Covid-19 y mutaciones: ¿por qué están apareciendo variantes del nuevo coronavirus?

En las últimas semanas se suceden las noticias acerca de las nuevas variantes de este coronavirus que inquietan por la rapidez con la que se propagan y por crear incertidumbre sobre la efectividad que tendrán las vacunas para contrarrestarlas

El descubrimiento de variantes del SARS-CoV-2 más contagiosas en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil ha suscitado una preocupación creciente sobre sus mutaciones, pero los científicos, que esperaban estos cambios, hacen un llamamiento a la calma.

En las últimas semanas se suceden las noticias acerca de las nuevas variantes de este coronavirus que inquietan por la rapidez con la que se propagan y por crear incertidumbre sobre la efectividad que tendrán las vacunas para contrarrestarlas.

Esa alarma se ha extendido a las redes sociales, donde muchos usuarios se preguntan sobre los efectos de las mutaciones y expresan sus dudas acerca de las consecuencias que tendrán en la evolución de la pandemia.

Así, en Twitter y Facebook los internautas se hacen eco del rápido crecimiento de casos de la covid-19 en el Reino Unido, las medidas de prevención adoptadas por otros países o la posibilidad de la expansión de estas modificaciones del coronavirus en España.

Los expertos consultados por EFE subrayan que es normal que los virus muten y por el momento no ven razones para el alarmismo, aunque consideran necesario mantener una vigilancia atenta.

Prevén, no obstante, que puedan producirse versiones del SARS-CoV-2 que resistan la acción de las vacunas, aunque también consideran probable que estos fármacos se modifiquen sin dificultades para neutralizar esas variantes.

Otra posibilidad más inquietante es que alguna mutación suponga la aparición de un coronavirus capaz de generar una infección más grave y con mayores efectos letales, pero esa situación, aunque no se debe descartar, no es la más factible.

Las ventajas adaptativas permiten la propagación

Según expone el presidente de la Sociedad Española de Virología (SEV), Albert Bosch, "lo más importante de la aparición de la variante del Reino Unido" es la confirmación de que el SARS-CoV-2 "puede variar" y que, por tanto, en el futuro es posible que aparezcan más.

Aunque los virus de ácido ribonucleico (ARN) -como es el caso del que causa la covid-19- tienen facilidad para mutar, el SARS-CoV-2 dispone de "unos mecanismos de corrección" de los cambios en su extenso genoma de 30.000 nucleótidos, explica Bosch.

Esos mecanismos de corrección no han evitado, sin embargo, que algunos de los errores cometidos por el virus en su replicación hayan permanecido como mutaciones.

Las variantes que por azar tengan algunas ventajas adaptativas pueden implantarse, propagarse y, en ocasiones, convertirse en la versión predominante del SARS-CoV-2, en un proceso de selección natural.

¿Es preocupante que aparezcan variantes?

Las variantes del virus identificadas hasta ahora son numerosas y entre ellas se encuentran la B.1.1.7, descubierta en el Reino Unido; la 501.V2, hallada en Sudáfrica, y la Cluster 5, de la que se han descrito transmisiones entre seres humanos y visones en varios países, como indica José Ramón Arribas, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Otra más fue identificada en Tokio a principios de este mes en cuatro viajeros procedentes del estado brasileño de Amazonas.

Expertos de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), vinculada al Ministerio de Salud de Brasil, han confirmado a EFE que la nueva versión es originaria de ese estado.

En la clasificación de estas modificaciones cabe distinguir entre "variante", denominación que se refiere a una alteración del virus con un número significativo de mutaciones, y "cepa", cuando los cambios son más numerosos y de mayor trascendencia.

Así, la B.1.1.7, por ejemplo, es una "variante" de la misma cepa del SARS-CoV-2 de la que hasta el momento se han identificado 23 mutaciones.

De ella preocupan los indicios que han hallado los virólogos británicos de que es capaz de infectar a mayor velocidad, aunque esa rapidez no parece ir acompañada de efectos más dañinos en la enfermedad.

En todo caso, como señala Arribas, que sea "más transmisible", aunque no implique una peor virulencia, es "más peligroso" para el conjunto de la sociedad que lo contrario, porque puede colapsar el sistema sanitario con la infección de "muchos más pacientes".

Más de medio centenar de países ha detectado casos de esta versión del SARS-CoV-2, aunque es posible que esté presente en un número más elevado, puesto que para identificar las variantes hay que secuenciar el virus, comparando sus 30.000 bases nitrogenadas con las ya conocidas, un análisis que puede resultar difícil de asumir para algunos sistemas sanitarios.

En España su prevalencia "estaría muy por debajo del 5 %", lo cual significa que esta variante no está circulando "a un ritmo como lo esta haciendo en Reino Unido", según informó este lunes el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

El origen de esta celeridad en el contagio se encuentra en la mutación N501Y, que permite infectar las células humanas con mayor eficacia y que también está presente en la variante detectada por primera vez en Sudáfrica y en la descubierta en Brasil.

En el caso de la Cluster 5, identificada por primera vez en Dinamarca, se han descrito transmisiones del virus entre visones, de este animal a humanos y viceversa.

El riesgo, explica Arribas, es que haya un animal en el que se pueda quedar el coronavirus y "sea una fuente persistente de contagios", aunque por el momento no parece que esa transmisión se esté produciendo de forma frecuente.

Además de en Dinamarca, esta variante ha sido localizada en varios países europeos, entre ellos España, y en Estados Unidos.

Mutaciones y vacunas

De las variantes de Sudáfrica y Brasil hay una mutación, la llamada E484, que ha suscitado la alarma entre los investigadores porque según un estudio preliminar de un equipo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, Estados Unidos, podría ofrecer una mayor resistencia a las vacunas.

Se trata de un estudio del que se han producido diferentes interpretaciones.

Varios medios internacionales han resaltado el hecho de que la mutación E484 podría ayudar a burlar los anticuerpos neutralizantes que el sistema inmunitario produce contra el coronavirus, pero según ha declarado uno de los firmantes de este análisis, el biólogo evolutivo Jesse Bloom, a The New York Times, la investigación reafirma la vigencia de las vacunas actuales.

Otro trabajo científico en preimpresión apunta que la vacuna de Pfizer y BioNTech también sería efectiva con la mutación N501Y, presente en las variantes de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

El estudio ha sido llevado a cabo por la farmacéutica y la Universidad de Texas y publicado en el repositorio biorXiv, en el que los textos aún no han revisados por otros expertos, aunque estos pueden dejar sus comentarios.

En todo caso, tanto Bosch como Arribas explican que la probabilidad de que haya mutaciones que se resistan al efecto de las vacunas crecerá conforme haya más población inmune.

Se trata nuevamente de un proceso de selección natural de las mutaciones, en el que se mantendrán aquellas que presenten cambios que les hagan evitar la acción de los antígenos.

Sin embargo, ambos opinan que los investigadores podrán adaptar las vacunas a estos cambios para mantener su eficiencia.

Bosch, además, cree que este virus no variará tanto como el de la gripe, que cada año obliga a hacer un esfuerzo para modificar los preparados que lo combaten.

Sobre el riesgo de que surja una variante más virulenta y letal, el presidente de la SEV señala que eso podría ocurrir en un escenario "catastrófico" pero añade que tampoco tiene por qué suceder.

"En virología", sentencia, "nada es esperable, todo es posible".

Comentarios

Si el licenciado en Medicina Sr. Simón ha dicho que no nos tenemos que preocupar de la variante inglesa no es tranquilizante.

Las mutaciones aparecen de manera aleatoria. Pero se establecen sobre todo cuando hay presión evolutiva. Cuando la variante dominante del virus no puede contagiar más, pero algún mutante suyo sí. Si ponemos medidas individuales aparecen mutaciones. El problema es el mismo que con el uso de los antibióticos. Con dosis que no lo extermina mejor no empezar. Bacteria resistente se hace con un poco de antibiótico del mismo tipo. El virus habitual requiere unos 2000 virus. Si la carga es menor, se elimina por vías no especificas decimos para una hora. Un virus produce unos 10000 por día, por tanto para una hora 2000 virus dan 3000 virus. Esta es aproximadamente la cantidad del virus que ya no puede estar eliminada para una hora. Ponemos una medida, por ejemplo mascarilla. Está claro que la mascarilla para, decimos 75% del virus. Si uno se contagia con el virus y mascarilla recibe una carga menor, de decimos 500 partículas virales. Para una hora los 500 virus tienen que producir 3000 partículas para que infecte. Tiene una velocidad productiva 4 veces mayor. Aún más, se van a seleccionar mutaciones que producen tos más seca y más partículas pequeñas. Cualquier medida atenuante a un patógeno solo lo hace más virulento y con variante que rodea estas medidas después de unas generaciones (periodos de incubación), 3-4 días. En general si la medida deja 1/N partes de los contagios, el virus resultante sera N veces mas viril. El virus de Londres existe como mutación más importante desde abril. Pero no se ha establecido como dominante. Cuando en Londres las medidas de seguimiento se perfeccionaron para un mes se ha convertido en dominante. Las medidas son -- en un tiempo récord de 24h encontrar todos los contactos (pero máximo 10) de las 48h previas. Pues el virus mutante contagia significativamente más de 48h en estado sin síntomas y por 24h ya contagia unos 17. Pues si el periodo necesario se ha cambiado de 48 a 96 horas, ¿podrían ampliar el servicio de seguimiento 3,4 veces para un mes? Y ¿cuándo hubiera tardado la nueva victoria? De seguir contactos con ya 12% de la población tocada en Londres, no tiene sentido. El virus ha superado la medida. Y bueno, vacunar con infección en estado epidémico, si una inmunización plena dura 6 semanas y el periodo de incubación una, es una medida atenuante parcial que va a estar superada más bien pronto y no en países lejanos que no vacunan.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..