La extinción de megafauna y de homínidos pudo ser debida a cambios en la vegetación tropical

En un artículo publicado en la revista Nature, unos científicos del Departamento de Arqueología del MPI-SHH de Alemania y del Centro Australiano de Investigación para la Evolución Humana de la Universidad de Griffith han descubierto que la pérdida de praderas tropicales fue decisiva para la extinción de muchas de las megafaunas de la región, y probablemente también de los humanos antiguos.

"El sudeste asiático suele pasarse por alto en los debates mundiales sobre las extinciones de la megafauna", dice el profesor adjunto Julien Louys, que dirigió el estudio, "pero en realidad una vez tuvo una comunidad de mamíferos mucho más rica y llena de animales gigantes que ahora están todos extintos".

Observando registros de isótopos estables en dientes de los mamíferos modernos y fósiles, los investigadores pudieron reconstruir si los animales del pasado comían predominantemente pastos u hojas tropicales, así como las condiciones climáticas en la época en que vivían. "Este tipo de análisis nos proporciona instantáneas únicas e incomparables de las dietas de estas especies y de los entornos en los que se movían", dice el Dr. Patrick Roberts del MPI-SHH, el otro coautor de este estudio.

Los investigadores compilaron estos datos de isótopos para yacimientos fósiles que abarcan el Pleistoceno, los últimos 2,6 millones de años, y también agregaron más de 250 nuevas mediciones de mamíferos modernos del sudeste asiático que representan especies que nunca antes habían sido estudiadas de esta manera.

Mostraron que las selvas tropicales dominaban la zona desde la actual Myanmar hasta Indonesia durante la primera parte del Pleistoceno, pero empezaron a dar paso a más entornos de pastizales. Estos llegaron a su punto máximo hace alrededor de un millón de años, apoyando a ricas comunidades de megafauna de pastoreo como el stegodon, con forma de elefante, que a su vez permitió que nuestros parientes homínidos más cercanos prosperaran. Pero mientras que este drástico cambio en los ecosistemas fue una bendición para algunas especies, también llevó a la extinción de otros animales, como el simio más grande que jamás haya vagado por el planeta: el Gigantopithecus.

Sin embargo, como sabemos hoy en día, este cambio no fue permanente. Las copas de los árboles tropicales comenzaron a regresar hace unos 100.000 años, junto con la clásica fauna de estos bosques tropicales, que son las estrellas ecológicas de la región hoy en día.

Se encontró que la pérdida de muchas de las antiguas megafaunas del sudeste asiático estaba correlacionada con la pérdida de estos ambientes de sabana. Asimismo, las antiguas especies humanas que se encontraban en la región, como el Homo erectus, fueron incapaces de adaptarse a la reexpansión de los bosques.

"Solo nuestra especie, Homo sapiens, es la que parece haber tenido las habilidades necesarias para explotar y prosperar con éxito en los entornos de la selva tropical", dice Roberts. "Todas las demás especies de homínidos fueron aparentemente incapaces de adaptarse a estos ambientes dinámicos y extremos".

Irónicamente, ahora es la megafauna de la selva tropical la que está en mayor riesgo de extinción, estando en peligro crítico muchas de las últimas especies que quedan en toda la región como resultado de las actividades del único homínido sobreviviente en esta parte tropical del mundo.

"En lugar de beneficiarse de la expansión de las selvas tropicales en los últimos miles de años, los mamíferos del sudeste asiático están bajo una amenaza sin precedentes por las acciones de los humanos", dice Louys. "Al apoderarse de vastas extensiones de selva tropical a través de la expansión urbana, la deforestación y la caza excesiva, corremos el riesgo de perder parte de la última megafauna que aún camina por la Tierra".

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..