La nueva economía de la mano de la tecnología aplicada a los negocios, presenta unas coordenadas completamente distintas; la información, el recurso más importante para las empresas que nacen al amparo de Internet, no es precisamente escaso, sino todo lo contrario. De ahí que las barreras de entrada para la oferta se hayan reducido al máximo, esto sin tener en cuenta la gran afluencia de inversión proveniente de la economía tradicional que ha buscado mayor dinamicidad y una oportunidad de salir de los tradicionales canales de inversión
 
Todas las empresas disponen de una página web, aunque algunas ofrecen más valor añadido que otras, hay que destacar que el 60,6% no son meramente informativas sino que ofrecen otros servicios y casi la mitad (45,5%) permiten el comercio electrónico en alguna de sus dos modalidades, Business to Business (B2B) y Business to Consumer (B2C).
 
Podemos observar que existe una fuerte dependencia entre la utilización que las empresas hacen de Internet en sus páginas web y el sector al que pertenecen