Número 35, marzo- abril 2006
NANOCIENCIA Y NANOTECNOLOGÍA II>> Aula Abierta
 
  “Apoyando el Crecimiento en la Innovación: Mejora del Crédito Fiscal a la I+D” Ministerio de Comercio e Industria del Reino Unido (Julio de 2005)

España ofrece en la actualidad el marco fiscal a la I+D+i más favorable de la OCDE. El sistema de deducciones fiscales sobre la base imponible del Impuesto del Sociedades, si bien se trata de una estructura relativamente joven y por ello con dificultades de rodaje.

     
Daniel de la Sota Rius
Director Dpto. Innovación y Nuevas Tecnologías
CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE
dsota@ceim.es
 

España ofrece en la actualidad el marco fiscal a la I+D+i más favorable de la OCDE. El sistema de deducciones fiscales sobre la base imponible del Impuesto del Sociedades, si bien se trata de una estructura relativamente joven y por ello con dificultades de rodaje.

La propuesta del Gobierno Central sobre “Modificación del IRPF y del Impuesto de Sociedades” propone la eliminación de toda la “maraña” de deducciones y bonificaciones en cinco años (2007-2011), al mismo tiempo que se reducen los tipos impositivos sobre la cuota íntegra del IRPF y del IS, lo que está causando preocupación entre las organizaciones empresariales y, especialmente entre aquellas en las que el componente de I+D es estratégico en el sector.

El Documento que se resume a continuación, del Department of Trade and Industry (DTI) del Reino Unido, destaca la importancia no solo de mantener este tipo de ayudas, sino de mejorarlas, para lo que el diálogo con las organizaciones empresariales es fundamental.

1. Introducción

El Documento “Apoyando el Crecimiento en la Innovación: Mejora del Crédito Fiscal a la I+D”, del Ministerio de Comercio e Industria del Reino Unido es un análisis de los resultados del Plan de Inversiones que se ha llevado a cabo en el área de la I+D en el Reino Unido. El Documento es el análisis de los resultados en 2005.

El documento indica que la ciencia y la innovación son esenciales para asegurar a largo plazo la competitividad del Reino Unido en una economía basada en el conocimiento. Señala que las economías emergentes, cada vez más basadas en la globalización del conocimiento, plantean un importante reto a las tradicionales economías avanzadas, basadas en la producción.

Indica, además, que el Crédito Fiscal forma parte de un gran paquete de medidas puesto en marcha por el Gobierno Británico para incrementar la innovación en el Reino Unido, medidas que han sido discutidas y analizadas con todos los agentes: organizaciones empresariales, academia, sectores de comercialización, sistema de contabilidad y financiero... Todos los puntos de vista se han tratado de tener en cuenta.

2. Aspectos generales

Estrategia general del Gobierno Británico en ciencia, tecnología e Innovación

El Capítulo 2 analiza el Sistema de Ciencia y Tecnología en el Reino Unido, el impacto que tiene sobre su competitividad y la economía del conocimiento que genera. Indica que la estrategia gubernamental para reforzar la competitividad a largo plazo del Reino Unido pasa por:

  • Reforzar la inversión privada en I+D y fomentar un mayor compromiso privado con la ciencia, la tecnología y la innovación. En este aspecto, el crédito fiscal es una de las principales herramientas.
  • Invertir y apoyar universidades y centros públicos de investigación que sean líderes mundiales en sus respectivas áreas, sostenibles y financieramente fuertes.
  • Una mejor respuesta y mayor financiación de la investigación que refuerce las capacidades de la economía y la empresa. Es un imperativo económico asegurar que el conocimiento científico sea utilizado por el sector empresarial para crear riqueza y por ello el Gobierno debe apoyar la transferencia de tecnología y una mejor educación superior.
  • Atraer a los mejores científicos, ingenieros y tecnólogos, de forma que respondan de manera óptima a las necesidades de la innovación empresarial.
  • Una mayor implicación pública en la ciencia, fomentando el apoyo de la sociedad y teniendo en cuenta los aspectos éticos y sociales de la misma.

El Gobierno pretende alcanzar en 2014 una inversión en I+D equivalente al 2,5% sobre el PIB. Ello solo se puede lograr si se alinean los esfuerzos públicos, empresariales y de patronazgo.

El esquema del Crédito fiscal a la I+D fue introducido en 2000 para las PyMEs y en 2002 para las grandes empresas.

Desarrollo de los incentivos fiscales a la I+D en el Reino Unido

A lo largo de los años 80-90 se reconoció la caída de las inversiones en I+D en el Reino Unido, para lo que se propusieron y pusieron en marcha una serie de medidas para paliar esta caída e incrementar la inversión privada en I+D a largo plazo.

De entre estas medidas, y una parte esencial de ellas, destacan los incentivos fiscales a la I+D, ya que reducen el coste real de las inversiones en I+D de las empresas.

El Gobierno ha involucrado desde el comienzo a los sectores empresariales en la introducción y posterior desarrollo de las medidas fiscales de apoyo al a I+D. El diálogo con el sector empresarial no solo ha ayudado en la definición de estas políticas, sino que también ha revisado, clarificado definiciones de qué y qué no es I+D e innovación, apoyado el desarrollo de guías para inspectores fiscales y para PyMEs.

Las organizaciones empresariales más importantes, los sindicatos, la academia, los expertos contables y el sector financiero han contribuido de forma decisiva al desarrollo de estas medidas.

El éxito de los incentivos fiscales a la I+D

Hasta Julio de 2005, más de 17.000 solicitudes de deducciones fiscales, con un importe superior a 1.300 Millones de Libras (1.907 M€), se han presentado desde su introducción que fue acogida con entusiasmo por el sector empresarial.

En el año fiscal 2003-04, más de 5.500 empresas han solicitado deducciones, de las que más de 4.500 eran PyMEs, con un importe estimado de 550 millones de Libras (807 M€).

De acuerdo alas comparaciones que se han hecho en el entorno internacional, los incentivos fiscales son uno de los mejores instrumentos para promover la inversión empresarial en I+D y en el Reino Unido han tenido un impacto innegable

Pero, asimismo, es pronto para evaluar el impacto real en la mejora de la competitividad, que únicamente podrá verse en el largo plazo.

Competitividad Internacional

Para lograr un incremento real en las inversiones en I+D en el Reino Unido es necesario atraer a las grande empresas multinacionales (existe un documento el DTI, de marzo de 2003 sobre esta estrategia).

Las decisiones de estas empresas sobre dónde instalar sus centros de I+D se basan en numerosos factores, entre los que se encuentran como principales, las capacidades científicas del área (especialmente en relación a la “ciencia básica”), el clima macroeconómico y la disponibilidad de personal altamente cualificado.

Sin duda, los incentivos fiscales es otro de los atractivos fundamentales en esta toma de decisiones, que lleva a estas empresas a incrementar su inversión en I+D y a atraer a otras multinacionales, en un efecto acumulativo y de masa crítica.

3. Análisis de los incentivos fiscales a la I+D en el R.U.

Se han llevado a cabo diversos estudios a nivel internacional sobre los incentivos fiscales a la I+D (Deloitte, julio 2005) y señalan a los del Reino Unido como muy competitivos, si bien existen muy diferentes esquemas y diseños que hacen que la comparación no sea siempre fácil. Un estudio (Billings and Paschke, Tax Notes Internacional 31 (5), p487, 2003) analiza los ratios efectivos de los incentivos fiscales a la I+D en siete países (no se analiza España), señalando los del Reino Unido como muy “generosos” frente a los de EEUU, Japón o Francia. Un estudio similar ha sido llevado cabo por la OCDE (“Measuring the value of R&D Tax Treatment in OECD Countries”, STI Review nº 27, OECD, 2001).

La variedad de esquemas hace difícil la comparación, pero en cualquier caso, una crítica general que puede hacerse es que ignoran la simplicidad y la predictibilidad de los incentivos utilizados en el Reino Unido frente a lo que ocurre en otros países.

Señala el Documento que cada vez son más los países del a OCDE que utilizan los incentivos fiscales a la I+D por su demostrada capacidad para incrementar la actividad inversora en I+D, especialmente la de las empresas, factor esencial si se pretende alcanzar los objetivos fijados en Lisboa en 2000.

Los factores analizados como críticos en esta evaluación son, como se mencionaba anteriormente la simplicidad y la predictibilidad, como antes se citaba:

  • Simplicidad: se incentiva el volumen total de las inversiones en I+D, frente a sistemas incrementales, como el de EE.UU., aunque hay discrepancias internacionales sobre la mejor opción.
  • Predictibilidad: las actividades de I+D son en general inversiones a largo plazo y, por ello, muy sensibles a las incertidumbres tanto sobre modificaciones en la legislación o sobre su aplicación a largo plazo.

El sistema británico fue diseñado teniendo en cuenta estos dos factores críticos, permitiendo que la reclamación de beneficio fiscal se haga juntamente con el resto de las deducciones y no en formularios separados como en toros países.

Por otra parte, no hay un tope para las deducciones del conjunto de las empresas, a diferencia de lo que ocurre en Holanda, donde los Presupuestos del Estado establecen un tope anual para estas deducciones.

Los incentivos fiscales a la I+D en el Reino Unido permiten incrementar hasta un 125% (en grandes empresas), y hasta el 150% (en PyMEs) la tasa deducible en el Impuesto de Sociedades por gastos elegibles en I+D. Esto reduce de forma efectiva el coste de la inversión realizada por las empresas.

A lo largo del documento, se analizan los aspectos técnicos más importantes de estas deducciones y los gastos elegibles.

Un problema importante es que en la mayoría de los casos (el español, por ejemplo), la empresa ha de tener beneficios fiscales para deducir los incentivos a la I+D. La legislación británica se ha diseñado para minimizar este efecto (que ya ha sido detectado en los análisis realizados CEIM (véase “Análisis de los incentivos fiscales a la I+D”, Colección madri+d, 2004 y “Campaña de diagnósticos de fiscalidad de la I+D”, financiado por la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica, 2005.

Para facilitar el crecimiento de las empresas innovadoras desde PyMEs a grandes empresas, existe un “periodo de gracia” que le permite seguir deduciendo como una PyME durante los dos siguientes ejercicios en los que ha dejado de ser PyME.

Los incentivos fiscales han mostrado ya su capacidad para fomentar la I+D empresarial en el Reino Unido. Es un marco estable y predecible, pero pueden mejorarse a través del diálogo con los empresarios. Es necesario mejorar dos aspectos claves:

  • La capacidad y habilidad de las empresas para deducir por estos conceptos, y
  • El sistema para fomentar la creación de nuevas empresas de base tecnológica.

Respecto al primer aspecto, mejorar la capacidad y habilidad de las empresas para deducir por estos conceptos, es necesario que el sistema sea simple, consistente y fiable, así como debe ser conocido por las empresas.

  • Simple para no devaluar las ventajas económicas que genera a través de la complejidad de gestión. En este sentido, las conversaciones con las empresas y las asociaciones empresariales ha sido esencial.
  • Consistente con los sistemas contables para reducir la complejidad administrativa, especialmente para aquellas que lo utilizan por primera vez. Para ello se han elaborado guías muy intuitivas y simples tanto para los inspectores fiscales como para las PyME.
  • Fiable, para que las empresas puedan evaluar las ventajas de su aplicación. En este aspecto, la legislación ha de ser de fácil interpretación tanto para las empresas como para los inspectores fiscales y para los propios asesores fiscales.

El estudio indica que es esencial la continua evaluación del sistema para su mejora en todos los aspectos mencionados. En este análisis es esencial la colaboración del Gobierno y de las asociaciones empresariales con los asesores fiscales.

Se ha creado para ello un programa, “Working Together”, en el que intercambian experiencias los inspectores y los asesores fiscales.

Con el fin de hacer fiable el sistema, la definición de los conceptos, especialmente en las fronteras entre desarrollo e innovación, es un factor esencial y en 2004 se afinó en esta definición, lo que fue muy bien acogido por los sectores.

El sistema se basa en que las empresas sean capaces de evaluar si están haciendo I+D o no, lo que implica el apoyo de científicos cualificados en cada área tecnológica.

Se ha propuesto, en este sentido, la colaboración estrecha entre los científicos y los inspectores fiscales (el sistema español ya establece este procedimiento a través la anterior certificación de proyectos de I+D y de los informes motivados.

El Gobierno reconoce asimismo que es fundamental la rápida devolución a las empresas del crédito fiscales obtenido, aunque lógicamente se producen situaciones que impiden esta rápida devolución (reclamaciones de la Agencia Tributaria, por ejemplo). Se está trabajando con las empresas y los inspectores fiscales en este sentido).

El sistema mejora a medida que se incrementa la experiencia de las empresas, los inspectores y los asesores, especialmente si se mantiene el diálogo entre todos ellos y el sistema se mantiene estable en el tiempo.

4. Mejora del sistema fiscal de incentivos a la i+d

El Reino Unido está entre los grandes países líderes en I+D, especialmente en sectores tales como el aeroespacial, farmacéutico, electrónico y biotecnológico.
Se considera que es preciso mantener este liderazgo, para lo que se ha establecido una estrategia a largo plazo basada en:

  • Mantener o incrementar la I+D en sectores en los que el Reino Unido es fuerte.
  • Atraer la inversión de las multinacionales.
  • Incrementar la inversión en I+D en sectores más tradicionales.
  • Desarrollar nuevos sectores intensivos en I+D.

El Capítulo 5 del Documento presenta evidencias económicas de los cambios que se están produciendo en las estrategias de I+D, como base para la discusión que permita mejorar los incentivos fiscales a la I+D.

Se destaca que están apareciendo nuevos nichos intensivos en I+D (en muchos casos ajenos a sectores tradicionalmente intensivos en I+D) y que estos nichos no se presentan aislados, sino que se solapan y son interdependientes.

Por lo tanto, existen oportunidades para el desarrollo de estos nuevos nichos, los ganadores emergentes, en el Reino Unido.

El resto del capítulo dedica un amplio análisis sobre el por qué de la relativamente baja intensidad de la inversión en I+D británica aparte de la aeroespacial y la farmacéutica. Una de las razones es que una parte importante de su economía se ha basado tradicionalmente en sectores intensivos en producción pero no tanto en I+D (textiles, siderurgia).

Se menciona además un estudio del Instituto de Estudios Fiscales que señala la importancia creciente del sector servicios en acortar la brecha en productividad con los EE.UU. Este sector ha crecido un 23% en los últimos años (1998-2003), debido a tres razones principales:

  • Un crecimiento orgánico de la I+D interna en sectores como el del software.
  • Una más amplia distribución del proceso de la I+D en la cadena de valor y el incremento del outsourcing.
  • Refleja, además, la clasificación como I+D de nuevas actividades de servicios.

La emergencia de nuevas empresas basadas en la tecnología, como las TIC, el software y la electrónica juegan un papel esencial en este proceso y representan un incremento notable de la I+D, pero estas representan solo una parte de otros nichos también intensivos en I+D.

Globalmente, la inversión empresarial en I+D proporcionalmente ha crecido más (desde 2.300 Millones de Libras, 3.374 M€, hasta 3.500 millones, 5.134 M€) en empresas menores de 250 empleados que en las grandes empresas y que en 2003 ya representan el 25% del gasto total en I+D.

En cualquier caso, el fomento de la creación y crecimiento de nuevas grandes empresas intensivas en I+D es esencial si se quieren lograr los objetivos fijado por el Gobierno Británico, ya que la intensidad en las inversiones en I+D se logra sobre todo a través de las inversiones de las grandes empresas. Es por ello necesario lograr que las pequeñas empresas sean capaces de crecer y entender este proceso será clave en el futuro desarrollo del Reino Unido.

5. La mejora de la eficiencia de los incentivos fiscales a la i+d

La característica esencial de los incentivos fiscales a la I+D es que son producidos por las fuerzas del mercado.

Permite que el Gobierno apoye allá donde el mercado lo necesita y debe dejarse que esto funciones así. Sin embargo el Gobierno del Reino Unido cree que se puede mejorar la eficiencia de los incentivos fiscales a la I+D.

  • Los incentivos fiscales deben apoyar actividades lo más cercanas posibles a la verdadera I+D, en los que las sinergias (spillovers, efectos colaterales) sean mayores.
  • No se considera, por ahora y hasta tener más datos, el cambio en la tasa aplicada a las grandes empresas.
  • Sin embargo, las grandes empresas de los sectores tradicionalmente activos en I+D: farmacia, aeroespacial y defensa, seguirán beneficiándose de tasas incrementales.
  • Se reconoce la enorme importancia de las empresas multinacionales, que es necesario seguir atrayendo y que seguirán beneficiándose de un tratamiento adecuado de la I+D realizada y de un apoyo de entorno necesario para atraerlas.
  • Se continuará apoyando el crecimiento de empresas innovadoras y apoyando el incremento de la I+D en sectores tradicionales.
  • Existen importantes oportunidades para incrementar la inversión empresarial en I+D fomentando el crecimiento de sectores intensivos en I+D, lo que significa el apoyo a empresas capaces de aprovechar el uso de nueva tecnología.
  • Existen claras evidencias de que una importantísima vía para lograr los objetivos de inversión en I+D es el apoyo al crecimiento de las PyMEs intensivas en I+D, de modo que se transformen en grandes empresas, asimismo intensivas en I+D.

6. Permanente diálogo con el sector empresarial

El diálogo con el sector empresarial busca, sobre todo, analizar en detalle, los aspectos más relevantes para la mejora de los incentivos fiscales a la I+D.

Se ha detectado la emergencia de nuevos sectores y grupos de empresas intensivos en I+D. Su crecimiento parece esencial para lograr los objetivos del Gobierno británico.

Se quiere conocer la opinión de los sectores empresariales respecto a la necesidad de apoyar especialmente estos sectores y empresas a través de incentivos especiales, pero sin distorsionar las fuerzas del mercado y la libre competencia.

Si fuese así, el Gobierno necesita conocer en profundidad los aspectos críticos que han de afrontar estas nuevas empresas:

  • Tamaño y momento en que comienzan a generar beneficios.
  • El efecto de apoyo e incentivo que el crédito fiscal genera en su crecimiento.
  • Los aspectos que podrían afectar a la compra y potencial deslocalización (es decir, que abandonasen el reino Unido) de estas empresas intensivas en I+D.

En cualquier caso, pretende conocer si además de los incentivos fiscales existen otras medidas, alternativas o complementarias, que lleven al mejor cumplimiento de los objetivos del Gobierno en cuanto al porcentaje de inversión sobre el PIB.

Para el Gobierno Británico es asimismo importante conocer si los incentivos fiscales han generado distorsiones en las decisiones de gasto de las empresas o han alterado sus relaciones con terceras partes (universidades, centros de investigación y/o tecnológicos, otras empresas....), así como si existen vías para optimizar la devolución del crédito fiscal.