Ensayos



Los patrones de innovación en España a través del análisis de patentes.

AUTOR  | Hidalgo Nuchera, A. MCYT-OEPM. 2003

PATENTES E INNOVACIÓN
Las patentes son esenciales en la innovación tecnológica. Hay un conjunto de herramientas y modelos organizativos capaces de rentabilizarlas al máximo Reseña realizada por Carlos Merino Moreno
Instituto Universitario de Administración de Empresas (IADE)
Universidad Autónoma de Madrid

El estudio de la innovación se ha convertido en una pieza clave a todos los niveles, a pesar de la ambigüedad inherente a su análisis, ya sea desde planteamientos sistémicos (Lundvall, 1992) empresariales (Morcillo, 1997), de cooperación (Fernández, 1996), etc.

Así, el documento que a continuación se analiza, y que se basa en desarrollos de investigación financiados por la convocatoria PROFIT, se aproxima a dicha área temática desde el análisis de las patentes como elemento indicativo del cambio tecnológico con el propósito de descubrir una serie de patrones de comportamiento ante la innovación.

Para ello, se establece una estructura relacionada con el establecimiento y clasificación preliminar de un marco teórico que sigue la línea didáctica de los documentos editados por diferentes organismos relacionados con el ámbito registral de las patentes, incluyendo argumentos muy cercanos a los presentados en publicaciones anteriores de autores como Escorsa y Valls (1997), Molero y Buesa (1992), Palop y Vicente (1999), Escorsa y Maspons (2001) y el Foro del Conocimiento Intellectus (2003) que se circunscriben al campo de la Inteligencia Empresarial en general y al de la vigilancia tecnológica en particular. No obstante, a pesar de que el marco de las patentes (procedimientos y peculiaridades) queda descrito exhaustivamente, se echa de menos un breve refrendo explicativo dedicado a la vigilancia tecnológica dada su profusa aparición en el texto.

En este sentido, y como síntesis básica relacionada con el uso de las patentes, se considera fundamental, por una parte, el marco legal que aportan permitiendo la apropiación y exclusividad del propietario a través de un esquema de protección que pretende facilitar la transferencia de conocimiento, la capacidad de negociación y la estrategia comercial, acreditando la actividad innovadora de la organización (imagen y prestigio), y por otra parte, se fomentan las prácticas relacionadas con los sistemas de alerta y el uso de diferentes herramientas y servicios de información.

Por el contrario, aspectos como el tratamiento organizativo de la confidencialidad, los ciclos de vida de los productos y las rigideces, costes, plazos y complejidades en el procedimiento de solicitud desalientan, en ocasiones, el uso de este sistema de protección.

Si se avanza en las páginas de este interesante trabajo investigador aparece el contenido básico del documento que se vincula con la explotación de los registros congregados en una base de datos elaborada ad hoc con el propósito de estructurar de forma homogénea la información a manejar.

Esta particularidad impacta positivamente sobre las posibilidades de análisis de las patentes recogidas en el periodo 1988-1998 desde diferentes enfoques con el fin de conocer datos relacionados con sectores, agentes más proclives a patentar, origen de las solicitudes, vías a las que recurren, etc... Cabe resaltar la conveniencia, para este tipo de estudios, de la elaboración de tablas de resultados que desde una perspectiva visual aporten un panorama conjunto, completo y sintético del ejercicio investigador.

En su tercer cuerpo, el trabajo ofrece un análisis cualitativo complementario que se fundamenta en la elaboración de un cuestionario que pretende conocer la valoración que hacen los usuarios de los servicios de información sobre patentes, particularizando en el caso de las mejores prácticas encontradas en de tres realidades organizativas pertenecientes a tres sectores estratégicos.


Nosotros, ¿ciudadanos de Europa? Las fronteras, el Estado, el pueblo.

AUTOR  | Balibar, Étienne. Tecnos, Madrid, 2003, 318 páginas

¿QUÉ ES SER EUROPEO?
Europa es un proyecto en construcción, no una construcción terminada, es un deseo pero no una realidad Reseña realizada por Miguel García Posada

El proyecto de Europa se articula en torno al concepto de ciudadanía y de ciudadano, afirma el autor. Europa no se construirá sobre el Estado burocrático, como ocurre hoy en la UE, sino sobre el Estado de Derecho en su plenitud.

Y hay que hacer Europa y al ciudadano europeo, lo que es lo mismo, sobre el optimismo de la voluntad y el pesimismo de la inteligencia, por recordar la frase de Romain Rolland, que popularizó Antonio Gramsci. La guerra de Yugoslavia ha sido la gran demostración de ese pesimismo, pues reveló la incapacidad del proyecto europeo, es decir, de la UE, para frenar el proceso bélico con la intervención de las naciones poderosas de Europa, esto es, la Europa de las patrias gaullista, sobre la que tampoco será posible el sueño europeo. Tuvo que ser la Unión Americana --empleamos la expresión a propósito-- quien tuvo que detener la guerra con la decisión de Clinton de bombardear Serbia.

Tras analizar toda la complejidad del problema de Europa en su multiplicidad, cuatro campos señala el autor de reflexión sobre la futura ciudadanía europea. El primer campo es el de la justicia. Hoy funciona mal, es elitista y sigue siendo nacional. Pero sin un Estado de Derecho pleno no existe democracia de alto nivel y sin democracia no se construirá Europa. El segundo campo es el de la necesaria convergencia de las luchas sindicales y del movimiento asociativo. Hay que partir de un principio dorsal: trabajar para producir no, sino al revés: producir para trabajar. El trabajo como derecho, no como instrumento al servicio de la plusvalía. El tercer campo es el de la democracia de las fronteras.

No se trata de establecer la libertad de las fronteras, lo que, al extender y abaratar la mano de obra traería la implantación del capitalismo salvaje, sino de negociar el paso de las fronteras. Europa, añadimos nosotros, no puede situarse en la dialéctica del imperio romano en su decadencia, como un baluarte con portillos. Y el cuarto campo es el de la cultura y las lenguas. Hay que construir Europa sobre <<el cruce de caminos>>, sobre <<el cruce de culturas>>. Al respecto el autor rechaza la idea del inglés como lengua europea. El inglés es el latín universal de nuestros días, pero está amenazado por varias graves fracturas en su interior, que pueden estallar en otras tantas lenguas. La lengua de Europa debe forjarse sobre la idea de <<traducción >>. Joyce, irlandés, y escritor en inglés, Canetti, judío sefardí, y autor en alemán, Conrad, polaco y narrador en inglés (o Nabokov, ruso y creador en las dos lenguas), modelos de lo que Steiner llamó <<extraterritorialidad>>, son los precedentes de esta lengua europea, que debe asentarse en la educación pluirilingüe, hoy solo accesible a las élites y, por imposición, a los trabajadores del más bajo escalafón, pero sin instrucción, mientras la amplia masa intermedia se debate bajo la educación monolingüe, con algunas excepciones, pues no se trata de manejarse en otra lengua sino de ser bilingües o trilingües, crear nuevas koinés.

Libro sugestivo y de candente actualidad, dadas las circunstancias por las que atravesamos, en vísperas de la adopción de una <<Constitución>> europea.


Ciencia entre España e Hispanoamérica. Ecos del siglo XX.

AUTOR  | Acosta Rizo, Carlos; Nicolás Cuvi; Xavier Roqué. Barcelona: Centre d’Estudis d’Història de les Ciències (CEHIC), UAB, 2003, 135 pags.

BASES PARA UNA CIENCIA FEDERATIVA IBEROAMERICANA
Parece estar germinando una ciencia federal iberoamericana. Los datos existentes sobre el crecimiento científico del mundo hispánico así parecen indicarlo Reseña realizada por Leoncio López-Ocón Cabrera
Instituto de Historia-CSIC

El libro que comentamos asimila los protagonistas de la producción y distribución de ciencia y la tecnología a las hormigas en tanto en cuanto que esos insectos trasladan información de unos lugares a otros estableciendo singulares caminos de ida y vuelta. En los senderos que trazan transportan lo que encuentran hasta el interior de sus hogares donde analizan y transforman los materiales que han almacenado. Y en ocasiones exploran territorios ignotos para crear nuevos hormigueros a los que trasladan nueva información para generar "conocimientos" vitales.

Partiendo de este presupuesto los autores emprenden el seguimiento del singular camino realizado por algunas de las hormigas y hormigueros que han protagonizado la historia de los intercambios científicos y técnicos entre España y la América latina a lo largo del siglo XX. Al principio de su reflexión los autores, un tanto escépticos, se preguntan por la pertinencia de tal estudio teniendo en cuenta el tópico de que los países que constituyen la actual comunidad iberoamericana de naciones han tenido y tienen una difícil relación con la ciencia moderna. Al abordar esta cuestión han podido constatar que es cierto que los países que tienen el español -y el portugués habría que añadir- como lengua oficial son aún poco visibles en el sistema mundial de producción y distribución de conocimientos hasta tal punto que según la base PASCAL en 1997 España produjo un 2,6% de publicaciones científicas y la América latina un 2,1% del conjunto del sistema mundial de producción de conocimientos científicos. Pero también han observado que la sociedad española a lo largo de la década de 1990 hizo esfuerzos por abandonar la semi-periferia de la ciencia-mundo pues para ese año de 1997 se había colocado en la undécima posición en relación con la actividad científica mundial y en la sexta en el conjunto de la Unión Europea, y que en la América latina tres países (Argentina, Brasil y México) -que disponen de dos terceras partes del número de investigadores (66%) de la región- empezaban a ser exportadores de tecnología. Y han constatado cómo en la década de 1990 a 2000 se han contabilizado 4.812 copublicaciones de autores españoles y latinoamericanos, con una progresión notable desde las 179 copublicaciones del año 1990 a las 806 de 1999, representando esta cifra el 8,8% de las copublicaciones españolas. Los estudios bibliométricos manejados por los autores muestran que para fines de la década de 1990 España era el primer socio científico europeo de Argentina, Colombia y Cuba, el segundo de Chile, México y Uruguay, el tercero de Venezuela y el quinto de Brasil.

Pero el despliegue de esa malla de interacciones científico-técnicas tiene una larga historia en la que cabe destacar el programa CYTED, un modelo de cooperación puesto en marcha a partir de 1986 y que ha favorecido el desarrollo de una comunidad científica iberoamericana, mediante la existencia en el año 2000 de 65 redes temáticas, 85 proyectos de Investigación Precompetitiva y 168 proyectos de innovación IBEROEKA, que permiten no sólo transferir conocimientos y tecnologías entre grupos que trabajan en temas similares en diversos países como cooperar a empresas de diferentes países iberoamericanos a través de proyectos conjuntos

Y remontándose hacia atrás en el curso del tiempo los autores recuerdan a otros protagonistas de esos intercambios en otras fases del siglo XX. Algunos empiezan a ser mejor conocidos, como la proyección de Cajal y su escuela en diversos países iberoamericanos. Otros permanecen casi en la penumbra como la Sociedad de Oftalmología Hispano-Americana creada en 1904 y que en 1934 agrupaba a 300 oftalmólogos iberoamericanos, entre los que había 62 argentinos, y que tuvo como antecedente a los Archivos de Oftalmología Hispano-Americanos, editados entre 1901 y 1936. Con buen criterio los autores no desdeñan relacionar esas dimensiones del hispanoamericanismo práctico del reinado de Alfonso XIII con saberes y prácticas que cruzaron bidireccionalmente el Atlántico desde los mismos inicios de la empresa colombina alimentando un incesante fluir de conocimientos y experiencias entre América y Europa y viceversa, como lo prueba la circulación del Libellus de medicinabulus, llamado también "Códice de la Cruz Badiano", donde dos indígenas mexicanos -su autor el médico Martín de la Cruz y su ilustrador Juan Badiano- tradujeron al latín en 1552 su conocimiento de las plantas medicinales mesoamericanas.

Los estudiosos de la ciencia hecha en el mundo anglosajón hablan de cómo tras la descolonización de los países integrantes de la Commonwealth se desenvolvió en ese ámbito cultural una ciencia federativa entre la ex metrópoli y sus antiguas colonias, o entre las mismas nuevas repúblicas emancipadas, basadas en relaciones de cooperación e igualdad.. El trabajo de síntesis realizado al alimón por estos tres autores -dos hispanoamericanos y uno español- puede ser visto como una manifestación más de una ciencia federativa en el mundo hispánico que parece estar germinando. Y para que quede constancia de su voluntad divulgativa han insertado en el ciberespacio einstein.uab.es/suab237w/proj/fecyt.htm los esfuerzos de su trabajo, que con buen criterio financió la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología


El libro de Kierkegaard. Estudios en el segundo centenario de su nacimiento (1813-2013).

AUTOR  | Edición de Carabante, José María y Lastra, Antonio. Nexofía. Libros electrónicos de La Torre del Virrey, l'Eliana, 2013. 236 páginas.

UNA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA PROPIAMENTE FILOSÓFICA
Reseña realizada por Víctor Páramo Valero
Licenciado en Filosofía
Universidad de Valencia

La historia de la filosofía parece expresarse antes en el lenguaje de la historia que en el de la filosofía. Este fenómeno tiene, aparentemente, su explicación en el hecho de que lo que se pone en juego en la explicación histórica de la filosofía es el curso histórico de esa filosofía y no su contenido mismo. Es decir, se enfatiza la condición temporal del contenido filosófico. Esa condición, con la perspectiva de la historia de la filosofía, no es simplemente una dimensión del saber filosófico, sino su esencia. El saber filosófico, como cualquier otro, es histórico. La filosofía, según esta visión, tiene como esencia la pura facticidad del darse del presente que la historia recoge como hecho pasado. Pero la historia es una elaboración del presente y no el hecho mismo pasado. Para reconstruir el interior de los hechos del pasado filosófico se requeriría una historia de la filosofía más filosófica que histórica.

El historiador debe ser, en consecuencia, un pensador crítico. Sobre todo cuando es historiador de la filosofía. La historia no es una elaboración basada sólo en los hechos del pasado; es también, en tanto que ciencia, un discurso que elabora proyecciones del presente en el pasado, con lo cual el método pretendidamente descriptivo se viene abajo en historia en el momento mismo en que intenta elaborar leyes a partir del estudio de los hechos. La historia (Histoire) no puede predecirse precisamente porque la historia (Geschichte) es, en tanto que ciencia humana, una interpretación presente del pasado. El método de la historia no puede ser el de la física o la química. No hay leyes con validez universal en el ámbito de la historia. Por esta razón, aunque se subraye la condición histórica del conocimiento filosófico al estudiárselo desde esa misma ciencia, es erróneo pensar que dicho conocimiento se reduce a su puro darse como hecho. La producción del conocimiento científico no es simplemente un acontecimiento pasado, presente y futuro, un acontecimiento constante. La historia, y por ello también la historia de la filosofía, depende de la imaginación. En efecto, la imaginación histórica es la que da sentido al pasado en el presente. Sin esa proyección hacia el pasado desde el presente imaginativo no hay historia. Con lo cual el pasado también resulta condicionado por la imaginación, ya que se lo piensa desde un presente que abre el camino hacia los supuestos hechos del pasado.

Los hechos jamás pueden ser perpetrados en la historia como disciplina científica. Forman parte exclusivamente de la historia como dimensión temporal de la realidad humana en todas sus expresiones (cultural, social, moral, política, religiosa, económica, artística). El intento mismo de otorgar relevancia a la historia desde la historia de la filosofía y no a la filosofía misma carece de sentido, porque, como hemos dicho, reduce los hechos a su puro darse y los sustituye por un contenido que debería ser el protagonista de la historia. Es por ello que resulta completamente acertado presentar la historia de la filosofía a través de la filosofía y no de la historia misma. De este modo se salvan las fallas fundamentales de la historia con respecto a la filosofía. La filosofía, para presentarse históricamente, debe manifestarse por sí misma y no ser meramente representada por datos históricos. Y su manifestación sólo tiene lugar cuando es ella misma la que se presenta y no la historia. Es la filosofía la que debe presentar-se históricamente. No es la historia la que debe re-presentar a la filosofía. De ahí que un tratamiento histórico de la filosofía exija mucho más de la filosofía que de la historia.

Únicamente la filosofía puede presentar históricamente a un filósofo como Sören Kierkegaard (1813-1855). No es solo que la perspectiva histórica deba ser filosófica, sino que toda historia de la filosofía debe hablar en el lenguaje de la filosofía, si es que quiere hacer patente al pensamiento del autor en cuestión. ¿Quién mejor que un filósofo para presentar históricamente a otro filósofo? No se trata simplemente que de que quien lleve a cabo la descripción histórica del pensamiento de un filósofo sea también filósofo o estudioso de la filosofía, sino de que en la presentación misma de un filósofo hable otro (u otros) filósofo(s) . Solo a través del filosofar se abre paso el pensar histórico-filosófico. Solo en la interlocución e interpelación de un filósofo hacia otro en el texto mismo se hace manifiesto el pensamiento de este último. Solo haciendo hablar en el texto histórico-filosófico a un filósofo significativo en la obra de otro puede hacerse hablar a este último. Esto y no otra cosa es lo que encontramos en El libro de Kierkegaard, obra en la que los autores han realizado una pequeña historia de la filosofía en la que hablan distintos filósofos con un único filósofo. Los filósofos a los que se dedica cada capítulo de la obra hablan todos ellos con Kierkegaard. Solo así se crea una historia de la filosofía propiamente filosófica.

A nuestro juicio, éste es un modo de hacer una historia filosófica de la filosofía en dos direcciones, ambas mediadas por el diálogo que hay entre los filósofos allí reunidos. La primera, teniendo como trasfondo la imagen de un solo filósofo, presenta a otro pequeño grupo de filósofos que ocupan todos ellos un lugar significativo en la historia de la filosofía. La segunda, presenta la obra y pensamiento de un filósofo teniendo como trasfondo la imagen de aquel pequeño grupo de filósofos.

Kierkegaard, filósofo y teólogo protestante danés, es considerado el padre de una corriente filosófica desarrollada durante la primera década del siglo XX: el existencialismo. Aunque el marco de presupuestos religiosos de Kierkegaard es ineludible para comprender su filosofía, Heidegger y Sartre retomaron el planteamiento del autor danés desprendiéndose del significado que poseía en el conjunto de su obra. Otros pensadores, como Blaise Pascal -de quien se dice que fue también una fuente de inspiración de Heidegger- constituye una premonición de esa forma de pensar que se encuentra entre los hitos de la historia de la filosofía.

El libro de Kierkegaard ha sido elaborado con motivo del segundo centenario del nacimiento del pensador danés. Se ha publicado en una editorial que, a pesar de ser joven y no tener el soporte económico del que disponen otras, ha logrado dar difusión a aportaciones importantes en el ámbito de los estudios culturales.

Los editores del libro conocen en profundidad el pensamiento de Kierkegaard. Proceden, respectivamente, de las ramas de filosofía del derecho (M. A. Carabante) y de la filosofía política (A. Lastra). El trabajo resulta de interés para todos aquellos interesados en la filosofía de Kierkegaard y en la historia de la filosofía, ya que presenta, como hemos subrayado, su obra desde el punto de vista de su relación con otros filósofos.

Cada filósofo escogido para estudiarlo conjuntamente con Kierkegaard constituye -según los editores- a su vez un nombre con el que prolongar la ironía socrática que él hizo suya. "El libro de Kierkegaard -señalan- trata de ser un libro kierkegaardiano en algunos aspectos esenciales y una actualización de su pensamiento tras la desaparición del existencialismo". En este caso, no son exclusivamente filósofos los que forman esa pequeña historia de la filosofía. Puede cuestionarse la importancia histórico-filosófica de algunos de los autores escogidos, pero es innegable el notable lugar que ocuparon en la formación del pensamiento de Kierkegaard o la influencia que han recibido de él: Abraham, Sócrates, Pascal, Lessing, Mozart, Thoreau, Unamuno, Benjamin, Adorno, Peterson, Löwith, Sartre, Steiner, Dreyer y Tarkovski.

Enlace al libro: www.latorredelvirrey.org/nxs/wp-content/uploads/2013/10/el-libro-de-kierkegaard.pdf


El ciclo del combustible nuclear.

AUTOR  | González, Valentín. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid, 2013. 72 páginas

UNA BUENA OPORTUNIDAD PARA TRASLADAR A LA SOCIEDAD LOS ASPECTOS BÁSICOS RELACIONADOS CON LA ENERGÍA NUCLEAR
Reseña realizada por Carmen Martos Sánchez
Departamento de Tecnología Química y Energética (URJC)

El suministro energético es uno de los retos cruciales de la sociedad actual. En las últimas décadas los combustibles fósiles, principal recurso energético utilizado a nivel mundial, han sido cuestionados por su impacto ambiental y la dependencia energética que genera en la mayoría de los países desarrollados y en vías de desarrollo. Junto con la eficiencia energética y las energías renovables, la energía nuclear se podría perfilar como una alternativa interesante a la utilización de combustibles fósiles en la producción de energía eléctrica. Sin embargo, la energía nuclear suscita gran controversia entre la opinión pública debido a su relación con la proliferación nuclear, su seguridad y la problemática relacionada con la gestión de los residuos nucleares generados en este tipo de instalaciones.

Sin duda, estos son aspectos que deben ser tenidos en cuenta al optar por este tipo de aprovechamiento energético. Sin embargo, un problema adicional por el que la sociedad rechaza este recurso energético está relacionado con el desconocimiento existente a nivel general de los aspectos científico-técnicos asociados a la tecnología nuclear, y en general aquello que se desconoce acaba temiéndose. Este libro constituye una buena oportunidad para trasladar a la sociedad los aspectos básicos relacionados con este tipo de energía.

Tras realizar una introducción en la que se revisan las fuentes energéticas disponibles y sus diferentes problemáticas, se explica qué es la radiactividad y cómo estamos expuestos a ésta de manera natural. En el capítulo 3 se explica el funcionamiento de los reactores nucleares de fisión, mientras que los capítulos 2, 4 y 5 se ocupan de la descripción de las distintas fases del ciclo del combustible nuclear: obtención de Uranio y fabricación del combustible nuclear, gestión de este combustible una vez que se ha gastado y disposición final de este residuo. En esta obra, se expone de manera sencilla y clara el papel que juega el Plutonio en la tecnología nuclear y cómo su aprovechamiento en centrales de tipo civil puede contribuir a la destrucción del armamento nuclear.

El libro está escrito de forma amena lo que puede facilitar a lectores sin un perfil técnico entender los aspectos relacionados con esta tecnología. Aún siendo fácil de leer, el autor, profesor de Ingeniería Química de la Universidad Autónoma de Madrid, ha conseguido no perder rigor científico-técnico, lo que es de agradecer en obras de divulgación de este tipo.


El español académico. Guía práctica para la elaboración de textos académicos.

AUTOR  | Regueiro Rodríguez, Mª Luisa y Sáez Rivera, Daniel Mª. Arco/Libros. Madrid, 2013. 192 páginas.

UN INSTRUMENTO INDISPENSABLE PARA UNA CORRECTA ELABORACIÓN DE TEXTOS ACADÉMICOS
Reseña realizada por Ocarina Masid
Universidad Complutense de Madrid

El momento de enfrentarse a la elaboración de un trabajo académico siempre genera cierta incertidumbre en los estudiantes. El desconocimiento de unas pautas generales para la elaboración y presentación en los géneros académicos escritos, así como la escasa atención prestada en la tradición académica española a los géneros académicos orales, conllevan en muchas ocasiones que la realización de un texto académico se convierta en un auténtico desafío para los alumnos universitarios. Por estos motivos, la reciente publicación del libro El español académico de María Luisa Regueiro y Daniel M. Sáez, dentro de la colección Bibliotheca Philologica de la editorial Arco Libros, más que estar justificada, era realmente necesaria.

La sólida experiencia de sus autores en la elaboración y dirección de trabajos académicos de diversa índole avalan el contenido de la obra, que, como su propio subtítulo indica, es una guía práctica para la elaboración de textos académicos. La profesora María Luisa Regueiro Rodríguez y Daniel Sáez Rivera son Doctores en Filología por la Universidad Complutense de Madrid, donde imparten clases en el Departamento de Lengua Española, Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Facultad de Filología.

El libro se divide en seis capítulos en los que se ofrecen directrices muy claras para la elaboración y comprensión de los textos académicos más frecuentes. En el primer capítulo describe las características del lenguaje y el estilo académicos y sus relaciones con el lenguaje científico al que sirve de medio de transmisión y de generación de conocimiento; y la configuración textual, con la exposición y la argumentación como marco expresivo fundamental.

Los capítulos dos y tres caracterizan y pautan la elaboración y la comprensión de los textos expositivos y de los expositivo-argumentativos: el resumen, el abstract, el manual y el examen, en el capítulos dos, y el artículo de investigación, la nota, la monografía y la reseña, en el capítulo tres. En todos los tipos de texto se explican tanto el concepto como las características y los procedimientos de composición y redacción.

El cuarto capítulo se dedica a la realización de trabajos de investigación tutelados de Fin de Grado, Fin de Máster y Tesis Doctoral. Se explica la estructura que debe tener el TIT, las pautas formales y las principales revisiones finales que se deben hacer.

En el capítulo seis se tratan los géneros académicos orales, de forma más breve que los géneros escritos, pero igualmente práctica: la clase magistral, la exposición oral del alumno (presentaciones y defensa del TIT), la comunicación, la ponencia, la conferencia, la mesa redonda y la presentación de pósteres en congresos y reuniones científicas. En este capítulo se explican las pautas de elaboración, las características del lenguaje académico oral y no verbal e incluso cómo confeccionar una presentación audiovisual de apoyo.

El capítulo seis expone de forma bastante exhaustiva los procedimientos de cita bibliográfica, las pautas para la elaboración de la bibliografía y los términos y las abreviaturas bibliográficas más comunes. Finalmente, se complementa con unos anexos muy útiles que incluyen un esquema de la relación entre puntuación y sintaxis, una guía de autoevaluación de textos académicos escritos, un cuadro sinóptico de tipos de fuente y referencias en distintos sistemas de citas y ejemplos de poster.

Las pautas descritas de manera muy práctica en toda la obra son muy precisas y, además, comunes a las diferentes disciplinas científicas. Se aportan numerosos ejemplos que son de gran utilidad para el alumno, destinatario para el que está especialmente pensado, pero también facilita la tarea de los profesores responsables de su orientación. Su carácter eminentemente práctico, su estructura perfectamente organizada, su fácil manejo y su gran claridad erigen El español académico no solo en un instrumento útil para la elaboración de textos académicos sino en un recurso de lectura indispensable para cualquier alumno universitario.

Técnicas de enseñanza.

AUTOR  | De la Herrán, Agustín y Paredes, Joaquín. Editorial Síntesis. Madrid 2013, 242 páginas.

UN LIBRO DE REFERENCIA PARA LA REFLEXIÓN DIDÁCTICA Y LA RENOVACIÓN PEDAGÓGICA
Reseña realizada por Dr. José Luis Villena
Universidad de Granada
Campus de Melilla

El trabajo que aquí se presenta incluye un conjunto de técnicas de enseñanza válidas, previa adecuación, para la mejora e investigación de la comunicación educativa en todos los niveles educativos, desde segundo ciclo de Educación Infantil hasta Posgrado. Se trata de una cuidada selección de propuestas metodológicas que podrían contribuir a mejorar procesos de planificación, de comunicación y de evaluación didácticas en la educación formal y no formal.

El libro está organizado en dos grandes apartados: en técnicas sin TIC y técnicas con TIC. Para favorecer un acceso funcional a su contenido, las técnicas de cada uno de los dos apartados se ha clasificado en las mismas seis categorías, si bien casi todas pudieran incluirse en más de un grupo:

1) Técnicas basadas en la planificación.
2) Técnicas para el trabajo autónomo del estudiante.
3) Técnicas de enseñanza para apoyar la exposición docente.
4) Técnicas de enseñanza para la participación.
5) Técnicas de enseñanza para la cooperación.
6) Técnicas basadas en la evaluación.

Un criterio de selección ha sido reparar en técnicas que podrían desarrollarse tanto con TIC como sin TIC. De este modo si, por ejemplo, en la segunda se han descrito los 'diálogos simultáneos con mensajerías' y los 'talleres didácticos con imagen y sonido', en la primera se han presentado los 'diálogos simultáneos' y los 'talleres didácticos' en general. De este modo el lector o lectora puede disponer de un corpus metodológico internamente coherente.

Su pretensión no es la aplicación mecánica, sino servir de referente para la reflexión didáctica y el cambio para la renovación pedagógica de profesionales y equipos didácticos, departamentos o centros. Con esta caución, puede ser de utilidad tanto para profesionales de la enseñanza (noveles o séniores) como para investigadores del área de DOE y estudiantes de profesorado de todos los niveles educativos, específi-camente de la asignatura de Didáctica General (versátil o multiaplicable).

En definitiva se trata de conseguir que la Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Universitaria queden enlazadas pedagógicamente y sin solución de continuidad, por la más clara y vertebradora fibra transversal que recorre la escuela: la metodología didáctica.


Argumentación didáctica de una innovadora cultura socioinfotecnológica.

AUTOR  | Fumero, Antonio y Sáez Vacas, Fernando. Publixed. Madrid, 2013. 382 páginas.

UN TEXTO INNOVADOR SOBRE LA SOCIO TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN Y LA CULTURA
Reseña realizada por César Ullastres
Tecnología y Personas

Nos encontramos ante un texto heterodoxo; que forma parte de un proyecto ambicioso e igualmente poco común. Tanto por su naturaleza profundamente sociotecnológica, como por su aproximación sistémica y compleja.

La revolución de la infotecnología que en poco tiempo ha colonizado a todo el planeta no solo convierte a los dueños de la Red en protagonistas indiscutibles de la innovación y el cambio tecnológico, dos factores que influyen decisivamente en el mantenimiento y consolidación del posicionamiento económico de los países. También, a todos nosotros, los infociudadanos, en tanto que nos han cambiado la forma en que aprendemos y nos relacionamos amplificando el alcance de nuestros sentidos y la forma de comunicarnos.

Los autores, con un afán innovador y pragmático incontestable, nos presentan, en un formato innovador de 'libro-tesis' el resultado de la tesis doctoral de uno de ellos, complementado con una serie de textos que apoyan una argumentación didáctica para el desarrollo de una SocioTecnología de la Información y Cultura (STIC).

El concepto de Socioinfotecnocultura sigue el modelo de las aportaciones de Fernando Sáez Vacas a la Sociotecnología de la Información, y el término elegido utiliza Infotecnología en lugar de Tecnología de la Información, con el añadido esencial del importante, aunque discutible, vocablo Cultura.

Se trata, por tanto, de un proyecto con un alcance muy amplio: nada menos que la creación de una disciplina científica dentro de la sociotecnología, basada en un trabajo trans, inter y multidisciplinar. Son, de hecho, la complejidad y el enfoque sistémico los dos ejes principales de la propuesta intelectual de Antonio Fumero y Fernando Sáez Vacas.

Su propia elaboración, desde el punto de vista del proceso de la investigación tecnocientífica, introduce cierta originalidad, integrando elementos pedagógicos en el texto (véase, por ejemplo, el caso de los 'textículos') e instrumentos relativamente innovadores en la divulgación y la diseminación del trabajo realizado (véase el recurso a la 'blogotesis' como solución de compromiso para seguir una estrategia de 'investigación abierta').

Además, el ámbito de aplicación de los resultados presentados en la tesis resulta coincidir con un área en pleno auge, como es la de la tecnología educativa. La evolución de los PLE, la rápida emergencia de los MOOC como enésima encarnación de la educación a distancia en un entorno que avanza hacia la consolidación de escenarios no formales para el aprendizaje continuo... son todos elementos que se valoran desde una aproximación rigurosa a las intervenciones pisco-pedagógicas que conforman las acciones formativas diseñadas dentro de una institución de Educación Superior.

Ambos autores acreditan largas trayectorias profesionales dedicadas al análisis y el estudio riguroso de algunos de los fenómenos sociotecnológicos que han marcado el desarrollo contemporáneo de la Red: los blogs y las redes sociales como instrumentos destacados dentro de una variedad creciente de medios sociales para la información, la relación y la comunicación, la Web 2.0 como parte de un Nuevo Entorno Tecnosocial (NET), los móviles como realización de una protesicidad creciente característica en ese nuevo escenario, etc.

Este innovador 'libro-tesis' marca un hito relevante en esa trayectoria investigadora. Propone la aplicación de un marco conceptual consolidado a una situación de complejidad específica, que sirve como base para definir un proyecto educativo para la formación de cierto tipo de infoprofesionales capaces de desarrollar el propio marco teórico en el que se definen.

El lector que decida adentrarse en sus páginas debe estar dispuesto a enfrentarse a una suerte de 'Rayuela', menos literaria, aunque igual de sorprendente en su naturaleza de desafío intelectual provocador y apasionante.

El libro se estructura alrededor del texto original íntegro de la tesis doctoral de Antonio Fumero; que acaba siendo arropado por un prólogo y un anexo compuesto por una compilación de textos -algunos inéditos y otro publicados en diferentes formatos-, de quien fuera su director, Fernando Sáez Vacas.

Los textos de Sáez Vacas giran en torno a la definición de "una iniciativa de proyecto para diseñar y potenciar un movimiento de investigación y desarrollo sobre STIC", aportando numerosos y sólidos argumentos para sustentar su propuesta.

El texto de la tesis, riguroso, aunque notablemente menos academicista de lo que el lector podría esperar y que es de agradecer, se articula alrededor de una serie de aportaciones teóricas de profunda base sistémica, que quieren dar cuerpo a la STIC como área sociotecnológica con entidad propia, apoyándose en elementos empíricos que se utilizan para contrastar la validez de ese marco conceptual en una situación de complejidad específica: la tecnología educativa y las intervenciones pisco-pedagógicas programadas para la formación de infoprofesionales y ampliables en sentido amplio a los infociudadanos. Se incluye, además, un generoso prontuario que facilita el acceso del lector a un conjunto básico de conceptos, arraigados en la complejidad y la sistémica, que sirven de base teórica para el desarrollo ambicioso de una STIC con vocación pragmática.

El recurso a la 'blogotesis' -un conjunto de entradas en el blog de uno de los autores (antoniofumero.blogspot.com.es/2014/01/un-pequeno-paso-para-la-ciencia.html), proporciona una dimensión internética al texto, conectando online con offline de manera sencilla. De la misma manera, innovando en el formato y con vocación neológica, se echa mano de un amplio 'texticulario' que incluye numerosas piezas ('textículos') destinadas a reforzar algunos de aquellos conceptos.

Un texto que se puede descargar desde el siguiente enlace antoniofumero.blogspot.com.es/2014/01/un-pequeno-paso-para-la-ciencia.html y que resulta ser un ejercicio que, en definitiva, invita a la innovación, desafiando la naturaleza tradicional de un formato aparentemente anacrónico, así como la aparente falta de flexibilidad de la Academia para la diseminación de los resultados de una actividad, la investigadora, que no pasa por sus mejores horas.


Entre cavernas. De Platón al cerebro pasando por Internet.

AUTOR  | Echeverría, Javier. Triacastela. Madrid, 2013. 186 páginas.

LAS SALINAS SUBTERRÁNEAS DE SARMACIA
Reseña realizada por Antonio Lastra
Instituto Franklin de Investigación en Estudios Norteamericanos
Universidad de Alcalá

En Salidas de caverna, Hans Blumenberg observó que Kant no mencionaría nunca 'el modelo de la caverna' al apropiarse de las ideas de Platón. La omisión es significativa. Kant no había leído directamente los diálogos platónicos y dependía de la doxografía, lo que, en el mejor de los casos, supone siempre suplir con el pensamiento lo que se pierde con la lectura. Podríamos preguntarnos si la omisión de Salidas de caverna en Entre cavernas (cf., por ejemplo, pp. 11-29) no es igualmente significativa o, al menos, sintomática: tanto Blumenberg como Echeverría son acreedores al título de filósofos de la ciencia y, en la medida en que esa denominación no se circunscriba a una concepción sectaria de la filosofía, han sabido hacer frente al desencanto del mundo que la ciencia y la técnica han producido, un desencanto al que no todos los filósofos se han resignado. Echeverría escribe que "seguimos siendo hombres y mujeres de las cavernas" (p. 13), de unas cavernas que ya no pueden entenderse como formaciones geológicas, sino como formaciones 'culturales y mentales' -las 'instituciones' de Blumenberg- que configuran una estructura del mundo como “caverna de cavernas” (p. 41). Ese modelo de caverna de cavernas sustituiría, según Echeverría, al modelo platónico.

Que siempre haya una caverna en la caverna es "la tesis principal de este libro" (id.) Echeverría se apoya aquí en un pensador sobre el que ha levantado toda su obra: Leibniz (e, indirectamente, en la interpretación leibniziana de Deleuze). Que haya una Ilustración leibniziana, distinta de la Ilustración kantiana, es una hipótesis de esa tesis y supone menos una omisión de Platón que una refutación: el "pluralismo ontológico'"es, de hecho, "el punto de partida de este libro" (p. 73). (Como ejemplo de la dedicación de Echeverría a Leibniz es suficiente con citar la edición del volumen de sus escritos en la Biblioteca Gredos de Grandes Pensadores, publicado en 2011.)

La omisión del modelo platónico de la caverna en Kant y la refutación del "unitarismo ontológico" en Leibniz-Deleuze-Echeverría condicionarían “el futuro de la filosofía” (p. 81). El pluralismo ontológico propiciaría así la "pluri- o interdisciplinariedad" de una sociedad del conocimiento basada en la ciencia y en la técnica. La sociedad del conocimiento basada en la ciencia y en la técnica, sin embargo, solo puede aspirar a un conocimiento limitado de la realidad; de hecho, solo puede aspirar a un conocimiento limitado de alguna de las realidades que existen. La multiplicación de la realidad es concomitante con la limitación del conocimiento (p. 135).

La limitación del conocimiento tiene que ver menos con lo que el cerebro podría saber que con lo que podríamos saber del cerebro. En el cerebro "no entra luz alguna, de modo que no hay sombras". A diferencia de Kant, Echeverría interpreta "la alegoría platónica" como un modelo cerebral; en términos leibnizianos, estudia "la posibilidad de vivir en cavernas cerebrales" (p. 142). Es, precisamente, en el cerebro donde se originaría la “idea abstracta” de una “realidad absoluta”. Que la "realidad absoluta" sea una idea quiere decir, para Echeverría, que "no hay imagen de ninguna realidad absoluta en el cerebro" (p. 150).

La omisión kantiana del modelo de la caverna se proyecta sobre la afirmación científica y técnica del modelo cerebral. En la historia doxográfica de la filosofía, la generación posterior a Kant tuvo que recurrir a la hermenéutica para suplir el olvido de la mayéutica. Sin embargo, que la lectura no sustituya al pensamiento no significa que podamos pensar en algunas cosas sin haberlas leído literalmente. El absolutismo de la realidad contra el que Blumenberg levantó toda su obra monumental no es más amenazador que el relativismo de la realidad. La generación anterior a Kant -la generación que va de Leibniz a Lessing- no había olvidado tanto la mayéutica como para no distinguir escrupulosamente entre el uso de las ideas y el de las imágenes. En un pasaje de un opúsculo de Leibniz sobre el que el propio Echeverría ha llamado la atención (p. 66), el autor de la Monadología habla de quienes, como los sármatas nacidos y criados en salinas subterráneas, creen que en el mundo no hay otra luz que la de la mezquina lámpara que apenas basta para guiar sus pasos. Kantiana o leibniziana, Ilustración significa más luz.


Madrid, 1939: La conjura del coronel Casado.

AUTOR  | Bahamonde Magro, Ángel. Ediciones Cátedra. 2014. 272 páginas.

UNA APROXIMACIÓN INESTIMABLE A LA COMPRENSIÓN DEL FINAL DE LA GUERRA DE LOS MIL DÍAS
Reseña realizada por Juan Carlos Sánchez Illán
Profesor Titular de Periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid

El 5 de marzo de 1939 el coronel Segismundo Casado, jefe del Ejército republicano del Centro, se sublevó contra el Gobierno presidido por el doctor Juan Negrín López. Con ello concluyeron los casi tres años de Guerra Civil. Ángel Bahamonde, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Carlos III de Madrid, analiza el acontecimiento de forma minuciosa, con todo lujo de detalles y explorando nuevas fuentes recientemente abiertas al público. Plantea la sublevación en diversos espacios interrelacionados: los planos militar, político e internacional. Solamente en la interacción de todos ellos se consigue una explicación global y exacta a este final dramático de la Guerra de España. El tema ya había sido objeto de interés por parte de otros historiadores. Desde la historiografía de derechas, Ricardo de la Cierva lo había analizado desde el punto de vista de los servicios de espionaje franquistas. El mismo autor del presente ensayo ya se había aproximado a la cuestión en la obra que publicó hace catorce años, en colaboración con el profesor Javier Cervera, con el título de Así terminó la Guerra de España, publicada por la editorial Marcial Pons. Últimamente el profesor Ángel Viñas también ha incidido en el tema en su investigación titulada El desplome de la República, aportando valiosos datos, sobre todo procedentes del ámbito internacional.

Ángel Bahamonde no pretende sugerir que se dieran las condiciones necesarias para que la República pudiera ganar la Guerra. No es esa la cuestión. Pero sí de que cabían fórmulas de resistencia que posibilitaran arrancar al adversario unas concesiones finales que hubiesen evitado los altos niveles de represión posterior. En su discurso, Bahamonde comienza planteando las prisas que tiene Franco por concluir el conflicto. Las ilusiones levantadas por el pacto de Múnich de 1938 y la tesis del alejamiento de una guerra europea se encuentran en entredicho a la altura de marzo de 1939. El denominado espíritu de Múnich aparece como algo superado. Las tensiones han vuelto a reproducirse con toda crudeza en el espacio centroeuropeo. El régimen hitleriano incrementa su tabla reivindicatoria y está a punto de invadir Bohemia y Moravia y de establecer un régimen títere en Eslovaquia. La cuestión de Danzig y Memel aparece en el horizonte. En suma, continúa con más virulencia que nunca el DrangnachOsten y la enmienda a la totalidad de los tratados de Versalles. A los alemanes les urge una rápida terminación del conflicto español y Franco tiene conocimiento de ello. Por otro lado, si la guerra larga ha sido beneficiosa para élporque le ha consolidado como caudillo, no es menos cierto que también en la denominada zona nacional existe el lógico cansancio porque la victoria no acaba de llegar. Además, esto puede traer como consecuencias la aparición de fisuras en ese bloque hasta ahora pétreo en que Franco reposa su poder. El dictador no tiene dudas de su triunfo final en la Guerra, pero se siente inseguro porque teme perder el tempo del conflicto.

La zona republicana está exhausta, sería ingenuo no reconocer este hecho. La desmoralización en la retaguardia se hace evidente. El sobrevivir de cada día impone que parte del pueblo republicano, al perder la esperanza en la victoria, valore la terminación del conflicto a cualquier precio: no más bombardeos, poder comer cada día y que los familiares regresen del frente. No cabe duda, pues, que existe un marcado clima de derrota en la España republicana. Pero también es cierto, como ya hemos señalado, que existe la posibilidad, dadas las prisas de Franco, de conseguir algo más que una rendición incondicional.

A partir de esta doble ambientación, Bahamonde desgrana los elementos que infieren en la conspiración del coronel Casado. En primer lugar, saca a colación un tema escasamente explorado hasta ahora: el papel de los militares profesionales que, con mayor o menor fidelidad, habían servido a la causa republicana. Para ello, el autor ha cotejado un enorme caudal informativo desconocido hasta ahora: los sumarios de los Consejos de Guerra incoados después del 1 de abril de 1939 a estos militares profesionales. Demuestra así la incomodidad con la que sirvieron a la República, los actos de espionaje a favor del bando franquista, la peculiar psicología corporativa que ayudó a relacionar a estos militares con sus colegas del otro bando. Al fin y al cabo, solo un militar profesional, el coronel Barceló se opuso decididamente a la sublevación de Casado. Bahamonde analiza con suficiencia lo que denomina el abrazo de Vergara: entre militares nos entenderemos. Asimismo estudia cómo desde Burgos se manipula este conjunto de sentimientos y percepciones, sobre todo a partir de las denominadas concesiones del Generalísimo, especie de anzuelo compasivo que Franco envió al otro bando prometiendo un final no excesivamente dramático. En la práctica no se cumpliría lo prometido.

Igualmente, se estudia la plataforma política del conflicto. Entra de lleno en la actitud del Comité de Defensa de la CNT madrileña y del IV Cuerpo del Ejército del Centro bajo el mando del teniente coronel Cipriano Mera, uno de los más caracterizados líderes del movimiento confederal ya antes de la Guerra Civil. Plantea el tema como el último coletazo de la lucha por la hegemonía política entre el anarcosindicalismo y el Partido Comunista. Precisamente, el mensaje de Franco iba en esta dirección de que la zona republicana se había convertido en una especie de sucursal de la Unión Soviética: si os libráis de Negrín y de los comunistas tendremos respuestas compasivas en la victoria. Asimismo,Bahamonde analiza el sustrato socialista, sobre todo en Madrid, que también actuó como basamento de la sublevación casadista.

La última parte del libro se centra en la represión de los mandos militares, profesionales o procedentes del mundo miliciano, de las diferentes unidades que compusieron el Ejército del Centro. Una vez más, las fuentes judiciales le proporcionan al autor un caudal inestimable de datos fehacientes.

Libro excelentemente bien escrito, representa una aproximación inestimable a la comprensión del final de la Guerra de los Mil Días.

Páginas