Poesías



Poesía y ciencia: ”Palabras del director de la Asociación Física Argentina…” de German Arens

El polifacético poeta argentino plantea en este poema la comunicación a un investigador de la denegación de financiación a un proyecto presentado

Claro que se trata, nada menos de una solicitud para desarrollar una máquina para viajar por el tiempo; como la que soñara, en su día H. G. Wells y en la estela de propuestas realizadas por prestigiosos físicos contemporáneos como R. Mallet y J. R. Gott. En el poema, pleno de sentido del humor, documentado y delicioso, el comité de selección no lo ve claro ya que constata que, como en propuestas anteriores, han fracasado por “ausencia de ingeniería o presupuesto.” Concluye el poema indicando como, por lo tanto, queda en suspenso la posibilidad de presenciar largas colas en las agencias de turismo para realizar viajes al Jurásico.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

Palabras del directo de la sociación física Argentina al investigador Pablo Rebich en rechazo a su protecto "La máquina del tiempo"

Y aunque me pregunté qué es el tiempo, 
no sé siquiera que existe. 
Un antes y un después, originaron la idea 
de ese posible viaje investigados ya por Gott y Mallet…
investigadores cuyas propuestas, 
entre las de tantos, incluso la suya, 
han fracasado por ausencia de ingeniería o presupuestos.
Fascinación de la mente científica que le dicen.
El mundo está determinado por estados anteriores, Pablo…
cambiar uno de ellos, propaga consecuencias hacia el presente.
En informática, si tenemos un flujo de datos en curso
dentro de un sistema programado 
y regresamos a un estado anterior, 
en el intento de modificar el contenido,
ocurrirá una excepción que detendrá el proceso.
No hay una dimensión
donde la materia esté vibrando y fluyendo
en disposición orgánica biológica.
Sabemos, por relojes atómicos,
que a la velocidad de un avión
la dilatación del tiempo es un nanosegundo;
también de  la captura de Burakito
por la policía riocoloradense,
él dice venir del año 2357, un caso interesante.
Su proyecto, estimado Pablo,
mezcla verdades con suposiciones.
Por lo tanto: hemos determinado
en conjunto con el cuerpo de investigadores
de nuestra institución,
no otorgarle el financiamiento requerido. 
En lo inmediato, la posibilidad
de presenciar largas colas
en las agencias de turismo
demandando viajes al jurásico
queda en suspenso.
De todas maneras, Pablo, muchas gracias.
Tenga usted muy buenos días

Germán Arens. (Río Colorado. Argentina, 1967)


Poesía y ciencia: Pararrayos, de Guillermo de Torre

Hoy nos acercamos a la figura de este ensayista, poeta futurista y crítico literario y de arte español perteneciente a la generación del 27

En este 2020 se cumple el centenario de la publicación por Guillermo de Torre de su manifiesto ultraísta, (Manifiesto Vertical; revista Cervantes, diciembre 1920). Lo que nos da pie para reivindicar el ultraísmo, como pieza clave en el desarrollo de las vanguardias en la literatura española del siglo XX,  y la figura de Guillermo de Torre del que hemos elegido, para poesía y ciencia, su poema Pararrayos:  dinámico,  pleno de fuerza y de atrevidas imágenes y de versos memorables. 

Más información en esta entrada del blog La alegría de las musas 2

 

Pararrayos

 

Un vuelo de miradas acribilla la noche

 

Cada relámpago                            

es un ojo de Argos                        

El viento nos golpea con sus puños                     

La tempestad dispara sus pistolas automáticas                             

Las estrellas tocan a rebato                     

 

La noche se extravía                    

y tactea los cuatro puntos cardinales del horizonte                    

Los tejados inundan sus lagrimales                     

Descarrila el tren de las horas                

La tormenta enciende sus carteles eléctricos                 

 

Todos los transeúntes                

cambian sus reflejos                   

se encienden y se apagan simultáneamente                    

En la pizarra atmosférica                         

se dibujan los guarismos relámpagos                 

 

Epilepsia de las alturas                              

Dios deposita sus injurias en los pararrayos                   

Cuándo                              

el pirotécnico celeste                  

agotará su stock de cohetes?   

 

Guillermo de Torre. (Madrid, 1900 – Buenos Aires, 1971) 


Poesía y ciencia: La infancia de Heberto Helder, de José Tolentino Mendonça

El autor está considerado una de las voces más originales del Portugal contemporáneo y su obra poética goza de un gran reconocimiento en el país vecino

José Tolentino Mendoça, nacido en Madeira en 1965, nos ofrece ‘La infancia de Heberto Helder’, poema que se inscribe en una de las tendencias principales de la poesía portuguesa del inicio de este siglo, caracterizada por una tensión hacia lo sublime y por la abundancia de metáforas y de representaciones algo surrealistas. Imagina una posible infancia de Herberto Helder, fallecido en 2015 que está considerado como el mayor poeta portugués de la segunda mitad del siglo XX. El poema muestra poderes y acciones del poeta de niño: marcar la latitud de las estrellas ordenando canicas sobre la hierba, ser  un ángel y escribir informes sobre el silencio o provocar que un poema se convierta en un tumulto que estremezca el orden del universo. Todo esto sucedía en los tiempos en que aún era posible encontrar a Dios por los baldíos; antes de aprender álgebra.

Mas información en esta entrada del blog La alegría de las musas 2

 

La infancia de Herberto Helder

 

En el principio fue la isla

aunque se diga

que el espíritu de Dios

abrazaba las aguas.

 

En ese tiempo

me tumbaba en la tierra

para mirar las estrellas

y no pensaba

que esos cuerpos de fuego

pudiesen ser peligrosos.

 

En ese tiempo

marcaba la latitud de las estrellas

ordenando canicas

sobre la hierba.

 

No sabía que un poema

es un tumulto

que puede estremecer

el orden del universo.

 

Yo era un ángel

y escribía informes

precisos, acerca del silencio.

 

En ese tiempo

todavía era posible

encontrar a Dios

por los baldíos.

 

Esto fue antes

de aprender el álgebra.

 

Arquitrave Nº 44, Agosto de 2009.

Traducción de Uberto Stabile.

 

José Tolentino Mendoça. (Madeira, Portugal. 1965)

 


Poesía y ciencia: Luz, de Margaret Tait

La ciencia está presente en la breve, aunque notable, obra poética de esta escocesa médica de formación

La vida y obra de Margaret Tait, nacida en 1918 en las Islas Orcadas (Escocia), transcurrieron, a la vez, por caminos de heterodoxia e  inteligencia. Médica de formación, ejerció en Sri Lanka, India y Malasia. Su vida dio un giro radical en 1950 cuando fue a Italia a estudiar cine en Roma. Allí tomó contacto con el neorrealismo italiano del que le fascinan las localizaciones reales, lo que la lleva a los documentales.

La ciencia está presente en su breve,  aunque notable, obra poética; y se manifiesta de dos formas: primero, como pura maravilla ante el funcionamiento del mundo natural, y, en segundo lugar, como incertidumbre o duda sobre la empírica de la ciencia. En febrero de 2016 la descubrimos para poesía y ciencia con su poema de título Agua y, ahora, con su poema Luz, nos vuelve a llegar una poesía fresca y fascinante y en la que la crítica especializada encuentra ecos e influencias de Lorca, Rimbaud, Pound y Emily Dickinson. 


Luz 

¿Dijiste que está hecha de ondas?
Sí, eso es.
Me pregunto de qué están hechas las ondas.
Oh, las ondas están hechas de ondas.
Las ondas son lo que son:
brillo, 
oscilación,
rítmico movimiento que es esencia inherente de todas las cosas.
En última instancia, sólo hay movimiento,
nada más.
El movimiento, que es la luz,
sale del sol
y es una cosa tan hermosa
que nada llega nunca a ser algo si no es iluminado por ello.

Margaret Tait
(Kirkwall, Escocia 1918- Idem, 1992)


Poesía y ciencia: Dios mío de Luis Alberto de Cuenca

Recuperamos una vez la soberbia calidad de los poemas de este autor madrileño, por la que ha sido reconocido y premiado en numerosas ocasiones

Su inclusión en la antología de poesía religiosa ‘Dios en la poesía actual’, editada por Adonáis en 2018 a cargo de Carmelo Guillén y José J. Cabanillas, trajo  hasta mí este bellísimo y sentido poema del gran poeta español Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) que contiene a la vez la temática religiosa y de la ciencia.

En él, nos presenta a un Dios que crea el mundo a base de números y letras, ….  y que conoce la fórmula capaz de combinarlos / para que surjan cosas de la mezcla: / cordilleras, glaciares, laberintos, …. ; en definitiva el mundo y sus cosas.

Y finaliza pidiendo el pin, (cifras y letras en su debida proporción), para asegurarse de disfrutar de su presencia (la de Dios), al que últimamente tanto echa de menos. Firmeza, elegancia y  finura nos ofrece Luis Alberto de Cuenca en este bellísimo poema que presenta la formidable tripleta Dios, la ciencia y - siempre - la sencilla y soberbia calidad de sus poemas,  que, una vez más,  visita la sección de Poesía y ciencia.

 

 

DIOS MÍO

DIOS mío, tu creaste el mundo a base

de números y letras. Tú conoces

la fórmula capaz de combinarlos

para que surjan cosas de la mezcla:

cordilleras, glaciares, laberintos,

sinfonías, pirámides, sonetos,

odios, amores, paces y batallas,

catedrales, leopardos, unicornios…

Tú, que eres toda la mitología

que leí y olvidé, dame la mano,

guíame por los círculos del Hades

– donde no cabe ya ni un alfiler

y hace un calor de todos los demonios –

 y enséñame las letras y los números

que, en su debida proporción, podrían

hacerme disfrutar de tu presencia,

que últimamente tanto echo de menos.

 

De Bloc de otoño. Visor 2018.

(Incluido en la antología Dios en la poesía actual.

Ed. Por  Carmelo Guillén y José J. Cabanillas. Adonáis, 2018).


Poesía y ciencia: 35 bujías: poema a la bombilla y a la energía eléctrica, de Pedro Salinas

Considerado uno de los grandes poetas de la generación del 27, la producción literaria de Salinas va más allá de la poesía amorosa

A finales de los años veinte, Pedro Salinas, convierte en tema literario algunas innovaciones tecnológicas de la época. En este sentido, son conocidos sus optimistas poemas a la bombilla, al automóvil (Navacerrada, abril), o a la máquina de escribir,  (Underwood  girls).  Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial, su actitud hacia la ciencia cambió, adquiriendo connotaciones negativas.  

De esa primera época presentamos en poesía y ciencia, 35 bujías: poema a la bombilla y a la energía eléctrica. Como indica Fernando Cañamares Leandro en el artículo “De la bombilla a la estrella: Pedro Salinas ante la ciencia”, (Rev. Letra 15; nº 6, 2016)1,“el tema tecnológico aparece tratado desde el esquema sentimental de  historia de amor entre el poeta y la luz, personificada en una doncella cautiva. El momento de pulsar el interruptor se identifica con el encuentro erótico, que queda estorbado por los elementos luminosos de la naturaleza: los rayos del sol  (…) y las estrellas (…) que acechan la felicidad de los amantes”.

 

35 Bujías. Pedro Salinas.

 

Sí. Cuando quiera yo

la soltaré. Está presa

aquí arriba, invisible.

Yo la veo en su claro

castillo de cristal, y la vigilan

—cien mil lanzas— los rayos

—cien mil rayos— del sol. Pero de noche,

cerradas las ventanas

para que no la vean

—guiñadoras espías— las estrellas,

y la soltaré. (Apretar un botón).

Caerá toda de arriba

a besarme, a envolverme

de bendición, de claro, de amor, pura.

En el cuarto ella y yo no más, amantes

eternos, ella mi iluminadora

musa dócil en contra

de secretos en masa de la noche

—afuera—

descifraremos formas leves, signos,

perseguidos en mares de blancura

por mí, por ella, artificial princesa,

amada eléctrica.

 

(1) En “De la bombilla a la estrella: Pedro Salinas ante la ciencia”; deFernando Cañamares Leandro. Rev. Letra 15; nº 6, 2016.


Poesía y ciencia. La locomotora, de Ventura Ruiz Aguilera

Este escritor salmantino, que colaboró con diferentes publicaciones progresistas del S. XIX, llegó a ser Director del Museo Arqueológico Nacional

Xavier Duran ha recibido recientemente el Premio Nacional de Edición Universitariacomo mejor obra de divulgación científica de 2019 al libro La ciencia en la literatura (Un viaje por la historia de la ciencia vista por escritores de todos los tiempos). El libro se lo merece pues es extraordinario, aportando multitud de ejemplos de la fructífera y enriquecedora relación entre ciencia y literatura.

El capítulo 9 del libro está dedicado al aumento de la velocidad en la vida que nos trajeron en el siglo XIX la ciencia y la tecnología, lo que, sin duda, transformó la sociedad radicalmente de entonces a ahora y ha quedado muy reflejado en la literatura. La pasión por las locomotoras y el ferrocarril. Para compensar que en el libro hay muchos menos ejemplos de poesía que de novela y otros géneros,  traemos a poesía y ciencia un fragmento, (5 estrofas)  del poema ‘La locomotora’ del escritor salmantino  Ventura Ruiz Aguilera, cuya carrera literaria se desarrolló en Madrid y que – en uno de esos giros extravagantes de  biografías del XIX - llegó a ser Director del Museo Arqueológico Nacional.

La locomotora (Fragmento)

 

Al Excmo. Sr. D. José Echegaray

¡Paso a la rauda

locomotora!

¡Paso, que es hora

de partir ya!

De fuego y humo

penacho airoso

ciñe al coloso

la frente audaz.

       - ¿A dónde irá?

- ¡Más allá, más allá, más allá!

 

¡Paso a la rauda

locomotora!

Porque a estorbarla

nadie se atreva,

las alas lleva

de un huracán.

Y es, porque todo

pareja forme,

su cuerpo enorme,

su alma un volcán.

       - ¿A dónde irá?

- ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Ríndele al paso

frutos opimos,

el que ayer vimos

triste arenal;

y bellas flores

la alegre vía

donde fue un día

la soledad.

       - ¿A dónde irá?

- ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Sobre ella en nube

de luz sentado,

el genio osado

del siglo va

Donde ella pone

Su firme planta

Nace la santa

Fraternidad.

       - ¿A dónde irá?

- ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Ella dilata

los horizontes ;

rotos los montes

paso le dan.

Ella, con lazo

robusto y cierto,

une al desierto

con la ciudad

       - ¿A dónde irá?

- ¡Más allá, más allá, más allá!

(…)

 

Ventura Ruiz Aguilera

(Salamanca, 1820 – Madrid, 1881)

 


Poesía y Ciencia: Una imagen posible, de Sergio Navarro

AUTOR  | Sergio Navarro Ramírez ganó, en 2018, la décima edición del Premio de Poesía Joven de Radio Nacional de España para menores de 30 años con Una imagen imposible (Ed. Pre-textos, 2018)

Este joven poeta malagueño cuenta en su haber con importantes reconocimientos, como el premio Adonais de Poesía, el más longevo de poesía en España

Sergio Navarro Ramírez ganó, en 2018, la décima edición del Premio de Poesía Joven de Radio Nacional de España para menores de 30 años con Una imagen imposible (Ed. Pre-textos, 2018).

 

A él pertenece el sugerente poema UNA IMAGEN POSIBLE (Apagón analógico) que trata de obsolescencia tecnológica, de las antenas de televisión abandonadas y de sus improbables pensamientos y sentimientos. También de una muy antigua y reiterada costumbre de la especie humana: esperar y recibir señales del cielo. Así que cuando echen una mirada a esas viejas e inútiles antenas de televisión que observan fijamente y ciegas el firmamento, consideren que “Algunas duermen / en el sueño oxidado / de la resignación” Y que “Otras, insomnes, / en las terrazas miran las estrellas/ y recuerdan su voz.”

UNA IMAGEN POSIBLE (Apagón analógico)

 

Dios respira en silencio de estrellas

PABLO GARCÍA BAENA

 

TODAVÍA se ven en los tejados

viejas antenas de televisión

atentas a cualquier señal del cielo.

Son delgadas y frágiles,

como los juncos, las espigas,

al borde de quebrarse

con chasquidos metálicos

por los golpes del viento.

 

Ahora quedan inútiles

y observan ciegas este firmamento,

muy fijamente,

como ancianas que escrutan en el rostro

de un joven enfermero

los rasgos familiares de los nietos.

 

Algunas duermen

en el sueño oxidado

de la resignación.

Otras, insomnes,

en las terrazas miran las estrellas

y recuerdan su voz.

 

Una imagen imposible, 2018. (Ed. Pre-Textos)

 

Sergio Navarro Ramírez. (Marbella- Málaga, 1992)


Poesía y ciencia: Dios de lo pequeño, de Daniel Cotta

Este autor malagueño ha recibido recientemente recibido el Premio de Poesía Mística San Juan de la Cruz por su obra 'Dios a media voz' en la que combina religión y ciencia

Daniel Cotta es el autor de este Dios de lo pequeño, que hemos  seleccionado de la casi imposible antología poética Dios en la poesía actual editada por Adonais en 2018 a cargo de Carmelo Guillén y José J. Cabanillas. La combinación de religión y ciencia nos muestra un dios  hacedor de la naturaleza que capaz de lo máximo y más complicado: Supernovas, Agujeros Negros y Enanas Blancas, vuelve a lo más sencillo y primigenio: la belleza de una simple flor como la margarita.

Daniel Cotta nació en Málaga en 1974. Es Licenciado en Filología Hispánica y ejerce como docente. Recientemente ha recibido el Premio de Poesía Mística San Juan de la Cruz por su obra Dios a media voz.

DIOS DE LO PEQUEÑO

SEÑOR de las galaxias más remotas, 
las que no tienen nombre,
las que apenas existen.
Tú que gobiernas las Enanas Blancas 
y las Supergigantes; 
Tú que forjaste el asteroide oscuro
capaz de destruirnos con un roce; 
Tú que detonas cada Supernova; 
Tú que amontonas Agujeros Negros 
en las pupilas ciegas de este Cosmos, 
¿por qué esta margarita?

Daniel Cotta (Málaga, 1974)


Poesía y Ciencia: Stellar Death #1 de David Barrado Navascues

La figura del astrofísico madrileño David Barrado Navascués, es un magnífico ejemplo de la siempre deseada unión militante de las dos culturas: la científica y la literaria. Además de presentar una brillante maestría en sus tareas científicas y de investigación -   como muestra  su trayectoria dentro del Centro de Astrobiología (CAB) en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) - ; es un magnífico divulgador  científico, (véase su blog Cuaderno de bitácora estelar en madrimasd.org), y un muy notable y refinado poeta. Por todo ello,  presentamos en este septiembre de 2019,  en que la sección de poesía y ciencia cumple 17 años, su poema STELLAR DEATH #1, donde relata “la muerte de una estrella masiva dentro de un sistema binario…”. En él encontramos pasión, misterio en sus bellas imágenes y el decidido  intento de comprensión de un universo estelar que está vivo; que nace y que muere: “Polvo al polvo”, a mis orígenes regreso. / El ciclo completo, la epopeya termina…”. Y el misterio poético del universo sigue.

 

STELLAR DEATH #1
 

Describe la muerte de una estrella masiva dentro de un sistema binario…

No sé bien si danzo a tu alrededor
o compartimos un mismo centro:
en mi egocentrismo, eres tú quien gira.
Las referencias y las percepciones se confunden.

Advierto cómo tu energía se consume:
cómo te inflamas a cada nueva ola de ¿pasión?
Cómo te agotas en etapas más y más cortas.
                         (más y más intensas)
Una tras otra tus fuentes sucumben,
y, a borbotones, te expandes.

Solo tú cubres mi cielo,
solo tú, durante esos fugaces últimos instantes,
ocultas el resto del universo.
Hasta que en tu último estertor mortal
me abrazas y engulles.

“Polvo al polvo”, a mis orígenes regreso.
El ciclo completo, la epopeya termina.

                            Finalmente uno.

David Barrado Navascués. (Madrid, 1968).

Páginas