Analisis: Cuarta revolución, empleo y universidades

AUTOR  | Joaquín Aldás Manzano. Catedrático en la Universidad de Valencia e Investigador en el Instituto Valenciano de lnvestigaciones Económicas (Ivie)

Nos encontramos ante un mercado laboral muy expuesto a la revolución digital que no está siendo capaz de preparar el terreno para mitigar su impacto

El debate sobre si la llamada Cuarta Revolución Industrial, asociada a la transformación digital y a los avances en robótica e inteligencia artificial, provocará una destrucción masiva de empleo está abierto desde hace tiempo entre los economistas, y también forma parte de las discusiones cotidianas entre la ciudadanía. Como ocurre con cierta frecuencia en nuestro país, la duda que surge es si esa preocupación latente va acompañada de actuaciones por parte de los agentes económicos, públicos y privados, para mitigar el posible impacto negativo o, lo que sería incluso más deseable, si seremos capaces de no quedar desenganchados durante años de la cuarta revolución como nos ocurrió con las tres anteriores.

Las estimaciones del porcentaje de los actuales puestos de trabajo que se enfrentan al riesgo de ver automatizadas sus tareas ofrecen cifras elevadas. Para atenuar las repercusiones negativas sobre el empleo de este proceso tecnológico se sugieren, entre otras, tres tipos de actuaciones. En primer lugar, invertir más y mejor en capital humano para que la población adquiriera conocimientos, sobre todo en áreas STEM (siglas en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). En segundo lugar, anticipar las necesidades formativas del tejido productivo. Y, en tercer lugar, mejorar la eficiencia del sistema educativo.

Asumiendo ese diagnóstico, cabe analizar si los datos muestran o no avances en la dirección adecuada. ¿Estamos invirtiendo más y mejor en capital humano en áreas STEM? No lo parece: las matriculaciones en las ramas de ciencias e ingeniería y arquitectura en las universidades españolas, que representaban el 30,5% del alumnado en 2006, han caído al 24% en 2018. Y no sólo en porcentaje, sino también en más de 74.000 el número de estudiantes en términos absolutos. Por tanto, tenemos a menos gente formándose en las áreas que, no sólo tienen menos riesgo de verse afectadas negativamente por el cambio digital, sino que se supone que deben liderarlo.


Las instituciones universitarias han de preguntarse qué está frenando la entrada e impulsando el abandono delas aulas en sus títulos STEM, cuando se necesita que aumente el número de estudiantes y titulados.

¿Estamos anticipando las necesidades formativas del tejido productivo? El último informe publicado por Adecco estimaba en un 37,1% el porcentaje de las ofertas de empleo dirigidas a universitarios con titulaciones técnicas. Así pues, el peso de esas titulaciones en las oportunidades de empleo es muy superior al que tiene el alumnado matriculado en carreras conducentes a este tipo de titulación.

¿Está mejorando la eficiencia del sistema educativo? El pasado 25 de abril, la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de lnvestigaciones Económicas (Ivie) presentaron la edición de 2019 de U-Ranking, un sistema de indicadores de resultados universitarios que este año ha profundizado en el análisis del abandono de las titulaciones de grado. Las tasas de abandono aportadas son preocupantes. Un tercio de los universitarios no acaba el grado en el que se matriculó, bien porque cambia de grado (11,9%) o porque abandona definitivamente el sistema universitario (21,4%). El estudio estima en casi 1.000 millones de euros el gasto realizado por las familias y las Administraciones en esos estudios que no se finalizan. Cuando el informe analiza las tasas de abandono por ramas de conocimiento, el peor resultado se da, precisamente, en la rama de ingeniería y arquitectura. En ella, en el caso de las universidades presenciales -para evitar el sesgo al alza que provoca en los abandonos la modalidad de enseñanza a distancia- un 36% de los estudiantes no termina el grado en el que se matriculó. De ellos, abandonan definitivamente los estudios universitarios un 17,9% del alumnado que inició sus estudios en esta rama técnica, y el otro 18,1% se dirige a otros grados en la misma o en otras ramas.

Tormenta digital perfecta

Nos encontramos, por tanto, ante una tormenta digital perfecta. Un mercado laboral muy expuesto a la revolución digital y que no está siendo capaz de preparar el terreno para mitigar su impacto. La caída en la capacidad de las universidades para atraer estudiantes hacia las titulaciones técnicas viene agravada por una más elevada tasa de abandono en esos estudios y contrasta con el peso creciente de estas titulaciones en las ofertas de empleo para titulados.

Muchos agentes han de repensar su papel en este proceso si queremos que la situación cambie, pero desde luego las universidades han de liderar la reflexión. Si es una cuestión de falta de información sobre las oportunidades de empleo, si fulla la orientación previa que lleva al estudiante a elegir con expectativas incorrectas, si es un problema del diseño de los planes de estudios o si fallan los enfoques didácticos. Las Administraciones deberían plantearse si no ha llegado el momento de que los mapas de títulos guarden una mayor alineación con las necesidades formativas que están marcando la transformación presente y futura de los sistemas productivos. Esta reflexión es urgente, porque si algo está caracterizando a la cuarta revolución industrial es que sus ritmos son muy superiores a las precedentes.

Este texto aparece originalmente en el Diario Expasión el día 28 de mayo.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.