Medioambiente en España y posición frente al cambio climático

AUTOR  | Yolanda Benito. CIEMAT

Es necesario el apoyo de todos los sectores implicados -gobierno, ciudadanos, empresas e investigación- para llevar a cabo cambios importantes en hábitos y modelos productivos

En un momento en el que el cambio climático vuelve a estar en las noticias debido a la COP 25, sigue siendo muy importante transmitir que estamos en un contexto en el que es necesario actuar, y que la toma de conciencia del problema y la adopción de las medidas, no se pueden demorar más: No hay o no debe haber más excusas.

España ha decidido actuar y, ahora que se cumplen 3 años desde que se uniese al Acuerdo de Paris, el acuerdo que lucha contra el cambio climático en todo el mundo, es adecuado analizar en qué hemos avanzado, qué cosas estamos haciendo y cuáles son las que aún no hemos iniciado.

Nuestro país está dando pasos importantes en relación con la lucha contra el cambio climático, y se está trabajando en la hoja de ruta de las próximas décadas en materia energética y medioambiental. 

El carácter transversal de las medidas necesarias para la mitigación del cambio climático y el largo plazo que debe abarcar, nos plantea que es necesario diseñar instrumentos de planificación estratégica fundamentales para poder actuar sobre la política energética, las ciudades en las que vivimos, el transporte, la edificación, la política forestal, el papel de los suelos, la percepción ciudadana y la salud, entre otros.


Es necesario diseñar instrumentos de planificación estratégica fundamentales para poder actuar sobre la política energética, las ciudades en las que vivimos, el transporte, la edificación, la política forestal, el papel de los suelos, la percepción ciudadana y la salud

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética, nos debe llevar a poder alcanzar los objetivos de la Unión Europea en esta materia. Estamos obligados a definir un marco que nos garantice una transición equilibrada y justa de nuestra economía hacia un modelo bajo en carbono, como objetivo en 2050, que sea capaz de responder a los desafíos climáticos y que sea respetuosa con los derechos y las diversas situaciones de la sociedad.

La reducción de emisiones y su efecto en el aumento de la temperatura, es otro de los puntos sobre los que España necesita avanzar para conseguir los objetivos que estableció la Unión Europea, reducción del 40% de emisiones, y un aumento de 2 grados de temperatura. Los datos que hemos conocido estos días no muestran precisamente que vayamos por el buen camino.

La descarbonización de la economía es uno de los aspectos más importantes sobre los que actuar para poder combatir el cambio climático. En el sector energético, que emite el 76% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, tenemos que hacer esfuerzos para avanzar hacia la eliminación de las centrales de carbón y el fomento de las energías renovables.

Creo que todos en España estamos convencidos de la necesidad de apostar fuerte por las energías renovables. España tiene que decantarse por un modelo adecuado en el que la innovación tecnológica en este ámbito, que ha sido un motor del sector, juegue un papel relevante. Es necesario apostando por la eficiencia y por las energías renovables, disponemos de recursos energéticos propios suficientes, y la tecnología en estos momentos es más competitiva que hace unos años y seguirá en esta línea. 

No debemos olvidarnos de dar la seguridad jurídica para que las administraciones públicas y los inversores se sumen a la descarbonización de la economía.

En el ámbito de las ciudades tenemos un serio problema de calidad del aire y efectos sobre la salud, a los que no se les ha dado la importancia que tienen, ni se han tomado las medidas concretas y adecuadas para paliarlo, y para concienciar a los ciudadanos.

Por lo que respecta a las medidas de adaptación, España ha adoptado el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, como referente para las actividades de evaluación de impactos, vulnerabilidad y adaptación al mismo. Da soporte a las administraciones y organizaciones para evaluar los impactos del cambio climático, aportando las herramientas y métodos de evaluación disponibles. La adaptación al cambio climático debe ocupar un lugar preferente en la planificación de los distintos sectores afectados.

En estos momentos independientemente de las opciones políticas, todos los partidos están involucrados en la lucha contra los efectos del cambio climático y las medidas que se necesita aplicar. Existe una clara sensibilidad en la sociedad, que va a respaldar estos compromisos. 

En este sentido, es necesario el apoyo de todos, gobierno, sectores, ciudadanos, empresas e investigación, para llevar a cabo cambios importantes en hábitos y modelos productivos. 

Para finalizar creo que los retos ambientales planteados nos van a permitir alcanzar mayores cotas de competitividad como país.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.