El Presidente del CSIC, las Revistas Científicas en Open Access y el Procomún

Resulta como mínimo ilusionante que el actual Presidente del CSIC, Carlos Martínez, comience a escribir notas de prensa en las que explique, y con las que posiblemente desee fomentar, tanto esta nueva vía de comunicación científica, como la imperativa necesidad de defender el procomún. Como muchos de vosotros sabéis, hace tan solo unos días que publicó un artículo de prensa en el Diario el País, sobre el último tema mentado, en compañía del administrador de la bitácora Tecnocidanos.  Hoy, 17 de abril de 2007, de nuevo Carlos Martínez, en otra nota, relata como “el acceso abierto sacude al sector editorial médico”. En esa noticia explica algo que hemos venido reiterando desde esta y otras bitácoras pertenecientes a MI+D. Se trata de como las revistas en Open Access están dañando al sector editorial de las publicaciones científicas, gobernado principalmente por unas pocas multinacionales de las que ya hemos dicho suficiente (ver Categoría sobre “Fraude Científico”). Reitero que en un país en la que la mayoría de las autoridades desconocen de que va el tema, y en el que los propios investigadores no parecen albergar el menos interés por este nuevo movimiento, el hecho de alguien, de la autoridad del presidente del CSIC, se percate de las repercusiones de un futuro potencial en ciernes que puede alterar muchos aspectos de la actividad científica, es digno de ser alabado. Tan solo me gustaría realizarle a Carlos Martínez las dos siguientes preguntas:

 

¿Y que va a hacer el CSIC al respecto?

 

  • ¿Potenciará el CSIC que los científicos de la Institución comiencen a enviar los resultados de sus investigaciones a las revistas en Open Access, con independencia de su factor de impacto “actual”?
  • ¿Comenzará a valorar el CSIC la importancia de los blogs académicos en la divulgación científica, y por tanto a tenerlos en cuenta en la evaluación de los quinquenios?.

 

Esta bitácora se acerca a las 800.000 visitas (aunque se indique ahora 700.000, por no disponer en el momento de bajar el contador de datos precisos). Algunos artículos han sido visitados por más de 20.000 cibernautas. Y eso que hablo de suelos (edafología) ¿Podrían mis ideas alcanzar tales cifras de haber escrito (y en castellano) los post en formato papel. ¡Ni de lejos! Es de desear que el Presidente del CSIC persista en su empeño con esta clara visión de futuro. Sin embargo con tal motivo algunas cosas tendrían que cambiar en nuestro actual sistema de I + D + i.

 

Hacer política científica, “de la buena”, puede requerir a menudo tomar iniciativas “proactivas”, es decir leer el futuro y adoptar decisiones novedosas que nos den ventaja en la parrilla de salida de una nueva era. En otras palabras, hablo de adelantarse a los acontecimientos y de no ir siempre a remolque de aquellos con los que deseamos competir.  

 

En un país cuyos gestores científicos se caracterizan por sus estrategias “reactivas” (tomando decisiones tarde, mal y nunca), resulta gratificante que uno de ellos comience a interesarse por el futuro y no maree la perdiz como los demás. Espero y deseo que Carlos Martínez persevere a pesar de mi desacuerdo con el mal trato que la institución que gobierna (y que es también la mía) viene dando a la edafología desde hace décadas (tras pasar de largo más de cinco presidencias).

 

Suerte y Ánimo Carlos

 

Juan José Ibáñez    

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Efectivamente el sistema actual de medir el impacto simplemente por un "indice de excelencia" de una publicación privada y con ánimo de lucro no refleja los cambios y oportunidades que brinda la denominada "web 2.0".

Además, siempre me ha llamado la atención que las publicaciones más importantes tambien son las más inaccesibles para la población en general. Creamos conocimiento y éste queda cautivo en unas hojas que solo pueden leer unos pocos que además se suelen dedicar a lo mismo que tu… eso me parece un poco de "elitismo" y favorece el "hermetismo".

Imaginénse que "Investigación y ciencia", por poner un ejemplo tonto, tuviera a bien someter sus artículos a las mismas revisiones que las revistas con "marchamo". ¿Admitirían que el impacto en lectores sería tremendo con respecto a otras revistas del ISI?

No creo, pues se da más importancia a las citas…

Pero ahora pensemos en un caso similar…

Imagínense que se publica en un BLOG como este (la famosa internet web 2.0) con controles previos parecidos y ADEMAS con la posibilidad de ver todos los comentarios, críticas etc… en los post de los lectores.

Además, con webs estilo "technorati" tendríamos el número de citas de la entrada en otras entradas de internet.

¿Mucho más ágil y garantista, no? Se le podrían pedir explicaciones al creador del artículo, las críticas serían directas, el número de lectores por artículo estaría perfectamente medido y las citas en la blogosfera/internetera auditadas…

Pero no creo que nunca se permita esto… y aún así creo que sería más productivo, ágil, garantista y… sobre todo… daría más difusión al conocimiento.

Creo que nos olvidamos de que la ciencia es conocimiento y éste debe estar al alcance de la ciudadanía.

Otro problema es lentitud entre que uno tiene los resultados y el artículo es publicado. Demasiado tiempo… por eso los físicos, que son más prácticos, vienen realizando desde hace tiempo algo parecido.

Todas sus notas aparecen por internet, mucho antes de que aparezca el artículo publicado. Sin revisión, independientemente de la tontería que se diga, ya se encargaran los "colegas" de abrir un debate.

[...] Un Universo invisible bajo nuestros pies » El Presidente del CSIC … – Hacer política científica, “de la buena”, puede requerir a menudo tomar iniciativas “proactivas”, es decir leer el futuro y adoptar decisiones novedosas que nos den ventaja en la parrilla de salida de una nueva era. … [...]

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..