Amazon y Juan de la Cuesta, o de cómo los libreros virtuales se parecen cada vez más a los libreros del XVII

Amazon no ha anunciado oficialmente, pero si extraoficialmente, que lanzará próximamente un libro electrónico, su propio libro electrónico, el Kindle, un aparato a mitad de camino, por su aspecto, entre una calculadora extraplana y un teléfono móvil de última generación. Pero lo más importante no es su aspecto, ni siquiera si este prototipo acabará o no lanzándose o tendrá o no éxito en el mercado; lo decisivo es que, como en el inicio de la Edad Moderna, los libreros virtuales aspiran a hacerse con el control de varios de los eslabones de la cadena del libro, no sólo el de la venta, sino también el de la edición  y circulación de las obras que comercializan. 

Kindle, que significa algo así como prender, atrapar o sujetar, figuradamente, por tanto, el atrapador, es un dispositivo polivalente que hasta donde se sabe será desarrollado y comercializado por Amazon, en condiciones todavía desconocidas, porque bien podría llegar a regalarse, como ocurre con los terminales móviles, si el usuario aceptara una permanencia mínima o un compromiso estipulado de antemano de compras mínimas.

Lo interesante de esta estrategia no es tanto su novedad como la rememoración y recuperación de una figura histórica bien conocida, la del editor-librero, característica del siglo XVII, de editores-libreros como Juan de la Cuesta, impresor y vendedor de El Quijote. Nadie pone reparo en la actualidad a la preexistencia de aquellas figuras, más bien se les ensalza y encomia, y por eso me produce algo de desconcierto cuando se vitupera o se desprestigian estas prácticas comerciales contemporáneas, porque no hacen otra cosa que recuperar una figura que desde hace tan sólo un siglo se había escindido en diversas figuras especializadas en la cadena del libro.

Poseer su propio lector significará, a priori, varias cosas: que potenciará la edición y descarga de contenidos digitalizados de muchas editoriales que hasta ahora no se han atrevido a entrar de lleno en la era digital; que toda esa zona gris de la edición -tal como la llaman los franceses-, esos títulos que no son betsellers pero tampoco obras arrumbadas en los desvanes, todas esas obras huérfanas de las que ya he hablado, encontrarán en este soporte la posibilidad de una segunda vida más o menos floreciente; que los editores comerciales podrán utilizarlos para ofrecer prepublicaciones, versiones beta de los libros, anticipos editoriales; que ellos mismos, Amazon, podrán convertirse en editores, dando preminencia a los textos que les reporten mayores beneficios, o no; que los lectores, los usuarios, podrán acceder a muchos textos hasta ahora difíciles de encontrar de una manera, teóricamente, más barata y sencilla.

Los libreros, y los editores, deberían dejar de pensar en términos de antagonismo y desacreditación para tomar este reto digital en serio y proponer, a su vez, sus alternativas.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

No entendí muy bien cómo puede beneficiar este sistema a las obras huérfanas, la verdad. Tal vez puedan ser leídas nuevamente, pero el problema de los derechos continuará, ¿verdad? Quiero decir, si las obras que se leen con el Kindle estarán todavía sujetas a derechos, volveríamos al mismo punto en el que estaban estas obras incluso en la edición tradicional. Una ayudita para comprender este punto, por favor…:S

Este dispositivo no tiene nada de futuro. Ya están aquí los portátiles de bajo costo y todo tipo de dispositivos inalámbricos (wi-fi) con pantallas a todo color, que se conectan a Internet. Mientras ese acceso sea caro y no universal, todo esto no empezara a crecer realmente, y el Kinle y otros cacharos tendrán poca aceptación ¿pagar por la conexión, el trasto con el que te conectas y el contenido que te descargas? La suma de todo no es muy atraiente para los posibles compradores ¿no?

El futuro inmediato pasa por iniciativas como http://lulu.com que dan la posibilidad a los autores de publicar sus propias obras y quedarse un porcentaje de las vendas. No se precisa la impresión de un tiraje mínimo, se venden y envían los libros y revistas en papel, una a una si es preciso. También puedes poner un precio a la descarga de los originales en formato PDF. Para mi, iniciativas como lulu.com serán los libreros del futuro. Soy diseñador e ilustrador, por ahora sólo tengo un libro de fotos con ilustraciones publicado en Internet, pero en breve iniciaré la aventura de publicar una serie de cómics (http://stores.lulu.com/store.php?fAcctID=1480449).

Material con DRM… Eso es la antítesis del libro. No poder prestarlo, no poder compartirlo. Ni siquiera poder tenerlo para poder leerlo donde quieras, cuando quieras, ahora y dentro de 50 años.

Este trasto es un lector de manuales y best sellers de aeropuerto de usar y tirar.

Este trasto es mas feo que un coche por debajo.

You made some decent points there. I looked on the internet for the issue and found most persons will agree with your site.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..