Número 34, enero-febrero 2006
NANOCIENCIA Y NANOTECNOLOGÍA I>> Tribuna de debate
 
  Nanotecnología en España

Las nanociencias y las nanotecnologías son nuevas áreas de investigación y desarrollo (I+D) cuyo objetivo es el control del comportamiento y la estructura fundamental de la materia a nivel atómico y molecular. Estas disciplinas abren las puertas a la compresión de nuevos fenómenos y al descubrimiento de nuevas propiedades susceptibles de ser utilizables a escala macroscópica y microscópica. Las aplicaciones de las nanotecnologías son cada vez más visibles y su impacto se dejará sentir pronto en la vida cotidiana. Este artículo sintetiza las principales conclusiones alcanzadas en el estudio “Nanotecnología en España”. Un informe que describe, analiza y estudia la situación actual de la nanotecnología en España.

     
D. Joaquín Alonso Andaluz

Fundación para el Conocimiento madri+d

Dª Jaime Sánchez Páramo

Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial

 

1. Objetivo del Artículo

El presente artículo extracta los aspectos más relevantes del estudio de vigilancia tecnológica “Nanotecnología en España”, realizado con la colaboración del Círculo de Innovación en Microsistemas y Nanotecnología (gestionado por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid) y que esta co-financiado por dicha Dirección General y el Proyecto Europeo Nanomat (VI PM – SSA-508695).

En dicho estudio, de más de 6000 páginas, se describe, analiza y estudia la situación actual de la nanotecnología en España, desde las líneas de investigación en nuestro país, hasta las tecnologías que comienzan a desarrollarse a nivel industrial, pasando por conocer los centros, las empresas, las instituciones, los investigadores y demás actores involucrados.

El estudio de la “Nanotecnología en España” persigue tres objetivos, de los que se dan algunas pinceladas en este artículo:

  • En primer lugar, identificar las líneas temáticas y la actividad de I+D+i en el país, en el área de la nanotecnología, bien sea dentro del mundo académico como del campo industrial, empresarial e institucional.

  • En segundo lugar, detectar a todos los actores involucrados a nivel nacional en nanotecnología (Expertos, Centros de Investigación, Universidades, Inventores, Empresas, Instituciones…) gracias a las trazas dejadas por su actividad en el campo, por incipientes y poco intensas que estas sean.

  • Y, por último, el desarrollo de herramientas de análisis y comparación, así como de indicadores que permitan describir el estado de la cuestión y monitorizar su evolución posterior en el tiempo.

El Nanoindex

La nanotecnología ha acaparado durante los últimos años un interés creciente debido a las prometedoras previsiones de futuro en cuanto a sus posibilidades y aplicaciones en un amplio rango de disciplinas. Precisamente, es en este carácter multidisciplinar dónde radica una de las dificultades a la hora de trabajar y estudiar el amplio campo de la nanotecnología. Cuando se recaba información, se consulta un artículo, una base de datos o, simplemente se habla de nanotecnología, nos encontramos con que los expertos que trabajan en ésta desde las disciplinas (Medicina, Física, Ingeniería, etc.), han desarrollado su propia visión de lo que es la nanotecnología.

Este hecho supone una dificultad a la hora de obtener una visión multidisciplinar y global de la nanotecnología ya que, por un lado resulta difícil combinar los distintos puntos de vista existentes hasta el momento, al tratarse de descripciones parciales y sesgadas, y por otro, la existencia de clasificaciones y estructuras distintas según la fuente de información consultada, hace difícil la comparación y el análisis de la información y los conocimientos obtenidos de las distintas fuentes. Por estas razones, desde el Círculo de Innovación de Microsistemas y Nanotecnología (CIMN), se ha desarrollado una clasificación multidisciplinar y global de la nanotecnología.

A esta estructura temática se la ha denominado como Nanoindex y permite clasificar cada información, artículo, congreso, es decir, cada actividad llevada a cabo en el campo de la nanotecnología, por una serie de códigos que la describen, independientemente de la disciplina de la que proceda. El Nanoindex está estructurado en nueve secciones: A a I (tabla1), que corresponden a distintos criterios de clasificación y cuyos códigos se encuentran estructurados en cinco niveles de profundidad, cada uno de los cuales aporta un mayor grado de detalle y concreción respecto a su predecesor:

Tabla 1
Listado de las secciones del Nanoindex dónde se indica el número
de sub-niveles de cada una de ellas

Código Sección # sub-niveles
A Nanociencia y aspectos fundamentales de la nanotecnología 3
B Nanoestructuras y nanoelementos 3
C Nanotecnología para aplicaciones estructurales 3
D Nanotecnología para tecnologías de la información y las comunicaciones 4
E Nanotecnología y química 1
F Nanomedicina, nanobiotecnología y agroalimentación 4
G Nanosensores y nanoactuadores 3
H Caracterización y fabricación 4
I Aplicaciones industriales de la nanotecnología 3


De esta forma, cada uno de los objetos, informaciones, autores… que se clasifican con el Nanoindex queda descrito, al menos, por tres códigos: uno de acuerdo a su estructura (B), otro de acuerdo a su fenomenología (C-G) y otro según los procesos de caracterización y/o fabricación empleados (H). No obstante, tres códigos es un mínimo, pudiendo clasificarse el objeto de trabajo con tantos códigos como sea necesario para su correcta descripción.

2. Nanotecnología en España

Marco de referencia: La nanotecnología en el mundo

La nanotecnología es una disciplina emergente, relativamente reciente, en la que se ha empezado a trabajar intensamente desde comienzos de los años 90. Actualmente se producen más de 30000 trabajos sobre nanotecnología anualmente en todo el mundo.

Del análisis de las publicaciones recogidas se deduce que la nanotecnología se encuentra, a escala mundial, en una etapa en la que los esfuerzos se centran en la obtención de nuevos materiales, la fabricación de dispositivos, el estudio práctico de nuevos fenómenos, la comprobación y aprovechamiento de las predicciones teóricas y el desarrollo de aplicaciones. Es por esta razón, que la mayor parte de trabajos publicados tiene un carácter experimental (~ 60% de los trabajos analizados).

La información recabada en la base de datos INSPEC para el periodo 2003-2004 proporciona una instantánea del trabajo de I+D en nanotecnología que se está desarrollando actualmente a nivel mundial.

Figura 1: Distribución por países de las publicaciones y actas de congresos sobre nanotecnología, encontradas en INSPEC para el período 2003-2004

En la figura 1 se ha representado el porcentaje del total de publicaciones científicas en nanotecnología encontradas, correspondientes a cada país. España ocupa la decimoprimera posición, con un 1,94 % de las publicaciones, de las producidas en todo el mundo (de acuerdo con la base de datos INSPEC). En las primeras posiciones, se encuentran los países con una mayor tradición científica y tecnológica, como Estados Unidos, Japón y Alemania. Dichos países no sólo dominan el campo de la nanotecnología, si no que se trata de las primeras potencias mundiales en ciencia en general. El interés suscitado por esta nueva disciplina, ha impulsado a los líderes mundiales a incorporarla, rápidamente, en sus planes de trabajo, extendiendo su liderazgo mundial también a este ámbito emergente.

Igualmente, entre los países más productivos en nanotecnología, se encuentran potencias como China e India, con economías, a priori, más modestas que la americana o la europea. Las grandes expectativas levantadas por la nanotecnología han impulsado a estos países a realizar un esfuerzo por no “perder el tren” de esta disciplina, con el retraso científico, tecnológico, industrial y económico que ello supondría.

En el caso de China, el trabajo de la comunidad científica se ha centrado en áreas específicas de la nanotecnología como, por ejemplo, los nanotubos de carbono. India, sin embargo, ha aprovechado la formación recibida por muchos de sus científicos en el extranjero, para impulsar una actividad investigadora creciente en todas las disciplinas y, particularmente, en nanotecnología.

La producción científica en nanotecnología de la Unión Europea en su conjunto, es ligeramente superior a la de EE.UU. (29% frente a 26,83 %), colocándose como la primera potencia mundial en este campo. Este dato refleja el impulso que la nanotecnología está recibiendo en Europa, especialmente en países como Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia e Irlanda. Además, la U.E. está realizando un gran esfuerzo con el objetivo de convertirse en la primera potencia mundial basada en el conocimiento, en un plazo de diez años, lo que la ha llevado a impulsar desde sus inicios, la nanotecnología (Estrategia de Lisboa). Si bien es cierto, que no todos los miembros de la Unión Europea han respondido con el mismo interés a las directrices y al impulso dado por las autoridades comunitarias.

Figura 2: Distribución en los países de la Unión Europea del porcentaje de publicaciones científicas sobre nanotecnología. (INSPEC 2003-2004)

La figura 2 muestra la distribución de las publicaciones científicas sobre nanotecnología en los países de la U.E. Alemania produce más de un cuarto de las publicaciones en nanotecnología de la Unión; diez países miembros acaparan casi el 90%, mientras que el 10% restante se reparte entre los otros 15 socios.

Los países del este, recientemente incorporados a la UE, ocupan las últimas posiciones, mientras que, con Alemania a la cabeza, Francia, Reino Unido, Italia y España se sitúan en los primeros lugares. No obstante, el reparto es muy desigual, y si bien es cierto que España ocupa la quinta posición, su producción científica es 20 puntos inferior a la de Alemania (Alemania, Francia e Inglaterra cuentan con más de la mitad de las publicaciones científicas europeas en nanotecnología).

Estos datos resultan sorprendentes si tenemos en cuenta la información sobre financiación pública per cápita dedicada a nanotecnología, expuesta en la figura 3.

Figura 3: Comparación de la financiación en nanotecnologías entre la UE-15, la UE-25, algunos países adherentes (CZ, LV, LT, SI,), los principales países asociados al 6º Programa Marco (CH, IL y NO), EE.UU. y Japón, sobre la base per cápita en el año 2003. Cambio considerado 1€ » 1$ (Fuente: Comisión de la Comunidad Europea, Mayo 2004)

España, de acuerdo con los datos de la Comisión de la Comunidad Europea, se encuentra entre los países que menos financiación pública per cápita dedica a la investigación y desarrollo en nanotecnología, con niveles similares a Portugal y Grecia, e inferiores a 0,05 €/habitante. No obstante, a pesar de la escasa financiación pública y de acuerdo con los datos recogidos de Inspec, España se encuentra entre los 5 países que más trabajos científicos publican en el campo de la nanotecnología en Europa y entre los 12 que más publican sobre el tema a nivel mundial. Estos datos indican que la formación y conocimientos de la comunidad científica española se encuentran en situación de competir a nivel mundial y parecen indicar que los factores limitantes del desarrollo nanotecnológico en España radican en la falta de financiación, tanto pública como privada, y en la transferencia de conocimientos generados desde los centros de investigación a la industria, para su aprovechamiento en el desarrollo de productos de base tecnológica.

Líneas y Tendencias

Expresiones de interés del VI Programa Marco

Se han analizado las expresiones de interés del VI Programa Marco originadas en España en el campo de la nanotecnología. Se observa que los aspectos de la nanotecnología que suscitaron un mayor interés fueron: las aplicaciones industriales (I), la fabricación y caracterización (H), los nanoelementos y nanoestructuras (B) y los procesos químicos (E).

El estudio revela no obstante, que no todas las aplicaciones industriales de la nanotecnología inspiraron el mismo interés. Mientras que éste fue grande en biotecnología (I03), aplicaciones médicas y farmacéuticas (I04), tecnologías de las comunicaciones e informática (11) y medio ambiente (I12), no se han encontrado EoIs, en campos tan relevantes como la industria textil (I06) o los procesos de producción (I17).

La situación es análoga en el caso de los nanoelementos y nanoestructuras (B). La mayor parte de las expresiones de interés se concentran en las áreas de los nanocomposites (B10) y las nanopartículas y los nanoagregados (B01). En contraposición, otro tipo de estructuras como las nanoestructuras semiconductoras (B04, B05, B06) o los materiales porosos (B12), apenas dieron lugar a EoIs.

Proyectos europeos

La base de datos de Cordis, ha permitido recabar y obtener información completa acerca de los proyectos de investigación con participación española financiados por la Comisión Europea en el campo de la nanotecnología.

Al igual que se hizo con las expresiones de interés, los proyectos encontrados han sido clasificados usando el Nanoindex.

Como sucedía en el caso de las expresiones de interés en nanotecnología, las categorías: aplicaciones industriales (I), fabricación y caracterización (H), nanoelementos y nanoestructuras (B) y procesos de información y comunicaciones (D), concentran un mayor número de proyectos. Sin embargo, a diferencia de las EoIs, son los nanoelementos y nanoestructuras y no las aplicaciones industriales, las que han dado lugar a un mayor número de proyectos de investigación.

Esta disparidad entre lo que suscitó interés al inicio del VI Programa Marco (EoIs) y lo que posteriormente se ha realizado (proyectos de investigación) podría justificarse mediante dos razonamientos distintos.

Por un lado, se puede considerar que una mayor concienciación por parte de la comunidad científica, de la importancia de que los avances científicos y tecnológicos se reflejen en una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y generen bienestar y riqueza, es decir, en los aspectos aplicados de las investigaciones llevadas a cabo, habría dado lugar a que, a la hora de expresar aquello en lo que querían trabajar (EoIs), los investigadores habrían hecho un mayor hincapié en los aspectos más aplicados de sus investigaciones. Posteriormente, a la hora de llevar sus ideas a la práctica, no siempre habría sido posible alcanzar los objetivos más aplicados, bien porque el estado de la ciencia no estaba lo suficientemente avanzado, bien por tratarse de objetivos demasiado ambiciosos o, simplemente, por no haber ganado el proyecto. Produciéndose de esta forma la disparidad observada.

Las discrepancias observadas entre las EoIs recogidas y los proyectos desarrollados están motivadas, junto con las causas anteriormente expuestas y sin duda en menor medida, por la necesidad de los investigadores de promocionar su trabajo. Conscientes de la importancia de resaltar los aspectos aplicados de sus investigaciones a la hora de conseguir financiación, especialmente la europea, habrían hecho hincapié, al inicio del VI Programa Marco, en las aplicaciones industriales de aquello que les gustaría hacer (EoIs). Sin embargo, sabedores de que la nanotecnología es una disciplina aún joven y, en algunos campos, demasiado alejada de las aplicaciones comerciales, la puesta en práctica de sus ideas habría resultado más realista, quedando, por tanto, alejada del desarrollo de productos comerciales y aplicaciones industriales.

También existen coincidencias entre el interés expresado y las investigaciones realizadas en las áreas relacionadas con los nanocomposites (B10), los nanoagregados y las nanopartículas (B01) y los métodos para obtener (H02), estudiar y analizar nanomateriales (H01). Estas áreas dieron lugar a un gran número de expresiones de interés y han sido a su vez, objeto de numerosos proyectos de investigación.

Investigación, desarrollo e innovación en nanotecnología en España

Con el fin de conocer la situación de la I+D+i en nanotecnología en España, desarrollada tanto en el sector público: universidades, centros de investigación..., como en el privado: empresas, asociaciones industriales, centros tecnológicos..., se ha recogido información sobre los proyectos de investigación desarrollados por investigadores españoles, las patentes licenciadas con participación española y las publicaciones científicas con participación española.

Proyectos de I+D

Debido a las limitaciones impuestas por las fuentes de información existentes en España, sólo ha sido posible recabar información de manera sistemática, completa y organizada sobre los proyectos de investigación desarrollados en España, en nanotecnología, con financiación europea.

No obstante, también se ha recabado abundante información sobre los proyectos en nanotecnología, con financiación nacional y/o regional, si bien la cobertura del territorio nacional ha resultado muy desigual.

Los resultados referidos a la investigación con financiación de ámbito nacional, deben ser tomados con cautela. Si bien es cierto que se han encontrado más de 200 proyectos de investigación, la distribución geográfica, la cobertura temática y la cobertura de las distintas entidades financiadoras, es muy heterogénea.

De esta forma, se ha recabado una gran cantidad de información referente a Madrid y Barcelona, debido en gran medida a la existencia de bases de datos en estas regiones. Sin embargo, la cobertura de áreas como Andalucía, Castilla León y Asturias, ha sido mucho menor, bien por la carencia de bases de datos de carácter autonómico o nacional con información de dichas regiones, bien por nuestro desconocimiento institucional de dichas áreas.

Por este motivo, las siguientes figuras hacen referencia, únicamente, a los proyectos en nanotecnología con financiación europea, de los que se ha podido recabar una información completa y organizada, que ha proporcionado una imagen más fidedigna de la situación actual.

  • Proyectos Europeos dirigidos por un grupo español

    La figura 4 muestra los proyectos europeos de nanotecnología coordinados desde España, según hayan sido dirigidos desde las universidades, las empresas o el CSIC. Se observa que la responsabilidad de coordinación se reparte equitativamente entre el CSIC y las universidades, mientras que el número de proyectos coordinados desde el sector privado, es sensiblemente menor.

    Si se comparan estos datos con los obtenidos para los proyectos europeos en nanotecnología, con participación española y coordinadores extranjeros (empresas 27%, institutos de investigación 38%, universidades 35 %), se observa que las tendencias son muy similares, si bien es cierto que, en el resto de la Unión Europea, existe un mayor número de coordinadores en el ámbito empresarial.

    Coordinadores españoles


    Universidades

    Figura 4: Porcentaje de los proyectos europeos en el campo de la nanotecnología, coordinados desde España, dirigidos desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las universidades o las empresas españolas. En la parte de la derecha se ha detallado el porcentaje de proyectos europeos coordinados desde las distintas universidades españolas


  • Proyectos Europeos con participación española

    La figura 5 muestra los proyectos europeos en nanotecnología según la clase de entidad española participante. En la parte inferior se detalla la situación entre las universidades españolas. De las cinco universidades con un mayor número de proyectos europeos en nanotecnología, cuatro de ellas se encuentran entre las cinco que obtuvieron un mayor retorno del Programa Marco: Universidad de Barcelona (10,62%), la Politécnica de Cataluña (9,98%), la Complutense de Madrid (6,50%), la Autónoma de Barcelona (5,07%) y la Politécnica de Valencia (4,91%), de acuerdo con la noticia publicada por el periódico El Mundo el pasado mes de Mayo.

    Distribución de los proyecos de I+D entre las entidades españolas



    Distribución de los proyecos de I+D entre las Universidades españolas

    Figura 5: Porcentaje de los proyectos europeos en Nanotecnología, con participación española en los que toman parte el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las universidades, las empresas, los centros tecnológicos y otras entidades españolas. En la parte inferior, se ha detallado la situación entre las universidades españolas

    De los datos utilizados para la elaboración de las figuras 4 y 5 se concluye que la participa o ha participado en algún proyecto de investigación europeo en nanotecnología, nunca ha asumido el papel de coordinador. Como ejemplo sirva el hecho de que tan sólo diez universidades de las veinticinco que han participado en algún proyecto europeo en nanotecnología, han ejercido de coordinadores y, según nuestros datos, ninguno de los centros tecnológicos que ha participado en proyectos sobre nanotecnología, lo ha hecho como coordinador. Estos datos se ven reforzados por el hecho de que España coordine, únicamente, el 22% de los proyectos europeos en nanotecnología en los que participa (datos del CDTI, diciembre 2004).

    De esta manera, la participación española se limita en numerosas ocasiones, a propuestas preparadas y coordinadas por entidades e instituciones extranjeras, lo que produce que estas no siempre se ajusten de manera idónea a sus objetivos e intereses.

    En la figura 6 se muestra el porcentaje de empresas españolas que han participado en uno, dos o tres proyectos de investigación europeos en el ámbito de la nanotecnología. Casi el 90% de las empresas que han participado en algún proyecto, lo han hecho en sólo una ocasión.

    Porcentaje de empresas españolas con 1,2 ó 3 proyectos

    Figura 6: Porcentaje de empresas españolas que han participado en uno, dos o tres proyectos europeos en el ámbito de la nanotecnología

    Se trata, sin duda alguna, de un hecho preocupante, ya que, o bien la trayectoria investigadora e innovadora en nanotecnología de la empresa es demasiado corta, como para haber participado en más de un proyecto, o bien su experiencia no les ha animado a tomar parte en una segunda ocasión.

    El primero de los casos, refleja una incorporación tardía por parte de las empresas españolas, al campo de la nanotecnología, en el que se trabaja con intensidad desde hace, al menos, una década. Dado que la duración media de un proyecto europeo es de 3 años, una empresa activa en I+D+i en nanotecnología, ha dispuesto de tiempo suficiente para involucrarse en varios proyectos sucesivos, dando continuidad a su actividad innovadora en Europa.

    El segundo caso, quizás podría ser explicado bien por una falta de incentivos para la participación empresarial, bien por la falta de una mentalidad innovadora y emprendedora entre el tejido industrial español. Habría que analizar con más detenimiento la situación para determinar, objetivamente, si la industria española se encuentra en alguna de estas dos situaciones.

Patentes en el ámbito de la nanotecnología

El análisis de las patentes en el campo de la nanotecnología con participación española encontradas en la base Europea de Patentes (Espacenet) y la Oficina Americana de Patentes y Marcas (USTPO), permite obtener información sobre la actividad en esta área a nivel industrial en España.

La figura 8 muestra los tipos de solicitantes encontrados y el porcentaje de patentes en nanotecnología, para cada una de las categorías. Es frecuente encontrar patentes licenciadas por centros o empresas extranjeras en las que, al menos, uno de los inventores trabaje en España, debido a colaboraciones entre entidades españolas y extranjeras. La situación inversa, sin embargo, se da con menor frecuencia.

En el ámbito nacional, las universidades y las empresas privadas patentan sus invenciones en nanotecnología, en igual medida, copando cada una de ellas el 19% de las patentes encontradas. Este hecho resulta inusual en otras disciplinas, en las que los centros de investigación registran un número de patentes muy inferior al del sector privado.

El tratarse de una disciplina reciente, que se encuentra todavía en una fase de investigación poco aplicada, podría explicar el menor número de patentes licenciadas por las empresas españolas hasta el momento. Mientras que, por otro lado, las prometedoras expectativas que la nanotecnología ha levantado en torno a sus futuras aplicaciones en todos los ámbitos de la ciencia y la tecnología, podrían estar animando a la comunidad investigadora, a registrar sus progresos en forma de patentes. La combinación de ambos factores, proporciona una explicación plausible para la infrecuente paridad en la actividad “patentadora” de los centros de investigación y las empresas.

Igualmente sorprendente, resulta que el 25% de las patentes encontradas son solicitudes de particulares. En algunos casos, puede tratarse de una mera estrategia empresarial, para ocultar las líneas estratégicas seguidas. De esta forma, las invenciones realizadas se ocultan bajo el nombre de solicitantes particulares, resultando difícil rastrear la entidad empresarial que ejecuta o patrocina el trabajo.

Tipo de solicitante

Figura 7: Porcentaje de patentes en nanotecnología según el tipo de solicitante (búsquedas realizadas en USTPO y ESPACENET)

La figura 8 muestra la proporción de solicitantes (parte superior) y de inventores (parte inferior) con 1, 2, 3, 4 ó 5 ó más patentes en nanotecnología.

Número de patentes por solicitante


Número de patentes por inventor

Figura 8: Porcentaje de solicitantes (parte superior) y de inventores (parte inferior) con 1, 2, 3, 4 o 5 o más patentes en el ámbito de la nanotecnología

Se observa que más de ¾ partes de los solicitantes e inventores han participado tan sólo en una patente. Como se ha repetido en varias ocasiones, la nanotecnología es una disciplina emergente, que aún no se encuentra madura, y en la que se están dando los primeros pasos a nivel práctico y aplicado, lo que quizás justifique el bajo número de patentes por solicitante y/o inventor. Además, muchas de las medianas y pequeñas empresas activas en nanotecnología, optan por seguir una política de “secreto industrial” en lugar de patentar sus invenciones. A esta tendencia contribuye el alto coste que acarrea patentar y, en nuestro país en particular, la escasa tradición a este respecto (es, sin duda alguna, nuestro indicador de I+D más deficitario)

La figura 9 muestra las zonas geográficas y países en los que se han solicitado franquicias de las patentes en nanotecnología con participación española. Una patente otorga al solicitante el derecho de explotación en monopolio, de una invención durante un período limitado de tiempo. Por este motivo, las regiones y países dónde una empresa licencia una patente, son un reflejo de los mercados en los que prevé explotar su invención y, por tanto, que resultan de interés comercial para dicha empresa.

De acuerdo a la figura 9, los cuatro mercados de mayor interés para las empresas y los inventores españoles son: EE.UU., Europa, España y el dominio global de las patentes. El porcentaje de franquicias en Estado Unidos se encuentra sobre dimensionado por el hecho de que, como se ha explicado antes, se han encontrado varias patentes resultado de colaboraciones entre inventores españoles y empresas americanas, siempre más interesadas en su mercado local que en el español o, incluso, el europeo.

Licencias por países

Figura 9: Países y zonas geográficas, en los que se ha solicitado una franquicia de las patentes en Nanotecnología con participación española

Aplicaciones industraliales en la nanotecnología

Figura 10: Aplicaciones industriales de las patentes en Nanotecnología con participación española (códigos I del Nanoindex)

La figura 10 muestra la clasificación de las patentes en nanotecnología, con participación española, de acuerdo a los apartados de la categoría I del Nanoindex, es decir, en función de sus aplicaciones industriales.

Sobresalen las aplicaciones en la industria médica y farmacéutica, entre las que se han encontrado numerosas patentes sobre métodos de obtención de nanopartículas y otros nanoelementos aplicables a la distribución y aplicación de medicamentos, así como en nuevos métodos de diagnóstico.

Los actores de la nanotecnología en España

En esta sección se presentan los grupos de investigación, las empresas, las instituciones públicas, los centros tecnológicos... que han demostrado alguna actividad en el campo de la nanotecnología. Para ello, se ha considerado la información obtenida tanto en las bases de datos de proyectos de investigación, como en las bases de datos de patentes, las referencias bibliográficas de carácter científico, la información obtenida de las distintas redes de I+D que trabajan en el marco de la nanotecnología y un largo etcétera.

Tan relevante a la hora de plasmar la situación Española en nanotecnología, como conocer el estado de la ciencia y la técnica en el campo, es determinar quienes son los investigadores, tecnólogos y demás actores involucrados, que poseen el conocimiento, los medios y la iniciativa.

Los resultados de esta sección se han organizado en tres apartados. En primer lugar se presentan las instituciones de carácter público que han demostrado actividad en nanotecnología. El segundo apartado se dedica a los grupos de investigación, bien sea en el sector público o privado, que trabajan en nanotecnología y, por último, el tercer apartado presenta los resultados referentes a las empresas españolas activas en nanotecnología.

Instituciones de I+D

La figura 11 muestra un mapa y una tabla en los que se representa la distribución geográfica (por provincias y comunidades autónomas) de las instituciones españolas encontradas que desarrollan alguna actividad en nanotecnología.

Se observa que se han encontrado instituciones en España, distribuidas por la práctica totalidad del país. Si bien es cierto que algunos casos la actividad nanotecnológica detectada era muy incipiente, se puede afirmar a la vista de los datos, que la nanotecnología ha suscitado interés en la mayor parte de las provincias españolas. Las comunidades científicas de las distintas regiones se han ido incorporando a esta disciplina emergente, con mayor o menor retraso, pero de forma que en la actualidad apenas existen en España, centros de investigación ajenos a esta revolución científica y tecnológica.

Licencias por países



Comunidad Autónoma # % Comunidad Autónoma # %
Comunidad de Madrid 47 37,0 Galicia 3 2,4
Cataluña 20 15,7 Región de Murcia 2 1,6
Andalucía 15 11,8 Islas Baleares 2 1,6
Comunidad Valenciana 7 5,5 Cantabria 2 1,6
País Vasco 6 4,7 Extremadura 2 1,6
Castilla La Mancha 5 3,9 Asturias 2 1,6
Castilla León 4 3,1 La Rioja 0 0
Canarias 4 3,1 Ciudad Autónoma
de Ceuta
0 0
Navarra 3 2,4 Ciudad Autónoma
de Melilla
0 0
Aragón 3 2,4      

Figura 11: Distribución geográfica por provincias (mapa superior) y por comunidades autónomas (tabla inferior) de las instituciones españolas que desarrollan alguna actividad en el campo de la nanotecnología. El diámetro de los puntos es proporcional al número de instituciones encontradas en la provincia

La mayor concentración de instituciones detectada en Barcelona y, especialmente en Madrid, es debida a que muchos de los centros e institutos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas tienen sus sedes en estas provincias.

Grupos de Investigación

Se han encontrado más de 450 grupos de investigación que desarrollan o han desarrollado alguna actividad en el campo de la nanotecnología. Estos grupos de investigación, como cabe esperar, se encuentran distribuidos, al igual que las instituciones de la figura 11, por toda España, habiéndose encontrado una mayor concentración en Madrid y Barcelona debido, principalmente, al mayor número de instituciones sitas en dichas regiones.

La Nanotecnología en IV Plan regional de Ciencia y tecnología de la Comunidad de Madrid

Los Programas de actividades de I+D son un nuevo instrumento de actuación para el apoyo a los Grupos de Investigación en el marco del IV PRICIT que pretenden fomentar la investigación cooperativa entre diferentes Grupos de Investigación de distintos Organismos y en particular de nuestras Universidades con los Organismos Públicos de Investigación radicados en la Comunidad de Madrid, de manera que puedan afrontar mejor la solución de los problemas que plantea la sociedad y den un mayor soporte al desarrollo de la innovación regional.

Así se financiarán a lo largo de los cuatro años del Plan Regional en torno a 100 líneas científico-tecnológicas estratégicas para la Comunidad de Madrid. Dichas líneas están orientadas a sectores de valor estratégico para el avance del conocimiento y la innovación en la región de Madrid.

Los Programas inicialmente preseleccionados en la línea de Nanotecnología comprenden temas como el estudio y fabricación de nanoestructuras magnéticas y sus aplicaciones tecnológicas y en Biomedicina; el estudio de las propiedades mecánicas, eléctricas y catalíticas de nanoobjetos, su síntesis, caracterización y modelización, y el análisis de estructura y función de nanomáquinas y otros sistemas biológicos y su integración en dispositivos nanomecánicos.

Con los Programas de actividades de Investigación que se financien se pretende contribuir a que:

Nuestra región cuente con un acervo de capital humano bien formado, capaz de asumir el papel de líder, motor e impulsor del desarrollo.

Dar flexibilidad, a nuestro sistema facilitando la capacidad de respuesta, creatividad de los individuos y organizaciones y su auto-organización.

Mejorar la gestión regional del conocimiento capaz de vertebrar los recursos públicos y privados en investigación, fomentando la cooperación entre las instituciones proveedoras y demandantes de “conocimiento”.

Conseguir mejorar la posición competitiva de los investigadores y estimularlos a competir en la obtención de recursos tanto públicos como privados.

Buscar la cooperación, complementariedad e integración tanto interregional, como con la Administración General del Estado, la Unión Europea y demás redes globales del conocimiento.

Crear una imagen de marca que diferencie e identifique a Madrid como un centro de servicios científico-tecnológicos de alto valor añadido

Contribuir a la creación del Espacio Europeo de Investigación favoreciendo la coordinación de esta acciones con las correspondientes al Programa Marco europeo de investigación y al Plan Nacional de I+D+i con el que se complementa.

Los Programas de actividades de investigación incluyen como novedad el apoyo desde la investigación a la creación de Programas de postgrado entre varios Organismos fomentando su articulación con las nuevas estrategias europeas en el marco de la creación del Espacio Europeo de Enseñanza Superior y favoreciendo la movilidad de los investigadores dentro y fuera de la región.

3. Conclusiones

  • Se ha detectado una importante actividad en el campo de la nanotecnología en España, con la publicación de numerosos trabajos, la participación en proyectos europeos y nacionales y un creciente interés por parte de la industria en muchos casos con implicación real.

  • Esta actividad demuestra que la comunidad científica en su conjunto es consciente de la potencialidad de esta tecnología emergente desde comienzos de los 90. El mundo empresarial ha iniciado su incorporación a esta línea y, en promedio, puede considerarse que se encuentra inmerso en una fase exploratoria y analizando las potencialidades de la nanotecnología.

  • La I+D española en el ámbito de la nanotecnología, tanto mundialmente como dentro de Europa, se encuentra en niveles similares a los que ocupa en otras ramas de la ciencia y la tecnología (cerca del 2% de los trabajos y entre los 12 primeros países).

  • La actividad en nanotecnología dentro de España está muy diversificada y se extiende a todas las ramas de la ciencia: Física, Química, Medicina, Biología, Ingeniería...

  • España se ha incorporado con éxito al VI Programa Marco y ha incrementado recientemente su participación en las distintas actividades europeas, tales como los proyectos de investigación, las redes de excelencia...

  • El trabajo desarrollado en el campo de la nanotecnología ha empezado ha generar ya patentes y aplicaciones prácticas.

  • La transferencia de conocimientos entre el mundo académico y el empresarial necesita ser potenciada. La situación es mejor que en otros ámbitos del conocimiento, porque al tratarse de un tema altamente innovador han proliferado las EBT-Empresas de Base Tecnológica (spin-offs) surgidas desde las universidades y los centros de investigación en el ámbito de la nanotecnología.

  • A pesar de la abundancia y de la excelencia de los grupos de investigación que trabajan en nanotecnología en España, se ha tardado mucho tiempo en diseñar una estrategia específica destinada a impulsar esta tecnología. La “Acción Estratégica de Nanociencia y Nanotecnología” dentro del “Programa Nacional de Investigación y Desarrollo”, aprobada el pasado 2004, busca aglutinar de forma constructiva los esfuerzos de todas las personas cualificadas y poder servir de referente a la industria que demande conocimientos en este novedoso tema.

Bibliografía

SÁNCHEZ, J.; GUERRERO, H.; MARTÍN, S.; TAMAYO, R.; COSME, M. L.; MAZADIEGO, R.; SERRANO, P. (2005) Nanotecnología en España. Sistema Madri+d (Libro 20). Dirección General de Universidades e Investigación, Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. (Versión electrónica descargable desde:
www.madrimasd.org/informacionidi/biblioteca/Publicacion/default.asp)

SÁNCHEZ, J.; GUERRERO, H.; MARTÍN, S. TAMAYO, R.; (2004) Nanoindex. Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). INTA/NTX/RPT/1000/02/04.

COMISIÓN EUROPEA (2004) Towards a European Strategy for Nanotechnology. Comunicación de la Comisión 338. (Versión electrónica descargable desde www.cordis.lu/nanotechnology)

SCHULENBURG, M. Nanotechnology: Innovation for tomorrow’s world. Oficina para `publicaciones oficiales de las Comunidades Europeas. ISBN 92-894-7498-X.

COMISIÓN EUROPEA (2004) Nanotechnologies: A Preliminary Risk Analysis. Extraído de la Conferencia organizada en Bruselas, los días 1 y 2 de Marzo de 2004 sobre “Salud y Protección del Consumidor”. Secretaría General de la Comisión Europea.

BACHMANN, G,; BOGEDAL, M.; CORREIA, A.; HOFFSCHULZ, H.; HOLM PEDERSEN, S.; LOCATELLI, S.; LOUGHRAN, O.; MALSCH, I.; NICOLLET, C.; TERRYLL, K. (2004) Nanotechnology in the candidate countries. Segundo Informe de Nanoforum. Marzo.

National Nanotechnology Initiative. Suplemento al presupuesto del Presidente de EE.UU (2004).

ROMAN, C. (2002) It our’s to lose. An Analysis of EU Nanotechnology Funding and the Sixth Framework Programme. European NanoBusiness Association (Bruselas). Octubre.

DREXLER, K. E. (2004) Nanotechnology: From Feynman to Funding. Foresight Institute. Bulletin of Science, Technology & Society, Vol 24, No 1 (21-27). Febrero.

TAYLOR, J. M. (2002) New Dimensions for Manufacturing: A UK Strategy for Nanotechnology. Informe del “Grupo Asesor del Reino Unido sobre Aplicaciones de la Nanotecnología”. Junio.

ROMÁN, C. (2002) How nano is Europe?. An Analysis of Nanotechnology-based Expressions of Interest in the Sixth Framework Programme. European NanoBusiness Association (Bruselas). Noviembre.

COMISIÓN EUROPEA (2005) Nanociencias y Nanotecnologías: Un plan de acción para Europa 2005-2009. Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo y al Comité Económico y Social Europeo. Bruselas, Junio.

BRIONES, F.; CORREIA, A.; SERENA, P. A.; (2003) Informe sobre la Situación de la Nanociencia y de la Nanotecnología en España y Propuesta de Acción Estratégica dentro del Plan Nacional de I+D+I (2004-2007). Red Española de Nanotecnología Nanospain. Junio.

IV PROGRAMA MARCO (2004) Programa de Trabajo de la Prioridad NMP. Diciembre 2004.

Oficina Europea de Patentes. www.espacenet.com/

Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. www.uspto.gov/

Base de datos de Referencias Científicas y Actas de Congresos INSPEC.
www.iee.org/Publish/INSPEC/

Base de datos de Referencias Científicas y Actas de Congresos Current Contents.
www.isinet.com/products/cap/ccc/

CORDIS: Community Research & Development Information Service.
www.cordis.lu/en/home.html

Red Española de Nanociencia: Nanospain. www.nanospain.org/

Red Europea de Nanoelectrónica: Phantoms. www.phantomsnet.net/