Número 33, diciembre 2005
INVESTIGACIÓN Y UNIVERSIDAD>> Investigación.>>Tésis doctorales
 
  El Cuadro de Mando en la Gestión Estratégica de la Tecnología en la empresa      

Doctorando: Javier Tafur
Director: Antonio Hidalgo
Título: "Diseño de un modelo de Cuadro de Mando para la Gestión Estratégica de la Tecnología en la empresa. Aplicación del modelo a la Cadena de Valor".
Universidad: Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales. Universidad Politécnica de Madrid.
 

En toda empresa existen tres pilares fundamentales para el desempeño de su misión, esto es, la Organización, la Administración y la Tecnología empleada en dichos procesos. Es precisamente la evolución de la Tecnología uno de los parámetros que más oportunidades y amenazas puede ofrecer a la empresa. Existen numerosos ejemplos en el mercado de empresas que han sabido aprovechar las oportunidades surgidas de esa evolución tecnológica. Por el contrario, también existen ejemplos desafortunados de empresas que han tenido graves problemas, cambios en su misión e incluso fracasos absolutos, por no haber sabido hacer frente a esos cambios tecnológicos.

La empresa debe formular una Estrategia Tecnológica integrada en la Estrategia Global. Al considerar la Estrategia Global y la Estrategia Tecnológica se deben contemplar los siguientes elementos: la orientación tecnológica, la utilización de nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevos productos o servicios que la incorporen. En este contexto se puede definir la Gestión de la Tecnología como el proceso de manejar todas aquellas actividades que capaciten a la empresa para hacer el uso más eficiente de la Tecnología generada internamente y de la adquirida a terceros fuera del seno de la propia organización, así como de la incorporada a nuevos procesos y productos o servicios, siendo así innovación de proceso o innovación de producto.

Dentro del capítulo de la Tecnología, las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) han supuesto una transformación fundamental en múltiples ámbitos de lo económico y de lo social. Por una parte, constituyen un sector propio que adquiere cada vez una mayor presencia e importancia. Por otra, presentan un inmenso potencial para influir positivamente en el resto de sectores productivos en términos de mejoras de la productividad total e influencia en la Velocidad de Innovación. El crecimiento económico basado en las TIC puede tener un origen múltiple, pero los dos elementos más importantes están asociados, en primer lugar, a la producción de las TIC y, en segundo lugar, a un uso eficiente de dichas tecnologías.

Se presentan y analizan las distintas tecnologías que hoy en día se muestran presentes en la Cadena de Valor en los diferentes mercados. Se persigue una ilustración del “Estado del Arte” en materia de las diferentes Tecnologías de Información y Comunicaciones con el fin de comprender como se han desarrollado no sólo las estructuras de soporte a los distintos procesos de negocio, sino también como han llegado a configurar nuevos eslabones en la propia Cadena de Valor de la empresa. Los conceptos tradicionales de la Cadena de Valor se ven hoy en día decisivamente influidos por las TIC que, en numerosas ocasiones, han llegado a definir un nuevo modelo de Cadena de Valor Tecnológica.

Un gestión individualizada de dichas tecnologías en la Cadena de Valor no provoca sino una merma en las capacidades competitivas. Las soluciones particulares que no se integran en la visión global del negocio, incluso en el plano tecnológico, pueden suponer una restricción insalvable a la competitividad. En el análisis de la Cadena de Valor de la empresa que se requiere hacer para comprobar cómo la Tecnología puede transformar de una forma más eficiente y eficaz el normal desempeño de la misma, hay que examinar si se pueden realizar nuevas actividades gracias a la incorporación de la Tecnología, o llevar a cabo las mismas actividades pero de una forma mejor y más eficiente.

Para la Gestión de la Tecnología en la empresa existen a día de hoy diversas herramientas particulares que actúan sobre funciones diversas. Es pues el tema de la presente Tesis el establecimiento de un Modelo Integral de Gestión Tecnológica centrado en las TIC, como es el Cuadro de Mando Tecnológico, que garantiza la coherencia y compatibilidad de la Estrategia Tecnológica con la Gestión Estratégica Global de la empresa.Sobre esta base del modelo de Cuadro de Mando Integral, se presentan las diferentes perspectivas que lo caracterizan y hacen único, los diferentes enfoques que presenta y los beneficios que la metodología ha aportado a los mercados y sus factores críticos de éxito. Una vez que se ha estudiado con detenimiento el enfoque metodológico del Cuadro de Mando Integral, se ha procedido con el desarrollo del modelo de Cuadro de Mando Tecnológico.

Por medio del Cuadro de Mando Tecnológico, la implantación de la estrategiatecnológica se puede llevar a la práctica de forma consistente, pues se facilita de forma operativa y sistemática la consecución de las metas estratégicas previamente definidas conceptualmente. A partir de la formulación de la misión, visión y estrategia, comienza un proceso iterativo que viene seguido de la comunicación de dicha formulación estratégica, no sólo en cuanto a difusión sino también en la fijación de valores e indicadores. Posteriormente se procede a la planificación mediante el desarrollo y acuerdo de los hitos y la asignación de los recursos. Por último, se requiere una fase de aprendizaje donde asimilar la visión general, retroalimentar el proceso y posibilitar el aprendizaje de la estrategia.

La línea de actuación del Cuadro de Mando Tecnológico convierte los objetivos estratégicos en una solución tecnológica de fácil implantación práctica por medios de dos fases consecutivas. El primer paso del modelo, la fase de diseño, de carácter principalmente teórico y conceptual conforme a la metodología propuesta, pero con la necesidad de adaptación a la situación empresarial concreta que presente la Cadena de Valor Tecnológica aplicada. El segundo paso, la fase de implantación, es la aplicación práctica en la organización específica del modelo previamente diseñado.

Tanto la empresa en su conjunto, como las TIC en particular, se benefician de la introducción del Cuadro de Mando por medio de la alineación de la Estrategia Tecnológica con la Estrategia de la Empresa, la operatividad que permite la implantación de la Estrategia TIC basada en los objetivos, la transparencia, el desplazamiento del valor, el desplazamiento de la discusión sobre el valor de las TIC, de los costes y presupuestos hacia aspectos cualitativos y estratégicos, como los nuevos procesos e innovaciones. La implantación de la Estrategia TIC exige la definición de objetivos, indicadores y medidas tecnológicas, lo cual permite su utilización como instrumento para medir actividades tecnológicas salvando así la dificultad a la hora de establecer los indicadores tradicionales para llevar a cabo la medición de dichas actividades.