Número 19, octubre - noviembre 2003
ESTRATEGIAS, CONOCIMIENTOS E INNOVACIÓN>> Tribuna de debate
 
  Gestión del conocimiento y estrategia

En el presente artículo se pretende analizar la importancia de las nuevas técnicas de gestión del conocimiento como recurso estratégico clave para la competitividad de una organización. A continuación se analiza la Gestión del Conocimiento en el proceso estratégico de la organización haciendo especial énfasis en el proceso del conocimiento. Para finalizar se propone la creación de una Red de Ciudades del Conocimiento, proyecto que ya ha comenzado y que está siendo cofinanciado por el FEDER a través de su programa INTERREG IIIA, teniendo como horizonte final los primeros meses del año 2005 para la consecución y entrega de los informes.

     
Bañegil Palacios, Tomás M.
tbanegil@unex.es
Sanguino Galván, Ramón
sanguino@unex.es
Universidad de Extremadura
Grupo de Gestión de Empresas
www.gge.unex.es
 
   
 

[1]

1. Introducción: La gestión del conocimiento y la estrategia.

En la última década se ha escrito mucho acerca de conocimiento organizativo en general y de Gestión del Conocimiento en particular (especialmente en los últimos tres o cuatro años), en un intento de posibilitar la concienciación de la importancia de este asunto para las empresas, ayudándolas en la implantación de proyectos dirigidos al conocimiento.

Para cualquier empresa, conseguir posicionarse y permanecer viva en el mercado globalizado (donde paradigmas como el tiempo, la distancia y el espacio fueron rotos con la realidad de las tecnologías de la información) es un objetivo primordial. Evidentemente, para ello es necesario disponer de una serie de recursos, una buena administración, ser ágil, producir con calidad y, por encima de todo, ser innovadora. La capacidad de tener nuevas ideas es fundamental para las organizaciones del siglo XXI.

Para Mendes (2002), en esta nueva realidad, el factor humano impera en las organizaciones, ya que es el único recurso disponible capaz de tener perspicacia, presuponer o inferir. Por mayores y mejores que sean los sistemas de información y los bancos de datos, por más nuevas que sean las investigaciones en el área de inteligencia artificial, hasta hoy no se han conseguido ordenadores que piensen como seres humanos, capaces de tomar decisiones basadas en la sensibilidad.

Según Stewart (1997) estamos viviendo una revolución que, lejos de ser una moda pasajera, es fruto de fuerzas incontrolables e irreversibles: la globalización, la informatización, la desintermediación económica y la intangibilización.

Según un informe de la consultora Ernst & Young (1998), la Gestión del Conocimiento se basa en la premisa de que el conocimiento es la capacidad para crear lazos más estrechos con los clientes, la capacidad para analizar informaciones corporativas y atribuirles nuevos usos, la capacidad para crear procesos que habiliten a los trabajadores de cualquier local a acceder y utilizar información para conquistar nuevos mercados y, finalmente, la capacidad para desarrollar y distribuir productos y servicios para estos nuevos mercados de forma más rápida y eficiente que los competidores.

Para Garvin (1998), la gestión del conocimiento obtiene y comparte bienes intelectuales, con el objetivo de conseguir resultados óptimos en términos de productividad y capacidad de innovación de las empresas. Es un proceso que engloba generar, recoger, asimilar y aprovechar el conocimiento, con vistas a generar una empresa más inteligente y competitiva.

En lo que respecta a este trabajo, nuestra pretensión es:

  • Estudiar las tendencias y enfoques actuales más importantes relacionados con la Gestión del Conocimiento ("Knowledge Management")
  • Esclarecer los numerosos conceptos asociados a la Gestión del Conocimiento.
  • Revisar los objetivos y etapas del proyecto KOGÓPOLIS "Red Transfronteriza de Ciudades del Conocimiento" que es, en definitiva, una propuesta innovadora de Gestión del Conocimiento en una organización compleja, red de ciudades a través del conocimiento.

2. La perspectiva estratégica de la gestión del conocimiento.

Los conceptos clave que se han derivado de las tres palabras protagonistas de la sociedad del conocimiento (información, conocimiento y aprendizaje) son Capital Intelectual, Gestión del Conocimiento y Aprendizaje Organizativo. Esta propuesta de naturaleza estratégica ha sido concretada por Bueno (2002) en la denominada Triada Conceptual.

Estos tres conceptos, desde el punto de vista estratégico, se diferencian fundamentalmente:

  • El Aprendizaje Organizativo es el enfoque subyacente que da sentido y continuidad al proceso de creación de valor o de intangibles. El Aprendizaje, en suma, es la clave para que las personas y la organización puedan ser más inteligentes, memorizando y transformando información en conocimiento. Podemos asociar a este enfoque los conceptos de "organizaciones inteligentes", "organizaciones que aprenden"(learning organizations).
  • El Capital Intelectual representa la perspectiva estratégica de la "cuenta y razón" o de la medición y comunicación de los activos intangibles creados o poseídos por la organización. Están apareciendo en los últimos años varios modelos que intentan medir y gestionar el capital intangible de la organización (principalmente de las empresas privadas) y las dificultades y problemática que conlleva mensurar y potenciar dichos elementos intangibles.
  • La Dirección del Conocimiento refleja la dimensión creativa y operativa de la forma de generar y difundir el conocimiento entre los miembros de la organización y también con otros agentes relacionados.

La integración de estos tres conceptos emana de un enfoque estratégico de la organización que ha de servirle para mejorar la competitividad.

Figura 1. La Triada Conceptual
Fuente: Bueno (2002)

Por tratarse de un campo de estudio recientemente incorporado a las Ciencias de la Administración, los conceptos asociados y la terminología relacionada todavía se encuentran en fase de desacuerdo por parte de los investigadores y expertos, lo que justifica, no sólo la necesidad de explicar los nuevos conceptos (o viejos con nuevo significado), sino también identificar una pauta de nomenclatura común para la ciencia.

North (2001) argumenta que nos falta una cuarta dimensión organizativa. Para convertirse en una organización basada en el conocimiento, los administradores y gestores tienen que aprenden a manejar las herramientas y los conceptos de las nuevas estrategias asociadas a la Gestión del Conocimiento.

De este modo, se explica claramente como debemos gestionar la información y el conocimiento, afirmando que la escala del conocimiento es la base para una empresa inteligente.

Comienza la escala con un concepto que ni siquiera algunos autores han tenido en cuenta y que es el de "signo": menos que un dato, una mera información sin sintaxis ni significado. Si subimos un peldaño en la escala, llegamos al dato con el único añadido de la sintaxis.

Un paso más importante es el de añadir significado a estos datos para convertirlos en información. Pero el paso definitivo en esta primera parte de la escala es, en nuestra opinión, el proveer de un contexto adecuado, unas determinadas expectativas y experiencias a dicha información y convertirla en conocimiento.

Aunque para llegar a la cumbre de la escala y conseguir una organización inteligente, que aprende y, lo que es más importante, se convierte en competitiva, debemos escalar el resto de peldaños (utilizar los conocimientos, tener voluntad y actuar de forma adecuada y ser únicos, originales y mejores que los demás, es decir, competitivos).

Figura 2. La escala del conocimiento
Fuente: North (2001)

North (2001), basándose en un estudio realizado entre las más importantes empresas alemanas durante el año 1998, concluye que hay cuatro caminos para convertir a una organización en inteligente, basada en el conocimiento, a través de tres fases.

Figura 3. Caminos para convertirse en una organización basada en conocimiento
Fuente: North (2001)

Tissen, Andriessen y Lekanne (2000) dividen la gestión del conocimiento en:

  • Gestión funcional del conocimiento: (figura 4) las compañías, conscientes de la necesidad de distribuir información en la organización, están empleando una serie de técnicas de gestión funcional del conocimiento con la principal preocupación de conectar a las personas con el sistema que se utiliza para la distribución y la transferencia de conocimiento.
Figura 4. Gestión funcional del conocimiento
Fuente: Tissen, Andriessen y Lekanne (2000)
  • Gestión estratégica del conocimiento: (figura 5)establece un equilibrio al vincular la creación del conocimiento de una compañía con su estrategia empresarial, prestando atención al impacto de la informática y a la necesidad de diseñar la estructura de la organización en consonancia con dicha estrategia.

3. El modelo dinámico de creación de conocimiento.

En este momento es importante conocer el mecanismo del conocimiento dentro de las organizaciones, es decir, como el conocimiento se desarrolla, los procedimientos para su archivo, registro y, finalmente, como se propaga y solidifica en las organizaciones.

Al igual que en el mercado de bienes tangibles, existen fuerzas que mueven el conocimiento organizativo. La visión completa de esas fuerzas, la manera en la que afectan al mercado y el reconocimiento de la existencia de los referidos mercados fortalecen las iniciativas ligadas al conocimiento. La fuerzas son básicamente las existentes en el mercado de bienes y servicios y, como en éste, los mercados del conocimiento poseen compradores, vendedores, corredores y empresarios como también formas de pago.

Figura 5. Gestión estratégica del conocimiento
Fuente: Tissen, Andriessen y Lekanne (2000)

De acuerdo con el modelo dinámico de creación de conocimiento (fundamentado en la espiral de creación de conocimiento), defendido por Nonaka y Takeuchi (1997); para la creación de conocimiento organizacional es necesario, en primer lugar, el conocimiento tácito de los miembros de la organización, pues constituye la base de ésta. En segundo lugar, la organización precisa movilizar y ampliar el conocimiento tácito acumulado por cada individuo, creando el conocimiento organizativo.

Para que sucedan los procesos de movilización y ampliación de conocimiento, estos autores defienden que debe existir una interacción social entre el conocimiento tácito y el explicito, similar al que acontece con el conocimiento humano. A esta integración es lo que denominan "conversión de conocimiento".

La conversión de conocimiento ocurre de cuatro formas:

  • Socialización: de conocimiento tácito a conocimiento tácito.
  • Externalización: de conocimiento tácito a conocimiento explícito.
  • Combinación: de conocimiento explícito a conocimiento explícito.
  • Internalización: de conocimiento explícito a conocimiento tácito.

Para comenzar un nueva espiral de creación de conocimiento es necesario que el conocimiento tácito acumulado sea socializado con otros individuos de la organización haciendo viable entonces la creación de conocimiento organizacional. Los contenidos de conocimiento generados en las cuatro formas de conversióninteractúan entre sí enuna espiral de creación de conocimiento organizacional, generando una nueva espiral y así sucesivamente.

Toda organización es responsable de su proceso de creación de conocimiento, siendo la facilitadora de las condiciones que permitan un ambiente favorable para actividades en grupo y para la creación y acumulación de conocimiento a nivel individual.

Figura 6. Espiral de creación de conocimiento organizacional
Fuente: Nonaka y Takeuchi (1997)

4. Conclusiones: La gestión del conocimiento aplicada a las ciudades.

En la sociedad actual, la Gestión del Conocimiento se ha convertido en un elemento competitivo determinante para los agentes económicos: empresas, administraciones, regiones y ciudades. En este sentido, según Peter Drucker "el conocimiento se ha convertido en el recurso económico clave y en la principal, sino la única, fuente de ventaja competitiva".

Un número cada vez mayor de regiones de las sociedades y economías pertenecientes a la OCDE está haciendo girar sus estrategias de desarrollo alrededor del aprendizaje, la investigación y la innovación, mediante un enfoque conjunto de las administraciones, el sector privado y la sociedad en general. El creciente interés en las ciudades y regiones que aprenden refleja los cambios fundamentales que están teniendo lugar. Las ventajas comparativas dependen cada vez más de los recursos humanos, la creación de conocimiento y las innovaciones continuas e incrementales que del acceso al capital físico y a las materias primas.

En este entorno, cada vez más competitivo y globalizado, los beneficios de la cooperación entre ciudades, del aprendizaje y de la ayuda mutua, son latentes y lo serán aún más en el futuro, cuando estas prácticas sean habituales entre las ciudades más importantes del mundo.

De acuerdo con Boisier (2001), el conocimiento y su tasa de incremento son las claves del siglo XXI, no sólo del futuro del crecimiento económico sino también del lugar que países, regiones y ciudades ocuparán en el ordenamiento futuro de los territorios.

Las ciudades trabajan juntas para definir sus problemas e intentar llegar a soluciones adecuadas sobre las bases de la experiencia compartida entre grupos iguales. Estas prácticas son reconocidas cada vez más como recursos muy importantes para el avance colectivo del conocimiento.

En este sentido, nuestra propuesta consiste en crear una "Red de Ciudades del Conocimiento". Estamos convencidos que adoptar el enfoque red es la visión más adecuada para el desarrollo de las ciudades, más que una cooperación de ciudad-ciudad, o entre ciudades (Bañegil y Sanguino, 2003).

Silicon Valey y la Route 128 (Estados Unidos) se han convertido en uno de los ejemplos más claros de regiones inteligentes caracterizadas por una mano de obra altamente cualificada, establecimientos de investigación y enseñanza con un alto nivel de conocimiento, agrupaciones de empresas de alta tecnología y por una diversidad de organismos institucionales que benefician a toda la región. En Europa, las regiones inteligentes estarían instaladas (hasta el momento) en Baden-Wurtermberg (Alemania) y Emilia-Romagna (Italia). El ejemplo paradigmático en el caso español lo tenemos en el Cluster del Conocimiento del País Vasco, que constituye fundamentalmente una experiencia de cooperación interorganizativa en el mundo de la gestión.

En España, en los últimos años, se están comenzando a estudiar la implantación de los Sistemas de Gestión del Conocimiento en grandes empresas, PYMES, centros de investigación (Proyecto SICAP – Comunidad de Madrid; liderado por el Centro de Investigación sobre la Sociedad del Conocimiento)

Nuestra propuesta tiene varios elementos innovadores, entre los que podemos destacar:

1.- La formulación en red. El desarrollo de las políticas socioeconómicas para mejorar el medioambiente urbano adopta muchas formas diferenciadas. Las ciudades trabajan juntas para definir sus problemas e intentar llegar a soluciones adecuadas sobre las bases de la experiencia compartida entre grupos iguales.

2.- El tamaño de las ciudades. Nuestra propuesta estará formada por ciudades de pequeño y medio tamaño. Los grupos de ciudades asociadas que hemos revisado rara vez contienen ciudades de este tamaño, habitualmente se centran en grandes ciudades o en capitales de provincia como grandes polos de atracción. En ese sentido, en el Proyecto Cities (www.proyectocities.org) colaboran aproximadamente 20 ciudades grandes y medianas de los cinco continentes. El proyecto EUROCITIES (www.eurocities.org) quiere fomentar un espíritu de trabajo en red entre las ciudades más grandes de Europa: aunque existen realidades con diferencias culturales, socio-económicas y políticas, comparten comúnmente desafíos y soluciones.

La investigación del proyecto KOGNÓPOLIS ("Red Transfronteriza de Ciudades del Conocimiento") es liderada por el equipo investigador del Grupo de Gestión de Empresas de la Universidad de Extremadura, aspirando a cumplir los siguientes objetivos generales:

  • Sensibilización de los agentes para generar ventajas mutuas relacionadas con la consolidación gradual del espacio integrado y asentado en redes que faciliten la proyección exterior conjunta.
  • Estimular intercambios de información y conocimientos entre organismo públicos, administraciones locales, centros de investigación, empresas, que contribuirán a incrementar los factores de competitividad de las ciudades y, fundamentalmente, a reducir su condición de periféricas.
  • Estimular la cooperación entre los diferentes agentes considerados ampliándola a campos como la innovación tecnológica, la difusión de las nuevas tecnologías, la gestión del conocimiento, etc.
  • Consolidar e institucionalizar (a través de la red KOGNÓPOLIS) mecanismos de cooperación transfronteriza.
  • Fortalecer las economías locales ampliando y cualificando fundamentalmente a los recursos humanos que deben prestar servicios cada vez más especializados.

Al mismo tiempo, el proyecto considera los siguientes objetivos específicos:

  • Realizar un estudio de la situación de la Gestión del Conocimiento en las ciudades que formen la Red.
  • Identificar las ventajas competitivas de las ciudades, los factores de éxito, y compartir estos conocimientos con cada uno de los elementos de la Red.
  • Subrayar la importancia del conocimiento en el progreso de las ciudades.
  • Resaltar la importancia de establecer mecanismos de transferencia y utilización de los conocimientos.
  • Creación de intra-extranets para mejorar la comunicación entre los miembros de la red, bases de datos relacionales, etc.
  • Establecer redes de cooperación intermunicipal e intraempresarial, en campos de gestión del conocimiento principalmente, pero también en otros como integración social, desarrollo empresarial y ordenación del territorio.
  • Dinamizar la cooperación entre las entidades de la administración pública regional de ambos lados de la frontera y entre éstas y los agentes económicos, sociales y culturales.

En cuanto a la duración prevista inicialmente para el desarrollo del proyecto es de 2 años. Las fases por las que transcurrirá serán las siguientes:

Fase 1:Selección de las organizaciones y entidades empresariales integrantes de la Red Transfronteriza de Ciudades del Conocimiento. Sensibilización de los antes implicados.

Fase 2:Creación de Intranet para la gestión del proyecto y página web de difusión. Creación y registro de la marca.

Fase 3:Estudio de la situación con respecto a la Gestión del Conocimiento de cada ciudad.

Fase 4:Estudio de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) de las ciudades integrantes de la RED KOGNOPOLIS.

Fase 5:Búsqueda e implantación efectiva de la herramienta más adecuada. Incorporación de contenidos

Fase 6:Formación de usuarios en gestión del conocimiento. Jornadas para implantación y mejora de sistemas de cooperación

Fase 7:Seguimiento de los avances, resolución de problemas, comprobación del funcionamiento. Recopilación y difusión de resultados

5. Bibliografía.

Bañegil, T. y Sanguino, R. (2002): "KOGNÓPOLIS: Red Transfronteriza de Ciudades del Conocimiento". Proyecto financiado por el programa INTERREGIII.

Bañegil, T. y Sanguino, R. (2003): "Estrategia y Gestión del Conocimiento". Ponencia presentada en el XII Congreso de AECA. Cádiz.

Boisier, S. (2001): "Sociedad del Conocimiento, Conocimiento Social y Gestión Territorial". Documento de Trabajo. Preparación de un informe para la OCDE.

Brooking, A. (1997): "El Capital Intelectual". Paidós, Barcelona.

Bueno, E. (2002): "Enfoques principales y tendencias en Dirección del Conocimiento" (Knowledge Management). Capítulo del libro "Gestión del Conocimiento: desarrollos teóricos y aplicaciones". Ediciones la Coria, Cáceres.

Bueno, E.; Rodríguez, P. y Salmador, M. P. (1999): "Gestión del Conocimiento y Capital Intelectual: análisis de experiencias en la empresa española". Actas X Congreso AECA. Zaragoza.

Centro de Investigaciones sobre la Sociedad del Conocimiento –CIC- (2001): "Identificación y Medición del Capital Tecnológico de la Empresa". Documentos Intellectus nº 1.

Centro de Investigaciones sobre la Sociedad del Conocimiento –CIC- (2002): "Identificación y Medición del Capital Relacional". Documentos Intellectus nº 2.

Mendes, M. (2002): "O alinhamento estratégico e o ambiente para Gestao do Conhecimento: um estudo nos orgaos do poder executivo do Estado da Bahía". Trabajo Fin de Master en Administración de Empresas y Comercio Internacional. Salvador de Bahía.

Nonaka (1991): "The knowledge-creating company". Harvard Business Review, pp. 96-104.

Nonaka, I. y Takeuchi, H. (1997): "The knowledge-creating company". Oxford University Press, Nueva York

North, K. (2001): "Organización basada en Conocimiento (La Cuarta Dimensión". Documentación facilitada en el Taller "Estado del Capital Intelectual" del Foro del Conocimiento Intellectus. Madrid.

Stewart, T.A. (1997): "Intellectual capital. The new wealth of organizations". Nicolas Brealey Publishing. London.

Sveiby, K. (1998): "The new organizatonial wealth: managing and measuring intangible assets". Berret-Koelher Publishers, San Francisco.

Tissen, R.; Andriessen, D. y Lekanne Deprez, F. (2000): "El Valor del Conocimiento para aumentar el rendimiento en las empresas". Prentice Hall. Madrid.


Notas :

[1] El trabajo que se presenta forma parte de una investigación más amplia que cuenta con el soporte financiero de la Unión Europea, a través de los fondos FEDER (Programa INTERREG IIIA) proyecto SP4.E43.