Star Trek y el futuro de la edición

En los años 80 la serie de Star Trek mostró un dispositivo multiuso y multipropósito, ubicuo en su conectividad, que se denominaba Personal Access Display Device, esto es, PADD, que suena, cómo no, a IPad.

El sueño, por tanto, de la pantalla total -y tomo prestado el título del famoso libro de Baudrillard-, viene ya de lejos, con sus ecos de acceso ubicuo, total, automático, transparente, inmediato y desintermediado a la realidad. La revista Wired, en su último número, lo tiene claro: el Tablet cambiará el mundo, la manera en que interaccionamos con los dispositivos, la forma en que leemos y miramos, la computación misma, de la mano de quienes, paradójicamente, inventaron la computación. “All the impact (and more) of print, with the convenience of digital delivery”, dice el editor de una de las revistas más influyentes del orbe.

Lo cierto es, no obstante, es que lo que están comenzando a hacer los editores utilizando distintos conversores de formatos, como Woodwing (a cuyo webinar acabo de asistir), es prolongar o volcar el formato tradicional del texto en el nuevo contenedor, con efectos recortados o limitados. La web, en cambio, nos ha enseñado otras cosas, discutibles, pero diferentes: que un discurso puede trasladarse de la página de un libro a una red de comentaristas dispersos que comparten una pantalla, que los libros pueden convertirse en conversaciones y que la dimensión social de la lectura y de la escritura puede adquirir un nuevo sentido mediante el uso de esas herramientas (y me refiero, por ejemplo, a experimentos como CommentPress). El libro, como dijo Bob Stein en la última Feria del Libro de Guadalajara, podría convertirse en un lugar en torno al cual la gente se congregaría y conversaría. Y no parece que el Ipad haya apostado por nada de eso y, aunque revolucionario en muchos aspectos, no deja de ser un contenedor digital de contenidos formalmente tradicionales.

En Star Trek, si no recuerdo mal, también se viajaba en el tiempo, se flotaba por efecto de la antigravedad y la gente se teletransportaba. ¿Para cuándo todo eso dentro del PADD, digo, del IPad?

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hartica estoy de la tecnología. Pero mucho.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..