Volviendo a la normalidad, ¿nueva?


Ana Cremades

Estos últimos meses han supuesto una reducida actividad en nuestro Blog y no porque no hubiese temática que tratar, ¡esto no se acaba nunca!. Así que pedimos perdón a nuestros lectores más asiduos por la publicación reducida (pero interesante, mira nuestro ultimo post ) provocada por las especiales circunstancias.

Lo cierto es que la primera etapa de confinamiento y trabajo en remoto ha supuesto una carga para todos: de trabajo extra, adaptaciones a la nueva situación, también física y psicológicamente. Esto sin contar con causas sobreañadidas en el caso de haber pasado el COVID uno mismo o haber tenido familiares a los que atender, a los que despedir para siempre o sobre los que preocuparse. En esta situación todos hemos sufrido, pero muy especialmente las mujeres que han ejercido su tarea tradicional de cuidadora añadida a todas las demás. Sobre todo aquellas con hijos en edad escolar que además de ocuparse de sus tareas habituales en el trabajo, adaptándolas con mérito y esfuerzo a la nueva situación, se han encontrado con toda la familia en casa y han tenido que hacer de apoyo escolar cuando no de maestras, enfermeras y psicólogas etc. Lanzamos aquí un hurra por todas ellas y por los muchos padres concienciados que esta vez también han coparticipado y no simplemente ayudado (como si el problema fuera de otros…).

En estos primeros momentos de reflexión sobre lo ocurrido, también merece la pena resaltar como esta situación ha afectado a muchos colectivos vulnerables, y no me refiero sólo a lo evidente desde el punto de vista sanitario, como son las personas mayores o aquellas con enfermedades crónicas u otros problemas de salud preexistentes, que han padecido especialmente por la saturación del sistema sanitario y los problemas de gestión, que no vamos a tratar en este Blog. Me refiero a aquellos con menores posibilidades de acceso a lo digital. Y aquí hablamos de un concepto que afecta a diversos colectivos, entre ellos a las mujeres, y  que está considerado como una necesidad urgente en la agenda de desarrollo para 2030. Algunas de sus razones las tenéis en este artículo de Javier Puyol que bebe en parte de las investigaciones de la profesora complutense Cecilia Castaño  y que hemos traído en etapas anteriores a nuestro Blog.

 

Ya sabemos que casi todo el mundo tiene un teléfono más o menos inteligente, pero no todos han tenido en casa un buen acceso a la red, ni un ordenador o tableta por cabeza en edad escolar, universitaria o trabajando, todos ellos de forma simultánea. Aquí hemos visto palpablemente la brecha digital. Estos días en los que formo parte de un tribunal de selectividad, he tenido la oportunidad de hablar con muchos profesores de secundaria. Al igual que los profesores universitarios, en su mayor parte han tratado de adaptarse y los resultados, aunque puedan ser mejorables, han servido para salvar el curso dignamente. Teniendo en cuenta el material disponible (en un gran porcentaje de los casos material adquirido por el propio profesor) y la escasa formación en enseñanza totalmente digital, que es bien distinto a utilizar, como ya veníamos haciendo, herramientas digitales para apoyar la docencia presencial, la experiencia podría haber sido mucho más trágica. Sin embargo, no es de esto de lo que más hablaban, sino de cómo hacían con los alumnos más desfavorecidos y con pocas posibilidades de seguir el curso online. Volvían a resaltar el papel de las madres, subiendo los deberes de sus hijos con sus teléfonos enganchados a la red wifi gratuita de la EMT (la Empresa Municipal de Transportes en Madrid).

Y con esos pequeños detalles, te das cuenta del estrés emocional añadido a una situación ya de por sí dramática para muchas familias, que veían como la enseña universal esta vez llegaba de forma muy claramente desigual y podía dejar a sus hijos atrás, sumado a la incertidumbre de los ERTES y el paro que se ceba también con las familias con empleos más precarios.

Hay aún mucho que hacer, mucho en lo que invertir y mucho en lo que trabajar. Las mujeres, en su mayoría, ya están haciendo su parte y asumiendo partes que deberían ser hechas por otros o al menos compartidas. Que este texto sea un homenaje para todas ellas y aquellos que han optado por dar una respuesta corresponsable.

Y ahora sí, seguimos en los próximos post con Mujer y Ciencia. Bienvenidos de nuevo!

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

Acerca del coronavirus


Bianchi Méndez

En el número de abril de 1957, hace más de 50 años, el Journal of General Virology publicó un trabajo de la viróloga escocesa June Almeida, que fue pionero para identificar un “nuevo” tipo de virus, por aquel entonces, y que hoy conocemos como coronavirus por su característica morfología. Este trabajo está siendo ahora de utilidad para la lucha que la comunidad científica está llevando a cabo para ganar la batalla a este virus. Se necesita conocer como actúa y encontrar una vacuna para que podamos recuperar nuestra normalidad como la teníamos antes de la pandemia sanitaria en la que nos encontramos.

¿Y cómo consiguió “ver” al virus? Pues con un microscopio electrónico de transmisión, que utiliza haces de electrones en lugar de haces de luz para iluminar las muestras. Estos instrumentos permiten obtener imágenes de objetos muy pequeños, en este caso, los virus son entes de tamaño entre los 80 y 120 nanómetros, según se describe en el artículo. Cabe mencionar que los microscopios electrónicos modernos permiten resolver distancias menores que 0.1 nm. Sin embargo, los instrumentos de los años 60 ya permitían estudiar muestras biológicas en el microscopio electrónico. Aquí tenéis una imagen de June sentada delante del microscopio electrónico. Me ha encantado encontrar esta noticia, ya que buena parte de la investigación que hacemos las promotoras del Blog se apoya en la microscopía electrónica.

La historia de June es otra historia de mujeres olvidadas con aportaciones relevantes a la ciencia, tal como relata un artículo reciente en la prensa. Su biografía se inicia en Glasgow, donde nació y empezó a trabajar muy joven en la Glasgow Royal Infirmary, como técnica en histopatología. Después se trasladó a Londres y posteriormente a Canadá, donde destacó por su trabajo con en microscopia electrónica. Sus habilidades y capacidades merecieron que la reclamaran de nuevo en Londres, donde trabajó en colaboración con David Tyrrell, y fue entonces cuando caracterizaron la nueva familia de virus que incluía el SARS, y el virus que causa el COVID-19.

Desde este Blog, como no podía ser de otra manera, queremos rendir un homenaje a esta mujer microscopista, por su dedicación y esfuerzo para poder “ver” los virus,  lo que permitirá avanzar en la investigación básica, totalmente necesaria en la sociedad en estos tiempos que nos está tocando vivir. Ánimo para todos y cuidaros mucho.

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

El instituto de Física teórica CSIC-UAM apuesta por la mujer en la ciencia


Ana Cremades

Hoy queremos destacar desde el blog los esfuerzos de una de las instituciones españolas con más relevancia internacional, para promocionar a la mujer en la ciencia. Y no es para menos, según el Nature Index  el Instituto figura entre los top 10 de las instituciones españolas, liderando en la investigación en Física Teórica.


 Por ello, es importante que se sumen a este tipo de acciones ya que la visibilidad de las mismas es mayor. El Instituto de Física Teórica IFT UAM-CSIC organizó diversas actividades con moti

vo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que tuvieron lugar el día 11 de Febrero de 2017. Entre ellas, destacamos la protagonizada por las investigadoras del instituto en una edición especial de IFT Responde, publicando vídeos en el canal de YouTube del IFT  en los que respondieron a las mejores preguntas recibidas sobre sus temas de investigación, en los campos de la Física de Partículas, las Astroparticulas y la Cosmología. Tenéis un resumen de las actividades en este enlace .

Y es que hace falta, porque la Fisica Teórica es un área muy masculinizada y sólo hace falta ver las cifras del propio instituto, algo más de 120 investigadores de todos los niveles y únicamente unas 15 mujeres. Así que merece la pena destacar algunos nombres y en que trabajan o han trabajado las mujeres en Física teórica a nivel mundial y algunos de ellos los podéis encontrar aquí.

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

La brecha de género también se refleja en el aeropuerto


Bianchi Méndez

A raíz de la celebración del 11 de febrero, están apareciendo artículos para la reflexión sobre el papel de las mujeres en el ámbito científico, prácticamente en todos los medios. Conceptos como la brecha de género o el techo de cristal ya no son tan ajenos en nuestra sociedad. Se agradece el esfuerzo de numerosas agrupaciones y sociedades que contemplan unidades de género y organizan actos, promueven iniciativas y proyectos de muy diversa índole, para visibilizar a las mujeres en las áreas de ciencia y tecnología.

Pues bien, hoy me gustaría trasladar a este Blog, un hecho experimental fácilmente constatable sobre la minoría de las mujeres en puestos de gestión y responsabilidad en ciencia. Se trata de las pocas mujeres que se encuentran en vuelos/trenes de días laborables. Puede que sea algo anecdótico, pero creo que refleja esa brecha de género mencionada y sobre todo el techo de cristal.

No sé si se dispone de estadísticas, seguramente las compañías las tengan, pero desde luego, cuando se mira la fila de pasajeros que embarcan en un vuelo un martes, por ejemplo, a primera hora de la mañana en Madrid con destino a otra ciudad europea, nos encontramos con que la mayoría son hombres “de negocios”, en grupos o solos, y la representación femenina es claramente muy escasa.

Decía que esto es una demostración del hecho que las mujeres somos minoría en puestos de gestión, que conllevan reuniones con colegas de otras instituciones y países. Ver por ejemplo: “Las mujeres siguen siendo minoría en puestos de gestión de la ciencia”. Es habitual que los miembros de la comunidad científica tengamos que desplazarnos como consecuencia de la gestión de proyectos, colaboraciones con otros grupos de investigación, difusión de la actividad investigadora en congresos, conferencias o cursos, etc. Cabe mencionar, que hay más representación de colegas latinoamericanas y asiáticas que europeas, en general. Y entre las europeas, la presencia femenina es mayor en países del entorno mediterráneo.

En resumen, la brecha de género se puede poner de manifiesto en entornos cotidianos, como es el ajetreo de un aeropuerto.


Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

Mujeres, talento, STEM


Ana Cremades

Entre las afortunadamente cada vez más frecuentes acciones de promoción de las ciencias e ingenierías entre las niñas, nos encontramos con algunas especialmente activas que operan en cada vez más comunidades autónomas. Hoy, día internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia,  quiero recalcar el papel del proyecto STEM Talent Girl, que en palabras de Soroya Palomar, coordinadora de este proyecto en Segovia, “es un proyecto para educar, inspirar y empoderar a la próxima generación de mujeres líderes en ciencia y tecnología. Mediante este proyecto identificamos en edades tempranas el talento de niñas y jóvenes desde los 14 años y las ponen en contacto con la comunidad de mentoras STEM Talent Girl desarrollando masterclass, sesiones de shadowing o talleres tecnológicos en colaboración con compañías de primer nivel como L’Oréal o Telefónica. El proyecto está ya presente en 11 provincias y comenzará su andadura en varias más en el nuevo curso escolar, con un plan estratégico que tiene como fin su escalado a toda España en los próximos años y la creación de alianzas internacionales”.

La elección de esta iniciativa no es casual, y es que he podido comprobar colaborando en sus Masterclass lo bien que funcionan. Aquí os dejo un link a un video de presentación de sus actividades y os animo a participar en este tipo de acciones desde las posibilidades de tiempo y dedicación de cada un@. Si con nuestras palabras promovemos alguna de las vocaciones de las niñas que nos escuchan, el tiempo habrá sido muy bien empleado!

Etiquetas: ,
Categorias: Sin categoría

De niña jugaba con muñecas y me gustaban las matemáticas


Carmen Méndez

Soy profesora de Física y Química en un Instituto de Educación Secundaria que forma parte de la red de centros STEMadrid. Desde siempre he estado muy concienciada con el impulso de la enseñanza de las Ciencias en las aulas y su valoración en nuestra sociedad. También con el hecho comprobado de que cada vez menos alumnas, al terminar el Bachillerato, eligen grados de Ingeniería o Ciencias Puras.

La verdad es que no tengo ni idea de cuál es la razón de esta falta de vocaciones científicas entre las chicas y, por ello, me gusta provocar el debate siempre que puedo entre mis compañeros, familiares o amigos. En el fragor de la conversación inevitablemente siempre hay alguien que termina afirmando que, desde el nacimiento, los niños y las niñas son diferentes. De una manera natural las niñas eligen jugar con muñecas e ir de rosa de pies a cabeza, mientras los niños prefieren el balón y los juegos de construcción.

Estoy segura de que mis amigos son personas que han educado a sus hijos e hijas en igualdad pero no han podido evitar lo que la “fuerza de la naturaleza” produce en sus retoños. En muchas ocasiones concluimos que la culpa de esta diferencia no es tanto genética sino que se debe a los estándares tradicionales establecidos en nuestra sociedad. En cualquier caso es muy frecuente asociar esa disparidad en el modo de comportamiento de los niños y niñas en su más tierna infancia con lo que más tarde decidirán para su futuro. Pero yo me pregunto, ¿influyen tanto los juegos infantiles con la elección académica y profesional posterior de las personas?.

Se hablará de muchas cosas entorno al 11 de febrero (Día internacional de la niña y mujer en la ciencia), y no sé si sobre muñecas. Dudo que haya una persona que jugase tanto con las muñecas como yo. Todavía guardo mi “Nancy” como oro en paño en recuerdo de los maravillosos momentos que pasaba de niña peinándola y cambiándola de vestiditos. Nunca sentí atracción por los coches de juguete ni los “legos”. Sin embargo me encantaban las matemáticas y cuando llegó el momento de elegir carrera universitaria lo tuve claro. El orden de estudios de mi lista de preinscripción fue Química, Física y Matemáticas.

Tengo que confesar que me gustan las cosas de “chicas” como ir de compras, a la peluquería y, no me avergüenzo, hojear de vez en cuando alguna revista del corazón. Pero ¡ADORO LAS MATEMÁTICAS! y disfruto enormemente resolviendo ejercicios de las Olimpiadas de Física que luego comento, con algunos alumnos y pocas alumnas, en clases voluntarias los viernes a 7º hora. Sigo sin saber por qué las chicas eligen menos estudios de Ciencias que los chicos. Continuaré buscando la respuesta. Pero, por favor, no nos quitéis ese enorme placer que es jugar con muñecas.

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

A las niñas de África también les interesa la ciencia


Bianchi Méndez

En pocos días llega el 11 de febrero, Día de la mujer y la niña en ciencia, y entre las noticias que de vez en cuando se publican sobre las mujeres y la ciencia, que afortunadamente cada vez hay más, he encontrado una noticia sobre Mirjana Povic. ¿Y quién esta mujer? Pues la ganadora del premio “Nature Research’s inspiring Science”, patrocinado por Nature y Estée Lauder, del año pasado por su trabajo en atraer a las mujeres africanas a la ciencia, en particular a niñas y jóvenes a la astronomía. Aquí podéis encontrar una entrevista publicada en Nature donde Mirjana nos desgrana un poco su trayectoria vital y su trabajo en diversos países africanos.

Mirjana trabaja como investigadora y profesora asistente en el Instituto Etíope de Ciencia y Tecnología Espaciales y es doctora vinculada al Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Esta científica de origen serbio, estudió Astrofísica en la Universidad de Belgrado, y desde su infancia le admiraba e impresionaba las estrellas que lucían por la noche. Durante su tesis doctoral trabajó como voluntaria en Tanzania y Kenia, y se preguntaba por las barreras que se encontraban las mujeres africanas para dedicarse a la ciencia. Estas mujeres, a priori, parecería que se encuentran un entorno más desfavorecedor que en Europa o América, desde el punto de vista del desarrollo, pero ¿por qué no se pueden dedicar a la ciencia?

Según Mirjana: “”La astronomía tiene muchísimas caras y una capacidad impresionante para contribuir al desarrollo de la educación, la ciencia, la innovación y la tecnología”. La ciencia es uno de los aspectos claves para el desarrollo de la sociedad, luego también es bueno atraer a las mujeres a ella. También es importante invertir en ciencia en África, y ayudar en los problemas concretos de ese continente relacionados con la escasez de agua, los cultivos, las infraestructuras, etc.

Con esta intención Mirjana ha visitado varios países africanos y ha constatado que las barreras que tienen que sortear las mujeres africanas son las mismas que las del resto del mundo. El apoyo de las familias para que las niñas estudien es un obstáculo, debido a que el abandono escolar es mayor en las niñas que en los niños. Por otra parte, en África, la necesidad de mujeres científicas como referentes es para ellas mucho más necesario, si cabe. Así, Mirjana ha organizado charlas en escuelas de secundaria en Etiopia, al menos para mostrar que también las mujeres pueden desarrollar carreras científicas. También ha promovido una red de mujeres africanas en astronomía y ciencia espacial, su especialidad. En muchos países africanos se está promoviendo esta investigación y las mujeres no deberían quedarse fuera. De este modo ha podido seguir la trayectoria de niñas y adolescentes desde el colegio hasta la universidad.

Sin duda, estas actividades ayudan a que en todas partes del globo las niñas y jóvenes se animen a seguir carreras profesionales relacionadas con la ciencia y la tecnología.

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría

Mujeres y Ciencia…Ficción


Ana Cremades

Es ilusionante comenzar ahora en este espacio de Madri+d una nueva etapa, en la que queremos seguir reflexionando sobre el papel de la mujer en la ciencia y todos aquellos aspectos de actualidad relacionados de manera muy amplia con este tema. Con este post estrenamos el Blog de Mujer y Ciencia de nuevo, después de una larga andadura de la mano de la Fundación Telefónica, de quienes agradecemos el apoyo recibido.Y por ello, traemos hoy un tema ciertamente amable y que aunque un tanto colateral, es un reflejo de cómo la presencia de la mujer en muchos ámbitos es claramente minoritaria o se ha ido silenciando. Aprovechando la iniciativa de la Fundación Telefónica con su ciclo “Hay vida en martes” para el pasado martes 20 de Enero de 2020, queremos atraer vuestra atención al campo de la “cultura tecnológica” que se nutre de la Ciencia Ficción.

Basándose en el libro “Supernovas. Una historia feminista de la ciencia ficción audiovisual”de Elisa McCausland , periodista, crítica e investigadora, y Diego Salgado, crítico de cine, se repasaron las aportaciones femeninas a este género y podéis ver el evento en la mediateca o escuchar el podcast si es de vuestro interés.Ya en su momento publicamos un post sobre Wonder Woman con motivo del estreno de la película interpretada por Gal Gadot en 2017, que promete segunda entrega en el verano de 2020. El ensayo de Elisa MacCausland sobre Wonder Woman repasa al hilo de esta heroína sus sinergias con las mujeres activistas de los siglos XX y XXI.https://www.google.com/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&ved=2ahUKEwirmsGO4ZbnAhWNzYUKHZDfCxoQjRx6BAgBEAQ&url=https%3A%2F%2Flos40.com%2Flos40%2F2018%2F10%2F23%2Fcinetv%2F1540304502_309031.html&psig=AOvVaw3W5busgOgY_O_kpMeEXlm6&ust=1579767079628695

Este es un género que da mucho de sí, también desde el punto de vista de las metáforas, ya que para alcanzar el éxito y ser reconocidas en igualdad a nuestros compañeros muchas de las científicas y tecnólogas han tenido que demostrar un exceso de méritos que las convierten claramente en superwomen. En palabras del crítico de ciencia ficción y académico Gary Westfahl, “La ciencia ficción y la fantasía sirven como vehículos importantes al feminismo, concretamente como puentes entre la teoría y la práctica. Ningún otro género invita tan activamente a crear recreaciones de las metas finales del feminismo: mundos libres de sexismo, mundos en los que las contribuciones de la mujer (a la ciencia) sean reconocidos y valorados, en los que se reconozca la diversidad del deseo y la sexualidad femenina, y mundos que se muevan más allá del género.” Así que ahí lo tenéis, hay una clara relación entre nuestro tema y las reflexiones que sobre la participación femenina en la Ciencia Ficción se realizaron en la tarde del 21 de enero.

Ahondando más en este tema me acaba también de llegar una interesante invitación para el próximo jueves día 23 de enero:  la Unidad de Igualdad de la Universidad Complutense de Madrid, a través de la Facultad de Ciencias de la Información, en el Salón de Actos (Campus de Moncloa), presenta el ciclo titulado: ”Feminismo “ciencia ficción: horizontes pasados y futuros“. La ponencia del proximo jueves elaborará “La representación de la mujer en la ciencia ficción audiovisual: la actriz y su personaje” y será impartida por María Adell. Parece que es un tema en expansión!.

 

Etiquetas:
Categorias: Sin categoría