Número 16, abril - mayo 2003
LA INVESTIGACIÓN EN GESTIÓN DE LA INNOVACIÓN>> Editorial.
 
  Avances en la investigación de la Dirección y Gestión de la Innovación      
Jesús Rodríguez Pomeda
Profesor de Organización de Empresas
Universidad Autónoma de Madrid
jesus.pomeda@uam.es
 

El estudio científico de la Dirección y Gestión de la Innovación (DGI) reviste un elevado interés tanto desde una perspectiva práctica como desde otra más académica.

En efecto, ya desde la década de 1970 queda patente la contribución que una eficiente DGI puede efectuar para que la empresa alcance y sostenga la ventaja competitiva. Será tras el Forum Europeo de Dirección celebrado en Davos (Suiza) en 1981 cuando la expresión Management of Technology cobre carta de naturaleza.

En este número de madri+d presentamos varios trabajos redactados por destacados especialistas sobre la situación actual de la investigación en tan destacado campo de conocimiento.

Como podrán comprobar nuestros lectores, mucho se ha avanzado en la integración de los diferentes enfoques que, desde los últimos decenios del pasado siglo, han dominado dichos estudios.

Partiendo de una perspectiva dominada por la planificación se ha llegado a un planteamiento más integrador –dominante hoy en día- en el que se busca la interacción de diversas disciplinas (ingeniería, ciencia, dirección empresarial) para poner en pie determinadas competencias tecnológicas de modo que puedan alcanzarse los objetivos estratégicos de la innovación.

Mucho tiempo ha transcurrido desde que, hacia 1950, se comenzó la integración de la Investigación y Desarrollo en la vida de la empresa al incorporar la llamada Curva S (semejante a la curva que representa el ciclo de vida del producto) a la gestión de la ciencia de la tecnología.

Nuevos desarrollos científico-tecnológicos nos obligan a adoptar una nueva visión de la innovación dentro de la empresa. Fenómenos tan actuales como la denominada revolución Wi-Fi (por wireless fidelity: acceso inalámbrico a Internet a través de accesos libres –hasta ahora- denominados ‘hot spots’ que mediante una señal de radio permiten la conexión a una distancia de hasta cien metros) muestran, con su veloz desarrollo, que el análisis e integración de la ciencia y la tecnología en la empresa, y en la sociedad, debe esforzarse por no quedarse atrás.

Pretendemos que, con artículos tales como los firmados en este número de madri+d por Benavides y Quintana (Universidad de Málaga), Nieto (Universidad de León) y Guerras, Montoro y Mora (Universidad Rey Juan Carlos), el lector puede hacerse cabal idea de hacia adónde apuntan las nuevas tendencias en esta cuestión.

Ofrecemos a continuación, en Aula Abierta, interesantes estudios sobre aspectos actuales de la práctica cotidiana de la Dirección y Gestión de la Innovación. En primer lugar, Sánchez (AIDIT) escribe acerca de las certificaciones de proyectos de I+D, que tienen –entre otras- importantes implicaciones de cara a acceder a las deducciones fiscales vigentes.

A continuación, Troncoso (director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid) examina determinadas derivaciones del uso de las tecnologías de la información, desde la perspectiva de la satisfacción de las necesidades personales.

Por último, Trujillo y Rodríguez (Universidad Autónoma de Madrid) presentan una relevante aplicación de la gestión de actividades intangibles a un sector tan destacado para las economías española y madrileña como es el del automóvil.

En nuestra siguiente sección, Investigación, recogemos la presentación que dos equipos de investigación hacen de otros tantos proyectos, además de una reflexión de naturaleza más especulativa sobre varios de las cuestiones que atenazan el desarrollo pleno de la investigación en la universidad. Esta contribución de Casar (Universidad Politécnica de Madrid) concluye planteando el viejo dilema "Investigación vs. Docencia"; mientras que, por su parte, Navarro, Pastor y Pastor (Centro Politécnico de Ingenieros de Zaragoza) escriben sobre su investigación de las empresas aragonesas con presencia en Internet (y que presenta interesantes consideraciones sobre empresas de otras regiones). En cuanto al artículo de Buesa, Heijs, Baumert y Martínez no podemos sino subrayar el interés de un índice que facilite la medición integrada del complejo conjunto de factores que integran la actividad innovadora en una región.

Completamos nuestra oferta para este número con las secciones habituales de Innovaciones de éxito y Transferencia de Tecnología, La I+D en cifras, La I+D en la Red, Línea Directa con madri+d, Reseñas bibliográficas y Con otro aire.

Esperamos que este número de madri+d provoque un debate sobre tan importante tema como es la Dirección y Gestión de la Innovación, al cual invitamos a contribuir a todos nuestros lectores que, como siempre, tienen abiertas las puertas de esta su publicación.