Describen en oligodendrocitos un mecanismo mediado por la proteína Tau-3R que podría ser clave para la neuroprotección tras un ictus

Los resultados ponen de manifiesto la existencia de mecanismos de neuroprotección intrínsecos del cerebro

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Centro de Biología Molecular ‘Severo Ochoa’ (centro mixto UAM-CSIC) y el Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED) han descrito las variaciones que sufre la proteína Tau en los oligodendrocitos del cerebro tras una isquemia cerebral.

Los estudios fueron realizados empleando un modelo in vivo de isquemia cerebral en ratas, que consiste en la oclusión permanente de la arteria cerebral media (pMCAO) a diferentes tiempos, así como técnicas de Inmunofluorescencia y Western Blot.

Con base en sus resultados, publicados en la revista Glia, los autores proponen que “la isquemia cerebral desencadena un mecanismo endógeno en el cual los oligodendrocitos aumentan los niveles de la isoforma Tau-3R, lo que induce la colonización del área dañada por estas células en un intento de mielinizar los axones de las neuronas lesionadas’’.

“Conocer en profundidad el mecanismo molecular de este fenómeno -añaden los investigadores- podría facilitar el diseño de estrategias terapéuticas, que se centren en las células gliales como los oligodendrocitos, para reducir los efectos perjudiciales de la isquemia cerebral”.

Oligodentrocitos, Tau y mielinización

Los oligodendrocitos son las células de la glía responsables de la mielinización, es decir, de la formación de la vaina de mielina que rodea a los axones de las neuronas. La mielina no sólo permite la correcta transmisión del impulso nervioso, sino que es fundamental para mantener la estabilidad de estos axones, de forma que, si estos pierden la vaina de mielina, se dispara la muerte neuronal.

Los oligodendrocitos desempeñan su función gracias a una compleja red citoesquelética que le permite modificar su forma. En esta red, la proteína Tau (localizada mayoritariamente en neuronas e implicada en la patología del Alzheimer) tiene un papel muy importante, pues es capaz de unirse a los denominados microtúbulos regulando su estabilidad.

Tau presenta varias isoformas, dos de ellas son Tau-3R y Tau-4R. Ambas se diferencian en la cantidad de secuencias con capacidad de unión a los microtúbulos. De hecho, Tau3R presenta menos secuencias de unión que Tau-4R. La presencia de mayor cantidad de Tau3R en la célula provoca que su citoesqueleto sea más dinámico y, probablemente, en el caso de los oligodendrocitos, favorezca su capacidad de migración y mielinización. 

La figura ilustra cómo tras una isquemia cerebral incrementa el número de oligodendrocitos Tau-3R+ en el área de daño, de forma paralela a la mejora neurológica en los animales con la isquemia /UAM

Los resultados obtenidos demuestran que la isquemia cerebral induce un aumento de la isoforma Tau-3R frente a la isoforma Tau-4R en el cerebro de animales con isquemia, fundamentalmente, en los oligodendrocitos. El daño isquémico modifica la distribución celular de Tau-3R en estas células, que pasa a localizarse en las prolongaciones de las mismas, es decir, en las estructuras celulares que pueden envolver a los axones de las neuronas, permitiendo la generación de las vainas de mielina.

Por otra parte, el estudio evidencia que estos oligodendrocitos ricos en Tau-3R tienden a estar localizados en la zona dañada, y que existe una oligodendrogenesis (generación de nuevos oligodendrocitos) en la zona subventricular. Estos nuevos oligodendrocitos, también presentan mayor cantidad de Tau-3R.

“Lo más interesante, es que paralelamente a estos hechos, existe una mejora neurológica espontánea en los animales con isquemia”, concluyen los autores.


Referencia bibliográfica:

Villa González, M., Vallés-Saiz, L., Hernández, I.H., Avila, J., Hernández, F. & Pérez-Alvarez, M.J. Focal cerebral ischemia induces changes in oligodendrocytic tau isoforms in the damaged area. Glia. 2020. DOI: 10.1002/glia.23865

Comentarios

¡Son buenas noticias! Seguiré dando paseos de una hora en bici por Central Park para evitar que me pase, pero me alegro de saber que hay avances tan importantes en ésta línea gracias a científicos como vosotros. ¡Gran trabajo!

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..