La consciencia sería el campo electromagnético del cerebro

La energía electromagnética que actúa en el cerebro hace posible que la materia cerebral desarrolle la consciencia humana y nuestra propia capacidad de ser conscientes, ejercer el libre albedrío y realizar acciones voluntarias

En una nueva y sugerente teoría desarrollada por el profesor Johnjoe McFadden de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido, se postula que la consciencia es, de hecho, el campo electromagnético del cerebro. Además de dilucidar el misterio sobre el origen de nuestra consciencia, según una nota de prensa esta nueva concepción permitiría edificar las bases de una Inteligencia Artificial consciente, capaz de crear robots con pensamiento autónomo y consciencia de sí mismos.

Más allá de los ámbitos científicos, aún hoy se sigue aludiendo a la consciencia como una entidad sobrenatural que proviene de nuestro exterior, relacionándola con la concepción de un alma inmaterial que provee al ser humano el libre albedrío, la voluntad, la capacidad de pensar y la facultad de ser consciente. Esta noción se basa en la división entre cuerpo y alma, denominada dualismo.

Sin embargo, esta concepción avalada por la mayoría de las religiones y por el conocimiento ancestral de culturas milenarias en todo el planeta ha sido permanentemente descartada por la ciencia. La objetividad y necesidad de comprobación fáctica que sustenta al conocimiento científico descarta de plano el dualismo.

Materia y energía

Ante esto, la mayor parte de la comunidad científica internacional ha optado por una explicación “monista” sobre el problema de la consciencia. Básicamente, el monismo filosófico sostiene que la sustancia básica de las cosas puede ser reducida a materia neutra, sin origen absolutamente físico ni mental. Para los monistas materialistas contemporáneos, la materia conformada en el Big Bang generó el universo y únicamente dicha materia explica la realidad.

De acuerdo a esta noción, la consciencia es generada por el propio cerebro y su enorme red de conexiones neuronales: no existe nada más allá de esa estructura y cualquier posible explicación sobrenatural queda eliminada. Pero la teoría desarrollada por McFadden y publicada en la revista Neuroscience of Consciousness va por otro camino, otorgándole sustento científico a la idea del dualismo. No habla de una división entre materia y alma, sino de la presencia de materia y energía.

Según explica el propio McFadden, “la forma en la cual la materia cerebral se vuelve consciente y logra pensar es un misterio que ha sido reflexionado por filósofos, teólogos, místicos y gente común durante milenios. Creo que este misterio ya se ha resuelto, y que la consciencia es la experiencia de los nervios que se conectan al campo electromagnético autogenerado del cerebro, para impulsar lo que llamamos libre albedrío y nuestras acciones voluntarias”.

Ondas de energía inmaterial

¿A qué se denomina campo electromagnético del cerebro? En el momento en que las neuronas del cerebro y el sistema nervioso se activan, no envían únicamente señales eléctricas convencionales por las fibras nerviosas, sino que también emiten un pulso de energía electromagnética al tejido circundante.

Dicha energía lleva la misma información que las descargas nerviosas, pero no lo hace como un flujo de átomos dentro y fuera de los nervios sino mediante ondas de energía inmaterial: conforman el campo electromagnético del cerebro y pueden detectarse mediante técnicas como el electroencefalograma (EEG) o la magnetoencefalografía (MEG).

Para McFadden, profesor de Genética Molecular y Director del Centro de Doctorado en Biología Cuántica de la Universidad de Surrey, el campo electromagnético del cerebro no solamente es rico en información, sino que también funciona como la “sede” de la consciencia, impulsando el libre albedrío y las acciones voluntarias que caracterizan al ser humano y a otros animales.

Inteligencia Artificial consciente

En función de esto, la nueva teoría explicaría por qué hasta el momento los ordenadores y dispositivos más complejos, ultrarrápidos y avanzados no han desarrollado ningún tipo de consciencia, aunque en cierta forma imiten el funcionamiento del cerebro humano a través de redes neuronales artificiales.

Pero aquí estaría precisamente el punto más atractivo y polémico de la teoría de McFadden: de comprobarse y aplicarse, haría posible el desarrollo de robots en base a Inteligencia Artificial consciente, con la capacidad de pensar por sí mismos y de transformar, en un abrir y cerrar de ojos, miles de libros de ciencia ficción en palpable realidad.


Referencia bibliográfica:

Integrating information in the brain’s EM field: the cemi field theory of consciousness. Johnjoe McFadden. Neuroscience of Consciousness (2020).DOI:https://doi.org/10.1093/nc/niaa016

Comentarios

Es un enfoque interesante el que la consciencia sea el resultado del campo electromagnético, que abre nuevos campos de investigación. No obstante es posible que se prodúzcanos fenómenos de física cuántica que aún no están estudiados que podrían explicar la velocidad de tratamiento de la información del cerebro. Si tenemos en cuenta que la materia que conocemos solo es el 5% de la materia total siendo el 95% la la suma de la materia oscura y la energía oscura, no hay razón para no suponer que nuestro cerebro y cuerpo no está también compuesto de ese 95% de materia y energía oscura.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..