Número 18, agosto - septiembre 2003
CONOCIMIENTO E INNOVACIÓN>> Reseñas bibliográficas.
 
  L´innovation collective.      
Auckenthaler, B.; D´Huy, P. (2003)
Editions Liaisons, Paris.
 

Según los autores, uno consultor y otro universitario, la innovación es un tema que se ha puesto de moda y atrae la atención de muchos estudiosos y profesionales porque constituye el principal motor de la empresa. Sin embargo, a partir del momento en que todas las empresas recurran a la innovación para incrementar su nivel de eficiencia, ¿cómo se conseguirá controlar una ventaja competitiva duradera?

Para Auckenthaler y D´Huy, hay que aceptar la idea según la cual la innovación puede aflorar en cualquier parte de la organización y que se debe prestar atención a las ideas, vengan de donde vengan. De esta forma, el éxito de la empresa en materia de innovación dependerá de la red de innovadores que la misma haya sido capaz de crear. Se destaca, a este respecto, el interés y valor de las sugerencias que emanan del personal de base y eso por dos razones: primero, porque son más numerosos que la tecnoestructura y aquí juega la ley de los números y, segundo, porque el hecho de estar en contacto directo y diario con las tareas ligadas a la producción suscita el ingenio de las personas.

Tal y como lo definen los dos autores, no se trata de un libro más sobre innovación sino de un manifiesto cuyo objetivo consiste en implicar la mayor cantidad posible de personas en torno a la innovación. En realidad, es un manifiesto pero también una herramienta ya que ofrecen un método para hacer funcionar lo que ellos consideran que es el nuevo recurso vital de la empresa, es decir, la inteligencia colectiva.

La inteligencia colectiva o la innovación colectiva es óptima cuando, utilizando como metáfora la formación de una molécula, los tres electrones -el de la identidad (delimita, define lo que es la empresa y como se puede organizar de cara ala innovación), el de la visión (el reto del futuro) y el de la relación (la identidad de una empresa, de una marca se define por la estructura de las relaciones que unen sus elementos)- se sincronizan. Los tres son interdependientes y para saber por donde hay que iniciar la reflexión colectiva, sería importante empezar por intentar contestar a las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo mis colaboradores hablan de mi empresa? ¿Están orgullosos de trabajar en ella?
  2. ¿Qué más podrían decir?
  3. ¿Qué opinan los trabajadores de la personalidad de los dirigentes?
  4. ¿Qué conocen de los proyectos de la empresa?
  5. ¿Existen algunos departamentos de la empresa que tienen mejor opinión que los demás sobre la marcha de la empresa? ¿Si es así, cuales son las razones?
  6. ¿Cuáles son las razones por las que el personal se movilizaría?
  7. ¿Qué hay que hacer para que la movilización del personal sea total?

Para apuntalar sus ideas, los autores presentan 37 casos prácticos que muestran como algunas empresas que han apostado por la innovación han alcanzado el éxito y han encarrilado su futuro de manera ordenada.

 

Patricio Morcillo Ortega