La innovación, herramienta esencial del repensar circular

AUTOR  | Gemma Sara Ventín. Profesora Doctora del Departamento de Responsabilidad Corporativa de Bureau Veritas Formación

Según una nueva investigación, una comunidad más diversa es más resistente a las condiciones ambientales que cambian rápidamente

Inmersos en la búsqueda de un desarrollo sostenible, se ha ido consolidando el concepto de economía circular.

Referencia a un modelo de producción y consumo basado en la observación de los fenómenos físicos y los ciclos naturales, que busca la eficiencia del sistema, y que se basa en la premisa de Lavoisier, según la cual "nada se pierde, nada se crea, todo se transforma".

La transformación de los modos de producción y consumo, partiendo de un cambio de paradigma en la gestión de los recursos en todo su ciclo de vida, es la nueva perspectiva que impulsa la innovación como respuesta al cómo gestionar los recursos de un sistema que busca la máxima eficiencia desde un triple balance (social, ambiental y económico).

Economía circular: hacer más con menos; hacerlo mejor

En este sentido podemos destacar el concepto de multi-R como una alineación fundamental de las actuaciones comunes orientadas a la eficiencia del uso de los recursos, que, por otra parte, permiten el cambio de paradigma de la linealidad a la circularidad.

Aunque desde el repensar podemos asentar un primer impulso creador inherente a cualquier actividad innovadora, debemos destacar las ocho acciones recogidas en este proceso con el que se manifiesta el esfuerzo necesario vinculado a una gestión del cambio.

En el estudio de  World Council for Sustainable Development y The Boston Consulting Group, The new big circle: achieving growth and business model innovation through circular economy implementation, se destacan tres corrientes básicas de innovación, partiendo de los aspectos fundamentales del ciclo de valor de la empresa circular, como manifestación de los principios de este modelo de producción y consumo:

  1. La innovación sobre los procesos: actuación bastante extendida centrada en la aplicación de métodos mejorados sobre los procesos tradicionales de producción, logística, reciclaje, etc.
  2. La innovación sobre productos: acción vinculada al desarrollo e introducción de nuevos  bienes y servicios o mejoras en los mismos, que afecta a un mayor número de áreas de la organización, no sólo a la producción.
  3. La innovación aplicada a los nuevos modelos de negocio: considerada como la actividad más desafiante, dado que se centra en los cambios significativos aparejados a los procesos con los que una empresa debe y puede generar valor.

Por otro lado, dado el carácter transversal y holístico de la economía circular (ya que estamos hablando de un modelo vinculado a todos los sectores, agentes, disciplinas y ámbitos de conocimiento), podemos afirmar que la innovación se convierte en un cauce perfecto de recolección de sinergias, transformándose así en una de las palancas necesarias para conseguir el cambio del modelo, gracias a la cual:

  • Se desarrollan nuevos modelos de relación y de negocio entre los distintos agentes que forman parte de este sistema.
  • Se transforma el actual marco normativo, todavía con un destacado porcentaje de linealidad.
  • Se incentiva la búsqueda de nuevas soluciones tecnológicas que permitan descubrir, desarrollar o modificar los procesos y productos actuales de producción y consumo.

En este último sentido, sin olvidarnos de los centros de investigación (como TheCircularLab, AIMPLAS, AINIA, ASICE, ITENE, PACKNET, Barcelona Institute Packaging, la Cátedra UNESCO de ciclo de vida y cambio climático, el CSIC, o el CIDEC, entre otros),  que están siendo grandes impulsores de la innovación y del desarrollo en el ámbito circular, podemos reconocer que gracias a la innovación tecnológica se ha ido experimentando una mejora sustancial en la eficiencia productiva. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en los BAT’s, Best Avable Tecnology, que han contribuido a la disminución y al control del impacto ambiental.

El campo de las ingenierías y el de las nuevas tecnologías también se han convertido en unas áreas de gran relevancia dado el activo que los avances tecnológicos (móvil, M2M o comunicación entre máquinas, cloud, social, Big Data, sistemas de seguimiento y retorno, impresión 3D, diseño modular, etc.) conllevan para la circularidad. Como ejemplo práctico ello, y como manifestación del repensar y del rediseñar como acciones fundamentales  para alinear la circularidad a través del concepto multi-R podemos citar el Circular Desing Challenge (concurso organizado por TheCrircularLab, orientado a la búsqueda de soluciones con las que mejorar la capacidad del reciclaje), y los proyectos vinculados a esta iniciativa, tales como:

  • Blue Room Innovation, proyecto de fomento del consumo responsable y del reciclaje de envases ligeros basado en la tecnología Blockchain y en el canje de tokens, con los cuales el ciudadano que recicla puede obtener una serie de recompensas.
  • 3D Click, plataforma colaborativa para los profesionales del envasado (proveedores, distribuidores y diseñadores de envases) con la que rentabilizar los tiempos de validación y la sostenibilidad de los envases, y con la que disminuir los costes de realización y de impacto ambiental a través de una colaboración durante las primeras etapas de diseño.
  • Smart Waste, mapeo 2D y 3D mediante el uso de información de satélites y drones con el que se identifican los tipos de plásticos, su volumen, cantidad y calidad en las plantas de selección, antes de que se entregue esa materia prima de segundo orden a las empresas recicladoras, fomentando de esta forma la optimación de procesos y el ahorro de costes.

Ejemplos que muestran cómo con la innovación se reducen los costes de producción y se aumenta la información disponible,  ya que gracias a su utilización:

  • Se facilita el intercambio de información en tiempo real entre clientes, máquinas y sistemas de gestión.
  • Se mejora la visibilidad y el control de los activos a distancia.
  • Se optimizan las cadenas de valor.
  • Se desarrollan productos y servicios a partir de recursos de segundo orden.
  • Se facilita la recolección, devolución y procesamiento de materiales utilizados para su remanufactura.

Ante todo, lo que debemos tener claro es que para que la implementación de la economía circular sea efectiva es necesaria una transformación en nuestra forma de percibir el mundo (primer escalón para hacer las cosas de otra manera). Para lo cual es imprescindible consolidar un  entorno de innovación, basado en un enfoque integrador y global del conjunto de actuaciones que tenga presente a todos los actores y agentes sociales, y desde el cual se contemplen todas las fases de este modelo económico circular. 

Es decir, un repensar como cambio de perspectiva para hacer factible la transición hacia otro modelo de producir y consumir, ya que "nada se pierde, nada se crea, todo se transforma".

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Los datos personales recogidos en este formulario serán tratados de conformidad con el nuevo Reglamento Europeo (UE) 2016/679 de Protección de Datos. La información relativa a los destinatarios de los datos, la finalidad y las medidas de seguridad, así como cualquier información adicional relativa a la protección de sus datos personales podrá consultarla en el siguientes enlace www.madrid.org/protecciondedatos. Ante el responsable del tratamiento podrá ejercer, entre otros, sus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de tratamiento.