La eco ansiedad, los servicios de streaming de series y películas, los eructos de las vacas y el cambio climático.

La eco ansiedad es el miedo crónico a una catástrofe ambiental irreversible. La Asociación Americana de Psicología (APA) recuerda en un informe que, aunque la ecoansiedad no está reconocida como una afección médica, sus síntomas podrían traducirse en episodios cotidianos de inquietud, brotes de pánico repentino o en la toma de decisiones drásticas para evitar conflictos morales internos. Leo que la noticia de que ver series en Netflix es perjudicial para el planeta. La huella de carbono generada en un mes por el visionado de los 10 principales éxitos televisivos mundiales de Netflix es equivalente a conducir un automóvil desde la Tierra hasta más allá de Saturno.


YouTube, emite anualmente tanto dióxido de carbono como Glasgow, la ciudad escocesa donde se celebra la cumbre climática Cop26. Sin embargo, realizamos acciones mucho más perjudiciales para nosotros y el planeta y no modificamos nuestra conducta. No puedo comprender como nos fijamos en estos pequeños detalles y usamos y generamos tanto desperdicio de plásticos de un solo uso. Lo mismo sucede con  las vacas. Leo que “no son las ventosidades de las vacas las que expulsan metano sino sus eructos; es decir, el metano se origina en el proceso de fermentación entérica (en el rumiado de los alimentos, vaya) y es expulsado a través de la boca y nariz. Por lo visto (y digo por lo visto, porque estos cálculos son estimaciones) cada vaca expulsa al día entre 3 y 4 litros de metano. Si multiplicamos el número de vacas en el mundo por el número de litros, salen un montón de litros. Millones.” La eco ansiedad galopa libremente.

Si bien gran parte de la atención se centra en la aviación, la automoción y la alimentación, la explosión en la popularidad de los servicios de Disney +, Netflix y todas las demás plataformas de streaming, plantea la cuestión de su contribución al cambio global. <según estos cálculos, ver documentales sobre el calentamiento del planeta, es darle un empujoncito.

Cada actividad en la cadena requerida para transmitir video, desde el uso de enormes centros de datos y la transmisión a través de wifi y banda ancha hasta ver el contenido en un dispositivo, requiere electricidad, la mayoría de la cual se genera mediante la emisión de gases de efecto invernadero.

Netflix estima que una hora de visionado de un usuario en su plataforma produce “muy por debajo” de 100 g de dióxido de carbono equivalente (CO2e), una unidad de medida que indica la huella de carbono.  Carbon Trust afirma que el promedio europeo es de 55 ga 56 g de CO2 por cada hora de transmisión de video. Eso equivale a conducir unos 300 metros en coche.

Los abonados de Netflix invirtieron 6 mil millones de horas viendo los 10 programas mas populares, que incluyeron Squid Game, Stranger Things, Money Heist y Bridgerton, en los primeros 28 días después del lanzamiento de cada programa.

Esto equivale, según la estimación de Carbon Trust, a alrededor de 1,8 mil millones de km de viaje en automóvil, el equivalente aproximado de la distancia actual entre la Tierra y Saturno.

En cuanto a YouTube, un informe de investigadores de la Universidad de Bristol basado en estimaciones del uso de la plataforma en 2016, calculó que se podrían producir más de 11 millones de toneladas al año, similar a una ciudad del tamaño de Glasgow o Frankfurt . Dado que YouTube tenía 1.400 millones de usuarios ese año y ahora tiene más de 2.400 millones de usuarios en todo el mundo, la huella de carbono de la empresa será significativamente mayor en la actualidad.

A principios de este año, Netflix anunció su objetivo de alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para fines de 2022. En los últimos años las grandes empresas de Silicon Valley como Microsoft, Apple y Facebook se han comprometido a alacanzar este objetivo. Una empresa con cero emisiones netas alcanza un equilibrio entre las emisiones producidas por sus actividades y las emisiones que elimina de la atmósfera. Lograr un estado de emisiones netas cero es similar a mantener el nivel del agua de una bañera con el grifo completamente abierto y el desagüe abierto. Lograr una emisión neta cero es similar a equilibrar el nivel del agua en una bañera.

Un aspecto conflictivo es si las emisiones generadas por los consumidores que ven los programas deben tenerse en cuenta. El plan cero neto de Netflix solo se basa en la huella de carbono de sus operaciones corporativas y la realización de películas y programas de televisión. Vamos qu ella culpa siempre la tiene el otro y si paga mejor.

En un blog en el que explica cómo calcula las emisiones, Netflix afirma que los proveedores de servicios de Internet y los fabricantes de dispositivos, como los fabricantes de televisores, iPad y teléfonos móviles, deberían “idealmente contabilizar esas emisiones ellos mismos”.

El crecimiento del tráfico de Internet ha sido estratosférico en los últimos años, con hasta un 80% de la capacidad de datos ocupada por la popularidad de los servicios de gran ancho de banda de un puñado de empresas como Netflix, YouTube, Facebook, Activision Blizzard, que fabrica Call of Duty y Epic Games, la compañía detrás de Fortnite.

El tiempo dedicado a los servicios de transmisión por suscripción como Netflix aumentó de 30 minutos a 50 minutos, lo que sigue siendo una pequeña proporción del tiempo de uso de televisión de muchas personas.

No hay que alarmarse ya que con solo calentar en el microondas una bolsa de palomitas de maíz durante cuatro minutos, se producen aproximadamente un 30% de las emisiones que supone ver una hora en cualquiera de las plataforma sde streaming.

Aunque la calefacción, la movilidad y la comida son las cosas en las que más pensamos algo tan inocente como el muesli, con leche, tiene una huella de carbono más alta que una hora de Netfix.

Si llegaste hasta aquí, procura usar menos plástico (evitarlo es casi imposible). Y el que usas, úsalo varias veces. Y cuando lo tiras hazlo en el contenedor de plásticos.

Por si se quiere leer más.

Vacas, pedos y cambio climático. La nuestra Tierra Blog.

MENTAL HEALTH AND OUR CHANGING CLIMATE: IMPACTS, IMPLICATIONS, AND GUIDANCE. APA.

What to know about eco-anxiety.  Medical News Today.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..