FRUSTRACIÓN EN LA PRÁCTICA PROFESIONAL

Seguro que la frustación en el ámbito laboral ha sido y es un tema habitual entre los abordados por la psicología y las relaciones laborales. Parece lógico pensar que el profesional frustado no es eficiente porque su estado anímico le lleva, casi seguro, a un menor rendimiento, una menor implicación y un mayor desapego por los proyectos de la empresa o,incluso, la desatención de sus obligaciones.

DE NUEVO, EL TIEMPO DEL FISIOTERAPEUTA

Parece una obviedad. El profesional sanitario tiene una serie de tareas encomendadas, dependiendo de su ámbito de actuación y de las responsabilidades que se le asignen. Además, estan recogidas en una ley, la Ley 44/2003, en la que se regulan las funciones de los profesionales sanitarios. Aún así, parecería que con criterios de gerencia se quiere coartar el derecho del profesional a cumplir con sus obligaciones legales.