Poesías



Poesía y Ciencia: El geólogo, de William Ospina

La geología es, sin duda, una de las ciencias con mayor capacidad de inspiración para los poetas. La geología conduce a nuestros inciertos orígenes y evolución, a unos periodos temporales – que son eras – de millones de años que se escapan de la escala de nuestras cortas vidas y a unos rastros de vida petrificados, inquietantes y extraños. Buena muestra de ello es el poema El geólogo, del gran escritor colombiano William Ospina, que hoy incluimos en poesía y ciencia.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

El geólogo

 

Aquí hubo un mar hace un millón de años.

El hombre no lo sabe, mas la piedra se acuerda.

Pártela: hay un cangrejo en sus entrañas,

todo de piedra ya, forma magnífica

que se negó a ser polvo.

Ante el peñasco y el guijarro, piensa

que acaso fueron seres dolorosos,

sangre y pulmones palpitantes.

Entre la ciega roca

y el trémolo extasiado de la salamandra

tan sólo hay tiempo.

 

De El país del viento, 1992.

 

William Ospina, (Padua, Colombia, 1954)


Cuadrados y ángulos de Alfonsina Storni

La importancia de Alfonsina Storni dentro de la poesía del siglo XX es innegable. Es, sin embargo, aún, más potente su trágico final que es mito y es leyenda, alentados por esa inmensa canción que es Alfonsina y el mar, de Ariel Ramírez y del escritor Félix Luna. De su libro El dulce daño de 1918 es su poema Cuadrados y ángulos en que expresa un rechazo visceral por la geometría aplicada al urbanismo y la arquitectura

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

Cuadrados y ángulos

Casas enfiladas, casas enfiladas,

casas enfiladas.

Cuadrados, cuadrados, cuadrados.

Casas enfiladas.

Las gentes tienen ya el alma cuadrada,

ideas en fila

y ángulo en la espalda.

Yo misma he vertido ayer una lágrima,

¡Dios mío!, cuadrada.

 

Alfonsina Storni (Capriasca, Suiza; 1892 – Mar del Plata, Argentina; 1938)


Poesía y Ciencia: Giovanni Battista Piranesi, de Guillermo Carnero

El arquitecto veneciano Giovanni Battista Piranesi, fantástico artista del grabado y uno de los primeros arqueólogos, con su fascinante y enigmática personalidad - que sigue sorprendiendo y entusiasmando a los 300 años de su nacimiento - es el protagonista del poema de título homónimo escrito por Guillermo Carnero, perteneciente a la corriente de los novísimos y uno de los mayores poetas españoles del siglo XX. Serenidad y elegancia, cultura e inteligencia y hermética claridad caracterizan su relevante obra poética

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

 

GIOVANNI BATTISTA PIRANESI

 

Aquí el espectador se ve forzado

a una actitud esencialmente equívoca

pues la calzada que allá abajo cruza

el valle, nebulosa, lejanísima,

arranca a sus pies.

 

Y así es menor que exista

un obelisco alzado sobre cuatro columnas

que corona un tritón con cabeza de lince

o el arco de triunfo rematado

por un bosque de cedros y de sauces llorones.

 

Y dijeron de él parva imaginación

esclava del pasado – su genio, si lo tuvo,

pereció bajo el peso de la bibliografía.

Y le llamaron “arqueólogo”.

 

(De Variaciones y figuras sobre un tema de La Bruyere. 1974)

 

Guillermo Carnero. (Valencia, 1947)


Ciclismo olímpico de Juan Antonio González Iglesias

En la poesía actual cabe perfectamente que el aliento clásico, el tono elegíaco y ritmos y formulas sintácticas tradicionales se proyecten en ámbitos de temas e imágenes plenamente modernas. Temas como el mundo del deporte o como el de la ciencia. O ambos a la vez. Como ocurre con el poema Ciclismo olímpico del poeta salmantino Juan Antonio González Iglesias, en que nos hallamos ante una poesía honda, clara y cincelada; una poesía nutrida de tradición y cultura.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

CICLISMO OLÍMPICO

para mi padre

por sus victorias en ciclismo

 

El ciclismo en pista sucede exactamente en un lugar del cosmos.

La larga ondulación de madera pulida

forma un hermoso anillo de Saturno

elástico hasta límites cercanos a la elipse.

Quiere ser una cinta de Moebius.

Nociones tan sublimes como el Dios medieval

que pasara su mano por esta superficie

modelando su cuenco, resultan anacrónicas.

Un programa informático ha engendrado estas curvas

y el hormigón armado es dúctil como arcilla.

Los corredores portan cascos hiperlineales

más que los de los nautas de los astros.

Convertirán su testa en una flecha.

El estatismo inicial los vuelve vulnerables.

Son animales frágiles a punto de extinguirse.

Necesitan la ayuda de biólogos

que primero los sujetan y luego los empujan

para que vuelvan a su elemento natural:

no la tierra ni el aire,

sino el quinto elemento, el que Aristóteles

denominaba éter.

Los trajes y las botas ya no son de este mundo.

Las bicicletas no son bicicletas.

Tiene la lentitud y la velocidad

de los seres celestes.

Todo es tan silencioso que el encuentro continuo

entre el parqué y las ruedas se produce

casi con la intimidad propia del erotismo.

El público está lleno de pequeños geómetras

que sin embargo rugen, saben que cualquier cosa

nos puede suceder cuando nos dividimos

hasta las diezmilésimas.

En estas condiciones cada pedalada

anticipa victoria. Muchos son los caminos

que conducen al éxtasis de los místicos laicos.

Bajo el óvalo cósmico giran vertiginosas

la palabra milésima, la palabra velódromo.

¿Cuánto tiempo podremos ser perpendiculares?

Alguien es responsable de todo este equilibrio

de que las delicadas bicicletas orbiten

como satélites de un elegante sistema.

¿Qué podremos decir de la fuerza centrífuga

si ya la conocemos por nuestros corazones?

No hay principio ni fin. Una campana suena.

Y éste es ya el momento

de celebrar únicamente

la atracción primordial entre las cosas,

lo mismo que si fuéramos

otra vez presocráticos

o al menos anteriores a Newton

para poder decir lo que Leonardo

da Vinci, que en el Códice

que se conserva en la Biblioteca

Nacional de Madrid

llama a la fuerza de la gravedad

ese inmenso deseo de volver.

(De Olímpicas. El Gaviero Ediciones. 2005)

 

Juan Antonio González Iglesias, (Salamanca, 1964)


Mecánica Cuántica

El poemario El tamaño del universo, con el que su autora, Ángela Vallvey obtuvo el Premio Jaen de Poesía de 1998, supuso una pequeña revolución en el panorama poético español por cuanto era un libro totalmente inmerso en descripciones, atmósferas y protagonistas científicos. Uno de sus poemas es Mecánica cuántica, poema de amor en el que están presentes la indeterminación, el papel del observador y las propiedades casi mágicas de los espacios diminutos.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

 

MECÁNICA CUÁNTICA

 

Cuando llegamos a los últimos átomos, sólo puede usarse el lenguaje como en poesía

Niels Bohr

 

En este reino, amor mío, las cosas son de otra manera.

Por tu espalda la eternidad se dibuja sin esfuerzo

es un harapo de vida pensativa.

Este es un lugar tan diminuto

que nadie sospecha la verdad que encierra  dentro de su nombre.

Cuando llegues, recuerda: es necesario que lo observes,

aunque al hacerlo con tu mirada lo destruyas.

Ay, dulce amor mío,

incluso bajo el gobierno de lo incierto y la sorpresa,

¡qué difícil me resulta pronunciar tu nombre

cuando hace tanto que lo he olvidado! Y es que aquí

hasta somos capaces de agonizar como la sal,

desprovistos de jugo

pero trenzados a una lágrima.

Aquí tiene sentido el polvo de la luna

y las ostras que filtran en su concha

quarks extraviados vagando en el océano.

Si te asomas aquí

sabrás que tu pecho es grande como una galaxia,

que tú mismo no eres

más que un enorme espacio vacío.

Nos está permitido

beber una pinta de cerveza o nada,

aunque existe una ley que nos prohíbe

beber y no beber.

Las balas rebotan contra tu pañuelo

de seda, y el viejo pasa sus días incontables

jugando a los dados.

                                          Si tú te hallas en él,

yo puedo amar un mundo como éste.

 

 

(De El tamaño del universo, 1998)

 

Ángela Vallvey, (San Lorenzo de Calatrava, Ciudad Real, 1964)

 

Cambio de siglo. Antología de poesía española (1990 -2007)


Actualidad agropecuaria

El campo soriano constituye frecuentemente el marco de la poesía de Fermín Herrero, (Ausejo de la Sierra – Soria, 1963). Un marco lírico y arrebatado y, muchas veces también, levemente irónico. El poema Actualidad agropecuaria es sumamente didáctico, y nos ilustra en esta Europa del siglo XXI sobre teoría y estructura económica y sobre tecnología: los países y las ventajas competitivas de su especialización y los factores de producción (capital y trabajo).

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

Actualidad agropecuaria

 

Las sensaciones de esta temporada son las abonadoras

pendulares Kverneland, los chissel con rodillo

y los esquiladores eslovacos que pelan

sin trabar un hatajo grande al día como

si hipnotizasen al ganado. Apenas

hablan cuatro palabras de español, pero

dan buena cuenta del almuerzo y son

agradecidos, además de baratos. Recogen

ellos mismos la lana en vellones. El que organiza

las cuadrillas –y fijo los explota – aclara

al ajustar que están hechos a todo, que se conforman

con cualquier sobra de matanza. Se atiborran

de torreznos y güeñas y ya no levantan cabeza

hasta que dan de mano. Del norte llegan

al mismo tiempo la necesidad

y la tecnología punta. Europa:

las dos velocidades.

 

De El tiempo de los usureros, (Madrid, Hiperión 2003)

 

Fermín Herrero. (Ausejo de la Sierra, Soria; 1963)


Poesía y ciencia

La crítica especializada incluye a Archie R. Ammons en la gran poesía norteamericana del siglo XX, junto con Dickinson, Eliot, William Carlos Williams, Wallace Stevens o Robert Frost. Su obra más conocida en España es Basura, gran poema épico de 2717 versos que, como se dice en su inicio: “Basura tiene que ser el poema de nuestra época porque / la basura es lo bastante espiritual y creíble como para / embargarnos la atención…”. En Escritura nos encontramos con una brillante descripción del vuelo de un mirlo: ascensión y descenso precipitado – pura cinemática - del que queda registro en las hojas agitadas del olmo que atraviesa.

Más información en el blog: Ciencia y poesía

 

Escritura

El mirlo sale

del matorral de allí abajo

asciende por la colina,

se lanza

a través de un hueco

en el olmo y

se precipita sobre la casa:

algunas hojas circundantes agitadas

registran

tamaño, dirección y velocidad.

 

Archie R. Ammons. (Whiteville, Carolina del Norte, USA; 1926 – Ithaca,Nueva York, USA; 2001)

 


Poesía y ciencia

El poeta catalán Joan Margarit, al hilo de su formación, profesión y experiencia, ha compuesto grandes poemas en que diferentes aspectos de la arquitectura sirven para levantar metáforas que iluminan su pensamiento y sentimientos y que sustentan las características de su producción poética, caracterizada por su humanidad y hondura conjugadas con exactitud, concisión e inteligibilidad. Entre ellos se encuentra el poema Visitas de obra que añadimos, cuando ya está próxima la primavera, a la sección poesía y ciencia

Visitas de obra

 

Durante tantos años he comenzado el día

dentro del ordenado desorden de las obras.

Frente a mi casa han empezado una.

La contemplo a menudo,

recuerdo amanecer en medio del estrépito

al cortar una plancha de acero con el disco

y el fragor ultrajante del martillo mecánico.

Perforar y romper para construir:

es esta música contemporánea

de una justificada destrucción.

 

Después de la visita

buscaba un bar donde estar solo, a salvo

del ruido y a la vez dentro del ruido,

y con el ángel gris de una estructura

de edificio entrevista en los cristales.

Cielo de hormigón húmedo

de los suburbios, siempre endureciéndose.

Todo el hierro oxidado y laboral.

Una ternura que oigo todavía

cuando graniza el tiempo

en los cristales de mi intimidad.

La vida se termina como empiezan las obras:

perforar y romper para construir.

Una justificada destrucción.

                                                       Del libro Se pierde la señal,  Editorial Visor . 2013.

Joan Margarit i Cosarnau. (Sanahuja, Lérida 1938).

Más información en el blog La alegría de las musas 2

 La encorvada y la altiva

La encorvada y la altiva


La encorvada y la altiva

Puede que tenga cierta lógica el que, a principios del siglo XX, fuera un poeta bilbaíno quien mandara callar a los animales en las fábulas para dar voz, en ellas, a las máquinas. Por ello, Ramón de Basterra es un autor digno de mención en cuanto a su intento de modernizar la fábula mediante la transformación de los personajes tradicionales en máquinas que aleccionan al hombre. Es lo que hace en las Nuevas fábulas, incluidas en el poemario Virulo Mediodía de 1927, de las que hemos seleccionado La encorvada y la altiva.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               La encorvada y la altiva
 

Girando con el día.
desde el levante al ocaso,
alargaba la grúa su trompa de cadenas.

Resoplaba vapor al volverse.

Topó con la vertical inflexible
del talle de la chimenea.

- “Qué bien se ve de lejos al ocioso que fuma
mientras yo peno encorvada.”

No obstante al encumbrado
le coronaba el halo fogoso de los santos.

- “Mis entrañas son brasas”- dijo,
y sembró en surcos de humo
un trigo de centellas.

No se engañen los ojos
por la ajena apostura.
Bajo el vertical ocio
hay congojas de fuego.

Ramón de Basterra (Bilbao, 1888 –Madrid, 1928)
 Las bodas de las plantas (fragmento)

Las bodas de las plantas (fragmento)


Las bodas de las plantas (fragmento)

José de Viera y Clavijo es uno de los representantes más significativos del movimiento ilustrado del siglo XVIII en España. Viajó por numerosos países europeos tomando contacto con algunos de los exponentes más destacados de la Ilustración francesa. Desarrolló una ingente labor científica, cultural y social dejando una valiosa y extensa producción en historia, ciencia y poesía. En 1806 compuso un poema original en un canto y octava rima, titulado: Las bodas de las plantas, que ilustra sobre los diferentes modos de reproducción vegetal siguiendo las enseñanzas de Linneo. De ella hemos seleccionado, para poesía y ciencia, las seis primeras estrofas.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               Las bodas de las plantas (fragmento)
 

                               Canto único
 

1. Los desposorios de la amable Flora
Cantar en un vergel es mi deseo:
Templa su voz mi lira, y suave implora
Para el Epitalamio no ha Himeneo;
Sino al que la Botánica ya adora
Por Numen fiel, al inmortal Lineo,
Al primero que vio en las plantas todas
Los sexos, los amores, y las bodas.

2. El Reyno vegetal será su imperio.
Que soberanamente se dilata
Por uno y otro fértil hemisferio;
Donde el Árbol, Arbusto, Yerba, y Mata,
Bajo de su glorioso magisterio,
En un sistema de concordia grata,
Con Especies, con Géneros y enlaces
Forman Familias, Órdenes y Clases

3. Cualquiera Vegetable es un viviente,
Que nace, que digiere, que respira,
Que dá ciertas señales de que siente,
Que en busca del humor y del sol gira,
Que crece, duerme y suele estar doliente.
Que es macho, ó hembra, y engendrar conspira,
Que envejece, que muere, que reposa,
Y que deja una prole numerosa.

4. La Mimosa que afecta ser púdica
Y la flor de la Opuncia afestonada
Su sentimiento la una y otra indica
Al instante que llega á ser tocada:
La Caléndula, al alba pronostica
La lluvia en las alturas preparada:
Y D. Diego de noche no hace alarde
De señalar las cinco de la tarde?

5. De júbilo ó de duelo se reviste
Esta ó aquella Planta: En la Maldivia
La Flor del Sol de gala está ó de chiste
Por el dia no mas; pero se entibia
Apenas anochece: El árbol triste
En Góa está con pena, y no se alivia
Sino de noche; que en amaneciendo
Sus flores va cerrando, ó va escupiendo.

6. Considerad la indiana Musicapa,
Que cuando se le posa alguna mosca
Con pronta diligencia se la atrapa
Y su hoja en ella diestramente enrosca:
Mirad también la astucia y la surrapa,
Con que la Buenos-dias, planta hosca,
Al tocarla un viajante, lo saluda,
Dándole un golpe con su rama ruda.
...

José de Viera y Clavijo (Los Realejos, Tenerife, 1731 - Las Palmas de Gran Canaria, 1813)

Páginas