Poesías


 José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil.

José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil.


Expreso

José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil. Con su libro Minero de estrellas de 1933, obtuvo el primer accésit en el Premio Nacional de Literatura y el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 1934. Su obra presenta una mezcla de elementos tradicionales y de las nuevas estéticas anti-sentimentales de la época; junto con un compromiso social y político que le hizo representante de la entonces naciente poesía proletaria. En Expreso muestra un conjunto de brillantes imágenes y metáforas aplicadas al ferrocarril que, en ese momento, se encontraba en plena expansión en España.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               Expreso
 

En largo acordeón, de sombra, ardiendo,
tromba de escaparates seguidores,
a cien rayos la hora persiguiendo
fugas de pueblos, árboles y alcores.

Por la epilepsia forestal, mugiendo,
a los férreos rebaños invasores,
corneando el confín y en dos partiendo
la burla de los vientos lidiadores.

Puentes de turbia lengua y revoladas
cales, huyendo, tras las estaciones
telegráficamente trasplantadas.

En una expectación de lejanías...,
cuando pulsa, entre raudas ovaciones,
su pase de la muerte el guardavías.

En la revista Isla nº 9. 1936.
José María Morón (Puebla de Guzmán, Huelva, 1897 – Madrid, 1966)
 Improvisaciones

Improvisaciones


Improvisaciones

Conocemos la velada literaria que el dramaturgo Leopoldo Bremón y su esposa, la actriz Fernanda Llanos, dieron a la escritora Pilar Sinués porque entre la concurrencia se encontraba el poeta Joaquín Bartrina que leyó en la velada las Improvisaciones que hoy incluimos en poesía y ciencia. El poema, delicioso y sumamente decimonónico, nos sumerge en la atmósfera de esas veladas y tiene como hilo conductor a la electricidad que era en ese momento, algo nuevo e interesante; a medio camino entre pasatiempo y física recreativa. Sin embargo poco después, a partir de 1885 -Bartrina falleció en 1880- se produciría el acelerado desarrollo y la implantación de la electricidad en España.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2

                               IMPROVISACIONES
 

ELECTRICIDAD

A FERNANDA LLANOS DE BREMÓN

Al ver que es una verdad
que, gracias a un buen doctor,
mitiga ya tu dolor
la activa electricidad,
reconozco la excelencia
del doctor y aquí le alabo.
Libre era el rayo: hoy esclavo
es tan sólo de la ciencia.

La ciencia siempre intranquila
en su busca al cielo sube;
coge el rayo en una nube
y lo encierra en una pila;
y hoy el rayo, esclavo, lidia
para dar fuerzas dobladas
a la que con sus miradas
tantas veces le dio envidia.

A PILAR SINUÉS

La señora de Sinués
sabe ya mejor que yo
qué es la pila, y hasta lo
que la electricidad es.

Hay dos polos: negativo
el uno, da una corriente
en un todo diferente
de la que da el positivo.
(No cuento el polo andaluz
entre un polo y otro polo.)
De esta lucha nace sólo
el esplendor de la luz.

Y al ver en la ilustre autora
de tanta y tanta novela
con las que su nombre vuela
y más en fama atesora;
al ver en la de Sinués
un estilista, portento
de habilidad y talento,
y al mirarme yo al revés
y verme tan diferente,
creo, y por mi parte sé
que ha de establecerse, a fe,
de la amistad la corriente.

A LAS DAMAS DE LA REUNIÓN

Al ver en este salón
las eléctricas miradas
de las bellas invitadas,
un polo es mi corazón;
pero decírselo esquivo,
pues temo, porque lo arguyo,
que el polo corazón suyo
sea un polo negativo.

A TODOS LOS CONCURRENTES

Si al rayo debo el placer
de ver a Fernanda buena
y al rayo la dicha plena
de la amistad por doquier;
cuando el cielo, oscuro y fiero,
lance un rayo entre las aguas,
en vez de abrir el paraguas
me le quitaré el sombrero.

Joaquín María Bartrina (Reus, 1850 – Barcelona, 1880)
 Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o

Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o "rose chafer" por los angloparlantes.


Cetonia aurata

Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o "rose chafer" por los angloparlantes. Se encuentra en el sur y centro de Europa, incluida la parte sur de Gran Bretaña. Es una plaga de las plantas ornamentales, especialmente de las rosas, de donde deriva su nombre común. Su aspecto es imponente con una coloración verde metálica que a veces puede tornarse de color bronce, cobre, violeta, azul-negruzco o gris. Es también un poema escrito por Gertrud Kolmar, poeta alemana y judía nacida en Berlín en 1894. La barbarie nazi le hizo padecer lo peor del siglo XX, muriendo en el campo de concentración de Auschwitz en 1943.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Cetonia aurata
 

Es un mísero ser, es una cosa de las cosas,
la esquirla, del anillo de sello de Dios, quitada por la broza.

Lo llamáis estrella de junio, que da a días azules su fulgor,
yo lo llamo animal mágico, engendrado en un espíritu de flor,

que no nos vende curandero ni herborista,
al que sólo conoce y transmuta la suprema alquimia;

pues esto de lo que se nutre, luz y sangre de la rosa,
es, lo que para él en oro verde y pardo se transforma.

(Traducción: Héctor A. Piccoli)
Gertrud Kolmar (Berlín, Alemania, 1894 - Auschwitz, Polonia,1943)
 Poemas de laboratorio

Poemas de laboratorio


Poemas de laboratorio

La feliz reedición a finales de 2017 del poemario Cristales míos de la poeta de la generación del 27 y química de profesión María Cegarra, permite acercarnos de una forma completa a su primera obra – publicada en 1935 – escrita a base de cortos párrafos en prosa. Fue calificada como poesía pura plena de precisión, con un importante nivel de abstracción; resaltando, asimismo, el gran acierto en la combinación de poesía y química. En dicho libro se incluye el conjunto Poemas de laboratorio que hoy recogemos en poesía y ciencia.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Poemas de laboratorio
 

70. La sílice es una afirmación con un círculo ¡duplicado! Tierra y Dios: mi barro y mi atmósfera.

71. Hidrocarburos que dais la vida: Sabed que se puede morir aunque sigáis reaccionando; porque no tenéis risa, ni mirada, ni voz. Sólo cadenas.

72. La química lo afirma pero se engaña. No existe la saturación.

73. La sonoridad de las ebulliciones y de los alambiques, es como un viento sin mar y sin molinos. Les falta actividad de velas agitadas de blancura.

74. ¡Ansia de la transmutación! Para conseguirte, cada vez más pequeña, más minúscula, más átomo.

75. Balanza, urna de sensibilidad: Eres el crucifijo de la mirada.

76. En planos de ágata y cuchillos de acero se equilibran –también- los sentimientos.

77. En una quietud de balanza, que guarda su sensibilidad como un tesoro, mi corazón espera.

De Cristales míos, 1935.
María Cegarra Salcedo (La Unión, 1903 – Murcia, 1993)
 Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella

Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella


Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella

Uno de los mejores y más entrañables poetas españoles del siglo XX, Claudio Rodríguez, era de la opinión de que la física teórica -por la razón de que cuanta más luz proyecta sobre el origen del universo más misterio añade- constituye una de las formas de la poesía. En Naturaleza cuántica la científica y poeta Mercedes Martínez Bilbao se plantea la sorprendente realidad de la mágica presencia de los neutrinos también en nuestras cocinas. (Parece fuerte, pero deberíamos acostumbrarnos). El resultado es el delicado y tierno poema que hoy visita poesía y ciencia.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella
 

16 Estas son las verdades demostradas
En la ciencia astronómica fundadas,
Y las que pueden derivarse de ellas.
El decir que se lee en las estrellas
Si los años escasos ó abundantes
Serán; si habrá salud ó enfermedades,
Y otras mil cosas á estas semejantes,
Deben ser reputadas necedades
Con que, á gentes sencillas é ignorantes,
Embaucar pretenden los pedantes
Que Astrólogos llamamos en el dia;
Y mayor necedad es todavía
El pretender que nuestros pensamientos,
Nuestras inclinaciones y talentos,
Y aun la misma virtud, son consecuencias
De ocultas planetarias influencias.

Pero mientras domine la ignorancia,
Habrá en todos países abundancia
De astrólogos, zahories, alquimistas,
Y, lo que es mucho más, sonambulistas.
La refulgente antorcha de la ciencia,
A nuestra mental vista hace patente
Lo que en un tiempo fué, ó es por esencia,
Cada cosa pasada ó existente;
Y el límite final de la potencia
Con que dotado encuéntrase todo ente.
La superstición vana, los temores
Infundados, los vicios, los errores,
La taimada impostura, el falso celo,
No pueden soportar sus resplandores;
Así como las aves rapiñantes
Nocturnas, de rastrero y tardo vuelo,
Apenas se descubren en el cielo
Los últimos anuncios fulgurantes
Del Luminar diurno, pavoridas,
Huyen á refugiarse en sus guaridas.

Gabriel Ciscar y Ciscar (Oliva-Valencia, 1769 – Gibraltar, 1829)
 Uno de los mejores y más entrañables poetas españoles del siglo XX, Claudio Rodríguez, era de la opinión de que la física teórica constituye una de las formas de la poesía. 

Uno de los mejores y más entrañables poetas españoles del siglo XX, Claudio Rodríguez, era de la opinión de que la física teórica constituye una de las formas de la poesía. 


Naturaleza cuántica

Uno de los mejores y más entrañables poetas españoles del siglo XX, Claudio Rodríguez, era de la opinión de que la física teórica -por la razón de que cuanta más luz proyecta sobre el origen del universo más misterio añade- constituye una de las formas de la poesía. En Naturaleza cuántica la científica y poeta Mercedes Martínez Bilbao se plantea la sorprendente realidad de la mágica presencia de los neutrinos también en nuestras cocinas. (Parece fuerte, pero deberíamos acostumbrarnos). El resultado es el delicado y tierno poema que hoy visita poesía y ciencia.

                               Naturaleza cuántica
 

Deduzco
de su naturaleza cuántica
que en mi cocina también hay lluvia de
neutrinos
pues para ellos
el universo
es un todo vacío. No
me barren el suelo, no me limpian
los platos, ni me hacen más feliz,
pero atraviesan mi cocina como un planeta,
como los aromas vecinos,
los rayos del sol,
las voces de los niños,
y los neutrinos.

Una amiga sabia me
confiesa que son partículas mágicas
sin masa y sin carga
y yo le pido silencio
que hable bajito
no vaya a ser que se asusten
y ya no vuelvan
los neutrinos
a mi cocina.

Mercedes Martínez Bilbao (Santurce - Vizcaya, 1960)
 Las letras de las canciones quizás sean el ejemplo de poesía más viva y más vivida. 

Las letras de las canciones quizás sean el ejemplo de poesía más viva y más vivida. 


La estatua del Jardín Botánico

Las letras de las canciones quizás sean el ejemplo de poesía más viva y más vivida. Muchas de ellas tarareadas, las memorizamos y las cantamos y nos acompañan -a veces sin quererlo- toda la vida. En la música popular española hay numerosos ejemplos de letristas que son verdaderos poetas de altísima calidad. Como Santiago Auserón, del grupo Radio Futura. Con su canción y poema La estatua del Jardín Botánico damos comienzo a este nuevo curso de poesía y ciencia.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               La estatua del Jardín Botánico
 

Un día más me quedaré sentado aquí
en la penumbra de un jardín tan extraño.
Cae la tarde y me olvidé otra vez
de tomar una determinación.

Esperando un eclipse me quedaré
persiguiendo un enigma al compás de las horas.
Dibujando una elipse me quedaré
entre el sol y mi corazón.

Junto al estanque me atrapó la ilusión.
Escuchando el lenguaje de las plantas
y he aprendido a esperar sin razón.

Soy metálico en el Jardín Botánico.
Con mi pensamiento sigo el movimiento
De los peces en el agua

Santiago Auserón Marruedo (Zaragoza, 1954)
 El poema Física del catedrático, ensayista y poeta catalán David Jou i Mirabent me ha parecido un buen broche final para este curso 2017-2018 de poesía y ciencia.

El poema Física del catedrático, ensayista y poeta catalán David Jou i Mirabent me ha parecido un buen broche final para este curso 2017-2018 de poesía y ciencia.


Física

El poema Física del catedrático, ensayista y poeta catalán David Jou i Mirabent me ha parecido un buen broche final para este curso 2017-2018 de poesía y ciencia. Es una oda sincera y nada rimbombante a la Física que es la disciplina científica -tal y como ahora las conocemos- más antigua; la que primero se desgajó del bloque que se denominaba genéricamente "historia natural" a partir de la astronomía. La Física que nos da acceso al conocimiento profundo del universo y que nos sigue impulsando a nuevas preguntas. La Física que nos acerca, en definitiva, a la gloria del mundo.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               Física
 

Como pueden decir que es fría si me ha encendido tan a menudo,
si me ha inundado tantas veces de deseo y de vida,
si me ha impregnado de su fuego –la razón hecha instinto-
y me ha abierto todo un mundo con sólo un bolígrafo.

Si me ha unido a la Tierra, a la Luna y a las estrellas
de forma tangible, a través de leyes calculables;
si, al dar ecuaciones a la luz, me ha permitido
resumir sus secretos en un juego de seis signos,

Si entre el mundo y los sentidos ha hecho posible la riqueza
de preguntas, matices, razones y teorías.
Si todo eso me ha deparado libertad y belleza
y me ha hecho habitar plenitudes y vértigos.

Si me ha dado un lenguaje para nombrar el infinito,
si me ha enunciado con pocas palabras unas leyes tan fructíferas,
si ha penetrado tan profundamente en mí...
¿Cómo se puede decir que es fría la física?

David Jou i Mirabent (Sitges, 1953)
 Que el mantenimiento preventivo de instalaciones y vehículos es uno de los pilares del programado y tecnológico mundo actual, es algo de lo que nadie, en su sano juicio, debería dudar: la grave avería acecha. / Counselling (PIXABAY)

Que el mantenimiento preventivo de instalaciones y vehículos es uno de los pilares del programado y tecnológico mundo actual, es algo de lo que nadie, en su sano juicio, debería dudar: la grave avería acecha. / Counselling (PIXABAY)


¡No corras papá!

Que el mantenimiento preventivo de instalaciones y vehículos es uno de los pilares del programado y tecnológico mundo actual, es algo de lo que nadie, en su sano juicio, debería dudar: la grave avería acecha. Manuel Vázquez Montalbán, al que seguimos recordando después de casi 15 años de su absurda muerte en Bangkok, escribió el poema ¡No corras papá! en que ilustraba del destino que espera a esos degenerados que no hacen cada 10.000 km -o cada 6 meses- los mantenimientos previstos. Acaban fatigando el cojinete de empuje y causando un desgaste prematuro en los forros del embrague. Nunca llegarán a Palm Beach.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               ¡No corras papá!
 

Cada diez mil kilómetros
–o cada seis meses-
quite la tapa del distribuidor
saque el rotor y ponga
tres, cuatro gotas de aceite
en el filtro colocado en el centro
del eje rotor

también, ciertamente
debería aplicar una ligera capa
de grasa al patín del ruptor
de lo contrario
nunca llegará usted a Palm Beach
no nunca llegará usted
a Palm Beach

¿acaso cada diez mil kilómetros
–o cada seis meses–
limpia los electrodos con un cepillo metálico?

su torpeza
dormirá sus manos bajo pesos
menos gratos que el de los senos

en abril los erizos mienten flor
y hasta los cantantes de izquierda
se columpian en sus bufandas
saben
que el depósito del elixir está en el maletero
y no dejan que descienda
el nivel
-se llama Min
casi como una dinastía–
que no le esperen en Palm Beach
usted no ha nacido para llegar a Palm Beach

a veces el testigo se enciende
cuando los faros alumbran con luz de carretera
a veces el testigo se enciende
al conectar el interruptor general del alumbrado
y en otros casos
la permanencia o extinción del testigo
advierte las anomalías en el funcionamiento

no mientas a las rapaces oceánicas
en esta autopista no murió nadie
que hubiera lubricado a tiempo la timonería

usted nunca estuvo de acuerdo con William james
usted nunca leyó quizás a William james
ni comprobó el nivel de aceite
ni cambió el elemento filtrante
la vida
es un conjunto de movimientos hacia el éxito
y usted equivocó su herramienta

no no
por favor, no se jacte de tanto amor perdido
ni moralice a costa del espacio y el tiempo
tuvo un rincón donde mentir su épica
una mujer propia que no supo serle infiel
el derecho a opinar entre gentes más ignorantes
y una amante en la playa
a la que nunca llegará

usted era uno de esos degenerados
que ha fatigado el cojinete de empuje
y ha causado un desgaste prematuro en los forros del embrague

Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939 – Bangkok, Tailandia, 2003)
 Volvemos a Clara Janés y a su poemario Orbes del sueño. /  Counselling (PIXABAY)

Volvemos a Clara Janés y a su poemario Orbes del sueño. / Counselling (PIXABAY)


El espíritu cede

Volvemos a Clara Janés y a su poemario Orbes del sueño. Nos causa al leerlo aún más asombro y admiración que cuando, hace unos tres años, descubrimos sus poemas: inigualables ejemplos de las conexiones íntimas y lógicas que pueden llegar a manifestar ciencia y poesía. En el breve e intenso el espíritu cede, la mirada de Clara Janés -cuya poesía surge de las respuestas y construcciones de la ciencia- nos guía para vislumbrar el cero absoluto, el fin de los tiempos... la muerte del campo magnético.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               El espíritu cede
 

el espíritu cede
a la inmovilidad
hasta el cero absoluto
niebla fría
que anunciará
el fin de los tiempos
hielo negro
muerte
del campo magnético

De Orbes del sueño. Madrid 2013.
Clara Janés (Barcelona, 1940)

Páginas