Número 20, diciembre 2003 - enero 2004
ESTRATEGIAS, CONOCIMIENTOS E INNOVACIÓN II>> Aula abierta
 
  Sexto Programa Marco de I+D: Las Iniciativas CIVITAS II y CONCERTO

El Libro Verde “Hacia una Estrategia Europea de seguridad del abastecimiento energético” y el Libro Blanco “La Política Europea de Transportes de cara al 2010: La hora de la verdad” son los pilares sobre los que se sustentan las políticas comunitarias de Transporte y Energía. A este respecto, el artículo presenta y desarrollo las iniciativas Civitas II y Concerto. La primera, orientada la transporte urbano limpio y, la segunda, a las energías renovables.

     
Raquel Andino
Delegada de la Red Madri+d
Oficina de la Comunidad de Madrid en Bruselas
madrimasd@comadrid.skynet.be
 

El Libro Verde "Hacia una Estrategia Europea de seguridad del abastecimiento energético" de 29 de noviembre de 2000 (COM (2000) 769 final) y el Libro Blanco "La Política Europea de Transportes de cara al 2010: La hora de la verdad" de 12 de septiembre de 2001 (COM, 2001) son los pilares sobre los que se sustentan las políticas comunitarias de Transporte y Energía.

Por lo que se refiere al Libro Verde sobre energía, cabe señalar que éste identifica, en primer lugar, los desafíos y dificultades con los que se enfrenta el sector de la energía en Europa, entre los que destacan la apertura de los mercados, la debilidad estructural del sector, los compromisos alcanzados en Kyoto y la dependencia del exterior por lo que respecta al abastecimiento, dependencia que, por otra parte, va en aumento.

Frente a esos retos, se plantea una serie de medidas y estrategias tales como la gestión de la demanda, el ahorro de energía en edificios, el apoyo a la cogeneración (CHP: cogeneración de calor y electricidad), el fomento de los edificios ecológicos, así como de fuentes de energía renovables o la optimización del uso de la energía en el transporte (y, más concretamente, el uso de combustibles alternativos).

Las prioridades de investigación, por lo que a energía se refiere, se encuentran en la subprioridad 6.1 del Sexto Programa Marco (2002-2006), dedicada a los sistemas de energía sostenibles.

En lo que atañe al sector del transporte, la Comisión Europea considera que los principales retos a los que se enfrenta la Comunidad son: el aumento de la demanda; la congestión y el desequilibrio entre los distintos medios de transporte y la integración de la sostenibilidad en este sector. Así pues, los objetivos a alcanzar se dirigen, fundamentalmente, a romper el vínculo existente entre el crecimiento del transporte y el crecimiento económico. Para ello, es necesario reequilibrar los medios de transporte; eliminar los cuellos de botella en las redes transeuropeas y gestionar la globalización de este sector.

Las prioridades de investigación en esta área hacen hincapié en el transporte urbano limpio, el reequilibrio e integración de los distintos medios (a este respecto, es necesario, según la Comisión Europea, impulsar el transporte por ferrocarril, así como el transporte intermodal), el aumento de la seguridad y la disminución, de forma significativa, de la congestión del tráfico. Todo ello, se encuentra integrado en la subprioridad 6.2 del Sexto Programa Marco (transporte de superficie sostenibles) y relacionado con la prioridad 8 (investigación orientada a las políticas).

La iniciativa Civitas

Esta Iniciativa supone un enfoque integrado al transporte urbano limpio, apoyado por el Sexto Programa Marco. Civitas busca un cambio radical: medidas políticas y tecnológicas a través de proyectos de demostración integrados en los campos de la energía y el transporte.

La Iniciativa Civitas, además, está dirigida a las ciudades, las cuales supondrán el eje central del consorcio establecido. Es necesario además un alto compromiso político, dadas las exigencias para poder participar, ya que el objetivo es crear un número reducido de laboratorios en los que experimentar esta combinación de medidas avanzadas (19 ciudades participaron en Civitas I, y para la actual convocatoria Civitas II se esperan otras 15 ciudades).

Los proyectos Civitas se basan en un enfoque comprensivo a través de proyectos de demostración a gran escala puestos en marcha por una ciudad líder y otra ciudad que secunda la acción. Civitas presta apoyo a proyectos nuevos y también a proyectos que ya estén funcionando en esta línea de acción.

En la actualidad hay 19 participantes en Civitas I (5 de países candidatos), caracterizados por ser grandes ciudades. Civitas II tiene como objetivo ciudades medianas y quiere potenciar la participación como líderes de proyectos de ciudades de países candidatos

Convocatoria Civitas

Esta iniciativa combina las medidas en materia de política de transporte urbano con el uso de vehículos eficientes que utilizan combustibles alternativos. Está basada en las prioridades temáticas contenidas en la Prioridad 6 del Sexto Programa Macro y, más concretamente, en el apartado dedicado a sistemas de energía sostenibles y transporte de superficie sostenible.

Un proyecto Civitas debe ser muy ambicioso desde el punto de vista del tipo, tamaño y calidad de las medidas. Además, el consorcio local (agrupación de todos los actores interesados a nivel de cada ciudad) debe ser coordinado por la Administración local con competencias en transporte. Hay que tener en cuenta, además, que el número de consorcios locales por proyecto debe ser manejable y que no impida la buena ejecución, por lo que se aconseja que los proyectos se realicen, tal y como se ha mencionado anteriormente, por pares de ciudades (una líder y la otra que secunde). Los proyectos deben estar centrados en la ciudad y contar con un partenariado relevante y resulta esencial un alto grado de compromiso político a nivel de la ciudad.

Las medidas Civitas son ocho. La ciudad líder deberá cumplir siete de estas ocho medidas, mientras la ciudad que secunda debe cumplir con una ó dos. Las medidas Civitas son las siguientes:

  • Flotas de vehículos limpios para el transporte con un alto grado de eficiencia energética y que utilicen combustibles alternativos (biocombustible, gas natural, vehículos híbridos), así como infraestructuras innovadoras de combustible. Ésta es una medida obligatoria.
  • Esquemas para el control del acceso, acceso limitado a vehículos limpios, fomento de las bicicletas y peatones y gestión del aparcamiento.
  • Estrategias integradas de precios, incluyendo las cargas a la congestión y los esquemas de precios a áreas específicas.
  • Estimulación del transporte colectivo y los aspectos de la calidad, seguridad, accesibilidad.
  • Nuevas formas de utilización/titularidad de vehículos, estilos de vida menos dependientes del coche (car-sharing, etc.).
  • Nuevos conceptos para la distribución de mercancías, incluyendo servicios logísticos de porte y flotas de vehículos limpios.
  • Medidas "suaves" innovadoras para gestionar la demanda de movilidad, incluyendo ciclismo, peatones y aspectos de seguridad vial.
  • Integración de sistemas de gestión del transporte, sistemas de información y servicios de pasajeros.

En Civitas II, las medidas propuestas son similares a la etapa anterior, si bien se hace mayor énfasis en la eficiencia energética y en los vehículos limpios; se otorga especial atención a la accesibilidad y seguridad de los sistemas de transporte públicos; apoyo a las ciudades de países de la adhesión para que sean líderes de proyectos; objetivo: ciudades medianas (menos de 500.000 habitantes); envergadura suficiente de los proyectos para que produzcan un impacto mesurable; participación de las nuevas ciudades Civitas en el Foro Civitas de forma inmediata.

En la preparación de la propuesta debe tenerse en cuenta que se aplican las reglas del Sexto Programa Marco, incluyendo los nuevos instrumentos y procedimientos de gestión financiera. La convocatoria de propuestas publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea el pasado 17 de junio y con fecha de cierre 17 de diciembre de 2003, cuenta con un presupuesto global que asciende a 50 millones de euros. La evaluación de propuestas se producirá a principios de 2004 de modo que los contratos puedan firmarse antes de final de año.

Las propuestas deben utilizar tecnologías desarrolladas y ya validadas, y deben tener objetivos ambiciosos en todas las categorías. Hay que tener en cuenta también las actividades que se desarrollan en la ciudad y qué posibilidades de actuación hay en el futuro de modo realista, y leer atentamente las notas de guía para la preparación de propuestas, además de incluir un buen programa de evaluación.

Además de las medidas Civitas descritas, están previstas las siguientes medidas de acompañamiento:

Meteor II: el proyecto Meteor tiene como objetivo la evaluación y comparación entre los resultados de los diferentes proyectos Civitas. Se trata de una Acción específica de apoyo, con una duración de 4 años, financiada al 100% por la Comisión Europea. La empresa responsable de esta evaluación deberá llevar a cabo acciones de diseminación a nivel europeo, seguimiento y asesoramiento a la Comisión (elaboración de guías, etc.), evaluación de conjunto y recomendaciones.

Foro Civitas: Plataforma de intercambio de ideas y experiencias entre las ciudades participantes en Civitas y otras ciudades que hayan firmado la declaración de compromiso, necesario para adherirse al Foro. El objetivo es poder desarrollar y expandir la "filosofía Civitas" y cooperar con otros programas similares fuera de la UE.

La iniciativa Concerto

Concerto representa una integración a gran escala de energía renovable con una gestión de la demanda, así como un compromiso a largo plazo con el desarrollo sostenible. Un proyecto Concerto tendrá una duración de unos 5 años, no obstante, los resultados deberán poder ser explotados en el mercado más allá de dicho periodo.

Serán las comunidades locales las que más se beneficien de las acciones Concerto, principalmente, reduciendo el consumo de energía (y, por consiguiente, los costes); creando puestos de trabajo a nivel local; incrementando el control local del suministro de energía; mejorando la calidad de vida y apoyando el desarrollo sostenible.

La primera convocatoria de propuestas en el marco de Concerto contó con un presupuesto de, aproximadamente, 75 millones de euros, lo que va a suponer que la Comisión Europea firme entre 8 y 10 contratos con los coordinadores de proyectos que cuentan con una media de 3 comunidades.

El pasado 17 de junio, la Comisión Europea publicó su segunda convocatoria de propuestas en el marco de la subprioridad 6.1 ("sistemas de energía sostenibles"). No obstante, se espera que Concerto tenga continuidad a lo largo del transcurso del Sexto programa Marco. Así, durante la revisión media del Sexto Programa Marco, se discutirá el lanzamiento de Concerto II que podría lanzarse 24 meses después del lanzamiento de Concerto I.

Un proyecto presentado en el marco de Concerto deberá contar, necesariamente, con:

  • La demostración de un enfoque innovador en cuanto a la integración y la gestión inteligente de fuentes de energía renovables y las tecnologías para un uso racional de la energía.
  • Acciones dirigidas a compartir políticas, planes y mejores prácticas a nivel local entre comunidades.
  • Investigación, incluyendo la monitorización y análisis de flujos de energía, investigación socioeconómica, desarrollo de indicadores de la actuación de la comunidad.
  • La difusión de los resultados entre otras comunidades locales.
  • Un informe de progreso.

Un proyecto deberá estar formado por tres comunidades contratantes por proyecto. Deberá, además, contar con la participación de proveedores de energía y usuarios finales y deberá prever la difusión de los resultados, así como acciones de formación.

Cabe señalar que el 20% del presupuesto, como máximo, irá destinado a actividades de investigación (tecnología y/o investigación socioeconómica)

El proyecto perfecto contará con 3 comunidades contratantes de 3 países diferentes así como con comunidades observadoras que contarán con una financiación mucho menor, si son demasiadas la financiación queda demasiado diluida.

Por lo que a la composición del consorcio se refiere, éste deberá contar con autoridades locales, regionales y municipales; agencias de energía; compañías de servicios energéticos; proveedores de tecnología; usuarios, empresas, grupos de ciudadanos; investigadores (institutos, universidades).

Qué es una comunidad contratante

Es la que cofinanciará importantes acciones de demostración. La medida ideal sería la de una comunidad que abarcara a unos 100.000 habitantes en un área en la que un proyecto de demostración con un presupuesto de unos 10 millones de euros tengan un impacto visible y demostrable.

Contará con unas fronteras definidas que se tendrán en cuenta a la hora de medir todos los flujos energéticos (antes, durante y después del proyecto).

Es importante destacar que no se admitirán comunidades virtuales.

Qué es una comunidad de observadores

Será aquella que aún contando con un fuerte compromiso con la iniciativa Concerto no esté preparada para cofinanciar acciones de demostración por lo que los costes en el proyecto Concerto serán bajos. Deberá estar comprometida con el trabajo de otros y con la difusión de buenas prácticas.

Esta comunidad puede que cuente con distintos problemas y planes a nivel local en comparación con las comunidades contratantes.

Debería contar con un papel claro en el programa de trabajo del proyecto (participación en labores específicas (especialmente en funciones de difusión)).

Participación de las PYMEs en Concerto

La Comisión Europea anima a las pequeñas y medianas empresas a participar en el Sexto Programa Marco. Este tipo de empresas cuentan con un claro papel potencial en Concerto como parques industriales y negocios, pero también como usuarios finales.

Las Pymes pueden ofrecer productos o servicios relacionados con fuentes de energía sostenibles y un uso racional de la energía a las comunidades Concerto. Además, las Pymes con base en una comunidad local pueden formar una red con otras comunidades Concerto.

Participación de los Países de la adhesión en Concerto

Los países de la adhesión son aquellos que se convertirán en miembros de pleno derecho de la Unión Europea en mayo de 2004. Estos países cuentan con un gran potencial por lo que a ahorro energético se refiere. No obstante, la Comisión Europea considera que su papel en Concerto será, en un primer momento, como comunidades observadoras.

Las Propuestas

Una propuesta deberá, necesariamente, incluir una descripción de los objetivos y de las comunidades; una relación de los impactos y resultados mesurables del proyecto propuesto; una descripción de las inversiones económicamente aceptables; qué acciones se va a llevar a cabo en relación con fuentes de energía renovables y cuáles van a ir dirigidas a un uso racional de la energía en edificios, industria, cogeneración y redes; y, por último, la propuesta deberá suponer una integración innovadora de nuevas tecnologías.

La Comisión Europea ha recibido un gran número de consultas en cuanto a qué porcentaje de una propuesta debe referirse a fuentes de energía renovables y qué porcentaje a uso racional de la energía. En este sentido, la Comisión Europea ha manifestado que no hay porcentajes preestablecidos sino que las propuestas deben ser creíbles, financieramente realizables y económicamente atractivas para que puedan ser reproducidas en el futuro.

Las opciones tecnológicas dependerán de las condiciones locales, de los recursos disponibles y de los intereses existentes.

Como se ha dicho anteriormente, la difusión de los resultados es, en Concerto, un elemento fundamental, por ello una propuesta deberá reflejar la plena implicación en el proyecto de las comunidades observadoras, especialmente en lo que se refiere a la transferencia de mejores prácticas; las acciones orientadas a alcanzar un cambio en el comportamiento energético de los suministradores y de los usuarios; formación para los responsables administrativos de las tomas de decisiones; establecimiento de redes; acciones dirigidas a la movilización de recursos financieros; así como la previsión de organización de seminarios, la creación de sitios web y la publicación de folletos informativos, etc

Costes elegibles

Los costes elegibles estarán limitados a las partes innovadoras del proyecto. Por parte innovadora puede entenderse bien innovación tecnológica, bien una forma innovadora de integración. La tecnología comercialmente disponible no suele ser elegible.

La financiación de la gestión puede alcanzar el 100% siempre y cuando no supere el 7% del total de la financiación comunitaria. En cuanto al resto de costes subvencionables, cabe destacar que el porcentaje ascenderá, como máximo, al 35% de los costes de demostración, al 50% de los costes de investigación y al 100% de los costes de formación.

Por lo que respecta a la utilización de los resultados, una vez finalizado el proyecto, cabe destacar que la inversión para dicha utilización así como la propiedad intelectual pertenecen al consorcio. Esto debería quedar claramente reflejado en el acuerdo de consorcio que es obligatorio.

Criterios de evaluación

A la hora de redactar una propuesta, el candidato deberá tener muy en cuenta los criterios de evaluación que la Comisión Europea aplicará con posterioridad. A este respecto, cabe señalar que se tendrán en cuenta la relevancia; el impacto potencial de las acciones previstas en el proyecto; la excelencia científica y tecnológica; la calidad del consorcio y de la gestión del mismo; y, por último la movilización de recursos.