La botellita de agua. ¿Qué es mejor, el agua embotellada o la del grifo?

Especialmente en temporadas calurosas la multiplicación de las botellitas de agua es un aviso del daño que le hacemos a nuestra casa. Ojalá no lo veamos pero como no cambiemos el rumbo la próximas generaciones nos considerarán una especie prehistórica. Hay botellitas de agua hasta en conferencias sobre contaminación o en ciudades respetuosas con el medio ambiente. Esas botellitas acaban donde acaban y además no es que sean muy buenas para nuestra salud. Muchas personas creen firmemente que cuando hablamos de esto estamos exagerando y que además no hay solución.

A pesar de su popularidad en todo el mundo, el agua embotellada en plástico es nefasta para el medio ambiente. Según la Oficina de Sostenibilidad de la Universidad de Harvard, “Todo el ciclo de vida del agua embotellada utiliza combustibles fósiles, contribuye al calentamiento global y causa contaminación”.

Aunque las botellas de agua son reciclables, los estadounidenses tiran alrededor del 80% de las botellas que usan y, según algunas estimaciones, usan 1,500 botellas de plástico de agua por segundo. Las botellas de plástico contribuyen enormemente a la crisis ambiental global, en parte debido al hecho de que se desintegran en microplásticos, que aparecen hasta en las placentas de los bebés. El agua embotellada requiere 2000 veces más energía que su equivalente del grifo. En los EE. UU., se necesitan 17 millones de barriles de petróleo para producir el plástico y satisfacer la demanda anual de agua embotellada. Los procesos de extracción y fabricación utilizados por las empresas de agua embotellada también pueden tener efectos ambientales y económicos negativos, suponen la privatización y mercantilización de un recurso limitado y de gran valor al que todos deberían tener un derecho universal.

Es el refresco más vendido del mundo: muchas más personas compran agua embotellada que zumo de frutas o bebidas gaseosas. En 2013, el Reino Unido consumió 2.400 millones de litros y en 2014 había aumentado a 2.600 millones de litros. Sin embargo, sorprendentemente, puede obtener esta bebida en particular del grifo, de forma gratuita y tiene una gran huella de carbono, con algunos informes que estiman alrededor de 82,8 g de CO2 por una botella de medio litro

Cuando no se dispone de agua limpia y segura, beber agua embotellada se convierte en una necesidad. Sin embargo, el consumidor promedio no compra agua embotellada por necesidad, sino porque es cómoda y, a menudo, se comercializa como más pura o de mejor sabor que la del grifo, a pesar de que ni siquiera proviene necesariamente de las preciosos manantiales que se emplean en los anuncios. El agua embotellada también es aproximadamente un 1,000% más cara por litro que la del grifo.

En Estados Unidos “el análisis del agua embotellada de 259  renombradas marcas comerciales y reveló que el 93% de las mismas contenían microplásticos. Entre ellos, polipropileno, poliestireno, nylon y polietileno. La concentración media es de 10 partículas plásticas por litro de agua embotellada, el doble de la cantidad encontrada en la misma cantidad de agua del grifo analizada en 12 países de los distintos continentes”.

La solución es muy simple: dejar de comprarla. No hay evidencia de que sea mejor y, de hecho, puede ser menos segura que el agua del grifo. Dos tercios del agua del grifo provienen de aguas superficiales (embalses, lagos, ríos) y el resto del agua subterránea (formaciones geológicas subterráneas que almacenan agua de lluvia). Está sujeto a estrictos estándares de tratamiento. El agua del grifo tiene una cantidad residual de cloro, que normalmente no se puede detectar por el usuario, pero que limita el crecimiento de bacterias.

Un estudio de más de 1.000 personas en Belfast descubrió que no podían distinguir entre el agua del grifo y el agua embotellada cuando se les preguntaba cuál era más agradable, pura, natural y refrescante.

Cuando se trata de las cualidades saludables del agua embotellada en comparación con el agua del grifo, las diferencias son en gran medida insignificantes y el daño que evitamos es como para pensárselo.

Plástico, microplásticos, nanoplásticos: amenaza fantasma

Coronavirus. Día de los Océanos. Mascarillas. Guantes. Plástico de un solo uso.

Mitos y timos del agua: Filtros de ósmosis

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..