Reseñas Bibliográficas
   
   

I+D+I en pequeñas y medianas de la Comunidad de Madrid.
Autor: I+D+I en pequeñas y medianas de la Comunidad de Madrid. Dirección General de Investigación.

Este texto representa una reflexión y análisis de las convocatorias de I+D+I para Pymes que se han realizado desde 1.997, en la Dirección General de Investigación de la Comunidad de Madrid. Los planes de ayudas a la I+D+I en pequeñas y medianas empresas han experimentado un proceso de afianzamiento y consolidación pero, ha sido necesario disponer del III Plan Regional de Investigación Científica e Innovación Tecnológica (PRICIT) para obtener los indicadores de calidad de las convocatorias. Este documento trata de contextualizar el desarrollo de las sucesivas convocatorias, refiriéndolas al marco de ciencia y tecnología existente en la Comunidad y en el conjunto del Estado Español, y sobre todo, analizando la evolución de sus respectivos indicadores de calidad, referidos no solo a las propuestas, sino a los resultados alcanzados por los proyectos.




ENTREVISTA A D. JOSÉ LUIS BELINCHÓN, GERENTE DE INNOVACIÓN TECNOLÓGICA DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE INVESTIGACIÓN



¿Cómo nace la idea de publicar este libro?

El libro surge de la necesidad de analizar la información que se ha venido generando durante las reuniones de la Comisión de Seguimiento de la convocatoria de “Ayudas a empresas de la Comunidad de Madrid para la realización de proyectos de investigación y desarrollo tecnológico” y de las visitas proactivas a las empresas que han obtenido financiación en esta convocatoria.

¿Qué se pretende con la recopilación recogida en el libro?

Como Vd. sabe, en la Comunidad de Madrid no existía tradición, ni experiencia en los Programas de Ayuda a Pymes para fomentar la I+D. Por esta razón, consideramos que era fundamental analizar los resultados que se iban alcanzando, ya que el único modo de mejorar y perfeccionar, en la medida de lo posible, dicho Programa.


¿Cómo han respondido las empresas a las convocatorias hasta el momento?

La respuesta ha sido creciente en cantidad y calidad. En las convocatorias de los años 97, 98 y 99 se han recibido alrededor de 400 proyectos, por casi otras tantas empresas, ya que algunas han presentado varias iniciativas y en varias convocatorias. De estos proyectos, se han aprobado entre un 23% y un 27%, en función de los criterios de evaluación y de selección.


¿Qué porcentaje de ayuda con respecto al presupuesto del proyecto se suele conceder a las empresas?

Es variable. En primer lugar, en función de los criterios de evaluación y de selección y, en segundo lugar, depende del presupuesto disponible para cada año. Hay algunas empresas a las que se les han concedido las ayudas máximas previstas, que ascienden al 60% del presupuesto total del proyecto. Lógicamente, estas son las iniciativas que alcanzan mayor puntuación durante el proceso de evaluación. Haciendo un promedio, las ayudas han supuesto entre un 30% y un 35% de los presupuestos totales presentados.


¿Cómo se está desarrollando la transferencia de tecnología entre los Centros de soporte tecnológico y las empresas?

Creemos que razonablemente bien. Existen dos indicadores que así lo demuestran. En primer lugar, alrededor de un 80% de los proyectos aprobados tienen concertado un soporte tecnológico exterior con algún Centro que, normalmente, suelen ser departamentos universitarios, institutos del CSIC y, en algún caso, centros tecnológicos o empresas de ingeniería, no sólo del ámbito territorial de la Comunidad de Madrid, sino de cualquier parte del Estado Español.

El segundo indicador procede de las propias visitas de seguimiento a las distintas empresas. Con ellas, constatamos que estas colaboraciones son eficaces y, en numerosos casos, permanecen más allá de la duración del proyecto subvencionado. No sólo para el mismo proyecto, sino para otras cuestiones u otras iniciativas que puedan surgir.


En las propuestas presentadas por las empresas, ¿predomina algún sector de aplicación?

Lógicamente, la pertenencia sectorial de los proyectos presentados y aprobados tiene que ver con la adscripción sectorial en la Comunidad de Madrid. Por esta razón, la mayor presencia se corresponde con las denominadas tecnologías de la información y de las comunicaciones, seguidas de los proyectos biotecnológicos. Se echan de menos más proyectos de tecnologías de los materiales y, quizás, también de tecnologías medioambientales.


¿Tienen datos sobre la puesta en marcha de los resultados de los proyectos de I+D por parte de las empresas?

Como Vd. sin duda conoce, uno de los criterios de peso en la evaluación de los proyectos es que éstos se encuentren integrados en un plan de negocio de base tecnológica. La media de integración en planes de negocio de los proyectos aprobados, se sitúa alrededor del 57%. Esta cifra está medida sobre propuestas, es decir, antes de que el proyecto esté concluido.

La Comisión de Seguimiento estima que esta cifra es razonable, puesto que nuestra experiencia nos dice que, sobre proyectos concluidos, el porcentaje de puesta en marcha disminuye, situándose entre un 40% y un 50%.


Ha hablado usted de seguimiento proactivo. ¿En qué consiste este tipo de seguimiento?

Consiste en un conjunto de visitas periódicas realizadas por personal de formación tecnológica y con conocimientos tanto de la empresa y de su sector como de los aspectos de la innovación tecnológica implícita en los proyectos. La idea surgió a iniciativa de la Dirección General de Investigación de la Comunidad de Madrid así como, en algún caso, de la propia empresa, De este modo se controla el desarrollo del proyecto financiado, al tiempo que se ayuda a la empresa a decidir cuestiones vitales del mismo, sugiriendo y reflexionando conjuntamente sobre las opciones técnicas o logísticas del mismo.


¿Han participado las empresas en la preparación del libro?

Sí. Las empresas son las protagonistas del Programa de Ayudas y también del libro, ya que producen las propuestas que se evalúan y, en su caso, se aprueban y, posteriormente, se realizan los proyectos. Pero, además de esto, y de modo específico, respondieron a una encuesta que se les dirigió con la intención de conocer sus puntos de vista sobre el desarrollo del Programa y del plan de seguimiento.


¿Tiene la Dirección General de Investigación intención de continuar analizando estas convocatorias y sus resultados?

Indudablemente un programa de ayuda a la I+D en Pymes requiere de varios años antes de que se consoliden los hábitos de innovación tecnológica. Por otra parte, conviene disponer de un horizonte de análisis lo más amplio posible para confirmar tendencias. Por esta razón, creemos que se continuará, con una frecuencia aún por determinar, analizando los resultados de las sucesivas convocatorias a medida que estas se vayan desarrollando y finalizando.