Un macroestudio confirma que una persona sin síntomas de covid puede ser tan contagiosa como un enfermo hospitalizado

El 9% de los infectados presenta una altísima carga viral en la garganta y un tercio de ellos no muestra indicios de tener el virus

Casi un año y medio después de la aparición de la covid en China, la comunidad científica sigue aclarando cómo se pudo pasar tan rápidamente de un primer caso a finales de 2019 a los casi 167 millones de infectados confirmados desde entonces en el mundo. El mayor estudio de la carga viral en los pacientes de covid, con más de 25.000 participantes, confirma ahora el papel decisivo de los supercontagiadores invisibles. La investigación, del Hospital Charité de Berlín (Alemania), muestra que las personas infectadas por el coronavirus alcanzan su pico de carga viral en la garganta entre uno y tres días antes de la aparición de los síntomas. Hay afectados que se convierten en auténticos aspersores de virus sin sospecharlo.

Una muestra normal tomada de la garganta contiene 2,5 millones de copias del genoma del virus, pero casi el 9% de los infectados presenta 1.000 millones de copias o más, según el nuevo estudio. El trabajo constata un escenario explosivo: más de un tercio de los pacientes con altísima carga viral son asintomáticos o solo tienen síntomas leves. Y, con un promedio de 37 años, son una población muy móvil. El autor principal de la investigación, el virólogo Christian Drosten, ha afirmado en un comunicado que estos datos respaldan “la idea de que una minoría de la gente infectada causa la mayoría de los contagios”. Sus resultados se han publicado este martes en la revista Science. El semanario destaca que una persona sin síntomas puede ser tan contagiosa como un enfermo de covid hospitalizado.

Las conclusiones concuerdan con otros estudios recientes. Un trabajo publicado el 10 de mayo sugiere que el 2% de los infectados porta el 90% de los virus circulantes. La investigación incluye 1.400 casos positivos sin síntomas, identificados en la Universidad de Colorado en Boulder (EE UU). Los autores, encabezados por la viróloga Sara Sawyer, hablan de “superportadores virales y, posiblemente, supercontagiadores”. Otro estudio publicado en noviembre observó en India que el 71% de unas 85.000 personas infectadas no transmitió el virus a nadie más. Y un análisis de 1.200 casos en China detectó en enero que el 15% provocó el 80% de los contagios.

El nuevo trabajo de Alemania también ilumina otro de los aspectos más confusos de la pandemia: el papel de los niños. Los investigadores no han observado grandes diferencias en la carga viral de las personas de entre 20 y 65 años. La cantidad de virus sí era inferior en los niños menores de cinco años, con niveles de 800.000 copias del genoma del coronavirus como mínimo. La carga viral, sin embargo, aumenta con la edad y se aproxima a las cifras de los adultos en los niños mayores y en los adolescentes. Era una vieja batalla de Drosten en Alemania. “Mi suposición inicial —que todos los grupos de edad tienen aproximadamente el mismo nivel de infectividad— se ha confirmado, tanto por este como por otros estudios”, ha afirmado el investigador, director del Instituto de Virología del Hospital Charité. El científico alemán recuerda la solución ya conocida: mascarillas y distancia física.

El pediatra Quique Bassat, del Instituto de Salud Global de Barcelona, muestra un cierto escepticismo. “Los datos del estudio publicado en Science sugieren que, en igualdad de condiciones y sin aplicar medidas de prevención adicionales, la contagiosidad de las infecciones en niños sería similar a la de los adultos. Esto, aunque posible, va en contra de la ausencia de datos claros de brotes o eventos de supercontagios entre las poblaciones pediátricas”, reflexiona. En cualquier caso, subraya Bassat, los nuevos resultados “confirman la necesidad de seguir manteniendo en las escuelas las medidas de prevención básicas, que han permitido el desarrollo normal de las clases presenciales sin aumentar la transmisión entre los niños o sus profesores”. El equipo de Drosten calcula que el nivel de infectividad de los menores de cinco años es solo un 20% inferior al de los adultos.

El nuevo estudio sugiere que los niños y los adultos tienen un nivel de infectividad similar

El estudio del Hospital Charité también confirma que la variante B.1.1.7 del coronavirus, registrada por primera vez en septiembre de 2020 en Reino Unido y ya dominante en muchos países, es más contagiosa. El análisis de 1.500 infectados con este subtipo sugiere que su carga viral es 10 veces mayor en promedio, con una infectividad 2,6 veces superior, según apuntan las pruebas con cultivos de células humanas en el laboratorio.

El virólogo Rafael Delgado, jefe de Microbiología del hospital madrileño 12 de Octubre, cree que el estudio alemán confirma con miles de casos lo que ya se sabía. “Los niños tienen básicamente la misma carga viral —y seguramente la misma infectividad— que los adultos. Y lo mismo ocurre con los asintomáticos y los sintomáticos”, resume. “Esta es la principal perversión de la transmisión: es a expensas de individuos asintomáticos o con muy pocos síntomas”, advierte.

Añadir nuevo comentario

Para el envío de comentarios, Ud. deberá rellenar todos los campos solicitados. Así mismo, le informamos que su nombre aparecerá publicado junto con su comentario, por lo que en caso que no quiera que se publique, le sugerimos introduzca un alias.

    Normas de uso:  
  • Las opiniones vertidas serán responsabilidad de su autor y en ningún caso de www.madrimasd.org  
  • No se admitirán comentarios contrarios a las leyes españolas o buen uso.  
  • El administrador podrá eliminar comentarios no apropiados, intentando respetar siempre el derecho a la libertad de expresión.  


CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Publicar los comentarios recibidos y conocer el interés que suscita el boletín por áreas geográficas. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de favorecer la participación y el debate en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la innovación, y en atención a su solicitud. Comunicación de datos: Su comentario es publicado al pie de la noticia junto con su nombre o alias. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..