Reseñas Bibliográficas
   
   

LA ECONOMÍA EN LA RED. Nueva economía, nuevas finanzas
Autor: Emilio Ontiveros

Taurus Digital, Madrid, 2001

En junio de 2000, bajo el título de Nueva Economía, Emilio Ontiveros, Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid y fundador y Consejero Delegado de Analista Financiero Internacionales, publicaba un importante artículo en la revista Claves de Razón Práctica en el que analizaba de forma profunda y rigurosa las transformaciones económicas y empresariales que se habían producido en la década de los noventa, sobre todo en los Estados Unidos, como consecuencia del desarrollo alcanzado por las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones. En este artículo se destacaba el récord de longevidad de las fases expansivas de su ciclo económico conseguido por la economía estadounidense con 107 meses de crecimiento ininterrumpido y manteniendo, al mismo tiempo, una tasa muy baja de desempleo de su población activa.

Un año más tarde, en un contexto económico muy diferente, caracterizado por una fuerte desaceleración del crecimiento de la economía norteamericana, y en medio de una crisis política mundial inesperada, y sin precedentes, como consecuencia de los ataques terroristas a Estados Unidos, este mismo autor desarrolla y profundiza en sus ideas en un libro que lleva por título La economía en la red y como subtítulo Nueva economía, nuevas finanzas. Este libro pone de manifiesto que "a pesar del desastre bursátil que sufrieron a partir de marzo de 2000 las empresas más directamente protagonistas de esa revolución tecnológica (desde las recién llegadas a las tradicionales operadoras de telecomunicaciones) y de la manifiesta desaceleración con que el crecimiento de la economía y de la productividad de EE.UU. abordaban el inicio del nuevo siglo, la era de Internet no ha hecho sino empezar". Internet es el exponente emblemático de la importante transformación del sistema económico que se está produciendo en los últimos años a través de la convergencia de la creciente integración económica y financiera internacional y la aceleración del progreso técnico, sintetizado en la amplia movilización de las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones.

La obra realiza un análisis detallado y ofrece las claves fundamentales para comprender la naturaleza de los cambios que se están produciendo como consecuencia de la expansión de la conectividad y el desarrollo de la red en un mundo cada vez más interrelacionado. Aunque no pretende ser un libro académico, y de hecho resulta muy fácil de leer, sigue una metodología rigurosa en la aportación de datos estadísticos y recoge una bibliografía muy completa y actualizada de los distintos aspectos estudiados en los diferentes capítulos, lo que contribuye a fundamentar y consolidar las argumentaciones.

La denominación nueva economía que aparece en el subtítulo del libro y que sirve para definir los cambios a los que nos hemos referido en los párrafos anteriores, después de haber gozado de una gran popularidad mediática es hoy objeto de fuertes críticas por parte de muchos economistas e incluso de los propios medios de comunicación. Sin embargo, el profesor Ontiveros expresa que, sin menoscabo del legítimo y sano escepticismo que la pretenciosidad y ambigüedad que pueda generar esta denominación resulta más descriptiva que algunas otras denominaciones adicionales o en algunos casos alternativas como las de economía del conocimiento, E-economía, o economía digital.

Con el término nueva economía no se hace referencia a que hayan cambiado los principios y las leyes económicas básicas, ni ofrecer nuevos paradigmas sino poner de manifiesto que existen nuevas formas de hacer, en general, las mismas cosas, pero consiguiendo una mayor eficiencia; y en este sentido se destaca que ha habido antes otras nuevas economías en otras fases históricas, especialmente en los dos últimos siglos, como por ejemplo con la extensión de las distintas aplicaciones de la electricidad a las distintas formas de transporte q ue han presentado características de discontinuida-des similares a las del momento actual.

En el primer capítulo, se aborda el estudio de los fuertes incrementos de la productividad de la economía americana en la última década, relacionándolos con distintos factores entre los que se pueden destacar, en primer lugar, la intensidad de la inversión en tecnologías de la información y las telecomunicaciones y otros como la actitud hacia el riesgo y el fracaso de la sociedad americana tan distinta de la europea y la estructura y funcionamiento del mercado de trabajo caracterizado por un alto nivel de flexibilidad.

En los siguientes capítulos, se analizan los aspectos fundamentales que caracterizan a esta nueva economía capaz de generar unos resultados tan extraordinarios como los manifestados en el capítulo primero. Bajo el epígrafe la economía en la red se describen las distintas oportunidades que ofrece la red para transformar los intercambios económicos, así se estudian conceptos como la lonja digital, las cibersubastas, el B2B o comercio digital entre empresas. Pero donde mayor impacto han tenido estas transformaciones es en el ámbito empresarial. Las empresas han realizado, en este período, altísimas inversiones en activos intangibles, especialmente en tecnologías de la información con relación a las inversiones en activos tangibles características del pasado. De esta forma, la tecnología ha pasado a un primer plano en la determinación de las orientaciones estratégicas y las organizaciones han modificado sus estructuras organizativas cuestionando las viejas jerarquías y con una reformulación del poder en función del conocimiento. Por otra parte, no sólo han cambiado los sistemas de gestión de la empresa, sino también los incentivos para el nacimiento y desarrollo de nuevas empresas lo que está modificando el censo de empresas en un proceso schumpeteriano de destrucción creativa.

Todo este proceso de transformación empresarial ha sido posible en un contexto de cambio en los mercados financieros que han modificado la forma de financiar y valorar a las empresas, especialmente a las empresas tecnológicas que se han creado alrededor de Internet. Aspectos como la popularización del Nasdaq o el resurgir del capital riesgo y de los "bonos basura" ha tenido una notable influencia en el auge y caída de los valores bursátiles que han caracterizado a este período.

Por último, en el libro se destacan algunas de las consecuencias que tienen estas transformaciones que caracterizan a la nueva economía tanto para los distintos países como para la regulación y gobernabilidad de las transacciones en una economía digital que no es fácil de controlar ni dirigir con los parámetros tradicionales y que pueden poner en entredicho las propias jurisdicciones nacionales.

 

 

Fernando Casani
Profesor Titular de Organización de Empresas
Universidad Autónoma de Madrid



Volver arriba