Las nuevas realidades tecnológicas implican, entre otras cosas, el aprendizaje de un nuevo lenguaje -o de varios- gracias a los cuales entrar en comunicación con sistemas, y en último término con personas que manejen esa misma herramienta de transmisión de pensamiento
 
El ocio en su sentido más profundo (neg-ocio, denominaban los griegos al periodo que no podía ser dedicado a lo realmente importante) hace referencia a la plenitud de la persona, a su consideración global.