Poesías



Poesía y ciencia

El poeta catalán Joan Margarit, al hilo de su formación, profesión y experiencia, ha compuesto grandes poemas en que diferentes aspectos de la arquitectura sirven para levantar metáforas que iluminan su pensamiento y sentimientos y que sustentan las características de su producción poética, caracterizada por su humanidad y hondura conjugadas con exactitud, concisión e inteligibilidad. Entre ellos se encuentra el poema Visitas de obra que añadimos, cuando ya está próxima la primavera, a la sección poesía y ciencia

Visitas de obra

 

Durante tantos años he comenzado el día

dentro del ordenado desorden de las obras.

Frente a mi casa han empezado una.

La contemplo a menudo,

recuerdo amanecer en medio del estrépito

al cortar una plancha de acero con el disco

y el fragor ultrajante del martillo mecánico.

Perforar y romper para construir:

es esta música contemporánea

de una justificada destrucción.

 

Después de la visita

buscaba un bar donde estar solo, a salvo

del ruido y a la vez dentro del ruido,

y con el ángel gris de una estructura

de edificio entrevista en los cristales.

Cielo de hormigón húmedo

de los suburbios, siempre endureciéndose.

Todo el hierro oxidado y laboral.

Una ternura que oigo todavía

cuando graniza el tiempo

en los cristales de mi intimidad.

La vida se termina como empiezan las obras:

perforar y romper para construir.

Una justificada destrucción.

                                                       Del libro Se pierde la señal,  Editorial Visor . 2013.

Joan Margarit i Cosarnau. (Sanahuja, Lérida 1938).

Más información en el blog La alegría de las musas 2

 La encorvada y la altiva

La encorvada y la altiva


La encorvada y la altiva

Puede que tenga cierta lógica el que, a principios del siglo XX, fuera un poeta bilbaíno quien mandara callar a los animales en las fábulas para dar voz, en ellas, a las máquinas. Por ello, Ramón de Basterra es un autor digno de mención en cuanto a su intento de modernizar la fábula mediante la transformación de los personajes tradicionales en máquinas que aleccionan al hombre. Es lo que hace en las Nuevas fábulas, incluidas en el poemario Virulo Mediodía de 1927, de las que hemos seleccionado La encorvada y la altiva.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               La encorvada y la altiva
 

Girando con el día.
desde el levante al ocaso,
alargaba la grúa su trompa de cadenas.

Resoplaba vapor al volverse.

Topó con la vertical inflexible
del talle de la chimenea.

- “Qué bien se ve de lejos al ocioso que fuma
mientras yo peno encorvada.”

No obstante al encumbrado
le coronaba el halo fogoso de los santos.

- “Mis entrañas son brasas”- dijo,
y sembró en surcos de humo
un trigo de centellas.

No se engañen los ojos
por la ajena apostura.
Bajo el vertical ocio
hay congojas de fuego.

Ramón de Basterra (Bilbao, 1888 –Madrid, 1928)
 Las bodas de las plantas (fragmento)

Las bodas de las plantas (fragmento)


Las bodas de las plantas (fragmento)

José de Viera y Clavijo es uno de los representantes más significativos del movimiento ilustrado del siglo XVIII en España. Viajó por numerosos países europeos tomando contacto con algunos de los exponentes más destacados de la Ilustración francesa. Desarrolló una ingente labor científica, cultural y social dejando una valiosa y extensa producción en historia, ciencia y poesía. En 1806 compuso un poema original en un canto y octava rima, titulado: Las bodas de las plantas, que ilustra sobre los diferentes modos de reproducción vegetal siguiendo las enseñanzas de Linneo. De ella hemos seleccionado, para poesía y ciencia, las seis primeras estrofas.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               Las bodas de las plantas (fragmento)
 

                               Canto único
 

1. Los desposorios de la amable Flora
Cantar en un vergel es mi deseo:
Templa su voz mi lira, y suave implora
Para el Epitalamio no ha Himeneo;
Sino al que la Botánica ya adora
Por Numen fiel, al inmortal Lineo,
Al primero que vio en las plantas todas
Los sexos, los amores, y las bodas.

2. El Reyno vegetal será su imperio.
Que soberanamente se dilata
Por uno y otro fértil hemisferio;
Donde el Árbol, Arbusto, Yerba, y Mata,
Bajo de su glorioso magisterio,
En un sistema de concordia grata,
Con Especies, con Géneros y enlaces
Forman Familias, Órdenes y Clases

3. Cualquiera Vegetable es un viviente,
Que nace, que digiere, que respira,
Que dá ciertas señales de que siente,
Que en busca del humor y del sol gira,
Que crece, duerme y suele estar doliente.
Que es macho, ó hembra, y engendrar conspira,
Que envejece, que muere, que reposa,
Y que deja una prole numerosa.

4. La Mimosa que afecta ser púdica
Y la flor de la Opuncia afestonada
Su sentimiento la una y otra indica
Al instante que llega á ser tocada:
La Caléndula, al alba pronostica
La lluvia en las alturas preparada:
Y D. Diego de noche no hace alarde
De señalar las cinco de la tarde?

5. De júbilo ó de duelo se reviste
Esta ó aquella Planta: En la Maldivia
La Flor del Sol de gala está ó de chiste
Por el dia no mas; pero se entibia
Apenas anochece: El árbol triste
En Góa está con pena, y no se alivia
Sino de noche; que en amaneciendo
Sus flores va cerrando, ó va escupiendo.

6. Considerad la indiana Musicapa,
Que cuando se le posa alguna mosca
Con pronta diligencia se la atrapa
Y su hoja en ella diestramente enrosca:
Mirad también la astucia y la surrapa,
Con que la Buenos-dias, planta hosca,
Al tocarla un viajante, lo saluda,
Dándole un golpe con su rama ruda.
...

José de Viera y Clavijo (Los Realejos, Tenerife, 1731 - Las Palmas de Gran Canaria, 1813)
 ¿Por qué no hay más viajes a la luna?

¿Por qué no hay más viajes a la luna?


¿Por qué no hay más viajes a la luna?

Por diversos motivos, que se mencionan en el poema ¿Por qué no hay más viajes a la luna? de Mario Benedetti, los dueños del poder decidieron postergar sine die los viajes a la Luna. Algo ha debido cambiar ya que, en los últimos tiempos, asistimos a una eclosión de nuevos proyectos de viajes espaciales y, también, a nuevas aventuras en la luna gracias a China, ya que el pasado 3 de enero su robot explorador Chang’e 4 aterrizó en la cara oculta de la luna y, según sus planes, en la década de 2030 enviarán sus primeras misiones tripuladas a nuestro satélite. ¡Ojalá que así sea!

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               ¿Por qué no hay más viajes a la luna?
 

Cuando el bueno de Armstrong dio aquellos pasos
todos registramos cómo se movía
tosco / pesado / en un suelo blancuzco
¿o era de piedra pómez? ¿quién se acuerda?

Durante un rato estuvo cavilando
y la escafandra o como se llamase
impedía que viéramos sus ojos
pero juraría que su mirada era
de pereza o abulia.

Algo debió explicar a su regreso,
algo diferente al discurso de gloria
que le ordenaron pronunciar eufórico
entre medallas, flores vítores y guirnaldas.

Algo debió decir en privado a sus jefes,
algo importante inesperado.

Verbigracia / Cuando estaba allá arriba,
caminando como un zoombie en la Luna,
mi general mi coronel pensé en ustedes
y se me ocurrió no sé por qué
que debía matarlos con urgencia
uno a uno / dos a dos / etcétera.

O verbigracia dos / Cuando andaba allá / heroico,
pisando las feísimas arrugas del satélite,
imaginé que así debía ser la muerte
es decir el paisaje de la muerte.

O verbigracia tres / cuando estaba en Selene,
paseando por la nada como un imbécil,
sentí el asco infinito de la ausencia del hombre
y me dije qué mierda estoy haciendo aquí.

Algo así debe haber confesado a sus jefes,
con su estrenada voz de robot disidente
y quizá por eso los dueños del poder
postergaron sine die los viajes a la Luna.

Mario Benedetti (Paso de los Toros - Uruguay, 1920-Montevideo - Uruguay, 2009)
 De Felipe Jacinto Salas, fabulista del siglo XIX, conocemos más de su obra que de su vida; de la que sólo conocemos las fechas de su nacimiento (1819) y muerte (1895) en Barcelona.

De Felipe Jacinto Salas, fabulista del siglo XIX, conocemos más de su obra que de su vida; de la que sólo conocemos las fechas de su nacimiento (1819) y muerte (1895) en Barcelona.


El Aeronauta

De Felipe Jacinto Salas, fabulista del siglo XIX, conocemos más de su obra que de su vida; de la que sólo conocemos las fechas de su nacimiento (1819) y muerte (1895) en Barcelona. De entre su estimable obra, es obligado elegir para poesía y ciencia, el poema El Aeronauta en el que lleva al mundo de la fábula - que vemos normalmente protagonizada por animales - un artefacto tecnológico: el globo aerostático inventado por los hermanos Montgolfier en 1783 y que llegó a España unos diez años más tarde

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               El Aeronauta
 

Rompe el Aeronauta
las ligaduras fuertes
que el ímpetu furioso
del Montgolfier detienen,
y ciego de locura
con él en los espacios va a cernerse.

Al verse a cierta altura,
más su osadía crece
y arroja temerario todo el lastre
y hasta los cielos escalar pretende.

¡Quimérica ilusión! A poco rato
¿Sabéis lo que sucede?
Que el leve gas que daba vida al globo,
fugaz se desvanece,
y con frecuencia el hombre en su caída
halla segura muerte.

¿Verdad que al ambicioso
también el argonauta se parece?
Entrambos buscan siempre las alturas,
y entrambos elevándose se pierden.

Felipe Jacinto Sala (Barcelona, 1819-1895)
 José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil.

José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil.


Expreso

José María Morón pertenece a esa pléyade de escritores, muchos de ellos desconocidos hoy, que conmocionó la lírica española en las fechas anteriores a la guerra civil. Con su libro Minero de estrellas de 1933, obtuvo el primer accésit en el Premio Nacional de Literatura y el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 1934. Su obra presenta una mezcla de elementos tradicionales y de las nuevas estéticas anti-sentimentales de la época; junto con un compromiso social y político que le hizo representante de la entonces naciente poesía proletaria. En Expreso muestra un conjunto de brillantes imágenes y metáforas aplicadas al ferrocarril que, en ese momento, se encontraba en plena expansión en España.

Más información en el blog La Alegría de las Musas 2

                               Expreso
 

En largo acordeón, de sombra, ardiendo,
tromba de escaparates seguidores,
a cien rayos la hora persiguiendo
fugas de pueblos, árboles y alcores.

Por la epilepsia forestal, mugiendo,
a los férreos rebaños invasores,
corneando el confín y en dos partiendo
la burla de los vientos lidiadores.

Puentes de turbia lengua y revoladas
cales, huyendo, tras las estaciones
telegráficamente trasplantadas.

En una expectación de lejanías...,
cuando pulsa, entre raudas ovaciones,
su pase de la muerte el guardavías.

En la revista Isla nº 9. 1936.
José María Morón (Puebla de Guzmán, Huelva, 1897 – Madrid, 1966)
 Improvisaciones

Improvisaciones


Improvisaciones

Conocemos la velada literaria que el dramaturgo Leopoldo Bremón y su esposa, la actriz Fernanda Llanos, dieron a la escritora Pilar Sinués porque entre la concurrencia se encontraba el poeta Joaquín Bartrina que leyó en la velada las Improvisaciones que hoy incluimos en poesía y ciencia. El poema, delicioso y sumamente decimonónico, nos sumerge en la atmósfera de esas veladas y tiene como hilo conductor a la electricidad que era en ese momento, algo nuevo e interesante; a medio camino entre pasatiempo y física recreativa. Sin embargo poco después, a partir de 1885 -Bartrina falleció en 1880- se produciría el acelerado desarrollo y la implantación de la electricidad en España.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2

                               IMPROVISACIONES
 

ELECTRICIDAD

A FERNANDA LLANOS DE BREMÓN

Al ver que es una verdad
que, gracias a un buen doctor,
mitiga ya tu dolor
la activa electricidad,
reconozco la excelencia
del doctor y aquí le alabo.
Libre era el rayo: hoy esclavo
es tan sólo de la ciencia.

La ciencia siempre intranquila
en su busca al cielo sube;
coge el rayo en una nube
y lo encierra en una pila;
y hoy el rayo, esclavo, lidia
para dar fuerzas dobladas
a la que con sus miradas
tantas veces le dio envidia.

A PILAR SINUÉS

La señora de Sinués
sabe ya mejor que yo
qué es la pila, y hasta lo
que la electricidad es.

Hay dos polos: negativo
el uno, da una corriente
en un todo diferente
de la que da el positivo.
(No cuento el polo andaluz
entre un polo y otro polo.)
De esta lucha nace sólo
el esplendor de la luz.

Y al ver en la ilustre autora
de tanta y tanta novela
con las que su nombre vuela
y más en fama atesora;
al ver en la de Sinués
un estilista, portento
de habilidad y talento,
y al mirarme yo al revés
y verme tan diferente,
creo, y por mi parte sé
que ha de establecerse, a fe,
de la amistad la corriente.

A LAS DAMAS DE LA REUNIÓN

Al ver en este salón
las eléctricas miradas
de las bellas invitadas,
un polo es mi corazón;
pero decírselo esquivo,
pues temo, porque lo arguyo,
que el polo corazón suyo
sea un polo negativo.

A TODOS LOS CONCURRENTES

Si al rayo debo el placer
de ver a Fernanda buena
y al rayo la dicha plena
de la amistad por doquier;
cuando el cielo, oscuro y fiero,
lance un rayo entre las aguas,
en vez de abrir el paraguas
me le quitaré el sombrero.

Joaquín María Bartrina (Reus, 1850 – Barcelona, 1880)
 Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o

Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o "rose chafer" por los angloparlantes.


Cetonia aurata

Cetonia aurata es un coleóptero conocido como escarabajo de las rosas o "rose chafer" por los angloparlantes. Se encuentra en el sur y centro de Europa, incluida la parte sur de Gran Bretaña. Es una plaga de las plantas ornamentales, especialmente de las rosas, de donde deriva su nombre común. Su aspecto es imponente con una coloración verde metálica que a veces puede tornarse de color bronce, cobre, violeta, azul-negruzco o gris. Es también un poema escrito por Gertrud Kolmar, poeta alemana y judía nacida en Berlín en 1894. La barbarie nazi le hizo padecer lo peor del siglo XX, muriendo en el campo de concentración de Auschwitz en 1943.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Cetonia aurata
 

Es un mísero ser, es una cosa de las cosas,
la esquirla, del anillo de sello de Dios, quitada por la broza.

Lo llamáis estrella de junio, que da a días azules su fulgor,
yo lo llamo animal mágico, engendrado en un espíritu de flor,

que no nos vende curandero ni herborista,
al que sólo conoce y transmuta la suprema alquimia;

pues esto de lo que se nutre, luz y sangre de la rosa,
es, lo que para él en oro verde y pardo se transforma.

(Traducción: Héctor A. Piccoli)
Gertrud Kolmar (Berlín, Alemania, 1894 - Auschwitz, Polonia,1943)
 Poemas de laboratorio

Poemas de laboratorio


Poemas de laboratorio

La feliz reedición a finales de 2017 del poemario Cristales míos de la poeta de la generación del 27 y química de profesión María Cegarra, permite acercarnos de una forma completa a su primera obra – publicada en 1935 – escrita a base de cortos párrafos en prosa. Fue calificada como poesía pura plena de precisión, con un importante nivel de abstracción; resaltando, asimismo, el gran acierto en la combinación de poesía y química. En dicho libro se incluye el conjunto Poemas de laboratorio que hoy recogemos en poesía y ciencia.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Poemas de laboratorio
 

70. La sílice es una afirmación con un círculo ¡duplicado! Tierra y Dios: mi barro y mi atmósfera.

71. Hidrocarburos que dais la vida: Sabed que se puede morir aunque sigáis reaccionando; porque no tenéis risa, ni mirada, ni voz. Sólo cadenas.

72. La química lo afirma pero se engaña. No existe la saturación.

73. La sonoridad de las ebulliciones y de los alambiques, es como un viento sin mar y sin molinos. Les falta actividad de velas agitadas de blancura.

74. ¡Ansia de la transmutación! Para conseguirte, cada vez más pequeña, más minúscula, más átomo.

75. Balanza, urna de sensibilidad: Eres el crucifijo de la mirada.

76. En planos de ágata y cuchillos de acero se equilibran –también- los sentimientos.

77. En una quietud de balanza, que guarda su sensibilidad como un tesoro, mi corazón espera.

De Cristales míos, 1935.
María Cegarra Salcedo (La Unión, 1903 – Murcia, 1993)
 Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella

Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella


Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella

Uno de los mejores y más entrañables poetas españoles del siglo XX, Claudio Rodríguez, era de la opinión de que la física teórica -por la razón de que cuanta más luz proyecta sobre el origen del universo más misterio añade- constituye una de las formas de la poesía. En Naturaleza cuántica la científica y poeta Mercedes Martínez Bilbao se plantea la sorprendente realidad de la mágica presencia de los neutrinos también en nuestras cocinas. (Parece fuerte, pero deberíamos acostumbrarnos). El resultado es el delicado y tierno poema que hoy visita poesía y ciencia.

Más información en blog La Alegría de las Musas 2.

                               Supercherías de los astrólogos y de otros embaidores; utilidad de la Ciencia en general, y enemigos de ella
 

16 Estas son las verdades demostradas
En la ciencia astronómica fundadas,
Y las que pueden derivarse de ellas.
El decir que se lee en las estrellas
Si los años escasos ó abundantes
Serán; si habrá salud ó enfermedades,
Y otras mil cosas á estas semejantes,
Deben ser reputadas necedades
Con que, á gentes sencillas é ignorantes,
Embaucar pretenden los pedantes
Que Astrólogos llamamos en el dia;
Y mayor necedad es todavía
El pretender que nuestros pensamientos,
Nuestras inclinaciones y talentos,
Y aun la misma virtud, son consecuencias
De ocultas planetarias influencias.

Pero mientras domine la ignorancia,
Habrá en todos países abundancia
De astrólogos, zahories, alquimistas,
Y, lo que es mucho más, sonambulistas.
La refulgente antorcha de la ciencia,
A nuestra mental vista hace patente
Lo que en un tiempo fué, ó es por esencia,
Cada cosa pasada ó existente;
Y el límite final de la potencia
Con que dotado encuéntrase todo ente.
La superstición vana, los temores
Infundados, los vicios, los errores,
La taimada impostura, el falso celo,
No pueden soportar sus resplandores;
Así como las aves rapiñantes
Nocturnas, de rastrero y tardo vuelo,
Apenas se descubren en el cielo
Los últimos anuncios fulgurantes
Del Luminar diurno, pavoridas,
Huyen á refugiarse en sus guaridas.

Gabriel Ciscar y Ciscar (Oliva-Valencia, 1769 – Gibraltar, 1829)

Páginas