El objetivo de contar con esta información es triple. En primer lugar, se trata de que, en la toma de decisiones, tanto los responsables del sector público como del privado, tengan instrumentos adecuados para planificar y diseñar estrategias acordes con los objetivos planteados. En segundo lugar, se pretende, mediante el análisis de la información disponible, generar un conocimiento más preciso y detallado del proceso de investigación e innovación; este conocimiento es imprescindible, además, para fundamentar un debate realista y una evaluación rigurosa de los resultados alcanzados. En tercer lugar, se considera muy útil que todo este proceso y, fundamentalmente, la valoración de los resultados, se den a conocer a la sociedad en general, de forma que los ciudadanos tengan elementos de análisis, se involucren en el proceso y se consiga que, mediante sus opiniones y demandas específicas, se conviertan en agentes activos y sensibles a las actividades de investigación e innovación.