Número 38, septiembre-octubre 2006
INVESTIGACIÓN Y PRODUCCIÓN CIENTÍFICA I>> I+D en cifras
 
  El gasto bruto en I+D por regiones en el mundo según la UNESCO      
Jesús Rodríguez Pomeda
Universidad Autónoma de Madrid
jesus.pomeda@uam.es
 

A comienzos del presente año, el UIS (UNESCO Institute for Statistics) comenzó a publicar una serie de datos relativos al gasto agregado bruto en I+D por regiones y países de todo el mundo.

El resultado más destacado, y que resulta consistente con otras fuentes estadísticas, es el imparable avance de la región asiática que (con datos relativos a 2002) ya ha superado a la europea en esta variable.

La región norteamericana sigue liderando la clasificación mundial (con un 37% del gasto mundial en el citado ejercicio, como puede apreciarse en el siguiente gráfico) y Asia se convierte en el segundo inversor, con un 31,5%, por delante de Europa que sólo alcanza el 27,3% del total mundial.

Estos datos pueden ampliarse en el UNESCO Science Report 2005, publicado por dicha organización internacional.


Fuente: UIS

Seguramente las tendencias estadísticas más interesantes que muestra esa publicación se refieran no tanto a los resultados estáticos (la liga mundial sigue dominada por los EE.UU., Europa y Japón) como a los dinámicos. En efecto, el UIS señala que el porcentaje de gasto bruto en I+D con respecto al total mundial de Norteamérica y de Europa se redujo en torno a un 1% entre 1997 y 2002. Por el contrario, Asia tuvo una tendencia creciente que explica la diferencia positiva del 4% en el mismo periodo.


Ver imagen ampliada (en formato pdf, tamaño 65,9 kb)

Si descendemos al detalle por naciones, el UIS no hace sino confirmar lo señalado por muchas otras fuentes estadísticas y de análisis económico con relación al papel emergente jugado por China. Este país, entre 1997 y 2002, aumentó su porcentaje sobre el total mundial del 4% al 9%. En la misma región, los denominados Nuevos Países Industrializados pasaron del 4% al 6%.

Como muestran los resultados recogidos en las tablas 1 y 2 (referidos, respectivamente, a indicadores clave de gasto en I+D relacionados con su producto interior bruto -GDP- y su población, y al número de investigadores -también relacionado con el gasto bruto en I+D y con la población), las divergencias por regiones y países siguen siendo abismales.

Los peores registros en este ámbito, como cabía esperar, se producen en África (sólo representa el 0,6% del gasto bruto mundial en I+D, y apenas emplea al 0,4% de los investigadores mundiales). Además, las diferencias intrarregionales son también sangrantes, puesto que un único país, Sudáfrica, representa en torno al 90% de tales cifras.

Tampoco son alentadores los resultados relativos a los países de Oriente Medio que, a pesar de su fortaleza financiera derivada de los ingresos por la venta de crudo, no muestran inversiones apreciables en I+D.

En América Latina y el Caribe, se ha registrado una pequeña reducción en el porcentaje sobre el total mundial (desde el 3,1% en 1997 hasta el 2,6% en 2002), lo que probablemente se deba a su menor ritmo de crecimiento relativo en esta variable con respecto a otras regiones más dinámicas del planeta. También debe destacarse que sólo tres países (los gigantes regionales Brasil, México y Argentina) son responsables del 85% del gasto total regional en I+D. El resto de los países de aquella zona no dedican, en media, más allá del 0,1% del Producto Interior Bruto a gasto bruto en I+D. La única, pero notable excepción -indica el UIS- es Cuba, con un gasto bruto en I+D igual al 0,6% de su Producto Interior Bruto.

En suma, los datos aquí reseñados del UIS apuntan hacia un cambio en las regiones y países más orientados hacia la I+D, con el avance imparable de China dentro de la región asiática, si bien los EE.UU., Europa y Japón son (aún) los líderes mundiales, así como a la persistencia de brutales heterogeneidades en este contexto entre las que destaca la situación de África.


Ver imagen ampliada (en formato pdf, tamaño 72,3 kb)