Archivo de enero, 2022

VENTILACIÓN MECÁNICA EN LA PRÁCTICA (II)

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica

¿CUÁNTO GANA UNA FISIOTERAPEUTA?

Evidentemente hay muchas respuestas a la pregunta del título. Son variadas las situaciones en las que los fisioterapeutas y resto de profesionales sanitarios desempeñan su labor, por lo que es inviable una contestación que abarque todas ellas. Sin mucha prolijidad intentaremos otear este delicado asunto.

Y decimos que es delicado porque en redes sociales y otros mentideros menos virtuales se habla mucho, en tono siempre negativo, de este espinoso tema.  En una etapa en la que las profesiones sanitarias han estado muy presentes por la fastidiosa pandemia aflora, si es que alguna vez se ha soterrado, el tema de los sueldos, de la desventajosa comparación con otros países, de la invitación a la emigración forzada para sentirnos crematísticamente reconocidos, no sólo con aplausos y premios principescos.

Todos las profesiones se quejan, médicas, enfermeros, fisioterapeutas,…Todos creemos merecer más, nos sentimos minusvalorados, después de años de estudio, muchos de más años para especializarse; de dedicación constante a la formación continuada, de esfuerzo ante la presión asistencial, de peligros reales y potenciales ante bichos microscópicos y, a veces, humanos; de inestabilidad e incertidumbre laborales; de contratos nada ventajosos.

No es de extrañar que muchos sanitarios hayan optado por cambiar de país, de trabajo e incluso hayan abandonado su profesión. Esto es siempre triste, frustrante y decepcionante en lo personal. También un fracaso social y económico, en tanto en cuanto supone una falta de retorno de grandes cantidades de recursos invertidos en la formación de esos profesionales con fondos del erario.

En este contexto, hemos focalizado nuestra atención en los fisioterapeutas. Preguntamos en una red social por sus sueldos, para acercarnos de alguna manera, sin pretensión demoscópica, a la realidad. No tuvimos apenas respuestas. Nos parece que, en general, somos poco dados a declarar lo que ganamos. Si es mucho porque sería muy presuntuoso. Si es poco porque nos hace sentir mal reconocerlo, porque querríamos ganar, habitualmente, más. Nos va cierta autoestima en ello.

(más…)

Etiquetas: , , ,
Categorias: Opinión, Profesión

UNA FORMA DE EVALUAR EN FISIOTERAPIA

Desde hace cerca de tres décadas, con algún paréntesis, nos dedicamos a la fisioterapia como profesión. Hemos trabajado en distintos ámbitos con sus respectivas peculiaridades diferenciadoras. Eso es enriquecedor, creemos, porque nos da una visión más general de la profesión, hace posible que entendamos a otros colegas y  que podamos transmitir esas experiencias, propias y ajenas, a las nuevas hornadas de fisioterapeutas a cuya formación contribuimos en una pequeña parte.

Sin afán de ser modelo nos atrevemos a exponer unas líneas, de trazo grueso, sobre cómo enfocamos nuestra atención cotidiana. Como bien dijo el filósofo “yo soy yo y mi circunstancia”. Nos viene al pelo este aforismo porque el contexto de cada cuál marcará la forma de desempeñar el trabajo, en este caso cada uno desarrollará la fisioterapia que quiera o pueda, según el entorno.

Nuestro hábitat laboral cotidiano es un hospital de atención a pacientes ambulatorios y hospitalizados. Además, de titularidad pública. No entraremos ahora en consideración sobre las diferencias que esto puede conllevar, pero no son banales y seguro que el lector las conoce. En cualquier caso, disponemos de una agenda diaria con tramos, como norma general, de media hora. Tampoco abordaremos esta variable, de importancia capital, pero sí podemos recomendar la entrada sobre El control del tiempo en fisioterapia.

Pues bien, permítasenos parcelar nuestra forma de dirigir la evaluación inicial, intermedia y/o final del usuario en tres bloques claramente definidos.

1. Evaluación subjetiva, anamnesis o entrevista clínica. 

Tal vez alguien frunza el ceño por considerar que esas tres cosas son distintas. Pero nosotros las vamos a situar como una unidad. Cuando el paciente entra en la consulta, despacho, sala o gimnasio, a veces, llevado por prejuicios y creencias, se dirige a la camilla, habitualmente omnipresente en los lugares en los que se dispensa fisioterapia. En ese caso, amablemente le decimos “no, siéntese, primero tenemos que hablar“.  Caricaturizamos esta situación para llamar la atención sobre lo que para nosotros es lo más importante, lo nuclear, aquello a lo que hay que dedicar intencionadamente un tiempo. Debemos conocer el qué, por qué, desde cuándo, cuándo, cuánto, cómo,…preguntas sobre todo lo que le ha llevado hasta nosotros. No entraremos en el detalle (antecedentes personales y familiares, factores desencadenantes, agravantes o mitigantes; tratamientos previos y actuales; circunstancias sociales, familiares o laborales, etc.) de todo lo que este apartado incluye. Ni tampoco en la manera de llevarlo a cabo (preguntas abiertas o cerradas, cuestionarios, entrevista estructurada o no,…). Lo esencial es que reconozcamos su valor, lo determinante de este paso si queremos dirigir razonada y razonablemente los siguientes. En ocasiones, la anamnesis es suficiente para decidir intervenir o no, derivar, reconocer patrones, signos o síntomas de alarma, aconsejar o proponer un tratamiento de fisioterapia. Todo sin haber tocado al paciente.

(más…)

Etiquetas: ,
Categorias: Práctica clínica