotecnológica, que contrasta con la débil cultura empresarial y la ausencia de gestores capacitados para liderar proyectos de investigación.

Por otra parte, a nivel general, las entidades de capital-riesgo españolas encuentran dificultades a la hora de invertir en proyectos biotecnológicos, entre las que cabe resaltar las siguientes:

  • La dificultad para evaluar proyectos científicos altamente complejos
  • La ausencia de un conocimiento profundo del propio mercado potencial debido a su carácter innovador
  • La debilidad de algunos planes de negocio carentes de traducir el potencial científico de un proyecto a un lenguaje económico-financiero

Como una de las acciones clave para el desarrollo del sector se plantea el impulso de Nuevos Mercados a nivel europeo, dado su escaso desarrollo en la actualidad. En España existe un Nuevo Mercado pero con pocas empresas.

 

7. Impacto social de la Biotecnología.

El avance de la investigación biotecnológica es indudable. Pero los descubrimientos fruto de esta investigación se enmarcan en unos terrenos vinculados a la propia esencia del hombre y de la naturaleza que le rodea, hecho que unido a la intrínseca complejidad científica de dichos descubrimientos suscita en ocasiones recelos con respecto a los objetivos y límites de dicha investigación biotecnológica.

En este sentido, se aprecia una opinión pública mayoritariamente positiva hacia las investigaciones que conducen a nuevas terapias médicas o productos para la salud. En cambio, existe, de forma mayoritaria, una opinión pública negativa con respecto a la biotecnología agroalimentaria así como hacia la clonación reproductiva.

Es por ello por lo que se plantea la necesidad de actuar de forma complementaria en las tres direcciones siguientes:

En primer lugar, deben sentarse unas sólidas y claras bases científico-tecnológicas que permitan establecer unos adecuados controles de la actividad biotecnológica.

En segundo lugar, debe llevarse a cabo una comunicación efectiva de las realidades así como de los falsos temores acerca de la investigación e innovación biotecnológica.

Por último, se deben establecer, promover y garantizar unos principios sólidos que sirvan de código ético y marco de actuación a la investigación biotecnológica.

 

8. Conclusión final: Retos del futuro.

Lo visto hasta ahora nos muestra que la biotecnología ha dejado de ser una promesa para convertirse en una realidad, una realidad que avanza a gran velocidad. Ello supone grandes oportunidades potenciales pero también grandes retos de cara al futuro. Para hacer frente a estos retos es imprescindible efectuar un apoyo integral a la investigación e innovación biotecnológica a través de cuatro ejes prioritarios: el establecimiento de unos principios básicos de la investigación biotecnológica, la clarificación de las bases del conocimiento de la biotecnología, la puesta en práctica de una apropiada comunicación de todo lo relativo a la actividad biotecnológica, y finalmente, el impulso económico de la biotecnología en toda su extensión (ayudas públicas, incentivos fiscales, capital-riesgo, formación, ...).

Acometer cuanto antes esta apasionante empresa es una necesidad o más bien un ejercicio de responsabilidad, pues del éxito de la misma depende no sólo el progreso de muchos países y regiones sino probablemente el futuro de muchos seres humanos.