Month diciembre 2012

HSV-1 o la fábrica del virus de la calentura…

Cerca del 90% de la población mundial está infectada con el virus del herpes simplex (HSV), permaneciendo, éste, en un estado latente de por vida. En este sentido, y según un antiguo catedrático de mi departamento de biología molecular, en la UAM, tener un virus en nuestra cabeza toda la vida no parece presagiar nada bueno. Por ello, HSV-1 ha sido implicado en procesos degenerativos, como el Alzheimer o, como estudia nuestro laboratorio, patologías desmielinizantes como la Esclerosis Múltiple…

Células madre adultas pluripotentes: ¿la piedra filosofal de las células madre?

La batalla científica no declarada entre células madre adultas o embrionarias parecía estar en tablas por los aspectos positivos y negativos de cada una de ellas. Las primeras no parecían inducir tumores pero crecían poco. Las embrionarias, por otra parte, podían crecer demasiado bien, hasta desarrollar tumores -las connotaciones filosóficas las dejamos para otra ocasión-. Este equilibrio, inestable, podría modificarse definitivamente si el descubrimiento llevado a cabo en la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) se confirmara…

Esquizofrenia versus sistema inmune

Según la psicóloga y amiga Yolanda García, la esquizofrenia, además de fascinante como área de investigación, es una de las enfermedades mentales potencialmente más incapacitantes e invalidantes de la personalidad de un individuo... Por si esto ya fuera poco, ahora, además, dicha enfermedad podría complicarle a uno sus defensas inmunes…

La biología “gris” de la transexualidad

Hace casi una década, el genetista del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., Dean Hamer, se atrevió a publicar un libro titulado “El Gen de Dios”. En él, se afirmaba que las tendencias espirituales estaban, de alguna forma, determinadas genéticamente. Por otro lado, este mismo genetista, junto a otros científicos, afirmaban que ideologías políticas, sensibilidades sexuales o, incluso, la capacidad para el baile estaban, asimismo, codificadas en nuestro genoma. Personalmente, no puedo estar más… en desacuerdo…