Entrevista con Miguel Angel Trigo de Aizpuru. El capital riesgo, una alternativa financiera para el emprendedor tecnológico.
   

Miguel Angel Trigo de Aizpuru es Consejero Delegado de Capital Riesgo de la Comunidad de Madrid, (CRM) y Director de Negocio del Area de Desarrollo Empresarial de Corporación Caja Madrid. Ha desarrollado su actividad profesional en el sector del capital riesgo durante los últimos 12 años.

El capital riesgo es una alternativa financiera de origen anglosajón que existe en España desde hace casi treinta años. Las Entidades de Capital riesgo se dedican a financiar proyectos de creación o expansión empresarial a través de una toma de participación accionarial en las empresas de forma temporal. Su objetivo es obtener plusvalías a través de la venta de estas acciones en el momento de la desinversión. Desde el año 1999 el sector de capital riesgo en España ha experimentado un desarrollo vertiginoso, al amparo de mejoras legislativas y del desarrollo de las Nuevas Tecnologías. Sin embargo, en los últimos meses, los malos resultados de las empresas de la llamada nueva economía, han retraído la actividad inversora de estos operadores.


1.¿En qué consiste exactamente el capital riesgo?

El capital riesgo inversión es una fórmula financiera que consiste en la toma de participación accionarial en una empresa de forma temporal y, en muchos casos minoritaria. La adquisición de acciones se realiza por ampliación de capital de forma que se inyecta la liquidez necesaria en la compañía para afrontar su proyecto de expansión o de lanzamiento. Además existen otros instrumentos financieros complementarios como son los préstamos participativos. La característica principal de los mismos es que su coste está asociado a los resultados económicos de la compañía.


2.¿Cuál es la diferencia entre obtener financiación a través de, por ejemplo, un banco o una caja de ahorros, y una entidad de capital riesgo?

Las entidades de capital riesgo ofrecemos un valor añadido fundamental respecto a la financiación bancaria. Ponemos al servicio de las empresas en las que participamos la experiencia en gestión de todos los miembros de la empresa, a través de nuestra presencia en el Consejo de Administración de la sociedad. Nosotros somos socios del empresario y por tanto ponemos a su disposición todo lo que creamos que pueda ser útil para hacer crecer el negocio.

Además, la entrada de un inversor de capital riesgo en una compañía tiene un importante efecto positivo en su imagen cara al mercado: la decisión de invertir en una empresa determinada se realiza después de un análisis exhaustivo que se dilata durante varios meses. No se invierte en cualquier sitio y eso el mercado lo sabe y lo valora muy positivamente.


3.¿Qué papel juega el capital riesgo en la financiación de empresas tecnológicas?

Una entidad de capital riesgo invierte en empresas con el objetivo de obtener una plusvalía en la venta de las acciones en el momento de la desinversión. Estas expectativas de rentabilidad vienen normalmente asociadas a un producto o servicio innovador y a un mercado con elevadas expectativas de crecimiento. Es evidente que las empresas de base tecnológica presentan en muchos casos ambas características. Otra cosa es quién esté al frente de esas empresas. Mi experiencia después de todos estos años me dice que la variable más importante del éxito empresarial es la calidad de la gestión y esta es independiente del sector de actividad o de la tecnología.


4.¿Cuál es la apuesta de Capital Riesgo Madrid por este tipo de empresas?

Capital Riesgo Madrid es la sociedad de capital riesgo regional de la Comunidad de Madrid y tiene un objetivo adicional al de cualquier sociedad de capital riesgo: dinamizar el tejido empresarial de la comunidad y favorecer el crecimiento del empleo, a través de la realización de inversiones rentables. Nuestra empresa objetivo es la PYME de la Comunidad de Madrid; hay que tener en cuenta que no realizamos inversiones superiores a los 250 millones de pesetas por compañía lo cual supone acercarnos a empresas de un tamaño mucho menor y con un grado de desarrollo más incipiente que aquellas a las que se acercan otros operadores de capital riesgo más grandes.

La consecuencia inmediata de esto responde claramente a su pregunta: De las 26 empresas que tenemos actualmente en cartera, 9 son empresas de base tecnológica y hay dos más que esperamos formalizar antes de final de año.


5.¿Porqué cree que el sector de capital riesgo dedica tan pocos recursos a las empresas de base tecnológica?

Las dificultades no se derivan de su carácter de empresa tecnológica, sino de su incipiente grado de desarrollo que supone un elevado grado de incertidumbre: incertidumbre respecto a la aceptación del nuevo producto o servicio, respecto al grado de desarrollo del mercado y respecto al equipo promotor que en muchas ocasiones es demasiado joven o procede del ámbito universitario, con una elevada excelencia técnica pero sin experiencia en gestión empresarial.

Si unimos a lo anterior la dificultad para vender las acciones de estas compañías, ya que no existe un mercado organizado en el que poder hacerlo, es fácil comprender el elevado riesgo de estas inversiones frente a otras en empresas más consolidadas.


6.¿Cuál es su opinión acerca de las novedades legislativas en términos de financiación de empresas de base tecnológica que se han desarrollado en los últimos meses?

La administración central y las autonómicas están realizando una apuesta importante por este tipo de empresas dado el efecto que tienen las mismas sobre el empleo y el desarrollo económico futuro. En lo que se refiere a las medidas de tipo financiero yo destacaría dos por sus efectos sobre la actividad de capital riesgo:

La orden 3895/2001 de 24 de Mayo de la Consejería de Economía y Empleo de la Comunidad de Madrid por la cual se ha subvencionado ,entre otros, el coste de los préstamos participativos concedidos por entidades de capital riesgo.

Y, sobre todo, la línea de apoyo a la capitalización de empresas de base tecnológica del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Esta permitirá que el Ministerio comparta el riesgo de la inversión en este tipo de empresas con las entidades de capital riesgo, mediante la concesión de un préstamo que cubra el 75% de la inversión. Esto supone para una entidad como Capital Riesgo Madrid, tener más fondos para invertir y compartir el riesgo de la inversión con otra institución. De todas formas habrá que esperar un poco para ver los efectos de esta norma ya que está pendiente de desarrollo reglamentario.


7.Por último, explique qué debe hacer un emprendedor tecnológico que quiere contar con CRM como socio capitalista de su empresa.

Lo más importante es que tenga bien desarrollado su plan de negocios y que nos lo haga llegar. Si cumple los requisitos que he mencionado anteriormente respecto al producto, el mercado y el equipo gestor, nos pondremos en contacto con él y comenzaremos a trabajar.


 

 

Volver arriba